Libro: “Francisco: La Alegría que brota del Pueblo” — Programa “Juanito Laguna”

Jun 23, 2015 | MSD

 

230620151

Niños del programa jugando en el Centro Juvenil “Padre Daniel De La Sierra”

 

Durante los años 2006 y 2007 se llevó a cabo desde la Dirección General de Deportes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que conducía el dirigente Víctor F. Lupo, un programa de deportes denominado “JUANITO LAGUNA”, especialmente diseñado para las llamadas “Villas de Emergencias” de la ciudad con la adhesión del Movimiento Social del Deporte (MSD).

 

230620152

Ajedrez en el Centro Juvenil

En este programa tuvieron una intensa participación los denominados “Curas Villeros”, entre ellos el Padre Pepe Di Paola, el Padre “Charly” Olivero y Facundo Berretta Laurìa junto a los profesores Ariel Borzillo, Fabián “Muñeco” González, Mónica Santino, Roberto Brezt, Ana Claudia Noval, Rafael Melero, Hernán Ríos, Manuel Bazán, Nora Martínez y Ángel Jesús Soria y el gran “Maestro” múltiple campeón del atletismo, Osvaldo Suárez. También como líderes deportivos participaban Gustavo Silva Arévalo, Karina Piccina, Federico Camurati, Laura Benítez, Sebastián Serafini y Silvia Fusi entre otros.

230620153

Los niños del Programa almorzando en la Colonia de Vacaciones (Parque Pereyra)

En distintas oportunidades los niños y jóvenes del Programa contaron con la presencia de grandes figuras del deporte nacional, como el nadador record mundial, Luis Nicolao, el múltiple campeón panamericano de atletismo Osvaldo Suárez, la subcampeona mundial de hockey sobre césped, Dra. Verónica Alfonso, el futbolista de San Lorenzo de Almagro, Héctor Facundo y la mejor gimnasta de nuestra historia, Romina Plataroti, quienes fueron a contar como “con esfuerzo y perseverancia se puede lograr cualquier objetivo”.

230620154

O. Suarez y R. Plataroti en la plaza Vélez Sársfield.

Para recordar este Programa, que siempre el Padre Pepe recuerda, publicitamos a continuación acá en la página de Mundo Amateurlo escrito en el Libro, “Francisco: La Alegría que brota del Pueblo”1 de reciente aparición, con el siguiente título:

EL PAPA Y EL DEPORTE

Los muy conocidos “Curas Villeros” pueden dar fe de cuántas veces el Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, les hablo y les requirió trabajar con el Deporte como una herramienta educativa y de gran prevención ante los flagelos de las adicciones.

“El Deporte no es solamente una fuente de regocijo sino, también una enseñanza de vida, un modelo. El Deporte enseña a trabajar con modestia sin esperar nada de nadie y con el tácito mandato de exigirse todo a sí mismo. El Deporte enseña a no darse por vencido jamás, a tolerar las derrotas y ponerse de pie para seguir. Enseña a tolerar el triunfo y ser generoso con el rival. El Deporte enseña a amar una bandera y a jugarse por entero. Enseña a negociar con las dificultades, a convivir con los otros, a ser pacientes y a perseverar. El Deporte enseña a insistir cuando todo parece estar perdido y como lo definiera el Concilio Vaticano II: <el deporte educa al hombre>. El Deporte es un medio para la Cultura Física y ésta, un medio para una mejor calidad de vida de la población. El Deporte es, en síntesis, la mejor escuela de vida”.

Con estos conceptos fundamentales sobre el Deporte, desde la Dirección de Deportes porteña, nació el Programa Juanito Laguna, que se llevó a cabo en los años 2006 y 2007, en las Villas de la Ciudad de Buenos Aires con el aporte fundamental de los “Curas villeros”,2 especialmente en la Villa 21-24 del barrio de Barracas, y contó con el apoyo total del Arzobispo de Buenos Aires.

