Lo afirmó la presidente del Club Atlético Arroyo Leyes, Kümei Fernández, entidad deportiva de más de 20 años de antigüedad en la que se practican varias disciplinas y cumple un gran rol social

Kümei Fernández tiene a su cargo la presidencia del Club Atlético Arroyo Leyes.

En el kilómetro 13 de la ruta provincial 1 Teófilo Madrejón se encuentra enclavada una pujante institución deportiva y social del departamento La Capital. Se trata del Club Atlético Arroyo Leyes quien ya tiene 21 años de vida, y que como todas las instituciones deportivas se encuentra atravesando la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

El camino comenzó a transitarse en el año 1998 con algunas disciplinas deportivas como fútbol masculino y algo de femenino, pero tras más de veinte años, el crecimiento de la institución ha permitido albergar otras actividades que van desde el hockey, bochas, básquet femenino, entrenamiento funcional, entre otros. En la temporada de verano es cada vez mayor la presencia de la escuela de natación y la colonia de vacaciones.

«Como comunidad y como Comisión Directiva no nos tomó por sorpresa porque veníamos hablando con nuestros socios al respecto de que estábamos alerta a las disposiciones del gobierno provincial y comunal respecto a la pandemia. En la medida que las clases se suspendieran, nosotros estimábamos que se iban a suspender las actividades en el club, por lo cual empezamos semanas previas a comunicar esto y con ayuda de los profesores» le dijo Kümei Fernández a UNO Santa Fe.

La actual presidenta del Club Atlético Arroyo Leyes señaló que «como a todos nos tomó por sorpresa que perdure tanto, porque la incertidumbre de no saber cómo gestionar en una pandemia una institución deportiva, pero lo que fuimos haciendo se pudo a partir de hacernos asesorar con profesionales que entiende de la materia«.

En relación a las recomendaciones que han dado a los socios de la institución, la dirigente comentó que «se les ha recomendado a todos los estamentos del club, que se mantengan en sus casas, que la actividad física la hagan con prudencia en sus casas. Se trabaja en el tema ansiedad y alimentación. No tenemos deportistas de alto rendimiento, porque somos un club amateur. Pero si trabajamos con un psicólogo social que nos explicó sobre la gente que quiere volver al club«.

En cuanto a cómo afectó este parate de la actividad deportiva en lo referente a los recursos, contó que «en líneas generales el club está pasando una situación económica que no escapa a lo que están atravesando otras instituciones y asociaciones civiles. Veníamos con un plan de infraestructura, como la construcción de la cancha nueva de básquet, terminar la sede, y la construcción de un depósito. Estamos trabajando mucho con el socio por intermedio de las redes, le explicamos para que el socio siga pagando la cuota. Porque a pesar de estar cerrado, sigue funcionando, y que contiene en este contexto. Somos optimistas que una vez que se vuelva a la normalidad los socios nos van a volver a acompañar».

Esta institución deportiva del departamento La Capital tiene 21 años de vida.

Más expresiones desde la Costa

La institución ubicada en Arroyo Leyes ha ido creciendo en todo sentido, y específicamente son las disciplinas que se practican, Fernández enumeró que «En nuestro club se practican nueve actividades, si contamos las que se realizan en verano como la colonia de vacaciones y la escuelita de natación. Pero también contamos con karate, boxeo, kick boxing, entrenamiento personalizado, zumba, básquet, fútbol, expresión corporal para niños y niñas. Eventualmente siempre estamos organizando talleres de manera gratuita para socios, hacemos capacitaciones, y después eventos sociales y culturales; ya que es una institución que está abierta a la comunidad».

A pesar de que las instituciones deportivas sufren a la hora de contar con recursos, Arroyo Leyes no es la excepción, pero con mucho trabajo y esfuerzo, se van cumpliendo los objetivos. Sobre esta cuestión, Kümei consignó que «Hace muy poco que asumimos como comisión directiva, por lo cual nos encontramos con un club grande, un predio de casi cuatro hectáreas, con tres canchas de fútbol once, una cancha de básquet, un quincho de doce metros, un buffet, baños, vestuarios, pileta de doce metros por veinticinco«.

Agregó que «nosotros lo que fuimos tratando de hacer es mantener lo que ya estaba en el club, y poder a poco, con el aporte del socio, privados y beneficios, poder construir la sede del club. Estamos terminando un depósito para guardar las cosas, pensar y terminar una nueva cancha de básquet, que vamos por la primera etapa, que se hizo con apoyo comunal. La infraestructura va lento porque la economía del país dificultó mucho el crecimiento en ese sentido».

«El mantener lo que ya estaba hecho requiere una importante erogación, a eso se le suma que al asumir teníamos siete socios y luego pasamos a tener 599 socios con grupo familiar de cinco o seis personas. Entonces el tránsito y la circulación por el club se quintuplicaron, por lo cual el mantenimiento es mayor. Pensamos todo el tiempo y estamos atentos siempre a todas las líneas que lanza la nación o provincia para lo que es infraestructura deportiva».

El Club Arroyo Leyes cumple un rol social más que importante.

Una tarea para nada sencilla

Consultada a cerca de como es conducir una institución deportiva tan importante, Kümei explicó que «soy presidente del club desde el año 2019, vicepresidenta desde el 2016, y los mandatos son por dos años, por lo que en enero de 2021 se estaría venciendo ya mi primer período como presidenta. Particularmente para mí es un orgullo muy grande, porque yo nací en Arroyo Leyes, tengo 31 años, el club cumplió 20 en marzo del año pasado, y soy testigo de su historia y crecimiento. Mi padre fue fundador y para mi es emocionante poder brindarme a la comunidad. Poder acompañar y saberse una persona que está dentro de la transformación del club es algo muy lindo y gratificante«.

Finalmente, en relación al respaldo gubernamental, señaló que «cuando asumimos la conducción del club en 2016 lo primero que hicimos nos reunimos con las autoridades comunales. Nos conocíamos trabajando en otras áreas, más precisamente en la comisión de cultura. La comuna nos ayuda con el pago de la luz, apoya la subcomisión de básquet y fútbol para poder pagar los profesores, lo mismo que aporta para la administración del club, que es al nivel de una comuna y para nosotros son significativos. A nivel provincial fuimos bien recibidos por la secretaría de deportes, y en esta nueva etapa nos mantuvimos en contacto con Claudia Giaccone. Es buena y siempre lo fue en ambos estamentos».

Fuente: UNO Santa Fe

30 mayo de 2020

https://www.unosantafe.com.ar/ovacion/kmei-fernandez-es-un-orgullo-grande-conducir-esta-institucion-n2587668.html?fbclid=IwAR29eDcZutynQQzwV2grNZP1_AAXsq1j4SGAbxsJpHgMSJz6uqdlaUuddNk

Fotos: Gentileza Club Arroyo Leyes