Polémica en el país oceánico por esta situación, ya que es bajo el porcentaje de la población que ha podido recibir su dosis hasta el momento.

Hace unas semanas, se había confirmado que Australia les brindaría a sus atletas olímpicos la posibilidad de vacunarse previo a Tokio 2020. Este lunes, comenzó efectivamente la aplicación de dosis a los deportistas que representarán a su país en los Juegos Olímpicos, una situación que generó, y genera, bastante polémica en la sociedad australiana.

Como lo anunciaron Matt Carroll, director ejecutivo del Comité Olímpico Australiano (COA), y Richard Colbeck, Ministro de Deportes, los atletas que van a participar de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron marcados como prioridad en la campaña de vacunación. Según aclaró el propio Colbeck, no significará quitarle prioridad al resto de la población, en especial a los sectores más vulnerables, ya que esta campaña se llevará a cabo junto a empresas privadas. Aún así, esta decisión ha sido foco de conflicto, y de muchas críticas, debido a que el proceso de vacunación en Australia para la población en general viene siendo lento.

Cate Campbell, nadadora que logró la medalla de oro en la posta 4x100m libre en Londres 2012 y Rio 2016, fue una de las primeras en recibir su dosis. «Te quitas un gran peso de encima al poder acceder a esta vacuna», declaró luego de ser vacunada. «Realmente, me gustaría agradecer al COA y al gobierno federal por permitirnos tener esta línea extra de protección porque vamos a una situación bastante desconocida en Tokio. Así que tener esta pequeña banda es un gran peso que nos quita de encima», añadió.

Los centros de vacunación establecidos por el COA se ubican en las capitales de los estados australianos y en Canberra. Se espera que sean más de 2000 los atletas, entrenadores y funcionarios que recibirán su vacuna antes de su viaje a Tokio.

Fuente: AADeporte – Joel Katz

2 Mayo de 2021