FUTBOL: Nadie votó a Menem, nadie votó a Grondona… Todo pasa

Imprimir

 

20160726grondona3

Resulta que Julio Humberto Grondona ejerció una dictadura entre 1979 y 2014, que permaneció al frente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por imperio de designios divinos, no por los votos de buena parte de los mismos actores -o vecinos, amigos, allegados- que hoy se golpean el pecho despotricando por “la herencia recibida”. El culto a la hipocresía de la pelota no desentona, de cualquier modo, con la del ejemplo emanado desde la entidad madre internacional, la FIFA, de la que aún se ignora hasta dónde caló la corrupción.

 

Dirigentes mediocres, oportunistas, de refinados gustos, salvo un puñadito de excepciones, disfrutaron de las mieles del fútbol durante añares, a la par que desde diferentes gobierno nacionales de turno acompañaban bajo el paraguas del “siga, siga”.

 

La Argentina global es una caja de sorpresas. Tanto que cada vez que se produce un hecho rimbombante, no pocos piensan que más que eso sería imposible y al rato nomás, alguien canta “quiero retruco” y dobla la apuesta. Al fútbol, por tanto, hay quienes creen que se lo debe envolver con el mismo papel.

 

Don Julio, como se lo conocía y se lo llamaba desde los cuatro puntos cardinales de la dirigencia futbolera nacional, en tono de respeto, básicamente, dejó una huella tan profunda en la AFA, como inentendible para aquel observador que se esmera desde la distancia a procurar desentrañar por qué el descalabro reinante en una de las potencias que tiene el balompié mundano.

 

¿Cómo se llegó a la instancia de que se tenga que encarar esta nueva etapa empezando por determinar con qué fondos se pagará la cuenta de la luz? Tal cual lo expresó el titular del comité regularizador, Armando Pérez.

 

¿Cómo se logra pasar al olvido así nomás el empate 38 a 38 en la frustrada elección presidencial de la AFA de diciembre pasado? Había 75 asambleístas, pero resulta que a la hora del conteo de votos el ex presidente Luis Segura y el vicepresidente de San Lorenzo y estrella de la TV argentina, Marcelo Tinelli, cosecharon la misma cantidad de papelitos.

 

¿Qué sucedió un día que ya estaba lista la denominada Superliga y de pronto quedó bajo un manto de neblina? Si hasta fue traído un especialista español para que contase las bondades de ese esquema organizativo en el mundo. Sólo le faltó almorzar con Mirtha Legrand al presidente de la Liga Profesional de Fútbol de España(LPF), Javier Tebas; por lo demás, derramó verba por doquier.

 

¿Quiénes vendían clandestinamente entradas especiales durante el Mundial de Brasil 2014? ¿Algunos de los actores que siguen siéndolo hoy?

 

Aplaudidores del Fútbol para Todos hoy se ubican en la primera línea de quienes sostienen que el Estado “no debe poner un peso en el fútbol” y hasta se chocan a los codazos para levantar la bandera de que “siempre el hincha pagó, en definitiva, porque veía el fútbol por el cable”.

 

A diferencia de otros escenarios de la sociedad, en el fútbol argentino no se observa una “grieta” que separe a unos de otros, más bien casi todos están de un mismo lado.

 

Sobran preguntas sin respuestas y también, sobran respuestas para otras preguntas, pero en este caso, incómodo, prevalece el “yo… Argentino”, o el “yo no fui”.

 

La fragilidad de la memoria sustentada muchísimas veces por la conveniencia, seguramente volverá a hacer las suyas a partir de que se oficialice el DT nacional que sucederá a Gerardo Martino, o cuando convenzan a Lionel Messi para que dé marcha atrás con su renuncia al equipo, o cuando… Sobrarán las ocasiones.

 

Es el fútbol que nos toca ¿Qué hubiera sucedido si el seleccionado nacional hubiese ganado la Copa América en Estados Unidos? Sabe Dios ¿no? Todo pasa, decía Don Julio.

 

Fuente: Block

 

23 julio de 2016

 

https://delgadomoralesblog.wordpress.com/2016/07/23/nadie-voto-a-menem-nadie-voto-a-grondona-todo-pasa/