Charlamos con el Colorado tras su experiencia con el Coronavirus y aprovechamos para hablar también del pasado y del futuro.

Por Fabián García

Foto Diario Castellanos

El Colorado Wolkowyski fue el segundo jugador o exjugador argentino al que le tocó lidiar con el Covid 19 que mantiene paralizado al mundo y, desde su residencia en Málaga, España, nos atendió para charlar y reflexionar sobre lo que le pasó en las últimas semanas, pero también para hablar sobre su pasado y sus proyectos a futuro. 

-¿Cómo te enteraste que tenías Coronavirus?
. Primero porque antes que yo tuvieron los síntomas mis hijos y mi mujer. El tema es que este bicho tarda como 7 días en manifestarse con síntomas, entonces durante ese tiempo no sabemos quién lo contrajo primero. Mi hija vino de Barcelona y mi señora estaba acá. Pero ellas no lo sufrieron tanto. Los chicos apenas tuvieron dos días de síntomas. Yo empecé después con fiebre, dolor de garganta, de cabeza y terminás de cama. No te levantás más. No sabés lo fuerte que es. 

-¿Vos tuviste neumonía no?
. Sí, y fui al hospital, pero estaba desbordado, así que cuando me dijeron si podía aislarme en mi casa, les dije que sí, porque la verdad es que el hospital explotaba. Así que me vine a mi casa y tomé cinco días los antibióticos que me dieron, hasta que por suerte pasó todo. Pero mientras tanto no hacía nada. Apenas me podía parar. 

-¿Estás instalado definitivo en Málaga?
. Sí, ya hace un año y medio que estoy acá en España. Vine primero yo y después mi mujer, porque mi hija estaba en la selección de vóley y luego fichó por el Barcelona. Acá mis suegros están hace casi 20 años y la verdad es que teníamos ganas de venirnos, porque en Mar del Plata las cosas no cambiaban, se había puesto peligroso, así que nos vinimos. 

-¿Y en qué andás, porque estuviste entrenando a un equipo no?
. Sí, estuve acá entrenando a jóvenes en un club, pero hubo una persona, ni español ni argentino, que hizo unas canchereadas que a mí no me gustaban así que di un paso al costado. La verdad es que se trabajaba bien porque, al ser formativo, no había presiones y solo te dedicabas a enseñarle a los pibes. 

-¿Y vas a seguir entrenando?
. No sé. Me ofrecieron ir para Argentina para entrenar, pero no lo sé. La verdad es que esto que pasó me hizo pensar de las cosas que descuidás y que son muy importantes. Quiero dedicarles más tiempo a mis hijos, a mi señora, a mis amigos. Cuando estás como me pasó a mí en cama hasta la semana pasada, me dí cuenta cuánto tiempo perdí en algunas cosas. 

– Se empezaron a valorar las cosas súper simples, como ir a dar una vuelta caminando.
. Mirá si seré simple que hoy valoro un montón levantarme, abrir la ventana y ver el sol. Es lo que más disfruto en estos momentos. Esto no es un partido que ganás o perdés, es tu vida. A mí me provocó un cambio muy grande lo que pasé. Me gustaría seguir dando clínicas con chicos en Argentina, pero volviendo siempre después para acá. Estoy más inclinado a hacer algo con los chicos. 

-¿Cuando pasó esto te dio para ponerte a mirar para atrás lo que pasó en tu carrera?
. No, no. Todo lo que viví como jugador lo tengo como un gran recuerdo. En este caso me dio más por reflexionar por qué no había ido a ver más a un amigo o este tipo de situaciones, no hacer un repaso por mi carrera. Es lo que quiero valor más desde ahora. Estamos de paso y en cualquier momento te pueden llamar de arriba. Valoré mucho el apoyo que tuve de los chicos de la selección, con los que seguimos teniendo un grupo de Whatsapp, y que me hacían bromas y todo eso. Chapu, sobre todo. El Puma. Hablar con ellos me hacía olvidar lo que estaba pasando y eso es impagable. Cuando estás mal te das cuenta realmente la gente que está al lado tuyo y te quiere. 

-¿No hiciste nunca un repaso de tu carrera desde que te retiraste? Ya pasó un tiempo.
. Mirá, Tomy, mi hijo, cumplió 20 años ayer, y él sabe lo que fue mi carrera, pero se dio que nos pusimos a hablar con mi mujer de eso y mi hija preguntaba, porque ella no vio casi nada. Nunca me senté a contarle tampoco. Ella tiene 17 y vivió mi época de Sunchales un poco, pero nada de la selección. Igual era muy chica. Pero mi mujer toda la vida guardó recortes y videos así que es la encargada de mantener los recuerdos. Lo que sí me gusta es juntarme con amigos y hacer un asadito para hacer un brindis cuando se cumplen aniversarios de la selección o de algo importante. 

-¿Te da algo de nostalgia cuando recordás esos momentos?
. A mí me da nostalgia los momentos que vivimos con la selección: el 2002, el 2004. Fueron cosas tan lindas y fue un grupo tan unido que me da nostalgia. Todo lo otro me encantó y no puedo pedirle nada más al básquet. Me dio todo: jugar en la NBA, en Europa, jugar una final mundial, una final olímpica. Cuando me retiré, lo hice agradecido a todo lo que me dio el básquet. Pero más no le puedo pedir. Terminé en paz con el básquet.

-¿Tu hijo qué está haciendo?
. Él tenía previsto ir a la Universidad de Columbia en Carolina del Sur, pero no rindió bien el examen de Tofel y, para no perder el año, está estudiando online, para el año que viene ir con los estudios hechos. Mide 2.00 metros y juega de dos, de tres, de cuatro. A veces hasta lo hacen jugar de uno. Tiene una mano bárbara de tres puntos y es clase 2000.

– Te tiro una idea. Ya que estás en Europa, te encargo que organices la reunión de los 12 que salieron campeones olímpicos más Magnano en Atenas en el 2024 para festejar los 20 años del oro. ¿Cómo la ves?
. Me parece una idea bárbaro. La verdad es que no lo había pensado. Nosotros nos venimos juntando una vez al año en algún lugar de Argentina que no le contamos a nadie. Pero la verdad me encantó la idea. 

Fabián García / fabiangarcia@basquetplus.com
En Twitter: @basquetplus

Fuente: Básquet Plus

18 abril 2020.

https://www.basquetplus.com/articulo/wolko-estamos-de-paso-en-cualquier-momento-te-pueden-llamar-de-arriba