El entrenador, quien hoy dirige a las chicas, ya recibió la propuesta para ser head coach de ambos seleccionados. Muchos le atribuyen ser el artífice de las decisiones de la Confederación Argentina y tener un poder superior al que debería. Rumores o hechos concretos. Pero siempre con el Chapa involucrado

Carlos Retegui está actualmente al mando de Las Leonas, en el que es su tercer ciclo como DT en el seleccionado de damas.

Hace rato que el hockey argentino se acostumbró a una mala costumbre: la de ser más noticia por lo extra deportivo que por lo que se hace adentro de una cancha. Y en ese sentido erigió a un nombre como el ineludible: Carlos Retegui. Todos los caminos conducen al Chapa, para bien o para mal, siempre. El técnico más ganador de este deporte con los seleccionados nacionales, hoy al mando de Las Leonas, es para muchos el artífice las decisiones más rutilantes que toma la dirigencia de la Confederación Argentina (CAH) y también el que genera amores y odios desmedidos. Lo sabe. Se alimenta de eso. En este sentido, luego de que el 20 de agosto se anunciara que Germán Orozco fue echado del cargo de entrenador de Los Leones con el justificativo de ciclo «agotado», reapareció la figura de Retegui en el ojo de la tormenta. Se rumoreó que esta «movida» era parte de una más grande que terminaría ubicándolo a él como head coach de los equipos argentinos, puesto mayor al actual, y tanto él, como su cuerpo técnico y otros dirigentes dijeron «desconocer». Hasta que este lunes el presidente de la CAH, el cordobés Miguel Grasso, le reconoció a un diario de su provincia que le iban a ofrecer el cargo. Los rumores ya no son rumores. Sino cuestiones fácticas.

¿Qué pasó? El miércoles, por Zoom, la Comisión de Selecciones le informó a Germán Orozco que no seguiría en su cargo, a un año de los postergadosJuegos Olímpicos de Tokio 2020 (para 2021). El argumento fue de ciclo «agotado», cuando el DT apenas llevaba dos años. Y ahí, estallaron los dimes y diretes: que esta era una jugada del Chapa, que el Chapa quiere poner a un trío de su confianza en el nuevo cuerpo técnico, entre ellos a su primo y ex León Juan Ignacio Gilardi, que los campeones olímpicos que hay aún en el plantel, del riñón reteguista (con foco en Juan Manuel López, Juan Manuel Vivaldi y el capitán Pedro Ibarra) son los que hicieron sacar a Orozco y con el guiño del propio Chapa luego serían elegidos por él como nuevos entrenadores del seleccionado masculino tras Tokio 2020. Un cuadro de situación que expone desprolijidades y que sobre todo es, para el ambiente extra hockey, inentendible. Y si bien todos niegan todo ya es un hecho que al Chapa le ofrecerán ser head coach. Es decir, tendrá un poder aún mayor que el que tiene.

La historia se repite. ¿Por qué? Porque Retegui ya fue head coach, en juveniles y mayores. Ya estuvo incluso en un doble comando que fue haber dirigido a Leonas y Leones en un mismo mundial. La situación terminó, de una u otra manera, estallando por los aires. Pero lejos de que ello influya ahora, Retegui ya avisó que si le ofrecían el puesto lo iba a analizar como desafío. ¿Y qué hará con Las Leonas? ¿Será su DT y a la vez su head coach? ¿O nombrarán a otro para dirigirlas? La opción parece poco plausible: si algo lo obsesiona es la medalla de oro de Tokio 2020.

