Carta de Lectores
 
SAN JUAN: Celuloide, pasión de multitudes

PDFImprimirE-mail

 

 

roxy25641

 

El fixture de este Sudamericano es muy singular: hay partidos todo el tiempo desde las 11 de la mañana hasta las 10 y media de la noche; son unos 18 por día, lo que da un total de 108 en toda la semana, sin contar las actividades especiales, que son más de 30. Ni en los mundiales pasan tantas cosas. Los encuentros tienen duraciones variadas: 83m, 105m, minipartidos cortitos de 6m, de 12m, de 19m. Casi no se encuentra nada que dure 90 minutos clavados. Y hay para todos los gustos. ¿Querés ver jugar a los venezolanos? Se puede. ¿Querés ver qué pasa con los ecuatorianos? Ningún problema. ¿Querés ver las combinaciones de que son capaces uruguayos y colombianos? Podés. Es tanto lo que hay para ver que tenés que hacer milagros para encontrar un huequito que te permita visitar la casa natal de Sarmiento. Y ni hablar del autódromo El Zonda, alguna cava o el Valle de la Luna, que está como a 300 kilómetros. No hay lugar para los débiles (que no aguanten el maratón de celuloide), dirían los hermanos Joel y Ethan Coen.

La ceremonia inaugural fue el sábado a la noche en una sala del Centro Cívico con capacidad para 300 personas. Más que lleno total. En realidad estaba previsto que la inauguración se hiciera en un teatro al aire libre, la Plaza Seca, con el doble de capacidad, pero el viento y el frío (cinco grados a la noche) obligaron al cambio del escenario. Y lo que se iba a hacer, digamos, en el Monumental, se hizo en el Luna Park. Mejor. El público que cubrió las butacas, las escalinatas y hasta el último rinconcito, le dio calor a la fiesta. Abrió Ernestina Pais, le dio el hilo conductor a Federico Luppi, bajó línea Paula de Luque, la directora técnica; emocionó con los recuerdos de los primeros festivales Liliana Mazure, la directora del Incaa; y entraron a la cancha los artistas: un ballet recreó el Himno Nacional, hubo música, poesía y hasta un momento del fútbol propiamente dicho cuando Nico, el hijo de Favio, cantó aquello de “con cinco medias hicimos la pelota, pero en la misma siesta perdimos por un gol”. El homenaje al gran Leonardo Favio se enriqueció con un cañonazo al corazón de la gente: la proyección de un corto que había filmado un joven Pablo Trapero, colado en la filmación de una de las escenas más significativas de Gatica. Un cortito conmovedor por las paredes que tiraron en un puñado de minutos Favio, Trapero, Gatica y Edgardo Nieva. La fiesta terminó a toda orquesta: la Camerata San Juan, el Coro de la UNSJ, los músicos Pilin Massei, Pocho Leyes y Luis María Serra, interpretando un fragmento de Sinfonía de un sentimiento. Maravilloso.

El sábado a la mañana empezó a rodar la cosa. En el complejo Cinemacentener hay cuatro salas destinadas al festival. Tres tienen cerca de 150 butacas y la más grande, 267. En esta última proyectaron el documental Tiempo extra (nada que ver con el tiempo agregado al reglamentario del que se habla en Fútbol para Todos). Se trata de una mirada profunda sobre el diario más amarillo y de mayor venta en el Ecuador: Extra. La realización transita caminos conocidos para periodistas pero, aun así, sorprende y deslumbra. Una de las máximas del periódico –cuyos responsables aceptan el mote de sensacionalista, pero dicen que nunca miente y no responde a intereses del poder económico– es ésta: “Si tu madre te dice que te quiere, busca dos fuentes más para corroborarlo”.

Menos sangre corre por la tarde. A la hora en que San Martín jugaba con Sarmiento de Junín, el cronista deportivo ya captado por el festival disfrutaba de tres excelentes piezas breves: Alberto’s y La ahora señalada (ambos venezolanos) y La piedra del rayo, un corto de animación argentino dirigido por Aldana Loiseau (la hija e Caloi) y Soledad Fernández. El raíd siguió con la emotiva Venimos de muy lejos, la historia del grupo Catalinas Sur y terminó a la noche con Wakolda, de Lucía Puenzo, que se estrenará el próximo jueves en Buenos Aires.

Uno se pregunta cómo hacen los críticos de cine para sobrellevar semejantes palizas, aunque recuerda el día de un cierre apurado en el que vio un partido por televisión y escuchó dos por radio, con un auricular en cada oído. Como el sábado a la noche, terminó al borde del desmayo. Ayer fue más descansado. El cronista se apura para mandar estas líneas porque dentro de un rato empieza el mejor partido del día: la exhibición de La propia mirada, historias narradas por vecinos y presentadas por Cristina Kirchner. Otra forma de construir –como bien resumió Paula de Luque en el discurso de apertura– memoria, identidad y futuro.

