Pocas definiciones en un área que fue el trampolín político de los candidatos

Oct 23, 2015 | Deportes

 

 

Scioli propuso la creación del Ministerio de Turismo y Deporte, y ubicaría allí a Maurice Closs; Macri y Massa se diferencian y apuestan por ex deportistas

23102015Scioli

 

 

Los tres principales candidatos a presidente utilizaron el deporte como trampolín para luego zambullirse por completo en la política. Siempre que pueden, recurren a ese latiguillo retórico sobre la relevancia del deporte en sus vidas. En el caso de Daniel Scioli, con la motonáutica. Mauricio Macri y Sergio Massa lo hacen con sus exitosas gestiones como dirigentes en los clubes Boca y Tigre, respectivamente.

 

Desde el año pasado, la Secretaría de Deportes de la Nación está dirigida por Carlos «Camau» Espíndola, que reemplazó a Claudio Morresi, a cargo desde 2004. El primero de los candidatos a la Casa Rosada en enviar una señal para el sector fue Scioli. Propuso elevar el área a rango ministerial y anunció la eventual creación del Ministerio de Turismo y Deporte. En caso de ganar, el postulante kirchnerista ubicaría allí al gobernador de Misiones, Maurice Closs. Además, podría nutrir al hipotético equipo con las presencias del ex ciclista y campeón olímpico Juan Curuchet y el entrenador del equipo masculino de hockey, Carlos Retegui. Scioli se comprometió a traer al país «eventos como la Copa Davis, el Dakar, el campeonato de voleibol, de básquet».

 

El referente de deportes de Macri en la ciudad de Buenos Aires es el subsecretario Francisco Irarrázaval, un ex rugbier de Newman. Sin embargo, el jefe de gobierno porteño no dio pistas sobre quién podría liderar el área en caso de ganar la elección presidencial. Otro nombre que circuló con fuerza es el del ex futbolista de Boca Carlos Mac Allister, actual diputado nacional de Pro en representación de La Pampa. Tampoco se descarta que Macri eche mano de alguna vieja gloria xeneize para el cargo.

 

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino e impulsor de la creación del Enard, no formaría parte de ningún gobierno, según fuentes consultadas por LA NACION. Sin embargo, Werthein es un hombre de permanente consulta para el sciolismo y el macrismo. Ayer, por ejemplo, selló con Scioli un «acta de compromiso».

 

Sergio Massa anunció que el ex tenista Agustín Calleri y el ex rugbier Juan de la Cruz Fernández Miranda integrarán el directorio de «la Agencia Nacional de Deportes». El candidato del frente UNA desintegraría la actual Secretaría de Deportes y crearía una agencia, tomando el modelo cordobés puesto en marcha por su aliado político, José Manuel de la Sota. Calleri es el actual presidente de la Agencia Córdoba. Mientras que Fernández Miranda dirige la Agencia Tigre.

 

La de Deportes no debería ser un área más para ninguno de los tres principales candidatos a suceder a Cristina Kirchner.

 

Scioli fue motonauta y guió su campaña electoral con el recuerdo permanente en sus spots sobre sus gestas deportivas a bordo de La Gran Argentina, su emblemática lancha.

 

Macri fue tal vez el presidente más exitoso de la historia de Boca, junto con Alberto J. Armando. En sus 12 años de gestión, de 1995 a 2007, el equipo alcanzó la cima mundial y en el club, como logro, modernizó él la Bombonera y revalorizó el predio de Casa Amarilla.

 

En 2004, el club Tigre era una ruina, con un pasivo de $ 8.000.000 y una avalancha de juicios por resolver. Massa, que por entonces era el titular de la Anses e intendente electo del municipio de Tigre, se convirtió en el hombre fuerte del club sin la necesidad de un cargo ejecutivo. Fue uno de los nueve vocales. El desembarco de Massa en el club fue coincidente con los éxitos deportivos y con el inicio de una etapa de bienestar económico. Junto a él, en la comisión directiva estaba Amado Boudou, por entonces el otro funcionario de peso en la Anses y que al poco tiempo iba a convertirse en ministro de Economía y más tarde en vicepresidente de la Nación.

 

Deportes: entre el manejo de millonarios fondos públicos y el rol educativo y social

 

El financiamiento del programa Fútbol para Todos y la violencia en los estadios serán desafíos de alta exposición para el futuro gobierno; promesas de más recursos y cambios en las currículas para promover el deporte y prevenir adicciones

 

Por Germán Leza

Fútbol para todos

Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa coinciden en mantener el programa Fútbol para Todos (FPT). Es decir, continuar con la televisación gratuita de los partidos de la primera división de la AFA. Los tres proponen un cambio en relación con el kirchnerismo: el financiamiento no será únicamente público y se comercializará la publicidad con actores privados.

Scioli: el FPT es un derecho adquirido que debe ser respetado. En el sciolismo lo compararon así: es un derecho, como ocurrió con cada conquista del peronismo, tales como la jubilación, las vacaciones o el aguinaldo. O, en los últimos años, la Asignación Universal. Hay garantía absoluta de su continuidad y de que no se modificará la grilla federal e inclusiva, y la línea será avanzar en ese sentido para profundizar la inclusión a través de espectáculos deportivos.

