Duras criticas de José Constante, presidente de la URR

Hinchada de Rosario Central Bandera151

En una profunda entrevista con el sitio web Cruz del Sur, José Costante, presidente de la Unión de Rugby de Rosario habló de todo: el próximo partido de Los Pumas, los barras bravas del fútbol y la posibilidad de que Rosario pierda la sede para el próximo Rugby Championship.

Rosario, ciudad redonda por pasión cotidiana, irá tomando forma ovalada a medida que se acerque el partido que por segundo año consecutivo sostendrán Los Pumas argentinos y Los Wallabies australianos en el Gigante de Arroyito, el próximo sábado 5 de octubre. El choque forma parte del selecto Rugby Championship, el ex torneo Tres Naciones que reúne a las potencias del hemisferio sur (Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia), al que Argentina fue invitada a partir del año pasado. Los amantes del rugby tendrán otra chance incomparable de observar a jugadores de elite en el césped de Rosario Central, pero a la vez esto obliga a todos los actores a trabajar para corregir algunas cuestiones puntuales usando como parámetro el partido que se disputó en el mismo escenario en 2012.

A propósito de estos temas, Cruz del Sur entrevistó a José Costante, el presidente de la Unión de Rugby de Rosario, y en la charla se filtraron otros temas como el futuro dirigencial de la URR, la política interna de la Unión Argentina y el creciente rumor de que Rosario podría perder su plaza del Championship el año que viene. 

Cuenta regresiva

“Perdoná el desorden, pasa que nos estamos mudando”, dice José “Pepe” Costante en el umbral de su estudio del centro rosarino con una sonrisa ancha como su espalda de ex Puma en la década de los 70. Tiene 67 años, se jubiló recientemente de su actividad como fiscal y es titular de la URR desde el año 2010. “Creo que estamos trabajando bien, en forma mancomunada con la municipalidad de Rosario, el gobierno de la provincia de Santa Fe y la Unión Argentina de Rugby”, anunció Costante respecto del Argentina-Australia que se viene en el Gigante de Arroyito el primer sábado de octubre. “Que quede claro que quien organiza el espectáculo es la Unión Argentina. Rosario es la Unión anfitriona del partido y tiene que poner toda la organización para que el estadio de Central, la seguridad, el movimiento del equipo visitante y todos los miembros de soporte, que serían unas dos mil personas, estén bajo un marco de normalidad”, aclaró luego.

Los dirigentes de la Unión de Rosario vienen sosteniendo reuniones con autoridades municipales y provinciales para ajustar detalles en esta cuenta regresiva. “El estadio está bien, mejor que el año pasado, aunque hay que poner en condiciones algunas cosas.

Este es un tema que Rosario tendrá que revisar pensando en futuros eventos internacionales, y esto no atañe solamente a Central, sino también a Newell’s y al resto. Los estadios de esta ciudad necesitan una refacción total”, aconsejó José desde su experiencia.

A la hora de enumerar los aspectos en los que hay que trabajar en los estadios, Costante apuntó que “faltan asientos para cada uno de los espectadores, mayor control de las entradas, baños de mujeres en buenas condiciones, pintura y refacción de los vestuarios”. Y resumió diciendo que “hay que convertirlos en estadios más modernos”.

Una cuestión muy brava

Hace exactamente un año, todos salían conformes del primer choque entre Pumas y Wallabies en Rosario, a pesar del clima que no acompañó. Sin embargo, cuando se apagaron las luces de la euforia se hicieron visibles algunos problemas graves que vomita el fútbol, como es el accionar de las barras bravas para quedarse con varios negocios derivados del espectáculo. El presidente de la Unión local se metió solito en el tema: “Se va a implementar un triple anillo de control de entradas, porque tenemos que evitar el ingreso de gente como sucedió el año pasado. Nadie tiene que aceptar que eso suceda”, sentenció. 

La barra brava de Central no hizo esfuerzo por ocultar su control sobre los estacionamientos en las adyacencias del Gigante, su influencia sobre los denominados “trapitos” y su participación en la perversa reventa de entradas. “Con respecto a los estacionamientos, yo propuse que se utilice lo que se denomina el patio de sponsors. En lugar de estar en la esquina, que se arme en el Parque Alem”, indicó JoséLa certeza es que, al hacerse el espectáculo en un estadio de fútbol, la organización del rugby choca con problemas que son propios del fútbol, como por ejemplo la impunidad de los barras para manejarse en los pasillos del club y sus alrededores. “Es un tema que tiene que manejar Rosario Central y el Estado, en el marco de seguridad que hay que brindarles a los espectadores que pagaron su entrada y concurren a ver un espectáculo. Hay que prestarle mucha atención a eso”, avisó Costante.

Sede en peligro

En los pasillos de la UAR comentan que Rosario podría perder la sede del Rugby Championship el año que viene. “Vamos a ser claros porque este tema es muy importante”, subrayó el veterano dirigente de rugby dejando por un instante de lado su gesto amable, evidenciando que el tema está vigente y le preocupa. “Estos espectáculos los organiza la SANZAR, que integran las uniones de Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica, que invitaron a participar a la Unión Argentina a través de la gestión de representantes como Agustín Pichot. Ahora bien, las sedes de los partidos que Los Pumas juegan de local, las elige la Unión Argentina de Rugby. La SANZAR pone un requisito sine qua non, y es que los estadios tengan una capacidad mínima de 40 mil espectadores. Si no, no se puede jugar”, explicó Costante para luego desarrollar su argumento al respecto.

