Tucumán

Imprimir

Lucas Victoriano anticipa su regreso con Independiente

Después de que Lucas Victoriano acordara su regreso al básquetbol, en nuestro país y defendiendo los colores de Independiente de Tucumán para el Torneo Federal, el emblemático base dialogó con Básquet Plus desde Madrid, España, donde habló de todo y dejó varios conceptos sobre su fichaje, cómo fue este tiempo alejado de la actividad, su meta de ser entrenador y el papel fundamental que implicó su familia para volver a la actividad.

“Estuve muy metido con el tema de ser entrenador, este año lo tomé más así, es más, sigo pensando así. Lo que pasa es que surgió este proyecto de Independiente para que el club crezca, tiene futuro y desafíos importantes como jugar el Torneo Federal, jugar el TNA y llegar a la Liga. Como que no quería jugar, pero después resultó que hace ocho años pasó lo de mi hermano, que falleció, mi vieja estaba pasando un momento algo triste, estaba viendo si podía ir para allá de vacaciones y a ver si quedaba, mi sobrino empezó a jugar básquet. Como que todo fue muy sentimental. Lo que pasa es que yo pensaba irme con la idea de ser entrenador, pero el entrenador ya estaba, y al final me dijeron que juegue un año para ver el ruido que vas a hacer y después veamos que hacemos”, comenzó detallando Victoriano.

La duda acerca de su estado físico es un tema a hablarse, pero el armador explicó que hasta hace poco tiempo tuvo posibilidades de desempeñarse en una serie de amistosos internacionales contra Angola y se dio cuenta que sigue en buena forma. “Estuve jugando contra Angola, que hizo unos amistosos contra Madrid por un tema de preparación. Pensaba que estaba reventado porque hace diez meses que no entreno y la verdad es que no lo hice mal, me fue bien, de hecho tuve una oferta de Angola y me siguen insistiendo para que vaya allí. Porque los tipos vuelan por la cancha pero yo los llevaba a mi ritmo, a mi juego, y les jugué muy bien, jugamos cinco partidos y ahora están insistiendo en que vaya para allá. Fue antes de que Venezuela venga para aquí, hemos hecho un combinado que tiene Madrid y la verdad es que hicimos partidos muy entretenidos. En uno lo perdimos por siete y después nos reíamos porque Venezuela perdió acá y bromeábamos con que nosotros estábamos preparados para jugar el Premundial. La verdad es que con estos partidos se me renovaron un poco las ganas, como diciendo que puedo seguir jugando. Pero también está la responsabilidad de hacerlo bien y no de ir ponerme la camiseta y jugar. Ahora deberé volver a empezar a pensar de nuevo como jugador porque es verdad que estaba pensando más como entrenador. Cambiando el chip y viendo que tal estoy como jugador, sobre todo por la responsabilidad, no hay que hacer papelones, si voy a jugar es porque quiero ganar y que el equipo ande bien”.

