Entre Ríos: Padre Pepe Di Paola - En la Argentina, en 40 años no se hizo nada sobre el narcotráfico

Imprimir

 

20161017Radio

El famoso cura villero, Padre “Pepe”, vino a hablar de drogas, consumo y narcotráfico y de qué modo ese cóctel se mezcla en las barriadas más pobres de cualquier lugar del país. Pero antes se ocupó de recordar al cura Juan Viroche y pedir una oración, de la siguiente forma: “Este luchador tucumano, murió por la mafia, y sirviendo a los más pobres, con un compromiso de cada día” –dijo el padre Di Paola. “No nos interesa la autopsia, porque la mafia te puede pegar un tiro o te puede llevar a la muerte de otras formas”.


Organizado por Generación Francisco (GF) y el Club Universitario de Paraná el pasado 8 de octubre en la sede de esta institución de la ciudad, disertaron el Padre José María "Pepe" Di Paola y el dirigente del Movimiento Social del Deporte (MSD), Víctor F. Lupo, sobre el temaAl Encuentro del Hermano Dolido”, ante una gran concurrencia de público, entre los que se encontraban el Secretario de Deportes de la provincia y el Director de la Ciudad, directoras de escuelas, dirigentes de varios clubes, vecinos, gran cantidad de jóvenes e integrantes de GF.

El Padre Pepe empezó con su disertación sobre el trabajo que la Iglesia lleva adelante en la asistencia y contención de adictos.

 

20161017IMG-20161009-WA013


"En Argentina, al problema de la drogadicción y el narcotráfico lo mirábamos por televisión, pensando que nunca iba a llegar. Pero llegó y nos invadió. Hay 40 años en los que el narcotráfico se fue instalando en la Argentina. Esto es una realidad no solamente de los grandes centros urbanos, sino también en los pequeños pueblos”, dijo.
Desde las parroquias, aseguró, “tenemos dos ejes, uno es la recuperación, y otro es la prevención”. De esta última les hablara Lupo.

Después, hizo un diagnóstico lacerante. “Hay lugares donde hemos llegado tarde en esta invasión de la droga. Estamos con retraso en los grandes centros urbanos. Pero el interior tiene posibilidades de organizarse, para poder darle una respuesta a los chicos y jóvenes en prevención y recuperación”, apuntó.
Entonces, fustigó a quienes proclaman la legalización de la droga. Y dio sus razones. “Algunos dicen que la guerra contra las drogas está perdida. Primero, el termino guerra no me gusta”, aseveró, y luego apuntó: “Pero hay que decir que en la Argentina, en 40 años no se hizo nada, entonces no se puede hablar de guerra. Las provincias no tienen lugares donde recuperar chicos”.
“Cuando nos quieren vender ese verso de que ya se hizo todo, ahora no queda más que legalizar. Nosotros no entramos en esa. Como curas de las villas, decimos que primero hay que trabajar en serio, donde los chicos puedan crecer sanamente, y aquellos que cayeron en la adicción, tener la posibilidad cierta de recuperación, que hasta ahora el país no ha brindado”, alertó el padre “Pepe”.
En ese orden de ideas, aseveró: “Se habla del respeto a la libertad. Muchos dicen que hay que liberar, que cada uno tiene que ser responsable. Pero claro, después le van a caer al chico cuando, después de consumir, vaya a robar y lo agarre la policía. Entonces, el Estado, en vez de atenderlo cuando hacía falta, se va a preocupar en qué penal ubicarlo a ese chico”.
Fue más allá en ese plante y fustigó: “Cuando se habla, livianamente de la legalización, se piensa en un chico de clase acomodada, que se fuma un porro en la Universidad. Pero el verdadero progresista es aquel que piensa con un pie en la Universidad y otro en el barrio, donde el consumo de porro lleva a consumo problemático, como es el consumo del paco, o la mezcla de pastillas con alcohol, que lleva la muerte, sea porque matan, sea porque son muertos en las balaceras”.

Lupo comenzó su charla recordando que “el Papa Francisco nos pide que la Cultura del Encuentro debe superar a la Cultura del Descarte que se instalo en nuestra sociedad. Y lo debe hacer con la Educación, el Deporte y el Arte”. Entonces es acá en donde entran a jugar las tres C (Colegio, Clubes y Capillas), que el Padre Pepe pide siempre para los barrios más humildes.

20161017--69142946 n

 "Nosotros tomamos las adicciones desde la prevención y la curación. Los clubes han estado históricamente encajados en un barrio y forman parte de la identidad cultural. Lo recalca el mismo papa Francisco, cuando se refiere a su San Lorenzo de Almagro. La espiritualidad lo puede, a eso apuntamos. A recuperar lo que se rompió. Esto está en contradicción con la cantidad de polideportivos, que se construyeron en los distintos lugares del país y solo sirvieron para qué funcionarios se sacarán fotos, pues estos no tiene identidad. Hay una gran cantidad de polideportivos abandonados, esa es la diferencia con el club que nació con identidad. En <el poli> no hay quien se haga cargo y esos son los lugares que quedan rápidamente en manos del narcotráfico. Porque no hay quien defienda ese lugar como su lugar de pertenencia" finalizó diciendo el historiador tucumano.

Como clausurar este emocionante encuentro se armo una verdadera asamblea popular donde las preguntas y las opiniones iban y volvían del numeroso público reunido con los experimentados disertantes.

Fuente: Generación Francisco

10 octubre 2016.