El «Bocha» Maschio, cercano a los 90, recordó al Gral. Juan José Valle: Hace 70 años el militar, fana de Racing, exceptuó al «crack» de la «colimba»

Ene 24, 2023 | Opinión, Últimas Noticias

Por: José Luis Ponsico (*)

El gran Humberto Dionisio Maschio, nacido en Piñeyro, Avellaneda, 10 de febrero de 1933, es la gloria sobreviviente de Racing Club. El popular «Bocha» pertenece a una generación notable del fútbol argentino: Enrique Omar Sívori, Oreste Corbatta, Antonio AngelilloLos Carasucias



Cerca de cumplir 90 años, invitado antes de fin de año por la Universidad Nacional de Avellaneda, en medio de los festejos por el título Mundial brillantemente ganado en Qatar por el fútbol argentino,  Maschio evocó varios momentos en su gloriosa trayectoria.

«Llegué a Racing con Natalio Sivo, Vladislao Cap por gestión del «Gordo» (Aníbal) Díaz, el inolvidable captador en los «potreros» de Avellaneda, Lanús, Lavallol, Parque Patricios. Otro llevado por el Gordo Díaz, el gran Antonio Angelillo. Llegamos juntos», comenzó.

Confitería «Pertutti»,  Av. Mitre al 500. En mayo del´66 Pizzería «La Real» allí se vivió una tragedia: interna a balazos, entre adictos del jefe de la UOM. Unión Obrera Metalúrgica Augusto Timoteo Vandor y sus adversarios Domingo Blajakis y los hermanos Villaflor.

«Racing después del tricampeonato, 1949/50/51 había resuelto un recambio generacional. Con los pibes, nosotros, continuaron Pedro Dellacha, el central fuerte de la selección y Juan José Pizzuti, luego gran amigo. Con ellos, Arnaldo «Palito» Balay», recordó.

«Por entonces me tocó la colimba y debía concurrir al Primer Cuerpo de Ejército sorteado en el ´54. Racing tenía grandes esperanzas en los nuevos, Corbatta, Sivo, Cap y mi vuelta tras un paso por Quilmes Athletic Club», reseñó.

«Citado por la comisión directiva un miembro dice: >Uno de los jefes del Ejército es muy de Racing. Hablaremos con él para que usted Bocha pueda salir a entrenar con el plantel de profesionales. Se trata del general Juan José Valle», subrayó.

«El general Valle hombre de carácter y más tarde protagonista como víctima de la historia política, apenas un año y medio después de la charla, dijo: >Maschio tengo 800 soldados en instrucción pero usted es el «crack» y Racing lo necesita; firma y va a entrenar<«, evocó.

«Yo no tenía que ir. Un oficial me hacía firmar y viví esa etapa para el club. Enseguida el gran Ernesto Duchini convocó a los Juveniles. En los Panamericanos de México´55 ganamos con un equipo inolvidable. Campeones invictos. Medalla de oro. Valle estaba contento», repasó.

«El ataque Scialino, Maschio, Norberto Menéndez, Sanfilippo y Yudica. También entraban Héctor «Chiche» Molina y Benito Cejas, «Poncho Negro», historieta de época. El 9 de Lanús

En el medio Ricardo Pegnotti y atrás Norberto Anido. Equipazo», siguió el «Bocha».

«Racing estuvo arriba con River y Boca. Fuimos subcampeones. Boca ganó en el´ 54 y River en el´55, 56 y 57. Ese año tuvimos uno de los mejores seleccionados de la historia. En el Sudamericano de Lima, «Los Carasucias», Corbatta, Maschio, Angelillo, Sívori y Cruz», dijo.

«Los mensajes llegaban a Racing. El general Valle está contento con Maschio. Lo hace quedar bien» sostenía el dirigente que había hecho el contacto con el militar de origen nacionalista, leal al Gral. Perón», en el testimonio de «Pertutti».

«En mí casa de Piñeyro con los acontecimientos del levantamiento de Valle junio del´ 56 y los fusilamientos en pleno gobierno de la «Libertadora», el tema provocó dolor. Mis padres estaban agradecidos al general Juan José Valle, fusilado luego del 9 de junio», señaló.

«Guillermo Stábile contra Italia, en el Monumental de River, Argentina ganó uno a cero con gol de Norberto Conde, me puso de centrodelantero. Me tomó un defensor, Bernasconi, no me dejó mover. No tengo buenos recuerdos del momento. Ese tiempo», añadió.

«El propio Stábile con la venta de Ernesto Grillo y Ernesto Cuchiaroni, antes Francisco Loiácono y Luis Pentrelli, para ir al Sudamericano de Lima ´57 recurrió a juveniles. Hicimos 25 goles en cinco partidos. Perú nos ganó 2 a 1 en medio del festejo nuestro» sumó.

«Stábile pidió revancha y puso suplentes. Entre otros el «Nene» Sanfilippo, el «Gitano» Miguel Antonio Juárez, Roberto (Inglés) Brookes, en el medio el «Nene» (Juan Héctor) Guidi por «Pipo» (Néstor) Rossi, gran figura. Ganó Argentina 4-1 tres días más tarde. Lima nos adoró»

Maschio jugó en Italia desde mayo´ 57. Lo adquirió el Bologna al mismo tiempo que la Juventus pagó diez millones de pesos nuestros por Enrique Omar Sívori. El Inter por su parte adquirió a Antonio Valentín Angelillo.  Junto con el «Bocha», ambos por 6 millones de pesos.