¿Cómo fueron sus experiencias de head coach o doble comando? El Chapa fue elegido, a cinco meses de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018, como head coach de los seleccionados menores. Con un protagonismo tal que hoy nadie recuerda a los nombres de aquellos cuerpos técnicos que consiguieron el oro en Leoncitas y el bronce en Leoncitos. El fue el que se llevó los lauros. Para cuando esto sucedió no estaba al mando de ningún seleccionado mayor, pero esas semanas de competencia en Villa Soldati, donde estaba el Parque Olímpico, dejaron en claro que había algo que se estaba cocinando: la vuelta del Chapa a Las Leonas, en su tercer ciclo, aunque estuviera en ejercicio Agustín Corradini. La decisión sonaba a viva voz. Los Juegos terminaron en octubre. En diciembre echaron a Corradini, sin explicaciones claras (misma metodología que con Orozco, con escuetos comunicados de prensa) y nombraron a Retegui como entrenador de las chicas.

El Chapa, además, fue head coach del mayor: en 2014. Luego de que se disputara el Mundial de la Haya, que lo tuvo dirigiendo a ambos seleccionados a la vez (hecho inédito, por cierto, considerando cualquier deporte) el plantel de Las Leonas se quebró. Pese a conseguir dos bronces, el de los caballeros histórico, las relaciones se partieron. Entonces, Retegui dejó de ser el DT, pero a la vez fue nombrado por el entonces presidente Aníbal Fernández como nuevo head coach de los seleccionados. De manera que ya no las dirigía pero seguía teniendo influencia, aún mayor. Aquello provocó renuncias masivas de jugadoras referentes, se deshizo la decisión del head coach (incluso negaron haberlo anunciado como tal) y tras muchas charlas algunas volvieron. Paradójicamente tres de ellas hoy son parte del equipo que dirige: Rosario Luchetti, Silvina D’Elía y Carla Rebecchi. Conclusión: esa idea, en el mayor, no prosperó.

En estos días, tras conocerse la desafectación de Orozco, aparecieron jugadores y jugadoras de renombre, ya afuera de los seleccionados, con frases sugestivas en redes sociales, pero también con cartas fuertes, como por ejemplo la del rosarino Manuel Brunet, quien escribió: «¿Cómo destruir a un equipo olímpico?» en tan poco tiempo. Manuel fue parte de aquella gesta histórica, con Retegui a la cabeza, en la que el hockey masculino logró lo máximo: el oro de Río de Janeiro 2016. Sin embargo, las diferencias y cortocircuitos terminaron de alejarlo del seleccionado. Su voz, junto con la de Gonzalo Peillat, el mejor jugador argentino y quizás el mejor tirador de cortos del mundo, sonaron con estridencia enmarcadas en los desmanejos que ellos dicen haber advertido y por diferencia de valores, por los cuales renunciaron a ser parte del seleccionado. Radicados en Europa, Manuel en Bélgica y Gonzalo en Alemania, sumaron leña al fuego en este asunto.

A la espera de qué contesta el Chapa sobre el nuevo cargo que le ofrecieron y mientras, en medio de una pandemia se aguarda por un nuevo entrenador de Los Leones, se reavivan historias conocidas que invitan a las especulaciones permanentes. Nadie niega que Retegui sea el DT más ganador, ni mucho menos. De hecho, el campeonato mundial de 2010 en Rosario con las chicas y el oro olímpico de Río con los chicos son gestas incuestionables, más las medallas de todos los colores que cosechó en estos años. Lo que se plantea es: ¿cuál es el precio que se paga por ello y hasta dónde puede estar involucrado en todas las decisiones? Porque si en el medio se quiebran relaciones, se dinamitan equipos y se pierden jugadores, ¿vale lo mismo?

Un nuevo capítulo está al caer. Y con él, más cuestiones se pondrán de manifiesto. Por el Covid-19 la actividad competitiva está suspendida. Pero no el agite que rodea al hockey argentino.

Fuente: La Capital – Rosario – Por Vanesa Valenti – @vanevalenti

25 agosto de 2020

https://www.lacapital.com.ar/ovacion/retegui-el-nombre-al-que-todos-apuntan-cada-vez-que-se-decide-leonas-o-leones-n2605533.html