 
Fuente: Página 12 - Por Juan José Panno
Lunes 16 de Setiembre 2013.
 
 
 
 
 
 
Realzar el valor de la cooperación por encima de la competencia.

PDFImprimirE-mail

 

Messi y Buffon lanzan la nueva red de escuelas promovida por el Papa Francisco

 

Scholas Ocurrentes es una red internacional de Centros Educativos que se ha puesto en marcha con el impulso del Papa Franciscopara fomentar en las escuelas una cultura que facilite el encuentro entre las personas dediferentes culturas, la protección del Medio Ambiente y para realzar el valor de la cooperación por encima de la competencia.Lionel Messiconfía en poder extender a través del fútbol esos valores. 

image1971801

LIONEL MESSI

Capitán Selección de fútbol Argentina

“El fútbol me llevó a muchísimos lados, no solo con la selección Argentina, también con el Barcelona. El fútbol es muy grande y creo que como decíamos antes llega a todo el mundo y es bueno que nosotros demos ejemplo dentro de la cancha porque creo que el fútbol llega a todas partes y puede ser muy bueno”.


Este proyecto que ha puesto en marcha la Pontificia Academia de las Ciencias se inspira en otras iniciativas parecidas que el Papa Francisco había impulsado en Buenos Aires. Los capitanes de las selecciones argentina e italiana inscribieron a los primeros centros educativos.


PROF. JOSÉ MARÍA DEL CORRAL

Coordinador Scholas Ocurrentes

“Ellos son referentes para los jóvenes, como docente, como maestro, represento a muchos educadores que se sienten solos en Argentina, en Italia y en el mundo. Sabiendo que los que les toca llevar es no solo cada vez más difícil sino por momentos imposible. Y sin embargo no podemos tirar la pelota fuera porque en este partido son los jóvenes los que están jugando, por eso, por ellos y en nombre de ellos vamos a seguir jugando el partido”.


La cercanía del Papa Francisco ha animado a los futbolistas a ofrecer su apoyo para lanzar esta nueva plataforma en la que los organizadores esperan integrar a miles de escuelas de todo el mundo.

GIANLUIGI BUFFON

Capitán Selección Italiana

“Creo que es una jornada especial porque tenemos la suerte de tener un Papa especial, creo que finalmente se pueden traducir en hechos concretos las muchas palabras, los propósitos que tantas veces nos proponemos y que después nunca realizamos. Creo que con un Papa así, que nos indica el camino a seguir, que nos llega al corazón, que sacude nuestra alma puede ser más fácil ser mejores y hacer cosas mejores”.


A esta nueva red sin animo de lucro, pueden sumarse todo tipo de centros educativos que quieran compartir el ideario. La inscripción se puede hacer en la pagina web de la red (www.scholasoccurrentes.org) y los asociados recibirán material para implantar programas educativos y sociales en las aulas y podrán ofrecer al resto de asociados sus propias experiencias.

Fuente: ROME REPORTS

13 AGOSTO 2013

Romereports.com;

http://www.romereports.com/palio/messi-y-buffon-lanzan-la-nueva-red-de-escuelas-promovida-por-el-papa-francisco-spanish-10804.html#.UiXdp9IpPSm

www.scholasoccurrentes.org

 

 

 

 

 
 
CENTROS DE EDUCACIÓN FÍSICA

PDFImprimirE-mail

 

CEF

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 
 
ROSARIO - El Recuerdo de un grande

PDFImprimirE-mail

Atletismo: El salto aún no se detiene.

Luis Brunetto, hijo del ex atleta rosarino del mismo nombre, habló de la medalla de plata que ganó su padre, en salto triple, en los Juegos Olímpicos de París 1924.

Por Rodolfo Parody

"A mi viejo le hubiera causado una gran emoción saber que hay un torneo con su nombre". Lo aseguró Luis Brunetto, hijo del ex atleta rosarino del mismo nombre, ganador de la medalla plateada de salto triple en los Juegos Olímpicos de París 1924. Llegado desde Buenos Aires para presenciar la competencia en honor a su progenitor, habló con Ovación sobre la trayectoria de una de las grandes leyendas del atletismo nacional y del momento cumbre de su carrera, cuando se convirtió en el primer deportista argentino que conquistó un podio olímpico en una prueba individual.

