Víctor Yapur siendo apenas un joven realizó una proeza que el ciclismo tucumano aún recuerda. El periodista Elio Man lo relata de la siguiente manera: “En la clásica prueba taficeña de ´San Antonio´ donde participaban los mejores corredores de la provincia y algunos norteños, Víctor gana la prueba en la segunda categoría, que es donde él participaba, sobre una distancia de 65 kilómetros en un circuito con pesadas subidas en el cerro taficeño y bajadas veloces, sacando una vuelta y media de ventaja a su inmediato perseguidor, ante la algarabía del público local que lo apoyaba ruidosamente”. El mismo Yapur nos contó hace unos años como siguió ese día: “Mientras estaba descansando luego de semejante esfuerzo, el público me pedía que los represente también en la próxima competencia que era la de primera categoría. Yo pensaba están locos. Pero mi orgullo y mi juventud pudieron más. Así, y a instancias de ese pedido, me alisté en la línea de largada para los 105 kilómetros de la prueba junto a Segundo Barraza, José ´Fraquillo´ Rodríguez, el ´Chingo´ Sánchez, Andrés Matttiuzzi y Alfredo Puertas (vice campeón de velocidad 1940/41), los grandes de la época que habían venido a correr. Al principió fui tranquilo en el pelotón pero el aliento que recibía era tan fuerte que cruce la meta primero, pero sigo pensando que no fui yo el ganador sino el pueblo de Tafí”.

Víctor Yapur, la máxima expresión pedalera que produjo la ciudad de Tafí Viejo nació el 16 de marzo de 1925. Hijo de un matrimonio libanés formado por Félix Yapur y Matilde Abdelnur, que llegaron a nuestro país a principios del siglo XX, para instalarse directamente en la cuidad ferroviaria, donde abren un almacén de Ramos Generales en la Av. Alem.

Sus padres lo mandan a una escuela en Tafí Viejo para cursar la primaria. Como todos los chicos de su edad practicó distintos deportes en el Club Talleres que quedaba a pocas cuadras de su casa, sintiéndose atraído por la bicicleta. Comienza su actividad ciclística y con solo 12 años de edad, participaba en las pruebas locales y en algunas de ciudades vecinas en la tercera categoría.

Cuando estaba cursando el segundo año del secundario, sus padres lo mandan al Colegio San Marón de la Capital Federal como internado, de donde solo regresaba para las vacaciones y lo primero que hacía era seguir participando en las distintas pruebas ciclísticas que se realizaban para esos meses, mucha de ellas por la noche dado el intenso calor veraniego.

Víctor Yapur termina tercero en el Campeonato de Velocidad de la provincia en el año 1940,  detrás de José Rodríguez y Alfredo Puertas. Ese año junto a Puertas son los dos tucumanos que más carreras ganan entre todas las disputadas. Víctor gana la “Doble Famaillá”, la “Doble Río Colorado”, la Doble “San José”, la Doble “Tafí Viejo”, entre otras carreras.

En la primera prueba a la “Australiana” que se disputa en la provincia el 30 de junio de ese mismo año, organizada por la Federación Ciclística Tucumana en el circuito del Parque Avellaneda y con participantes interprovinciales, Barraza es el ganador y casi pegado llega Yapur. En la famosa “Doble Aguilares” también es segundo de Apolo Toledo.

En el año 1941, en un día muy caluroso (19 enero) se impone en pareja con Desimone en las “Tres horas a la Americana” disputada en la pista del Club Juventud Unida de Tafí Viejo ante el delirio de su público. “Para mí ese fue mi mejor año integrando la Escudería de Negrete” expresaba Víctor.

Yapur fue un ciclista con un físico privilegiado que lo tuvo como protagonista tanto en el llano como en el cerro. Participó con éxitos en pistas o en rutas, en velocidad o en resistencia y compartió el único “Triple empate” que registra nuestra historia en una edición de una “Doble San Pablo” conjuntamente con Barraza y Puertas.

Finaliza sus estudios de la secundaria en el Colegio Británico con muy buenas notas y regresa inmediatamente a Tucumán. De su estadía en esos años en la Capital le quedó a este tucumano su fanatismo como hincha de fútbol por el Club Tigre, donde concurría siempre a ver los partidos.

