La esgrima es uno de los más an­tiguos deportes en la República Argentina, que recién vio la luz como independiente hace casi doscientos años y la prác­tica de la esgrima moderna, en el país data de unos pocos años menos.

Según los historiadores, fue el maestro español Andrés Facundo Cesario, quien implantó la práctica de la esgrima en Buenos Ai­res en 1833, e instaló su primera sala de armas. Poco tiempo después arribó el maestro Lamesa, ampliándose la enseñanza de la esgrima. Por una iniciativa del maestro ita­liano Escipión Ferretto, se fundó la Escuela de Gimnasia y Esgrima del Ejército, el 25 de setiembre de 1897. Para la dirección de esta escuela se contrató al maes­tro italiano Eugenio Pini, famoso esgrimista representativo de la escue­la italiana de este deporte. El egreso anual de promociones de maestros, más la llegada de otros extranjeros provocó un paulatino y sos­tenido crecimiento de la práctica de la esgrima, inaugurándose salas de armas en los principales clubes de la Capital Federal y el interior del país. Uno de esos extranjeros que llegaron a dar clases en Buenos Aires a fines del siglo XIX, fue Felice Galimi.

La tradición de la esgrima en la Argentina se nutre por su primer contacto olímpico en los Juegos del 1900 en París, cuando el primer atleta olímpico argentino fue un esgrimis­ta llamado Francisco Camet, pero no representando a nuestro país por no concurrir oficialmente como tal a esos Juegos.

En el año que se formaba la Federación Argentina de Esgrima (presidida por Oscar Viñas) nacía Félix Domingo Galimi, el 1º de Enero de 1921, en Av. Quintana 10, donde funcionada la sala de “armas” de su padre y maestro Felice Galimi. 

A esa sala entre otros vecinos porteños concurría a “tirar” (como se llama a los combates) un joven oficial del ejército argentino que sería en el siglo XX tres veces presidente constitucional de Argentina, Juan Perón. Y de allí nació la amistad y la admiración que los hermanos “esgrimistas” Galimi tenían hacía Perón.

La esgrima argentina solamente una vez consiguió una medalla de bronce olímpica (por equipos en florete) en los Juegos de Ámsterdam en 1928. Sus integrantes eran Roberto Larraz (para muchos el mejor de la historia), Raúl Angannuzzi, Luis y Héctor Lucchetti y Carmelo Camet como suplente (hijo de Francisco).

En 1935 Felix Galimi debutó ganado el campeonato de 2º categoría en espada contra adversarios que lo doblaban o más en edad.  En 1939, ya era Sub-campeón Nacional de Florete y Espada. En 1940 campeón Nacional de Espada y en 1942, campeón Nacional de Florete.

Debemos recordar que la esgrima es un deporte de comba­te, en el que se enfrentan dos contrincantes, que deben intentar tocarse con un arma blanca, en función de la cual se diferencian tres modalidades: sable, espada y florete.

A los 16 años concurrió al torneo Internacional de Carrasco (Uruguay) como “suplente del equipo de Espada”. Fue anotado en la prueba de sable para “hacer número” pero Felix que no practicaba esa arma, dio el gran “batacazo”, ganando invicto  sobre  los campeones argentino, uruguayo y brasilero.

Fue el 1º Campeón Sudamericano de Florete en 1946. En ese año y en 1947 fue Sub-campeón argentino detrás de su hermano Fulvio y a partir de allí ganó los campeonatos Nacionales en 1948/49/51/52/53/54 y 1955 y todas las copas torneos y selecciones que se disputaron en el país en ese lapso.

En los Juegos Olímpicos de Londres 1948 oportunidad  en que sufrió un serio desgarro, Félix Domingo Galimi obtuvo el 5º puesto en el equipo de florete integrado junto a José María Rodríguez, Fulvio Galimi y Manuel Torrente.

En esos Juegos en el medallero general Argentina ocupó la posición Nº 14 sobre 59 países participantes. Se trata de la participación más exitosa como país en toda la historia.

En una gira por Europa (1950) ganó los torneos de Lisboa, Madrid, Valencia, Barcelona y Milán donde superó al Campeón Mundial Eduardo Mangiarotti.

En la Gala de París el 25 de Mayo de 1950, con su hermano Fulvio sumaron 4 victorias contra 2 del equipo Francés, campeón Olímpico en Londres y luego en Helsinki.

En los Juegos Deportivos Panamericanos que se realizaron en Buenos Aires en 1951, Félix fue medalla de oro en florete; Elsa Irigoyen, también en florete y Antonio Villamil en espada.

Veinte veces ganó los torneos Nacionales por equipo. Ganó en Sable la famosa “Copa Vignart” en 3 ediciones seguidas, quedando en su poder para siempre después de 20 años que se disputaba.

En los Juegos Olímpicos de Helsinki ‘52, nuevamente el equipo de esgrima integrado por José Rodríguez, Fulvio Galimi, Eduardo Sastre, Santiago Massini y Félix Galimi consiguen el 5° puesto en florete.

En 1953, se organizó en Buenos Aires un Campeonato de la República con participación de todas las Provincias y países vecinos, Felix Galimi ganó invicto en 3 días seguidos en Florete, Espada y Sable, toda una hazaña.