Macri: desde Cambiemos proponen la continuidad del FPT por el interés en hacer llegar el fútbol a las familias como punto de encuentro. El fútbol tiene que volver a ser para la familia, como un lugar independiente de credos e ideologías políticas: tiene que volver a ser sinónimo de unión.

En el FPT, el Estado sólo intervendrá para asegurar que la sociedad pueda gozar de este derecho. En cuanto al presupuesto por utilizarse, se crearán herramientas legales que generen los incentivos correctos para que, de esta forma, se permita obtener fondos de entes privados que financien el proyecto con mecanismos claros de patrocinio y licencias, reduciendo así el presupuesto estatal considerablemente. Se creará una comisión de control y seguimiento que audite los fondos destinados para este programa.

Massa: la televisación gratuita para la gente va a continuar. La diferencia más importante que plantea es que en los entretiempos se va a comercializar la publicidad. Eso ayudaría al Estado a recuperar lo invertido. «El fútbol no es gratis, sino que lo pagamos entre todos los argentinos con los impuestos. También habrá financiamiento del Estado. Pero se recuperará parte de ese dinero con la comercialización de la publicidad en el entretiempo de cada partido», aseguró el ex intendente de Tigre.

 

Violencia en el fútbol

Desde que el kirchnerismo está en el poder fallecieron 90 personas por la violencia en el fútbol, según el relevamiento de la ONG Salvemos al Fútbol. La violencia en los estadios no disminuyó ni siquiera con medidas como la prohibición del público visitante.

Scioli: insiste en su promesa de la vuelta del público visitante a las canchas. Y dice que lo están consiguiendo «sin descuidar la seguridad ciudadana» gracias a la creación de la policía local. A su vez, argumenta que es necesario promover la denominada ley del barra brava que presentó sin éxito el año pasado en el Congreso. En la iniciativa legislativa se incorpora al Código Penal la tipificación del delito de barra y se pena la reventa de entradas por ser la principal fuente de financiamiento de estos grupos delictivos. «Durante la gestión en la provincia de Buenos Aires, terminamos con el Coprosede y se creó una agencia independiente y complementaria de las fuerzas de seguridad como es la Aprevide», dicen en el sciolismo.

 

Macri: dijo en Radio La Red que en un potencial gobierno suyo volvería el público visitante. Además, aseguró que «el Estado es quien tiene que hacerse cargo de la seguridad» y que «no puede esconderse detrás de un club del fútbol». Por otro lado, desde Cambiemos afirmaron que debe aplicarse el derecho de admisión y que se buscarán mecanismos que responsabilicen a las instituciones deportivas por la actividad de sus socios. También confían en la efectividad de sanciones escalonadas, como la suspensión de público visitante y la suspensión de espectadores. Algunas medidas: contar con unidades de inteligencia dentro de los estadios que permitan detectar y prevenir hechos vandálicos; incorporar más cámaras de alta tecnología; la identificación de entradas con DNI.

 

Massa: sostiene que el derecho de admisión será aplicado por el Estado, a través de una autoridad deportiva, y no por los dirigentes. Afirma, además, que trabajarán para que «los visitantes vuelvan a todas las canchas». También apunta a que las fuerzas de seguridad logren tener una capacitación especial en materia de espectáculos deportivos.

 

Alto rendimiento

 

Los deportistas de alto rendimiento suelen agradecer al Enard por el apoyo. Desde la creación del ente público, en el que el Estado y el Comité Olímpico Argentino son socios en partes iguales, la élite de atletas argentinos contó con más fondos para una preparación de mayor jerarquía.Pero existen dudas sobre si el Enard es efectivo en la generación de una amplia base de deportistas que luego conformen una élite sólida.

 

Los tres candidatos subrayan la relevancia de la creación del Enard. Sostienen que el deporte social cumplirá un papel clave y, a su vez, añaden, es necesario un programa de detección de talentos que lo acompañe. El Frente por la Victoria y Cambiemos coinciden en la articulación entre el sector público y el privado.

 

Scioli: consideran que los programas deportivos y culturales, como los Juegos BA y los Juegos Evita, son los que producen la oportunidad de detectar talentos. Y en ese esquema los clubes de barrio son fundamentales, porque contienen, forman valores y son el semillero de los deportistas de élite. El Estado debe estar presente para acompañar a los deportistas, ayudarlos a ser los mejores, pero también tiene que estar presente en los lugares a los que el sector privado no llega.

 

Macri: en cuanto a infraestructura, Cambiemos promete la creación de tres centros de alto rendimiento «similares al Cenard», en las regiones norte, centro-oeste y sur del país. Además, el subsecretario de Deportes porteño, Francisco Irarrázaval, destacó: trabajo conjunto con federaciones; capacitación de dirigentes, técnicos y deportistas; políticas antidopaje, y reglamentación del encuadre legal, económico y social de la relación entre las instituciones deportivas y los deportistas profesionales.

