En Brasil se canceló el Preolímpico de canotaje y el seleccionado argentino aguarda una definición de escritorio sobre resultados de 2019.

Daniel Dalbo y Agustín Rodríguez, integrantes del seleccionado. (Instagram: @danieldalbo87)

Por Gastón M. Luppi, de la redacción de DIB.

La incertidumbre es global. Eso sí: los Juegos Olímpicos siguen en pie, a pesar de que los organizadores japoneses anunciaron recientemente que no se permitirá el público extranjero y por estos días, además, estudian de qué manera reducir drásticamente el número de acreditados. A un año de la cancelación de Tokio 2020, y a menos de cuatro meses de la inauguración 2021, ahora se discute quiénes serán los “esenciales”.

En medio de esa incertidumbre, unos 150 deportistas argentinos siguen las novedades –y los entrenamientos- ya clasificados. En cambio, otros mantienen la ilusión -y los entrenamientos- para clasificar. En este último grupo están, por ejemplo, los representantes del canotaje de velocidad, quienes en abril tenían su Preolímpico en Curitiba, Brasil. Tenían, porque el Pan American Championships obviamente fue cancelado. ¿Y entonces?

“Por la situación del covid en el sur de Brasil se tuvo que suspender, sin posibilidad de moverlo. La Confederación Panamericana informó que se iba a estudiar la forma de reasignación de las plazas que iban a estar en juego en ese preolímpico continental. Y la International CanoeFederation también publicó que iban a tomarse unos días para definir de qué manera se reasignan esas cuotas a través de eventos anteriores”, le cuenta Diego Cánepa, director técnico nacional del seleccionado argentino de canotaje de velocidad, a la Agencia DIB. Ah, hasta este domingo no había novedades.

Esos eventos anteriores, explica Cánepa, serían los Juegos Panamericanos de Perú y el Campeonato Mundial de Hungría, ambos de 2019. “Es lo único que hay antes”, sintetiza. La cuestión es que “cambiaría el panorama se use un evento u otro para la reasignación”. Y Cánepa sospecha que se tomará el Mundial, pues a diferencia de los Juegos Panamericanos, el torneo global ponía en juego plazas olímpicas. “Estimo que la balanza va a estar inclinada para el lado del Mundial pero no lo puedo asegurar, son estimaciones mías”, aclara. Y si se utiliza el último mundial, “según mis cuentas, el cálculo que yo hago es que podemos recibir dos plazas más: una de damas, por el K1 200, y una por el K1 200 varones. Ese es el panorama, como máximo dos plazas más, como muy positivo. Más la de Agustín Vernice, ya confirmada”.

En pocas palabras, con una pandemia que casi todo lo altera, a menos de cuatros meses de los Juegos todavía no se sabe qué criterio se aplicará sobre resultados que tuvieron lugar hace un año y medio atrás. ¿Y cuál de los criterios resultaría más justo? “La justicia era que se hiciera el Preolímpico. Ningún evento que aplique va a tener justicia pura”, sentencia Cánepa. “Un sistema va a favorecer más a uno y otro, a otro”. Y va con un ejemplo: “Nosotros en la prueba de k2 1.000 metros varones ganamos el panamericano 2017, el panamericano 2018 y Lima 2019. O sea, tres años seguidos a nivel panamericano ganamos nosotros. Si se me preguntaba a mí qué iba a pasar en el Preolímpico, alguna ficha le ponía al campeón panamericano indiscutido tres años seguidos. No poder estar en esta prueba en los Juegos… Y, para mí no sería justo”.

No obstante, “hay una pandemia y nada termina analizándose desde el punto de vista de la justicia tal como lo analizaría en otro momento. La realidad es que empieza a pasar el tiempo y la incertidumbre mata. De una u otra manera quiero saber ya qué lugares tengo, qué plazas tengo, y trabajar en función de eso”. Y agrega: “Queremos ya la definición porque también venimos muy desgastados con esto de redireccionar, replanificar. Llega un punto en que decís: ‘Definilo, decime qué es lo que me toca y vamos para adelante’. Porque es duro: teníamos todo el equipo concentrado y se cayó el Preolímpico, tuvimos que modificar todo”, concluye el DT nacional.

Barajar y dar de nuevo

De cara a los Juegos que se iban a celebrar el año pasado, la fecha original del Preolímpico era mayo de 2020, también en Curitiba. Pero cancelado Tokio 2020, lo mismo sucedió con aquel clasificatorio. “Desde entonces, siempre modificando los planes para eventos que supuestamente iba a haber y no hubo”, pone en contexto Cánepa, ganador de dos medallas de bronce en los Juegos Panamericanos de 1995, en Mar del Plata. “A finales del año el año pasado se hicieron las copas del mundo y existía la posibilidad de que pudiéramos ir. Al final fueron muy pocos países, y nosotros, que acá estábamos saliendo del invierno, no viajamos. Y así todo el tiempo: redireccionando los planes, trabajando, trabajando y compitiendo muy poco, lo cual desmotiva al deportista. Para nosotros es rehacer planes, para el deportista es un golpe psicológico”.