En los Juegos Panamericanos de México 1955 disputados en el mes de marzo de ese año, Félix  Galimi consigue dos medallas de oro. Una en (Florete por Equipo) con Fulvio Galimi, José M. Rodríguez, Santiago Massini, Ernesto Marcelo y la otra (Espada por Equipo) con Floro Díaz Arnesto, Adolfo Philippeaux, Alfredo Daverede, Santiago Massini y Raúl Martínez. Además de una de bronce (en Sable por Equipo). 

El 26 de mayo de ese año en Buenos Aires, se estrena una película dirigida por Hugo Del Carril llamada “La Quintrala, doña Catalina de los Ríos y Lisperguer”, donde junto a los actores Antonio Villar y Ana María Lynch, actuaban los hermanos Galimi. Su hermano Fulvio cuenta la emoción con que recibieron al gran cantor y director Hugo Del Carril (a quien admiraban) en su casa junto a su madre, Filomena Gherardi, cuando vino a ofrecerles el papel en la película. “Hugo no ahorro en materiales, ya que en esa oportunidad mando a confeccionar toda la ropa de época a medida, para las escenas de duelo y réplicas perfectas de espadas de época en material más liviano” contaba asombrado Félix.

En el año 1956 fue inhabilitado para la práctica deportiva por la Comisión Nº 49 de la Revolución llamada Libertadora, junto a cientos de deportistas argentinos. Desde ese momento los hermanos Galimi que también fueron despedidos de sus trabajos abrieron una agencia de autos usados y se alejaron del deporte por un tiempo.

Al levantarse la proscripción en el año 1961, Félix Domingo Galimi  recuperó inmediatamente su título de campeón Nacional. El diario “Clarín” dio la noticia con el título: “Ave Félix” en alusión al mítico pájaro que renacía de sus cenizas.    

Su retirada del deporte fue en los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, donde representó por última vez a la Argentina.

Con el regreso de un gobierno democrático en 1973, la Confederación Argentina de Deportes (CAD) es dirigida durante un breve período, entre abril y junio, por el señor Carlos F. Portela, para luego asumir como interventor hasta abril de 1974, el ex esgrimista Félix D. Galimi. En esta época la CAD participó activamente en la discusión del “proyecto de Ley del Deporte” enviado por el presidente Perón al Congreso Nacional el 9 de noviembre de 1973, que fuera sancionada en 1974. Galimi fue elegido presidente de la CAD por las federaciones deportivas nacionales, en abril de ese año y duró en el cargo hasta la intervención de marzo de 1976, cuando una nueva Dictadura Militar se hacía cargo del Gobierno. Luego del “Golpe de Estado más sangriento de la Historia Nacional” ocurrido en la madrugada del 24 de marzo de 1976, el Coronel Antonio Rodríguez (representante también de la esgrima y secretario del Comité Olímpico Argentino) fue por unos días interventor en la Secretaría de Deportes de la Nación. Desde allí el 25 de marzo de 1976, envió a las Federaciones Nacionales, una misiva con el siguiente texto: “Comunico a ustedes que en ejercicio de las facultades conferidas por la Junta Militar ha sido designado a cargo de la Confederación Argentina de Deportes el señor Miguel Ángel Bruno (en reemplazo de Galimi). Desde ahora reconocerán y respetarán dicha autoridad, acatando todas las medidas u órdenes que el señor Miguel A. Bruno les imparta”. El texto estaba firmado por el delegado militar a cargo de la Secretaría de Estado de Deportes y Turismo, Coronel Antonio Rodríguez.

Félix D. Galimi que estaba casado con Marta Villanueva y tuvo tres hijas (María Claudia, María Pía y María Fabiola) siguió hasta los últimos días de su vida ligado al deporte y siendo fieles a los ideales que abrazo siendo muy joven. Falleció el 2 de enero del 2005. Actualmente varios torneos en distintos lugares del país llevan su nombre en homenaje a un grande del deporte argentino.

CUANDO ENFRENTO AL ZORRO

Uno de los grandes momentos de la vida Félix Galimi fue cuando realizó una exhibición en el estadio Luna Park, totalmente colmado de público, con el recordado “Zorro” del cine y la televisión Guy Williams (uno de los personajes ficticios más importantes del Siglo XX, que había sido preparado para esa función de esgrima profesionalmente por el campeón belga Fred Cavens). 

 “Como se percatara que éste lo quería desarmar como hacía ante sus enemigos en las películas, Félix le voló de un golpe el arma de la mano a su adversario, ante la sorpresa y el aplauso de todos. Pasado el enojo, el famoso “Zorro” lo abrazó y felicitó al campeón argentino”, cuenta su hermano Fulvio con admiración y nostalgia por su hermano mayor.

El verdadero nombre del actor nacido en Nueva York, que consiguió la fama en todo el mundo era Armando Catalano. Tanto amo la Argentina “el Zorro”, quien actuara varias veces con el actor y esgrimista argentino Fernando Lúpiz, que tenía casa en Buenos Aires y aquí en el céntrico y lujoso barrio de La Recoleta, falleció por un aneurisma cerebral, Guy Williams (a los 65 años de edad) en 1989.

Fuente: Libro “100 Ídolos Porteños” de Horacio del Prado y Víctor F. Lupo

Capítulo 21 – Página 73

Editorial Corregidor

Enero de 2021

victorflupo@gmail.com;