230620155

El Padre Pepe junto a Víctor Lupo en la plaza Vélez Sársfield.

El nombre de Juanito Laguna, al programa deportivo y cultural ideado desde el área de deportes municipal, se eligió en memoria del entrañable personaje creado por el famoso pintor, grabador y muralista rosarino Antonio Berni,3a quien el Papa Francisco admira profundamente. Berni había definido a Juanito como “un chico pobre, pero no un pobre chico”. Juanito, decía su autor, “Es un niño de extramuros de Buenos Aires o de cualquier capital de América Latina. No es un vencido por las circunstancias, sino un ser lleno de vida y esperanzas que supera su miseria circunstancial porque intuye vivir en un mundo cargado de porvenir”.4Juanito vive en una Villa, la del Bajo Flores. Berni conoce la Villa, la observa, la fotografía: analiza los espacios y su gente. Juanito podría ser el hijo de uno de esos “Migrantes” o de uno de los “Manifestantes” que aparece en su óleo, o de un “Desocupado” o de algún “Chacarero”. También podría ser el nieto de algún inmigrante, habitante del conventillo o del inmigrante que sólo pudo alojarse en las casuchas que se levantaron alrededor del Puerto Nuevo.

La idea del Programa nace debido a la crisis económica y social que soportaba la Argentina, desde varias décadas y había generado varias generaciones más de “Juanito Laguna”. Niños y jóvenes desprotegidos, excluidos socialmente, marginados por personeros de las leyes de mercado salvajemente aplicadas, que generaron millares de ciudadanos con escasas posibilidades de inserción comunitaria.5

 

230620156

Jóvenes en el Parque Pereyra

Para paliar parte de esa deuda social se pone en marcha, preveía alianzas con clubes del barrio, parroquias, centros de jubilados y organizaciones civiles, utilizando al deporte como instrumento para la formación integral de las nuevas generaciones, sobre la base del potencial que las actividades deportivas y los juegos tienen de educar, promoviendo placer y alegría.

El objetivo era buscar una acción sinérgica y complementaria con dos socios indispensables en toda acción educativa: la familia y la escuela y ente caso sumada la Parroquia. Para que los jóvenes no abandonen la escuela y la valoricen más. Mejoren su relación familiar y con los grupos sociales que frecuentan. Tengan actitudes más participativas en sus casas y en la escuela, al tiempo que puedan expresar con mayor claridad sus ideas. Desarrollen el placer por la actividad física y deportiva. Organicen mejor su tiempo a través de la disciplina metodizada que genera el deporte y sean personas más saludables.

Se atendió, solo en la Villa 21-24, durante su puesta en práctica a 5.000 jóvenes de ambos sexos, entre 6 y 18 años, en horarios alternados a la escuela regular. Las actividades a desarrollar eran netamente deportivas y artísticas que se integraban por medio de proyectos interdisciplinarios para dar respuesta a las necesidades concretas de desenvolvimiento de esos pequeños ciudadanos.6

Entre las actividades deportivas y artísticas que se realizaron (Villa 21-24), en los dos años que duró, hubo iniciación deportiva para los más pequeños, teatro, clases de bailes para los jóvenes, partidas de ajedrez, fútbol, básquetbol, talleres de artesanías, música, taekwondo, deporte orientación, colonias de vacaciones, campamentismo y hasta una prueba aeróbica por el barrio. Todas estas en la zona de Barracas se realizaban en la misma parroquia, en el Centro Juvenil “Padre Daniel De La Sierra”, en el Asociación Argentina-Paraguaya, el Comedor “Los Ángeles”, la plaza Vélez Sársfield y en el polideportivo Pereyra, entre otros lugares. Muy importante dentro de este Programa fue la “Escuela de Árbitros de Fútbol” dirigida por Oscar Ángel Vieira, de la cual varios jóvenes encontraron una salida laboral.