Además, el tucumano habló de su alejamiento del básquet, los motivos y lo que lo terminó impulsando a mantenerse en receso del deporte. “Estaba muy estresado con el básquet porque fue un momento difícil en el que de hecho estuve a punto de dejarlo, hice el amague y en Madrid avisé antes de que lo dejaba. Dejaba de jugar porque estaba peleado un poco con el sistema, por qué pasaban las cosas, por qué iba a seguir donde no quería y me sentía dueño de mi futuro. Económicamente el club no tuvo problemas pero la otra parte hizo que siga jugando básquet. Dejarlo no, pero el año pasado, que fue terrible por mis ganas de no jugar como jugador y ser entrenador, lo dije a mis amigos más cercanos, a los entrenadores que me marcaron, a mis compañeros para decirles ´no tengo ganas de jugar y lo voy a dejar´, salió como me iba a retirar y todas esas cosas. Pero no tuve la sensación de haber jugado el último partido, más allá de que cuando jugué en el CAI Zaragoza, cuando terminé la temporada la sensación la tenía, sabía que se había acabado, que se había acabado mi carrera en la ACB, que había dado lo que podía y que confiarán en mí iba a ser muy difícil. Al final pasó así. Y ahora la verdad es que el único miedo que tengo es que en esta temporada empiezo a pensar mucho más como entrenador que como jugador, ese es el único problema que tengo pero intentaré que no sea así. Nosotros prácticamente vivimos del básquet y todos los recuerdos que tenemos son del básquet, entrenar, de jugar, de discutir, de que te salga mal, que te salga bien, intentar hacer jugar a tu compañero. Te cambia decir de un día para otro que ya no jugás más, los primeros meses decís que dejaste hace poco, después estás al pedo, después te empiezan a doler las gambas. A mí por suerte se me dio lo de entrenador y cada vez que iba a ver un entrenamiento no tenía la ansiedad de entrenar, yo podía estar jugando o entrenando pero pensaba en cómo mejorar a ese equipo, qué es lo que falta o qué es lo que no hace, o qué es lo que hace, me gusta esta parte… Y les va a pasar a todos esto, preguntarse el qué hago después, y más allá de que tengas o no tengas dinero, solucionada o no tu vida, la costumbre es saber que todos los días hiciste lo mismo desde que tenés 19 años: doble turno, viajes, después la Selección, jugar, la pretemporada, cambiarte de país… o sea, es muy pero muy difícil decir ´dejo de jugar´. Yo creo que en el momento estuve deprimido, no fue a más porque quise cambiarlo, pero sí estaba deprimido porque estaba en casa, no tenía ganas de entrenar, digamos que fue un proceso corto. Justo llegó lo de la Selección, empecé a involucrarme con algunos equipos de aquí, dejé de tener cosas en la cabeza y dejar de pensar en lo que no tengo y la verdad es que me fue espectacular, me fue bien y se me pasó esa tendencia al ´¿qué hago?´, lo que venga venga y lo que quería era ser entrenador y seguir ligado a esto. A veces creo que la duda de Pepe debe ser más amplia que la mía porque es la del tipo directivo, le gusta más el manager, no quiere ser entrenador, y creo que esa faceta es mucho más alejada de la cancha, no estás en el entrenamiento. Yo por lo menos estaba en el entrenamiento, participaba, entrenaba con el equipo enseñándole con ejemplos, así que es más cercano a lo que hacía”.

Por último detalló cómo afronta esta nueva chance, rejuvenecida, de volver a la actividad con Independiente, aclarando que no le hace mella jugar en el tercer escalón de nuestro básquet nacional y que lo único que pretende es divertirse. “Lo de Tucumán se cerró porque este año tengo contacto con algunos entrenadores, pero los mercados se cierran, la parte económica está muy difícil, mucha gente apuesta por lo más cercano. Creo que tomaron fuerza y dijeron ´vamos a tratar de ficharlo´. Y después porque quiero terminar de hacer el curso en Argentina, saber que voy a estar en casa, la parte de los afectos va a estar cubierta, solo me falta jugar, divertirme de nuevo. No me molesta jugar el Torneo Federal, ni el TNA, yo acá he jugado la LEB, la EBA, la ACB, jugué en la segunda de Italia, jugué en la primera de Italia, así que no me molesta que digan ´mirá este donde terminó´, al final lo que pretendo es divertirme. Va a ser más difícil porque a menor nivel más difícil de jugar es, pero vamos a pasarla bien, sobre todo que el cumpla lo que tiene ganas, que es ascender, crecer y volver algún día a jugar la Liga Nacional. Todavía no sé cuando iré pero tengo que empezar a prepararme como sea, tengo que ir lo antes posible, tengo que cerrar algunas cosas aquí porque voy a ir a jugar una temporada entera. Tenía pensado ir a ver a mi familia a mediados de septiembre pero ahora deberé cambiar de planes”.

Fabián García-Basquetplus

Fuente: Solamente Básquet

12 de agosto de 2013

http://www.solamentebasquet.com/tfb-independiente-acordo-con-lucas-victoriano/