Si algo cambió en la Iglesia Católica desde aquel 13 de marzo del 2013 cuando el argentino Jorge Bergoglio asumió como Sumo Pontífice, eligiendo el nombre de Francisco, es la mirada sobre el Deporte como actividad humana.

La Iglesia de Francisco desde un principio puso en el centro de su Pontificado a los jóvenes convocándolos (en Río de Janeiro) a “Hacer lío” y a los pocos meses creando “Scholas Ocurrentes”, (Una Red Mundial de Escuelas para el Encuentro) proponiendo la Cultura del Encuentro a través de la Educación, el Arte y el Deporte. Tiempo más tarde, el 15 de agosto del 2015, convirtió a Scholas en una Fundación Pontificia, conducidas por dos argentinos.

En octubre del año 2016 por su iniciativa se realizó la Conferencia de Deporte y Fé “El deporte al servicio de la humanidad” organizado por el Pontificio Consejo de la Cultura,que por primera vez participó enviando a alguno de sus miembros a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro durante ese año.

Expresiones como: –“No concibo la Educación sin el Deporte”, –“Cuidado con la tentación de reducir el deporte a un mero negocio», – «Cuando el deporte es considerado únicamente según los parámetros económicos y de conseguir la victoria a toda costa, se corre el riesgo de reducir a los atletas a una mera mercancía de la cual obtener ganancias«. -“El club San Lorenzo de Alma­gro es mi Identidad Cultural”, son enunciadas permanentemente por el Papa argentino a la humanidad.

El 1° de junio de 2018 el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, con una introducción de Francisco publicó un extenso Instrumento “Dar lo mejor de uno mismo” (Documento sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana). Allí el Papa expresa: “Poneros en juego tanto en la vida como en el deporte. Poneros en juego en busca del bien, en la iglesia y en la sociedad, sin miedo, con valentía y entusiasmo. Poneros en juego con los demás y con Dios; no contentarse con un <empate> mediocre, dar lo mejor de sí mismo, gastando la vida por lo que de verdad vale y dura para siempre. No contentarse con estas vidas tibias, vidas <mediocremente empatadas>, no, no. Ir adelante, buscando siempre la victoria.”

Siguiendo estas enseñanzas de superar la Cultura del Descarte por la Cultura del Encuentro, ahora Cáritas Argentina, desde el Área Abordaje Pastoral y Comunitario de las Adicciones (Apyca) emitió un documento sobre “El deporte como lugar de encuentro”, para detallar la situación de los clubes parroquiales en nuestro país firmado por veintinueve representantes de las instituciones.

El próximo 10 de octubre vía Zoom el Coordinador de la Pastoral de Adicciones, Padre José María “Pepe” Di Paola lanzará oficialmente este nuevo trabajo para todas la parroquias como lo pidió el Papa Francisco.

COMUNICADO COMPLETO