Sus padres tenían una empresa de Pompas Fúnebres que luego venden a la familia Flores y se dedicaron al rubro de bazar, fundando el Bazar Yapur hasta hoy vigente. Se casó con Fanny Benetti, el 28 de febrero de 1953 y tuvieron dos hijas Nilda Fanny (arquitecta) y Adriana Amalia (bioquímica).

Luego de su retiro como ciclista siempre siguió ligado a la actividad como dirigente llegando a presidir la Federación Provincial.

El ciclismo tucumano siempre rindió honores a este taficeño como cuando el 6 de febrero de 1965 la Asociación Ciclista Tucumana realizó el “Gran Premio Víctor Yapur” en el circuito urbano de Villa Alem, donde resultó triunfador el ciclista Argentino Varela del Club Los Ases.

Durante su vida y luego de su fallecimiento recibió varios reconocimientos por su actividad deportiva y profesional, tanto de la Asociación Ciclística Tucumana como de la Municipalidad de Tafí Viejo entre otras.

El empresario

En la faz comercial  en la década del ’60 inauguró un restaurante llamado “Punto y Banca”, en la “zona del Dólar” como llamaban los tucumanos a la zona donde está instalado el Casino, en la planta baja de lo que fue en un tiempo el histórico Hotel Savoy. “Por Punto y Banca pasaron los mejores artistas de  la época como Roberto Goyeneche y Raúl Lavie”.

En el año 1970, Yapur se hace cargo del Comedor Estudiantil ubicado en el local de Maipú al 900. Luego instala el primer autoservice de la provincia llamado “Mi Abuela” abierto en 1971. La mayoría de los estudiantes, especialmente de otras provincias, y familias almorzaban y cenaban allí a un precio muy accesible. Casi con seguridad fue durante varios años el boom comercial más espectacular que se haya conocido en Tucumán.

Luego este empresario taficeño comenzó a construir el Hotel Presidente, emprendimiento al que se dedicó de lleno con sus dos hijas hasta el final de sus días en el año 2008, cuando falleció a los 83 años de edad.

En un programa radial muy escuchado llamado “Mediodía de Tangos”, conducido por el periodista Ariel Fernández, éste le pregunto cómo había llegado al éxito empresarial y la contestación de Yapur fue la siguiente: “Mirá Ariel, yo como todo ser humano he tenido en la vida aciertos y errores, pero me considero un hombre de suerte y le agradezco a Dios que me permitiera acompañar esa suerte con trabajo.

 

LA NOTA DEL DÍA Y VICTOR YAPUR

A causa de uno de los negocios de su padre en una época y su actividad ciclística, el dibujante Villá publicó en su famosa “LA NOTA DEL DÍA” en La Gaceta: donde muestra en su dibujo a Víctor Yapur junto a otro ciclista que apoyado en su bicicleta piensa ya en un velatorio con el cajón y velas. El título: LA RUTA DE LA CARRERA CICLISTA “DOBLE ACONQUIJA (que se corría de ida y vuelta al cerro Aconquija con sus rutas pletóricas de baches y precipicios), y donde un funebrero diciéndole: Vea, mi amigo le recomiendo que vaya eligiendo el cajón por si acaso…

CLUBES QUE HICIERON LA HISTORIA CICLISTICA

Cada uno de estos clubes tucumanos ubicados en distintas localidades organizaba pruebas en sus barriadas, en sus comunas o ciudades. A ellos y sus esforzados dirigentes se les debe la aparición de tantas figuras locales en la provincia.

Pelicyer; Cicles Box Club, Pedal Club de Tafí viejo, Club Ciclista Avellaneda, Pedal El Chañar, Relámpago, Club Ciclista Ciudadela, San Martín, Obras Sanitarias, Club 9 de Julio, Los Ases, Centro Pro Fomento de Ciclismo, Colón, San Pablo, Correos, Defensores de Villa Luján, Instituto Oeste, Sportivo Guzmán, Juventud Unida, Tafí Cicles y Amigos del Ciclismo. Mientras que en otras localidades de la provincia, el Cicles Club Concepción, Alberdi de Villa Alberdi, Alderetes, Aguilares y Villa Quinteros.

 

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Editorial Corregidor

Capítulo 12 – Página 68

Mayo de 2018

victorflupo@gmail.com;