Que es Amateur — Por Pedro R. Bonnettini *

Nov 2, 2015 | Opinión

 

02112015Pedro Bonnettini

DE FORMA CORRIENTE UTILIZAMOS CLASIFICACIONES QUE NO SON “LO QUE PARECEN”

 

Frecuentemente decimos que nuestro deporte y nuestros deportistas son de carácter amateur, opinión que hacemos sin tener claramente definido que significa el término o la clasificación.

Adjunto para vuestra información diferentes definiciones y una opinión personal para que podamos disponer de un mejor panorama de nuestra realidad y en definitiva podamos definir que somos.

Este trabajo, que sugiero leer con atención, refleja que las decisiones que adoptamos están basadas en el estudio de cada situación en particular.   

AMATEUR: – Se dice que es el atleta que no recibe paga o ventaja económica alguna por su actividad deportiva. Para los ingleses un jugador es profesional o es aficionado, no hay términos medios, pero en la realidad surgen muchas divergencias por la aplicación de la regla que define al amateur.

Hay casos que se compensa la ausencia al trabajo normal para atender una exigencia deportiva, pagándole los días de falta a sus obligaciones. Según algunas líneas de pensamiento que el jugador que recibe tal paga, es tan profesional como el jugador que recibe un sueldo. La diferencia está en el mayor o menor monto del pago.

Existe el amateur marrón o profesional encubierto, este es cuando un jugador recibe gratificaciones a escondidas de la dirección del deporte que practica.   

La calificación de amateur en la práctica ha provocado a lo largo de años y años, las más elásticas y variadas interpretaciones, según sean los deportes o las federaciones que controla y fiscalizan.

Algunas organizaciones directivas de los deportes han clasificado debidamente al aficionado dictando un Estatuto del Aficionado; otras que conceptúan profesional a quien reciba una paga, dejan de clasificarlo así en cuanto deja de recibirla y entienden que vuelve a ser amateur.     

La Federación de Remo es estricta en su definición y otro tanto sucede con la de Atletismo con su Estatuto del Aficionado; la de Tenis entiende que quien da algunas lecciones de tenis, es ya un profesional y quien escriba un artículo sobre su deporte o se preste a un reportaje, es de hecho un profesional.

Otras organizaciones entienden que un amateur puro no debe siquiera recibir paga por los días que falte a su trabajo habitual para dedicarlos a su deporte, en visitas al extranjero (por ejemplo). En fin, cada cual tiene su punto de vista.   

Otras definiciones dicen que amateur corresponde a un jugador aficionado que ama lo que hace.

AFICIONADO: Es aficionado el deportista que actúa en una o varias especialidades sin tener presente nada más que el deporte mismo, es decir, sin pretender remuneración alguna.

LA INTERNATIONAL AMATEUR ATHLETIC FEDERATION, dice en su Estatuto del aficionado: 

1ª) Aficionado es todo aquel que compite únicamente por amor al deporte.

2ª) Competir en un deporte, por dinero, o por cualquiera otra retribución, convierte al competidor en profesional del deporte.

3ª) En todos los deportes atléticos, de campo y pista, el que a sabiendas compita con o contra un profesional, se convierte, por tal causa, en profesional.

4ª) Todo aquel atleta que por dinero o cualquier otra retribución pecuniaria, enseñe, prepare o adiestre en cualquier deporte, es profesional. Sin embargo todo empleado o representante de un estado, escuela u otra institución educacional, que enseñe, prepare o adiestre como cosa inherente a su vocación o empleo principal, podrá o no ser considerado profesional, de acuerdo a lo que resuelva la federación del país al que pertenezca, pero esta excepción concierne única y exclusivamente a competencias de su propio país.

5ª) Cualquier atleta que a sabiendas se haya convertido en profesional, no podrá ser reintegrado a la categoría aficionado.

Para aclarar estas reglas fue necesario dictar un grupo de reglas adicionales que quedó así:

a)     El aficionado, no puede apostar, tener interés alguno en apuestas o jugadas por dinero o cualquier otro objeto, en pruebas en que intervenga como competidor.

b)    El aficionado no competirá por ningún premio o recompensas que no esté debidamente inscriptos con palabras o letras conmemorativas de la competición. Los premios deben ser de naturaleza tal, que puedan ser poseídos y retenidos durante toda la vida del competidor.

c)     El aficionado no puede competir por un premio o prenda de un valor mayor de diez libras esterlinas, salvo consentimiento de la federación de su país.

d)    El aficionado no debe vender, empeñar o regalar los premios conquistados; debe tenerlos siempre a disposición de la federación de su país para su inspección.