“El deporte puede ser un camino de inclusión social, de fortalecimiento de vínculos comunitarios; en cuanto busque el desarrollo de las propias cualidades, la experiencia agradable del juego y el valor del sacrificio con logros alcanzables. En tanto el espacio deportivo es invadido por la dinámica de la competitividad del mercado, habremos perdido otro espacio de la soberanía de la libertad personal y comunitaria” escribía por esos tiempos Monseñor Jorge Lozano, obispo actualmente de Gualeguaychú.

230620157

El Padre Charly con los profesores.

Un día con mucho barro en las calles de barrio, por la lluvia de la noche anterior, el arzobispo Jorge Bergoglio y el padre Pepe Di Paola juntos a otros sacerdotes e integrantes del Programa, caminaron juntos desde la Parroquia de Caacupé hacía la cancha de fútbol de la villa 21-24, donde el arzobispo se detuvo al reconocer a la mayoría de los chicos que estaban jugando, varios eran ex drogaditos con los cuales había trabajado anteriormente. Entonces se volvió hacia al Padre Pepe y le comentó:-“Nunca podés saber cuál va a ser el próximo Pontoni 7 si no le das oportunidad-“, cuenta el escritor Michael Part en la página 88 de su libro “El Papa que ama el fútbol”.

El padre Pepe Di Paola, responsable por ese entonces de la parroquia de Caacupé,8 el día 7 de diciembre de 2007, durante el festival en la calle como final del Programa y los festejos para esperar el día de la Virgen, donde se encontraban la mayoría de los participantes del programa Juanito Laguna y sus familiares, subió al escenario, (En ese momento cantaba el folklorista tucumano Mario Cabrera, autor recientemente de una cantata sobre el “Papa Villero”, como lo llaman en nuestro país a Francisco,en homenaje al actual Santo Padre por su trabajo pastoral entre los más humildes) para agradecer a todo el equipo de la Dirección de Deportes presentes en el lugar, por la gran ayuda que durante todo el año habían brindado a la comunidad del barrio.

“Les agradezco en nombre de toda la comunidad porque ustedes con sus actividades hicieron posible el reencuentro entre funcionarios y los habitantes de este barrio obrero de la Ciudad de Buenos Aires, que llevaba décadas de abandono de parte del Estado hacía el mismo, y pido para todos los integrantes de deportes la bendición de la Virgen de Caacupé”.9

Además el Padre Pepe recalcó una frase suya actualmente muy conocida “A la hora de pensar la política, los funcionarios tienen que pensar que la mejor escuela, la mejor parroquia y el mejor club tiene que estar los barrios más necesitados”. Y se pregunto: ¿Se puede hacer algo para cambiar esta realidad?, respondiéndose: “Hay que volver a una vida marcada por la familia, el deporte, la escuela y la parroquia”, porque “en los barrios obreros donde entra un Libro no entra un revólver y donde entra una pelota no entra el paco.”

Fuente: Mundo Amateur

Junio 2015

www.elmundoamateur.com.ar

1Libro de Editorial Santamaría escrito por el Padre Juan C. Scannone, el Padre Carlos Galli y Padre Pepe Di Paola, Guzmán Carriquiry Lecour, Lic. Jorge Benedetti, Dr. Carlos Ferre, Prof. Gustavo Escobar y Víctor F. Lupo.

2 Los “Curas Villeros” se consideran hijos del Movimiento de Sacerdotes que, en los setenta, liderados por el Padre Carlos Múgica (Cura que desarrollaba su misión pastoral en la Villa 31 de Retiro y fue asesinado el 11 de mayo de 1974 por su adhesión política al Peronismo) se fueron a vivir en las Villas de Emergencia para difundir el Evangelio (Equipo de sacerdotes creado por el cardenal Juan Carlos Aramburu, en 1969). Pero lo cierto es que el obispo porteño Jorge Bergoglio, según coinciden todos los sacerdotes de las villas, fue quien decidió destinar más curas a los asentamientos, más recursos, y levantar más parroquias. Así, el equipo pasó de tener ocho sacerdotes, a fines de los noventa, a veintidós, para la asistencia de las 180 mil personas que, se calcula, vivían en aquellos tiempos en los asentamientos de la Capital Federal.