“La sede de Rosario se elige por la historia que tiene nuestra Unión y por el prestigio que adquirió la ciudad a través de la organización de este tipo de eventos, como por ejemplo el mundial de juveniles del año 2010, que salió muy bien”, explicó José. Y después se metió de lleno en la cuestión operativa: “Como yo les digo a los dirigentes de la UAR, esta es una ciudad que tiene estadios privados; en cambio La Plata, Mendoza y Córdoba tienen estadios que pertenecen al estado de las respectivas provincias, y eso es una ventaja. Yo voy a defender la plaza de Rosario y pienso que se va a volver a jugar acá, aunque creo que Córdoba, con las refacciones que le han hecho al estadio mundialista para la última Copa América, es un competidor a tener en cuenta”, destacó.

Cuando el presidente de la URR se refiere a “estadios que pertenecen a los estados de las provincias”, como pasa en las actuales sedes de La Plata y Mendoza, se advierte que la política nacional puede filtrarse en la elección de las futuras ciudades anfitrionas.

“Yo propuse que las sedes sean Capital Federal, Rosario y Córdoba. No La Plata, porque tienen un estadio fabuloso pero emplazado en un barrio peligroso y es muy engorroso trasladarse hasta esa ciudad”, confió José.

Pero el semblante de Pepe se endurece aun más cuando escucha que Rosario podría perder la plaza a manos de Santa Fe, en la remozada cancha de Colón: “Eso es política interna de los dirigentes de la Unión, y de eso no voy a hablar”, clausuró.

Salida y proyección

José tiene decidido dejar la presidencia de la URR a fin de año. “En principio no me postulo en ninguna lista”, anticipó. En la Unión se advierte preocupación por su salida, primero porque es un hombre querido y respetado y segundo porque no está claro el futuro dirigencial. “A mí me quieren porque soy un tipo del juego, me gusta que el rugby de Rosario esté unido, como cuando yo jugaba en Plaza y éramos íntimos amigos de los chicos de Duendes. Ahora eso no sucede. Acá no hay diferencias entre un club poderoso como el Jockey, un club con gloria deportiva como Duendes y otro con gran tradición como Gimnasia y Esgrima, por dar algunos ejemplos. También quiero que Caranchos suba, que Old Resian suba, Provincial, Logaritmo. Quiero que crezcan todos. Ahí creo que está el éxito de estos años, porque la Unión no luce si los clubes no están bien”, indicó.

“Yo sé cómo viene la mano y sé cuál es el límite. Pero me preparo para seguir, si tuviera que ir a la Unión Argentina, voy. Nosotros nos enfrentamos a Buenos Aires dirigencialmente.Ahora empieza a terciar la política, viene Agustín (Pichot) que está haciendo negocios, pero a mí no me van a ganar fácil porque yo también tengo chapa. Pichot la tiene ahora, como antes la tuvo Hugo Porta, Pochola Silva; todos son prestigiosos. Hay cosas que no pueden ser y me molestan mucho”, siguió José.

El discurso de Costante fue levantando temperatura a medida que se iba metiendo en temas calientes del rugby nacional: “Si se elige a un CEO, como tienen la Rugby Unión o como pasa en Francia, más que managers son directores ejecutivos que son empleados y dependen del político que esté a cargo de la presidencia, de la secretaría o de la tesorería.

No puede ser que desaparezcan 3 millones de pesos y no se sabe dónde están (en referencia al fraude que estalló en la UAR hace un tiempo y que está en la Justicia)”, disparó. Pepe Costante termina la nota de manera generosa y optimista: “El futuro dirigencial de la Unión lo veo bien, va a crecer. Acá hay una realidad; cuando vos sos dirigente de la Unión, no tenés que pensar en tu club. Si no, te volvés elitista. Antes, el descarte de los clubes llegaban a ser miembros de la Unión, eso pasaba mucho en la época mía. No puede ser así, a la Unión hay que mandar a las mejores cabezas”, concluyó.

A caballo del proyecto

Antes de irse de su cargo, a José Costante le gustaría cerrar el emprendimiento que la URR tiene en el hipódromo del Parque de la Independencia. El proyecto contempla instalar allí la sede de la Unión, el museo de rugby, un centro de alto rendimiento físico y disponer del óvalo central para construir canchas de rugby. “Incluso estamos pensando en algo que sea multideportivo. La IRB y la Unión Argentina nos ayudarían a hacer la cancha de césped sintético para tener un uso intensivo de la misma. Le queremos dar vida a todo ese predio del hipódromo”, contó el dirigente. La idea es hacer un convenio con el Instituto Superior de Educación Física y con la gente del turf. “Mi idea posterior es crear una academia para los jugadores de Rosario que no entren en los pladares, que puedan entrenar allí con nutricionistas, profesores de inglés y todos los servicios que brindan las grandes uniones del mundo”, agregó el presidente.

Fuente: Fuente: Cruz del Sur -Rugby Fun – AREDA

26 setiembre 2013.

http://www.aredaclubes.org.ar/nota-rugbych.htm