El 7 de mayo pasado se cumplieron 101 años del nacimiento de Eva Perón. Uno de sus legados fueron los Juegos Juveniles Evita. En Abrí la Cancha entrevistaron a Víctor Lupo, quien reflejó la historia de los Juegos y el sentido profundo de los mismos.

“Saldremos a la cancha con un feliz cantar / Saldremos a la cancha con ansias de triunfar / seremos deportistas de todo corazón / Para formar la nueva y gran generación

Los Juegos Juveniles Evita son un ícono del deporte argentino. Una labor deportiva, social, educativa y de salud que cambió la vida de miles de jóvenes argentinos. Víctor Lupo es un referente obligado de la conducción deportiva argentina. Autor de un libro imprescindible como es Historia del Deporte Argentino.

En diálogo con Carlos Aira en Abrí la Cancha, Lupo no pudo dejar de emocionarse al evocar los Juegos: “Escuchar la marcha de lo Juegos Evita me genera mucha emoción y felicidad porque fueron eje de la formación deportiva y social de varias generaciones de argentinos. Esos juegos fueron reflejo de lo que fue Eva Perón y la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, una de las Organizaciones Libres del Pueblo más importantes que tuvo el país”.

La Fundación Evita nació con la misión fundamental de ayudar a los más necesitados de la sociedad de aquella época. La Fundación tuvo varias actividades porque era capaz de hacer estadios de fútbol o clubes. Levantó estructuras inmensas como Chapadmalal o Embalse Río Tercero. Pocos conocen hoy Embalse porque está abandonado y en el caso de Chapadmalal, el gobierno de Macri se lo entregó a Gendarmería”.

“En 1949, la Fundación armó los Juegos Juveniles. Era para pibes hasta 14 años y en su primera edición sólo eran de fútbol. En aquel año hubo 15.200 inscriptos. Al año siguiente aumentaron a 74.000. En los Juegos Evita 50/51 se incorporaron categorías juveniles y el número fue de 110.000. Al año siguiente, sin juveniles, hubo 83.000 pibes anotados. Los números siempre fueron en aumento. En los Juegos 1952/53, los primeros sin Eva, hubo 86.000 anotados. En 1953/54, con la incorporación femenina, hubo un récord de 218.000 jóvenes. Estos números son parte de los balances de la Fundación Evita que se pueden corroborar en el Museo Evita. Los campeonatos se dividían en siete zonas y a partir de 1950 se incorporaron otras disciplinas como básquetbol, atletismo, gimnasia, waterpolo, vóley y pelota paleta”.

Los Juegos Evita tuvieron el concepto de formar a los jóvenes. Un concepto educativo y de salud. En muchos lugares del país, los muchachos tenían su primera revisación médica con la Conscripción. Con los Juegos Evita, los muchachos tenían esa revisión a los 12 años y también se hacía extensiva a la mujer“.

“Los Juegos Evita tuvieron el concepto de formar a los jóvenes. Un concepto educativo y de salud. En muchos lugares del país, los muchachos tenían su primera revisación médica con la Conscripción. Con los Juegos Evita, los muchachos tenían esa revisión a los 12 años y también se hacía extensiva a la mujer”

El tema educativo era muy importante. El viaje a Buenos Aires, donde se desarrollaban las finales, era algo inolvidable para muchos de los pibes. Se jugaba con estadios llenos. Siempre recuerda Toscano Rendo, un grande del fútbol argentino, que entró por primera vez a la Bombonera con 14 años y fue la emoción más grande de su vida. Mucho más que todo lo que hizo después. Eso sucedía porque los Juegos Evita eran el deporte mismo. Como decía la letra de la marcha: saldremos a la cancha dispuestos a ganar. Si ganamos o perdemos no ofendemos al rival. El deporte es competencia, pero la competencia dentro de un concepto: el que tenían Eva Perón y el Dr. Ramón Carrillo“.

“En marzo de 1952, Eva Perón atravesaba la fase terminal de su cáncer. En los primeros días del mes finalizaban los Juegos y ella quiso estar allí porque era algo muy especial. Ella decía que los únicos privilegiados eran los niños y lo sentía así. En el cierre de aquellos juegos de 1952, Evita brindó una frase que es la tercera pata de los Juegos: Nosotros preparamos a los hijos del pueblo para que sean conductores de sus masas a la hora de los pueblos. Una frase extraordinaria. Los Juegos Evita formaron una nueva clase conductora de la Nación. Sin ellos se puede comprender la resistencia peronista posterior a 1955. ¿De dónde salieron todos aquellos que hicieron la resistencia y esperaron 18 años para que regresara el General Perón? De esta formación habían surgido miles y miles de jóvenes en Argentina”.

“En 1973 tuve la oportunidad de ser funcionario de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán y ser parte organizativa de los Juegos. Las finales se realizaron en Embalse Río Tercero y allí apareció Diego Armando Maradona quien perdió la final contra un equipo de Pinto, Santiago del Estero. Esos torneos tuvieron el espíritu de los lanzados por Evita 25 años atrás. En la tercera edición participé como funcionario nacional en 1991 y 1992. Torneos que muchos ignoran porque no les gustaba el presidente que estaba. Volvieron a pararse hasta 2002, cuando comenzaron a hacerlos las provincias y, como el coronavirus es gorila, este año no tendremos los Juegos Evita”.

Cumplimos los ideales / Cumplimos la misión / De la nueva Argentina de Evita y de Perón

Radio Gráfica

11 mayo de 2020

https://radiografica.org.ar/2020/05/11/juegos-juveniles-evita-un-lujo-en-el-pais-donde-los-unicos-privilegiados-eran-los-ninos/