3 “Para mi Berni es el Dostolevski argentino que trabajó la humanidad y el misterio del hombre como pocos. Los rostros de Berni… No sé si hay mejores que él, eso que lo digan los técnicos pero hoy me sale a mi decir acá que es el Dostolevski argentino, un experto en humanidad, que sabe plasmar esa humanidad. Tienen que ver los ojos de los chicos que pinta Berni. Son ojos tristes, sufridos”. Opinión del Papa Francisco sobre Berni en la Revista Viva – 27 julio 2014.

4 Berni contó que la idea de su obra nació en 1958, aunque la presentó al público recién, en la Galería Witcomb, el 6 de noviembre de 1961. Juanito, en su concepto, era un pibe cualquiera de la Villa de Flores.

5 “El Estado de derecho social no debe ser desmantelado, en particular el derecho fundamental al trabajo. Esto no puede considerarse como una variable dependiente de los mercados financieros y monetarios. Las ideas que pretenden aumentar la rentabilidad a costa de la restricción del mercado del trabajo que crea nuevos excluidos, no son conformes con una economía al servicio de la humanidad y el bien común, ni con una democracia inclusiva y participativa’’. ‘’Por una parte hacen falta reformas profundas, que prevean la redistribución de la riqueza y la universalización de los mercados libres al servicio de las familias y por otra la redistribución de la soberanía, tanto en ámbito nacional como en el supranacional’’. Pedido del Papa Francisco ante Consejo de Justicia y Paz. RV. 2/10/2014.

6 Este programa también contaba con el apoyo fundamental de los Ministros de Educación, Prof. Luis Liberman y el de Desarrollo Social, Omar Abboud como del Secretario Kochy Guchea.

7 René Pontoni, extraordinario delantero del club de fútbol San Lorenzo de Almagro, nacido en la provincia de Santa Fe, campeón del fútbol argentino en 1946, cuando al actual Papa Francisco concurría con su familia a verlo jugar. Para él y para sus amiguitos del barrio fue el más grande de todos los delanteros que jamás existió. Todos ellos habían heredado de sus padres el amor incondicional a ese club de fútbol.

8 Quien fue amenazado de muerte por los narcotraficantes en el año 2010, afincados en casi todas las villas, mientras andaba en bicicleta solo por esa tierra de nadie donde no entran los taxis ni tampoco, a veces, la Policía. “Déjate de joder o vas a ser boleta”, fue la intimidación dada por uno de esos narcos que lo interceptó. El Obispo Bergoglio que bautizó como “mercaderes de las tinieblas” a estos personajes, para resguardar a su sacerdote lo envió a una parroquia del pueblo de Campo Gallo en la provincia de Santiago del Estero donde estuvo más de dos años. El Padre Pepe actualmente está ejerciendo su misión sacerdotal en la Villa La Cárcova, de la ciudad de San Martín, provincia de Buenos Aires, donde en solo 2 años consiguió tener a una gran cantidad de niños practicando deportes en su Parroquia San Juan Bosco.

9 El “Programa Juanito Laguna” finalizó ante el cambio de autoridades de Gobierno, en enero del año 2008. Tiempo después se conforma allí el primer centro de recuperación para jóvenes adictos, el “Hogar de Cristo”, en la Villa 21 con la dirección del Padre Pepe y dos de los profesores del Juanito Laguna, Hernán Ríos y Mónica Santino, como sus miembros fundadores.

Artículos relacionados

Artículos

Santa Fe: Entrevista a Mario Cabrera

En el programa "El Gran Encuentro" por LT29 Radio Venado Tuerto, el pasado 25 de junio el periodista y dirigente (MSD) Julio Eggimamn entrevistó al tucumano Mario Cabrera, integrante del Movimiento Social del Deporte (MSD), un destacado cantor popular que desgranó...

leer más