"A medida que pasan los años es fácil olvidar. Pero a partir de este torneo, el nombre de mi padre sigue vigente", manifestó Brunetto sobre la competencia anual que se desarrolló el fin de semana en el estadio municipal Jorge Newbery.

Para empezar, mencionó un hecho que acercó a su padre al atletismo. "Había un cerco medianero que tenía algo más de un metro. Mi viejo lo saltó y alguien le sugirió que se dedique al salto. Así empezó", contó. "El atletismo era su vida. Consideraba el deporte como algo vital y por esa razón, una vez que dejó de saltar siguió participando, siendo juez durante muchos años", agregó.

"En el club Provincial no hubo deporte que no practicara. Jugó al fútbol y parece que pateaba bien, aunque no tenía calidad. También estuvo con mi tío Oreste en el equipo de básquet del club que ganó el torneo de la Rosarina. Fueron campeones dos años seguidos. Otra disciplina que hizo fue la pelota paleta", continuó.

Mientras proseguía el torneo sobre la pista de solado sintético denominada Luis Brunetto desde 2003, su hijo recordó lo sucedido en los Juegos Olímpicos de París 1924. Su padre fue como integrante de la primera delegación argentina en una Olimpíada. Con una marca de 15,425 metros, quedó en la segunda posición detrás del australiano Anthony Winter, con 15,525. La familia del atleta aún conserva la medalla de plata y el diploma olímpico, "firmado por el mismo baron de Coubertin", presidente entonces del Comité Olímpico Internacional.

En esa prueba hubo un suceso que entonces causó polémica. En el último intento, Brunetto dio un gran salto que supuestamente lo convertía en el ganador. Pero el mismo fue declarado nulo.

"Esa es la famosa historia de que le robaron el primer puesto. Mi viejo nunca le dio importancia y reconoció a Winter como un justo ganador. Siempre nos decía: «Imagínense cuántos practican salto triple en el mundo, y yo fui nada menos que segundo. Estoy feliz por eso»", contó Brunetto hijo.

Ni los triunfos ni la distancia hicieron olvidar al ex atleta olímpico del club de toda la vida. "Una vez que se retiró, mi papá fue director del Correo. Por el trabajo, primero vivió en Mercedes, donde nací yo, y después en Temperley. Para él, Provincial era «el club». Cuando veníamos a Rosario de visita a la casa de mi abuela paterna, mi viejo desayunaba, se iba al club y no volvía hasta la noche", recordó.

El salto con el que ganó la medalla de plata fue récord argentino hasta 1975. No conoció a su sucesor (Emilio Mazzeo). Falleció en 1968. "Todo el tiempo se preguntaba cómo nadie lo podía superar. Era algo que no le gustaba. Nunca le interesó mantener ese récord", dijo su hijo. Toda una descripción de la sencillez de uno de los grandes atletas de la historia.

Un innovador al que le copiaron el estilo

Luis Brunetto sostuvo que su padre fue un innovador en el salto triple. Aseguró que el brasileño Adhemar Ferreira da Silva, quien quebró el récord sudamericano que tenía el rosarino desde hacía 25 años, con la marca de los Juegos Olímpicos, "copió el estilo" del otrora atleta del club Provincial.

"Adhemar Ferreira fue uno de los que cambió el estilo del salto y copió el de mi padre, quien consideraba al segundo salto como el más importante. Todo el mundo despreciaba ese salto. Mi padre no y lo hacía muy largo", dijo.

"Cuando en una ocasión a mi viejo le hicieron un homenaje en el club Provincial por ese salto de los Juegos Olímpicos, Adhemar Ferreira le mandó un telegrama. Lo apreciaba muchísimo", aseguró.

"A mi padre se lo recuerda por esa medalla. Pocos lo hacen porque fue cinco veces campeón sudamericano de salto triple (1924, 1926, 1927, 1929 y 1931). El único que le ganó en todos esos años fue Winter en París", agregó.

Luego refrescó un dato que le da mayor relevancia a la hazaña del ex atleta nacido en Rosario en 1901. "En el atletismo argentino sólo se lograron cinco medallas olímpicas: la de mi papá, Juan Carlos Zabala (oro en el maratón de Los Ángeles 1932), Delfo Cabrera (oro en el maratón de Londres 1948), Noemí Simonetto (plata en salto en largo en Londres 1948) y Reinaldo Gorno (plata en el maratón de Helsinki 1952).

Fuente: La Capital

Martes 20 de agosto de 2013

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2013/8/edicion_1744/contenidos/noticia_5250.html

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2013/8/edicion_1744/contenidos/noticia_5253.html

 
 

Página 19 de 20

Banner