e)     El aficionado no puede inscribirse ni competir bajo otro nombre que no sea el suyo propio o el que haya adoptado de manera permanente para ese fin y registrado por él en la federación de su país.

f)     El aficionado no puede desafiar ni en ninguna otra forma, poner en evidencia su intención de competir con o en contra de un profesional, ya sea por dinero o bien equivalente.

g)    El aficionado no puede aceptar ni en ninguna otra forma recibir ninguna suma de dinero u otra retribución pecuniaria para su viaje, su asistencia a una reunión atlética o su regreso de la misma, a no ser exactamente lo que hubiera desembolsado por gastos de viaje, comida y alojamiento.

h)     El aficionado no puede, directa o indirectamente aceptar pago como indemnización por cualquier pérdida de tiempo o de salario al entrenar o concurrir a una competencia.

i)      El aficionado no puede recibir retribución alguna por el empleo de aparatos o el uso de mercadería de cualquier tipo relacionado al deporte, de cualquier agente o firma fabricante y tampoco permitirá que su nombre sea utilizado como medio de propaganda.  

j)      El aficionado no puede competir representando a una organización de la que sea empleado o donde preste servicios personalmente independientemente del tipo de remuneración.

k)     El aficionado, que a sabiendas, compita con o contra un profesional, se convierte automáticamente en un profesional.

En reunión del Comité Olímpico Internacional el 21/06/1961 se resolvió que un aficionado es quien participa y siempre ha participado en un deporte sin ganancia material. Para ser calificado aficionado es necesario ajustarse a las siguientes condiciones:

a)     Tener una ocupación normal destinada a asegurar sus medios de vida presentes y futuros.

b)    No haber recibido nunca pago alguno por tomar parte en cualquier competencia deportiva.

c)     Respetar los reglamentos de las federaciones internacionales interesadas.

d)    Cumplir con la interpretación oficial de esta reglamentación.

 FEDERADO: Se dice que es el atleta perteneciente o relativo a una federación.

Se es federado cuando voluntariamente se es parte de un sistema de deporte organizado estando sujeto a partir de ese momento a conocer, aceptar y cumplir todas a reglas emitidas desde el gobierno central.  

Para ser claro, más allá de que los términos que por allí no le gusta a algunas personas, un atleta, al ser registrado para un Club o A.C.D. pasa a ser patrimonio del mismo, hasta que por alguna acción administrativa posterior deje de serlo.

CONCLUSION: En mi opinión dentro de nuestra actividad federada conviven varios tipos de las clasificaciones precedentes.

Dentro de los conceptos existentes, los señores jueces de nuestra actividad son “profesionales” ya que por su tarea reciben retribución pecuniaria o de otro tipo.

Al ser clasificados como profesionales, los señores Árbitros deben en contrapartida, brindar una prestación adecuada a su calidad profesional y ofrecer muy buen estado físico, muy buena conducta y presencia, dentro y fuera de la cancha, debe estar permanentemente actualizados y como todos los demás profesionales de diferentes actividades “nunca debe dejar de estudiar”.

Tenemos jugadores, directores técnicos y preparadores físicos que desarrollan la actividad dentro del amateurismo, es decir son aficionados que aman lo que hacen y seguramente, la mayoría de ellos, se preparan, trabajan y encaran la actividad trabajando profesionalmente, sin recibir ninguna remuneración.

Pero también tenemos (y muchos) jugadores, directores técnicos y preparadores físicos que reciben reconocimientos o ventajas económicas por su tarea – es decir, son sin dudas “profesionales”.

Si tomamos en cuenta el punto K), de las normas emitidas por la Federación Atlética de Deportes Amateur que dice:

El aficionado, que a sabiendas, compita con o contra un profesional, se convierte automáticamente en un profesional.

Podemos decir entonces queabsolutamente todos nuestros jugadores, directores técnicos y preparadores físicos “son profesionales”. Un tema para interpretar, debatir y definir.

* Presidente de la Confederación Argentina de Fútbol de Salón

Fuente:

25 octubre de 2015

cafsfutsal@fibertel.com.ar

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Artículos

BATALLA CULTURAL EN EL DEPORTE

Por Fernando Luis Spiazzi Es tiempo de explicar que es la batalla cultural en el mundo deportivo y cómo a partir de estos momentos de tormentas, podemos obtener cosas superadoras. Fernando Spiazzi BATALLA De las definiciones de la palabra batalla que son muchas vamos...

leer más

Entre Ríos: Cámara de Diputados

Entrevista de la periodista Susana Heffel en el Programa “Ahora Litoral” de Canal 9 de Entre Ríos, al autor del libro: “El Deporte en la Cultura”, Víctor Francisco Lupo. Lupo presentó su libro con el presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Ángel Francisco...

leer más