El periodista Osvaldo Jara expresó en “Abrí la cancha” que el CENARD y el Romero Brest siguen estando en peligro. El rol de Gerardo Werthein, titular del COA, en un negocio millonario que podría realizarse con la complicidad y el silencio de varios actores.

Por Carlos Aira (*)

El silencio alrededor del tema aturde. Algunos creen que el proyecto inmobiliario sobre el CENARD y el Instituto Romero Brest quedó en el olvido. Pero no es así: el proyecto no está muerto. Las tierras del Corredor Norte siguen estando en peligro.

La clave del negocio está en el ex Tiro Federal. En 2015, el gobierno porteño avanzó sobre la esquina de Libertador y Udaondo. El Jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta declaró que se construiría un polo tecnológico. La verdad fue otra. El 18 de noviembre de 2018 las dos manzanas fueron subastadas y obtenidas por el fideicomiso financiero Buenos Aires Landmark, propiedad del Grupo Werthein. La transacción se realizó en 151 millones de dólares, pagaderos a dos años al valor del dólar del día que cerró la subasta: 36 pesos cada billete estadounidense. Ya nadie piensa en Polo Tecnológico alguno. Se avanzó sobre un proyecto de zonificación  y se construirán torres de treinta a cincuenta metros de altura.

“El macrismo impulsó un proyecto privatizador del deporte y la venta del patrimonio del deporte nacional”, señaló Osvaldo Jara en Radio Gráfica. El periodista puntualizó: “Esa planificación financiera sobre el Corredor Norte tiene en su perspectiva la mudanza del CENARD. Por eso es importante hacer mucha memoria“.

Hacer memoria. Un ejercicio necesario. “En febrero de 2019, Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, en conjunto con el gobierno macrista, envió al congreso un proyecto para consagrar la Agencia del Deporte. La misma se aprobó en los últimos días de 2018 y reemplazó a la Secretaría de deportes en un intento de licuar al estado. Werthein justificó la Agencia buscando seguridad jurídica, algo propio del mundo de la economía de mercado. Apenas se aprobó la Agencia, se lanzó un comunicado, firmado por dirigentes del COA y la Comisión de Atletas planteando qué, para trasladar el CENARD, tenían que estar en consonancia todos los actores del arco deportivo, pero en ningún momento fue rechazado por el COA el traslado del CENARD. Claro, detrás estaba el negocio del Parque Olímpico de Villa Soldati. Tierras baratas y obras inconclusas”, señaló Jara en Abrí la Cancha.

En 2019, la disputa por el proyecto privatizador tuvo en vilo a la comunidad deportiva. no sólo eran las tierras del CENARD. También estaban en juego el Instituto Romero Brest , el Club Comercio y el estadio del Club Atlético River Plate. El propio Rodolfo D`Onofrio, socio de Gerardo Werthein en La Caja, pidió al entonces presidente Mauricio Macri unas tierras a 600 metros del estadio Monumental para la construcción de un nuevo estadio. Un negocio de, aproximadamente, cuatro mil millones de dólares.

La fuerte oposición de la comunidad deportiva y docente puso freno al traslado del CENARD y el Romero Brest a Lugano. Los Juegos Olímpicos de la Juventud nunca tuvieron números claros. Ni por parte del COA ni del Gobierno Porteño. Como expresó el ya desaparecido  – y recordado – periodista Ernesto Rodríguez en Radio Gráfica:  “Los Juegos Olímpicos fueron una gran excusa para brindarle un terrible negocio inmobiliario a la patria contratista. Estos Juegos tendrían que haber costado 1.040 millones de pesos y la cifra erogada superó los dieciséis mil millones. Todo esto sin que nadie brinde números exactos. En conferencia de prensa conjunta, ni Horacio Rodríguez Larreta ni Gerardo Werthein pudieron explicar un desfasaje tan grande de dinero. Esto es un escándalo que no tuvo mayor envergadura por el inmenso blindaje mediático”. 

El CENARD es patrimonio histórico de la Nación por decreto de 2007. Luego del cambio de gobierno de 2019, no se habla en voz alta del traslado del CENARD, pero está latente. La secretaria de Deportes Inés Arrondo, en su primera acción de gobierno, declaró que el CENARD no se mudaría. “Se lo están haciendo pagar“, puntualizó Jara, quién agregó: “La gestión de Carlos Mac Allister al frente de la secretaría fue una de las peores que se recuerden, pero la mudanza del CENARD lo enfrentó con Werthein porque no quiso entregarlo. Apenas dejó Mac Allister la secretaría, Diógenes de Urquiza puso en marcha la Agencia de deportes y la venta del CENARD. Todo coincide y no es casual. Fue un proceso muy rápido, fueron a fondo, pero no les alcanzó. Por eso es necesario advertir la situación y poner un dique de contención a los desarrolladores inmobiliarios y las decisiones políticas de Rodríguez Larreta

Ante esta situación, tan silenciosa como dolorosa, sería importante que el ministro Matías Lammens hiciera una defensa pública del CENARD. El día que pase la piqueta, todo se perderá. Lo importante es defender el rol del estado nacional en defensa del deporte argentino, y esto se demuestra con la defensa absoluta de los predios que son patrimonio del deporte argentino.

(*) Periodista. Conductor de Abrí la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs. Domingos, de 23 a 00hs)

Fuente: Radio Gráfica

9 junio de 2021