Y Cánepa vuelve a este 2021, con el truncado Preolímpico de Curitiba. “Los deportistas estaban muy focalizados en ese Preolímpico, cambia el panorama de un día al otro porque no se hace y el atleta sufre el bajón. Se tiene que volver a focalizar rápido porque si bien no se hace el Preolímpico, vamos a tener plaza y el evento final, que son los Juegos, por el momento sigue vivo. Por lo tanto, tenés que sí o sí redireccionarte, pero cada vez que se te cae algo, es duro”.

En este contexto de se hace o no se hace, en mayo hay copas del mundo que, por ahora, se hacen. “Esa es otra cosa que hace mucho daño al deportista. Porque algunos eventos se suspenden y otros no. Se cancela una competencia, prendés la tele y están jugando el Master de no sé qué en no sé dónde. Entonces decís: ‘La pucha, justo a mí me toca quedarme sin competir’, cuando las competencias en otros deportes, en uno u otro lado, en cierta manera siguen”.

El seleccionado argentino no cuenta con un psicólogo para el equipo. “Al ser un deporte individual que se practica en equipo, generalmente cada deportista tiene el suyo propio”. Sin embargo, está claro, el cuerpo técnico también hace las veces de. “Siempre hay una parte que hay que tratar de apuntalar y más en este momento”, admite Cánepa. “Se hace difícil, porque la situación te supera, supera a todo el mundo”. Y sin ni siquiera saberse aún cómo será la asignación de plazas, “tratamos que por lo menos de nuestra parte las reglas estén claras, que los deportistas estén orientados en la organización interna”.

Las integrantes del seleccionado argentino de canotaje. (Instagram: @sabri.ameghino)

Y a futuro…

Urge saber qué embarcaciones argentinas lograrán un lugar en los Juegos Olímpicos. Y una vez confirmadas las plazas, y realizados los selectivos locales –los nombres y apellidos de los que irán a Tokio-, por supuesto vuelve a aparecer la pandemia. Y cuenta Cánepa: “Tengo dos o tres salidas para planificar y no puedo ni quiero planificarlas hasta que no llegue el verano europeo y tenga un dato más preciso de adónde se podrá ir a entrenar. Todas las giras europeas previas a Tokio están en ‘stand by’. Nosotros vamos mucho a España y a República Checa, pero son lugares que hoy están cerrados. Es complicado, día a día, esperando qué se va resolviendo para definir cosas”.

Y así se irán perfilando las chances argentinas –y de todos los demás países- de buenas actuaciones o no en los Juegos Olímpicos. “Nosotros venimos trabajando supernormal. Pero ahora se viene el invierno y si no podemos hacer un campamento en el calor, nos va a afectar. ¿Cuánto? No sé. Y a otros les va a pasar al revés, según en qué continente estén”. Y pone de ejemplo a los palistas japoneses, anfitriones de los Juegos: “Sé que estaban pasando mucho frío, porque estaban entrenando en pleno invierno. Ahora les va a llegar el calor, pero cuánto pudieron haber perdido por entrenar estos meses en el frío no lo sabés”.

Desde Olavarría

Por el momento, Agustín Vernice es el único palista argentino clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokio. Noveno en la final A del K1 1.000 en el mundial de Szeged (Hungría), en 2019, el olavarriense logró la plaza olímpica para el país. Y hace unas pocas semanas atrás, en una de las “válidas” (selectivos nacionales), ratificó que será él quien estará en Tokio.

Los seleccionados

Con el olavarriense Agustín Vernice ya clasificado a los Juegos Olímpicos, los argentinos que se entrenaban para competir en el Preolímpico de Curitiba eran Magdalena Garro, Micaela Maslein, Brenda Rojas, Sabrina Ameghino, Martina Isequilla, Daniel Dalbo, Agustín Rodríguez, Manuel Lascano y Gonzalo Carreras. Por delante se aguarda una definición acerca de cómo será la reasignación de plazas para Tokio y luego, una vez sabido en qué pruebas habrá representación argentina, se realizarán las “válidas” para conocer quiénes serán los deportistas que viajarán a Japón.

Décimos Juegos

Con Agustín Vernice el canotaje de velocidad argentino se aseguró un lugar en los Juegos de Tokio. Desde Los Ángeles 1984 siempre hubo representación argentina en los Juegos Olímpicos de verano. Los mejores resultados históricos los logró el rionegrino Javier Correa, quinto en el K1 1.000 de Sídney 2000 y octavo en el K1 500 de Atenas 2004. En Londres 2012, Miguel Correa y Rubén Bárzola fueron quintos en el K2 200. (DIB) GML

Fuente: