Perón y el Deporte, “Su Legado” Por Víctor F. Lupo *

Oct 20, 2015 | MSD

 

20102015Foto Evita y Peron

Sería una insensatez afirmar que el auge del Deporte comenzó con el advenimiento del Justicialismo. Lo que sí es verificable, es que en el marco de dignificación que experimentó la Argentina entre junio de 1943 y septiembre de 1955, muchísimos más argentinos ejercieron el derecho al deporte y los más calificados exponentes encontraron decidido apoyo para maximizar sus talentos”.

Esta frase del Lic. Alfredo Armando Aguirre (uno de los máximos investigadores de nuestra cultura popular, ya desaparecido) es la que mejor define lo que fue la política deportiva del Peronismo que llego a ser admirada en el mundo y nunca más igualada en nuestro país.

Como gobernante y Conductor del Pueblo Argentino, entre 1943 y 1955, Juan Domingo Perón transformó la historia del país incluyendo por supuesto la historia deportiva.

Fue quien trabajó con mayor eficacia “para que el deporte dejara de ser un privilegio de pocos para pasar a ser un derecho de todos”. Para esto incluyó en la Nueva Constitución de 1949 como Derecho Constitucional a la Cultura, en el Capítulo III, que también comprendía la Cultura Física como se puede observar en los planes quinquenales, cumplidos durante sus dos primeros gobiernos.

Con un aumento del presupuesto para la Educación (donde se incorporaba al deporte) del 5,6 % en 1943, al 13, 5 % en los años 1953-1954, porque él consideraba que: “EL DEPORTE ES LA MEJOR ESCUELA DE VIDA”.

Con grandes obras de “Infraestructura Deportiva” durante sus dos primeros mandatos presidenciales (1946-1955) que realizó en todo el país (entre las 75.000 obras realizadas). Entre ellas: el Velódromo en el Parque 3 de Febrero (1951); el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, hoy llamado “Oscar y Juan Gálvez” (1952); diversos estadios de fútbol como el de Racing Club (1950); el de Huracán (1949); Sarmiento de Junín (1951) y el de Vélez Sársfield, (1951). También la sede de la UES (hoy Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, CeNARD), el Centro de Ezeiza, las Piletas Populares en Palermo (hoy Aeroparque), los centros turísticos de Embalse Río Tercero y Chapalmalal, etcétera.

Con la creación de instituciones que quedaron para siempre en la memoria colectiva del Pueblo, como la Fundación Eva Perón, la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), los clubes de barrios y la valorización de la Confederación Argentina de Deportes (CAD), que conducía todo el deporte federado, entre muchas otras.

Perón promovió los famosos “Campeonatos Evita” a partir de 1949 (organizados por la Fundación); los torneos estudiantiles de la UES; la creación de clubes colegiales; la creación de los Ateneos Deportivos Femeninos Evita; las Olimpíadas Universitarias; las Olimpíadas de los Trabajadores; la Federación Militar Argentina (encargada de los torneos entre militares creada en 1953) y los torneos de la Federación de Entidades Culturales, Sociales y Deportivas Amateurs (FECSYDA).

Además el gobierno Justicialista organizó grandes competencias internacionales en nuestro territorio. Entre ellas la Carrera de Turismo Carretera Buenos Aires – Caracas en 1948 (con la idea de unir los países americanos a través del deporte). El Mundial de Tiro (1949) en Buenos Aires; el Primer Campeonato Mundial de Básquetbol en 1950 (donde el seleccionado nacional consiguió el título). Los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos en 1951 (Argentina consiguió el primer lugar en el medallero general, algo que solo logró Cuba en La Habana en 1991, los demás lo ganó EE.UU.). Las Vueltas Ciclísticas de la Argentina (desde 1952). Las Olimpíadas de Ajedrez, el Mundial de Billar (1954) y el “Primer Gran Premio de la República Argentina de Fórmula1 Internacional” disputado el 18 de enero de 1953 en el nuevo Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires.

A partir de su caída, en septiembre de 1955, Perón vivió 18 años de exilio.

En el primer año de ese exilio, estando en Panamá, al realizar un balance de su acción, dedicó un rápido análisis al deporte, definiendo así las principales líneas de su gestión en el área: era dirigido por la Confederación Argentina de Deportes (CAD), que reunía a todas las federaciones de las distintas especialidades. Este sistema dio resultados tan extraordinarios que el programa de formar en el país cinco millones de deportistas, era ya un objetivo superado (en una población de 15 a 16 millones de habitantes) “Hoy no debemos llegar al millón de deportistas”.

En ocho años –resume Perón – la Argentina ganó varios campeonatos internacionales y sus deportistas fueron mundialmente conocidos por sus virtudes y su capacidad. Por noticias de estos días me entero de que todas las organizaciones deportivas, por primera vez en la historia argentina, han sido intervenidas por el gobierno. Tal medida, de una violencia y arbitrariedad sin precedentes, evidencia la clase de gobierno que soporta el país.

Perón finaliza esa síntesis diagnosticando: “Sin duda una cantidad de advenedizos tratará de destruir las organizaciones existentes, con grave perjuicio para el deporte argentino. Igualmente han intervenido las organizaciones estudiantiles que con tanto cariño levantamos nosotros. En 1955 termina una época brillante del deporte argentino con muchas realizaciones en el orden internacional, una nueva conciencia en materia de actividades físicas y una infraestructura que hace posible la participación masiva del pueblo en el deporte”.

En el año 1969, el Dictador que se había apoderado del Gobierno Nacional, Gral. Juan Carlos Ongania, crea la Secretaria de Deportes de la Nación para manejar el deporte.

De regreso definitivamente en la Argentina, el 20 de junio de 1973, luego de 18 años de exilio obligado, Perón es elegido nuevamente y asume su tercera Presidencia el 12 de octubre de 1973. A los pocos días, el 9 de noviembre, envió al Congreso Nacional el Proyecto de Ley de Deporte, que fue aprobado definitivamente en el Senado Nacional, el 21 de marzo de 1974, con el Nº 20.655, dejando de esta manera su gran legado: LA LEY NACIONAL DEL DEPORTE 20.655.

De este modo, en la Ley, con la creación del Consejo Nacional del Deporte (CO.NA.DE.), como un Parlamento Deportivo, relativizaba en si el poder de la Secretaria de Deportes de la Nación, quien quedaba como la encargada de cumplir con los objetivos fijados por este nuevo Organismo federal, representativo y plural. En estos días que corren en el Congreso Nacional se está actualizando esta magnífica Ley.

Durante su corto gobierno en la década del ’70 volvieron a realizarse los famosos “Campeonatos Evita” en los que participó quien luego sería el mejor jugador del mundo de la historia, Diego Armando Maradona.

En los pocos meses en que gobernó la Nación, Perón, dedicó gran parte de su tiempo a hablarle a los dos sectores más fieles a su accionar: los trabajadores y los deportistas. En una de esas reuniones de deportistas el General expresó: “Cuando en Grecia, en el siglo más extraordinario que la historia de todos los tiempos recuerda, se apreció la posibilidad de mejorar al Pueblo, la decisión fue establecer las bases de las culturas del hombre; es decir, la cultura intelectual, la cultura moral y la cultura física. El espíritu de los hombres se cultiva también en los campos de deportes”, para seguir agregando “Les puedo decir que cuando se practicó más deportes en nuestro país la gente era mejor. Debemos reconstruir al hombre argentino desde el deporte”, porque «SIN EL DEPORTE LOS PUEBLOS NO LLEGAN JAMÁS A TENER UN ALMA PERFECCIONADA».

* Dirigente del Movimiento Social del Deporte, autor de 4 libros sobre política deportiva.

Fuente: Tres Líneas

19 octubre de 2015

http://www.treslineas.com.ar/17octubre/reflexiones-peronistas/victor-lupo/

 

 

 

 

Artículos relacionados

Artículos

Santa Fe: Entrevista a Mario Cabrera

En el programa "El Gran Encuentro" por LT29 Radio Venado Tuerto, el pasado 25 de junio el periodista y dirigente (MSD) Julio Eggimamn entrevistó al tucumano Mario Cabrera, integrante del Movimiento Social del Deporte (MSD), un destacado cantor popular que desgranó...

leer más