«No conocíamos el dólar. Nadie había visto un dólar nunca. Luego supimos que los italianos por el «Cabezón» Sívori pagaron 560 mil dólares, equivalentes a los diez millones de pesos de nuestra moneda. En mí caso y Angelillo, los valores no llegaron a 350 mil dólares», detalló

La trayectoria del «Bocha» en Italia tuvo enseguida impacto: en la temporada 60/61 por ser «oriundi» -origen itálico familiar- resultó convocado a la «azurra». En el Mundial de Chile´62 Maschio honrado capitán de la selección de Italia, siendo argentino.

«La estrella del equipo sin duda, Enrique (por Sívori), gran figura en la Juve. Dos títulos de Liga y «Botín de Oro» competían con el gran Alfredo Di Stéfano, «prócer» en el Real Madrid» añadió. «Hoy Messi se quedó con toda la historia. Está arriba con Pelé y Maradona», dice.

«En la llamada «Batalla de Santiago» Italia resultó eliminada por Chile en la fase previa a los cuartos. Hubo expulsados. El puntero izquierdo Leonel Sánchez ante un reclamo mío como capitán me dió un trompis y me rompió el tabique nasal. Lo echaron», memoria a 60 años

«Ganó Chile 2 a 0. A Sívori le pegaron mucho. Curiosamente, las dos grandes figuras, Pelé y Sívori resultaron lesionados. Un Mundial que tuvo a «Garrincha»  gran figura en Brasil y al yugoslavo Sekularac  la revelación del torneo. El «crack» de los Balcanes», continuó.

El Bocha luego estratega en Atalanta, donde lo adoran, más tarde el Inter previo a la serie de Helenio Herrera, equipo campeón de Europa, 1964/65. Enseguida la Fiorentina cuando su amigo Pizzuti lo mandó a llamar.

«El gran Tito Pizzuti, ya grande, 41 años, estaba para casarse con una chica amante de la música clásica. En el´66 no teníamos otra cosa que la comunicación telefónica. Me llama y pide que si andaba por la Scala de Milán, consiguiera una ópera de Giuseppe Verdi», relató.

«Racing perdía a Luisito Pentrelli, armador destacado con 33 años entre el´64 y el´65. Yo había quedado libre y llevaba seis meses sin jugar. Pizzuti me hizo viajar con la ópera de Verdi y el equipaje. Volví a Racing con 33 años en la sexta fecha. El DT me dió la 11»

«Jugá suelto. En el medio tenemos dos leones (por Miguel Ángel Mori y Juan Carlos Rulli) y adelante están (Juan Carlos) Cárdenas, movedizo, dos perfiles y Juan José Rodríguez, el «Yaya» ex Boca, habilidoso, goleador. Con ellos (Jaime) Martinoli, de fuerte pegada» describió

«Estuvimos 39 fechas sin perder. Ganamos el torneo AFA a River, equipazo, luego la Copa Libertadores, batallas contra Nacional de Montevideo y más tarde al Celtic de Glasgow el mejor equipo de Escocia de toda la historia» se emociona.

«Con casi 36 años me retiré después del triangular del Nacional 68 que ganó Vélez Sarsfield, con la batuta del cordobés (Daniel) Willington en el «Viejo Gasómetro». River no pudo con ellos en partido recordado por la mano del santiagueño (Luis Gregorio) Gallo», señaló.

«Como DT. Campeón con Independiente Copa Libertadores, una ironía del destino por mi identificación con Racing. Hoy no podría hacerlo. El título llegó 1973/74. Otros dos de la época ganaron siendo entrenadores: Roberto Pipo Ferreiro y «Pato» José Omar Pastoriza»

«La vida y el fútbol se resumen en Racing, mí casa. En la era de Víctor Blanco el club se levantó. Las inferiores dieron grandes frutos. En una década Racing vendió a doce formados en el semillero. Al club ingresaron casi cien millones de dólares», contó.

«En la memoria desde Lautaro Martínez al Inter, 26 millones de dólares; otros (Gustavo) Bou, el colombiano Roger Martínez, los pibes (Rodrigo) De Paul, (Luciano) Vietto, también Viola, Fariña, el «Huevo» (Marcos) Acuña, no hace mucho Zaracho, ahora Alcaráz» en la cuenta.

«No hago otra cosa que mirar el fútbol de Europa por tevé. Sigo a Racing y estoy al tanto de mis hijos que viven en Córdoba, allí tuve un paso como DT por Belgrano con mí segunda esposa. Agradezco siempre todos los halagos que recibo. Gracias por todo», cerró.

A lo Grande, como su juego. Futbolista 1.77, en el´56, 74 kilos de peso, frente ancha, Mente lúcida, De los últimos su tranco, la cabeza levantada, la pegada, el cambio de frente y el remate al arco desde 25/30 metros, en imagen, quizá Juan Sebastián Verón.

«Es cierto. Tiene cosas mías. Pero que no se entere el padre, La Bruja Verón, que antes de Maradona con su zurda mágica y gambeta en velocidad, me supera seguramente en su tiempo» completa con la sencillez de los grandes. Un lujo.

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión, Mundo Amateur y Agencia Nacional  y Popular

Fuente: Mundo Amateur

17 enero de 2023

www.elmundoamateur.com.ar

Artículos relacionados

Artículos

ADIOS AL AMIGO

Por José Luis Ponsico * A las 8.30 del miércoles 21 de febrero recibí la triste noticia. Leandro, mi hijo; me escribió: "Tristeza, murió Jorge Risi". Llamá a Víctor Lupo.    Algo fuerte me atravesó. Se estaba yendo un gran amigo de la vida. Un...

leer más