Otra carrera forjada con dóping sistemático

Imprimir

El alemán ganó 12 etapas del Tour de Francia entre 1995 y 2002.

Una vez más, la historia grandiosa de un ciclista se ve empañada y opacada completamente por el trasfondo que aqueja a ese deporte: el dóping. Pasó con Marcos Pantani, Floyd Landis, Alberto Contador y Lance Armstrong (ver “Antecedentes notables”). Y ahora sucede con el alemán Erik Zabel, quien confesó que se dopó de distintas maneras a lo largo de su carrera, si bien hasta ahora había reconocido que lo había hecho sólo una vez.

Zabel, de 43 años, tuvo una reconocida trayectoria, logrando más de 200 victorias y hasta llegó a ser considerado como uno de los mejores velocistas de la década del ‘90. Entre sus principales logros se destaca haber ganado 12 etapas del Tour de Francia entre 1995 y 2002 y haber sido vencedor de la clasificación por puntos de esa prueba.

“Nunca tuve un plan estructurado de dóping, sólo seguía consejos. Pero analizando todo lo que utilicé, realmente fue mucho: EPO (hormona glicoproteica que permite una mejor resistencia del deportista en actividades de ejercicio aeróbico), cortisona e incluso dóping sanguíneo”.

Zabel le contó al diario “Sddeutsche Zeitung” que decidió empezar a doparse en 1996 y argumentó cuáles fueron las causas por la cual decidió ocultarlo: “ Quería mantener mi vida de ensueño como ciclista profesional.

Amé tanto este deporte, los viajes, todo... Ese egoísmo fue sencillamente más fuerte”.

El alemán había reconocido en 2007 haber consumido EPO por única vez en el inicio del Tour de Francia de 1996 y que después no continuó haciéndolo porque su cuerpo “no lo aceptó bien”. Pero el informe de la comisión antidóping del Senado francés reveló que Zabel también había consumido esa sustancia en la competencia francesa de 1998. Dicho informe determinó que también otros ex corredores incurrieron en la misma infracción en ese Tour, como el italiano Mario Cipollini y el español Abraham Olano.

Zabel dejó en claro que el dóping sistemático fue obra suya. “Nunca nadie me forzó a tomar EPO”, sentenció, a la vez que también admitió: “Cuando sos un joven corredor, nunca reflexionás sobre la importancia de consumir esto, aunque siempre supe que estaba prohibido”. El ex ciclista sostuvo que después de haber realizado esta declaración, podrá lograr un objetivo que antes le costaba: “Espero poder mirarme al espejo nuevamente”.

Fuente: Clarín

28 julio de 2013

http://www.clarin.com/deportes/polideportivo/carrera-forjada-doping-sistematico_0_964703654.html

Foto: AFP