 

Massa: en relación con las obras públicas, Massa afirmó a LA NACION que construirá un polideportivo cada 20.000 habitantes, y en las ciudades con menor población habrá uno. También planteó la necesidad de un programa de captación de talentos en asociación con los clubes de barrio. A su vez, aseguró que fortalecerán «el trabajo del Enard y consolidando las posiciones de las federaciones en el Enard».

 

Rol social

 

Una medición de la Universidad Católica Argentina (UCA) indicó en julio pasado que la pobreza creció en 2014 y que afecta al 28,7% de la población, unos once millones de personas. Los tres principales candidatos presidenciales creen que el deporte social posee un doble objetivo: mitigar las heridas que produce la desigualdad social y aprovechar su masividad para conformar una gran base de potenciales deportistas de élite. Coinciden, así, en que los clubes de barrio son fundamentales.

 

Scioli: argumenta con la experiencia. Cada año, los Juegos BA incluyen a más de un millón de participantes de todo el territorio bonaerense y desde 2008 hasta la actualidad esa cifra se acerca a los ocho millones. Este modo de gestionar tendrá continuidad a largo plazo. Promueve acompañar a los chicos, incluirlos a través del deporte. El deporte contribuye también a bajar los niveles de violencia, a luchar contra la droga, a unir, a integrar. En la etapa de formación los acompañan con capacitaciones

 

Macri: el objetivo será ampliar la población con incentivos para la práctica deportiva y asegurar la posibilidad de hacerlo, para colaborar mediante la educación en valores. Se implementarán políticas deportivas barriales, comunales, municipales, provinciales y nacionales. Destinarán espacios físicos en barrios vulnerables, parques y polideportivos del territorio para que todos accedan, alentando la inclusión y la integración. Se realizarán trabajos interdisciplinarios, para que el deporte llegue a la población de la mano de otros asuntos clave para el desarrollo social: educación, nutrición, hábitos saludables, adicciones.

 

Massa: «Tigre es el municipio con mayor cantidad de piletas públicas por habitante», dice Massa. Promete asistencia financiera para los clubes de barrio porque coincide, como sus rivales, en que tienen un papel fundamental en el tejido del deporte social. Impulsará «un único torneo nacional en el que participen escuelas públicas y privadas» en distintos deportes. Además, la creación de un polideportivo cada 20.000 habitantes; podrían ser destinadas tanto a alto rendimiento como al deporte social.

 

Rol educativo

 

A diferencia de otros países, como Estados Unidos, en donde el deporte forma parte del diseño curricular de las escuelas, en la Argentina el modelo de desarrollo deportivo más importante es el de los clubes de barrio. En la escuela pública argentina se destinan unos 40 minutos semanales para educación física. Esto necesariamente no implica que se practique un deporte. En las escuelas privadas el deporte suele ocupar un espacio mayor. Recientemente, por ejemplo, Uruguay incorporó el atletismo en su diseño curricular público.

 

Scioli: sostuvo que «el ingreso de mayores actividades deportivas en la currícula escolar está en permanente debate» y consideró que se «deben profundizar». Como ejemplo de política al respecto, el gobernador citó lo que se hizo en la provincia de Buenos Aires con los Juegos BA y las escuelas. «El deporte es una política de Estado y una escuela de vida», repite como latiguillo el candidato del Frente para la Victoria.

 

Macri: en el diagnóstico de Cambiemos reconocen que «el componente intraescolar no es autosuficiente» y que, «en consecuencia, lo extraescolar juega un papel importante». Proponen «acercar a las escuelas la iniciativa temprana a la práctica deportiva y ampliar las modalidades deportivas ofertadas a través de los clubes de barrio». Es decir, articular la escuela con los clubes.

 

Francisco Irarrázaval admitió que la presencia de deportes en el diseño curricular es insuficiente. «Es una discusión que tenemos que dar», indicó el subsecretario de Deportes porteño, que propuso revisar todo el sistema educativo. La enseñanza de la educación física contribuye en la formación integral de los estudiantes. Es por ello que se trabajará interdisciplinariamente para fortalecer otros hábitos que favorecen la práctica deportiva (nutrición, vida saludable, drogadicción, etc.).

 

Massa: el candidato del frente UNA cree que es necesario incrementar la cantidad de horas de deportes en la escuela pública. Señaló que en Tigre, el municipio que gobernó, ampliaron la oferta de deportes entre 4o y 7o grado, con disciplinas como natación, handball y voleibol.

 

Fuente: La Nación

 

20 octubre de 2015

 

http://www.lanacion.com.ar/1837927-pocas-definiciones-en-un-area-que-fue-el-trampolin-politico-de-los-candidatos

 

http://www.lanacion.com.ar/1837924-deportes-entre-el-manejo-de-millonarios-fondos-publicos-y-el-rol-educativo-y-social

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Artículos

Entre Ríos: UN NUEVO CLUB EN FELICIANO

San José de Feliciano es un municipio distribuido entre los distritos Basualdo y Manantiales del departamento Feliciano, ubicado en el centro norte de la provincia de Entre Ríos, a 251 kilómetros de la ciudad capital, Paraná y cuenta aproximadamente con unos...

leer más