Brasil – Jornada Mundial de la Juventud 2013

Ago 5, 2013 | Opinión

El Papa pide a los jóvenes católicos que sean «atletas de Cristo» y «futboleros de Dios»

FRANCISCO, EL ENTRENADOR DE LOS ‘ATLETAS DE CRISTO’

Por José Manuel Vidal | Río de Janeiro

Le encanta el fútbol, lo mamó de pequeño. Sabe de fútbol y disfruta comparando la vida del cristiano con la del futbolista que, para llegar al triunfo, tiene que entrenar, y duro. El símil del deporte rey «en Brasil» y en el mundo, le sirvió a Francisco para ilusionar a sus jóvenes y marcarles el camino que les convierta en ‘atletas de Cristo’ y ‘futboleros de Dios’.

Lo tiene tan claro Francisco que así de directo se lo dijo a sus ‘Papa-boys’: «Jesús nos pide que juguemos en su equipo». San Pablo nos dice: «Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible» ¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo! Nos ofrece la posibilidad de una vida fecunda y feliz, y también un futuro con él que no tendrá fin, la vida eterna. Pero nos pide que entrenemos para «estar en forma», para afrontar sin miedo todas las situaciones de la vida, dando testimonio de nuestra fe.

 

Pero, pide algo a cambio. Nada es gratis. Y lo que Cristo pide a cambio es entrenar en la virtud. Con tres medios: oración, sacramentos y servicio a los demás.

 

Haciendo eso, «sudando la camiseta», el joven católico puede llegar a la meta de «ser feliz» y de promover un «mundo más justo». Eso sí, siempre que, además de entrenar, «patee para adelante». Porque el Papa quiere que sus jóvenes no se queden a la zaga de la lucha por un mundo mejor.

 

Y, por eso, quiere atletas-indignados o atletas de Cristo protagonistas del cambio. De lo contrario, serán «creyentes almidonados, de fachada, a tiempo parcial». Sólo así, a la ofensiva, podrán acompañar y ser tan protagonistas o más que los jóvenes que, en Brasil y en el mundo, salen a las calles, para pedir y luchar por una vida más digna.

 

En esa lucha quiere el Papa a sus jóvenes. Siempre pacíficamente, para buscar, desde los valores del Evangelio, «respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas».

 

Para conseguirlo, hay que mirar adelante, según el papa, no hacia atrás. Y hay que mojarse. «No balconeen la vida, métanse en ella, como hizo Jesús». Francisco quiere una Iglesia al ataque. Quiere jugar como el Barça.

 

La Iglesia lleva años a la defensiva, enrocada en sí misma, sintiéndose atacada, repeliendo como podía los ataques o lo que consideraba ataques. Perdía credibilidad e influencia social y su imagen padecía y se situaba entre las instituciones globales que menos confianza generaba en la gente.

Hasta ahora, la Iglesia se parapetaba detrás de sus milicias más aguerridas (los nuevos movimientos) y, protegida por ellos, se sentía segura. Pero estaba en un gueto, encerrada, autorreferencial. Sin imaginación ni ganas de salir afuera y, menos, a las periferias existenciales, donde se juega la vida de la gente y el futuro del mundo. Enclaustrada, perdía seguidores a raudales. Hinchas que se iban a otros equipos (a los evangélicos) o a la simple indiferencia.

 

Y, por si eso fuera poco, en el equipo de Dios los capitanes estaban divididos y luchaban a muerte entre sí, con todo tipo de artimañas y descalificaciones: papeles secretos, cuervos, vatileaks, mayordomos infieles… Tan mal estaba el vestuario que el entrenador, Benedicto XVI, tuvo que tirar la toalla y, al renunciar, puso a los capitanes en si sitio y propició la llegada de un sucesor en el banquillo que continuase y concluyese su labor.

Y llegó Francisco y, en cuatro meses, hizo salir a la Iglesia de su encierro y jugar al ataque. Y, al hacerlo, y hacerlo bien, se ha ganado la simpatía y el fervor de los aficionados religiosos de todo el mundo. Hasta de los de los de otras confesiones religiosas. Y los católicos ya no se avergüenzan de su equipo, ya no tienen que mirar hacia otro lado ni esconderse. Han recobrado la ilusión y miran al futuro con confianza.

 

Y hasta pueden presumir de tener un entrenador que, en poco tiempo, ha sido capaz de darle la vuelta al equipo como a un calcetín. Francisco ha logrado en la Iglesia la revolución tranquila que las demás instituciones globales (poder financiero, económico o político) no son capaces de poner en marcha ni, por lo tanto, de regenerarse. Contra la Iglesia ya no hay indignados Porque el primer indignado es su capitán, su Papa Francisco.

 

Fuente: El Mundo – España – La Gaceta –

 

28 julio de 2013

 

http://www.elmundo.es/america/2013/07/28/brasil/1375003374.html

 

http://www.elmundo.es/america/2013/07/28/brasil/1374978402.html

 

http://www.lagaceta.com.ar/video/11364/papa-le-pidio-jovenes-sean-atletas-cristo.html

 

Discurso íntegro del Papa durante la vigilia con los jóvenes

http://www.periodistadigital.com/religion/juventud/2013/07/28/vigilia-adoracion-iglesia-religion-papa-brasil-rio-jmj-papa.shtml

Artículos relacionados

Artículos

BATALLA CULTURAL EN EL DEPORTE

Por Fernando Luis Spiazzi Es tiempo de explicar que es la batalla cultural en el mundo deportivo y cómo a partir de estos momentos de tormentas, podemos obtener cosas superadoras. Fernando Spiazzi BATALLA De las definiciones de la palabra batalla que son muchas vamos...

leer más

Entre Ríos: Cámara de Diputados

Entrevista de la periodista Susana Heffel en el Programa “Ahora Litoral” de Canal 9 de Entre Ríos, al autor del libro: “El Deporte en la Cultura”, Víctor Francisco Lupo. Lupo presentó su libro con el presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Ángel Francisco...

leer más