Carta de Lectores
Bombardeo a la Plaza de Mayo: Contado por un protagonista: el esgrimista olímpico FULVIO GALIMI en su libro de reciente aparición.

PDFImprimirE-mail

 

 

“El 16 de junio de 1955 un grupo de militares opuestos al gobierno del presidente Juan Domingo Perón bombardearon el centro de la ciudad de Buenos Aires, haciendo foco en la Plaza de Mayo, causando la muerte de más de 300 personas”.

 

EL HORROR

Bombardeo

"Perdónalos Señor no saben lo que hacen"

Evangelio según San Lucas

La primera bomba de 100 kilos cayó en la plaza de Mayo y causó las primeras víctimas. La segunda, en el blanco elegido: el palacio de gobierno. La tercera, en un trolebús que pasaba por detrás de la Casa Rosada, matando por el impacto a todos sus pasajeros: hombres, mujeres y niños que iban a clase. Así, entre polvo, sangre y gritos, comenzó la más insólita y cruel tragedia de nuestra historia.

La inconfundible voz del amigo Spinetto, secretario de la Presidencia del Banco de la Provincia de Buenos Aires, me había despertado a primera hora de ese 16 de Junio de 1955, recordándome que a las 11 horas se realizaba un desagravio al general San Martín en el hall principal del Banco, y que el Presidente Vivas le había recordado llamar también a los martilleros. Vivas era un excelente y cuidadoso presidente de Banco, que nos trataba con mucha deferencia a los once que componíamos el grupo, a tal punto que nos recibía frecuentemente para informarse sobre nuestro trabajo.

bombas55-2

Como Félix (mi hermano) se encontraba en Trenque Lauquen, visitando un campo a subastar, enfilé el Chevrolet 50 que compartíamos rumbo a Plaza de Mayo. Todo presentaba un aspecto normal, en ese día nublado de junio, con gente entrando y saliendo del Banco Nación y de la Intendencia; otros cruzaban la Plaza, donde había chicos jugando y ancianos ajenos a todo, dando de comer a las palomas.

Me llamó la atención el estacionamiento de la Casa Rosada por el lado de Balcarce, lleno de autos, muchos con la chapa blanca que distinguía a los funcionarios. Los cuidadores, que nos conocían y nos permitían estacionar allí, se apresuraron a hacerme señas para que siguiera: no había lugar. Doblé entonces por San Martín y me detuve frente a la puerta del Banco.

Al entrar parecía que la preocupación flotara en el aire. Spinetto alcanzó a decirme:

–Algo va a pasar. El ambiente está muy pesado. Vivas habló varias veces con el ministro de Economía.

Dos días antes, la procesión de Corpus Christi había reunido una enorme multitud: más de cien mil personas; hasta los comunistas desfilaron frente a la Catedral, pero no se hicieron la señal de la cruz y tampoco alzaron el puño, por aquello de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

La Argentina es un país religioso. Siempre lo ha sido, y la movida contra la Iglesia era muy difícil de entender, y más, de digerir. ¿Sería por la probable formación de un partido Demócrata Cristiano con apoyo de la Iglesia? ¿O la necesidad de un antagonista importante para cohesionar las filas del movimiento? Lo cierto es que el conflicto, una vez lanzado, rodó como una bola de nieve que se agranda y se vuelve imparable.

En la reunión por el desagravio había caras serias y conciliábulos. Se notaba un clima pesado. El acto fue inusitadamente breve, así que, después de saludar a Vivas y abrazarme con Spinetto, salí con uno de mis colegas, el martillero Pafundo.

Hacía unos minutos que conversábamos en la puerta del banco, sobre los hechos que se sucedían rápidamente en el país y de nuestro próximo trabajo, cuando se escuchó la primera explosión. Pensé que era una bomba, pero nunca que se trataba de un bombardero por aire. Casi sin tiempo para reaccionar, sonó la segunda. Estupefactos, vimos a los primeros civiles que venían corriendo por San Martín. Hubo una tercera explosión y luego todo fue confusión, gritos, y gente que huía despavorida.

–¡Vamos a ver! –dijo Pafundo.

–¡Vamos! –contesté yo.

Llegamos sólo hasta la esquina de San Martín y la plaza, donde me encontré con Héctor López, un compañero de esgrima que representaba al Círculo de Esgrima Galimi. Demudado, cubierto de polvo, presa del shock, me abrazó mientras gritaba:

Fulvio con Julio Ricardo

–¡Salgamos de aquí! ¡Nos van a matar a todos! Están ametrallando…

Oímos otras explosiones sucesivas, mientras la gente nos llevaba por delante, presa del pánico. Nos fuimos corriendo.

Pafundo fue a buscar su coche. Mientras Héctor subía al auto, una mujer con una nena de pocos años lo abrazó gritando

–¡Sáqueme de aquí! ¡Sáqueme!

–¡Subila, subila! –grité. Las sentó atrás.

Todo se desarrollaba con una confusión de gritos y llanto. Arranqué mientras Héctor gritaba a voz en  cuello:

–¡Hijos de puta! ¡Hijos de puta!

La nena, ajena a lo que estaba ocurriendo, preguntaba a su mamá:

–¿Por qué nos quieren matar?

Al pasarnos, algunos pateaban el auto, descargando como podían su rabia reaccionaria.

Dejé a la mujer y la niña en su domicilio, en Bartolomé Mitre y Callao.

Se seguían oyendo explosiones porque bombardeaban el Departamento Central de Policía, que quedaba cerca.

Nos fuimos a mi casa. Al llegar, tomamos un whisky para reconfortarnos, mientras Héctor me contaba que había visto a una mujer sentada en el piso, mirándose la pierna que le habían volado, y que eso lo había “enloquecido”. La foto de esa señora en ese instante, que apareció en el libro La Masacre de Plaza de Mayo, de Echagüe, era impresionante porque tenía los ojos clavados en sus extremidades, demudada, sin gritar ni hacer gestos.

Los días siguientes fueron de expectativa y confusión. El gobierno tapó lo más posible lo sucedido: quiso ocultar lo inocultable. Adoptó una posición conciliadora.

Los aviones que habían bombardeado y ametrallado la plaza fugaron a Uruguay. Uno de ellos regresó desde el río y descargó los dos tanques de nafta sobre un grupo tardío de peatones que enarbolaba palos. Al tocar suelo, los tanques explotaron. Estudiando las fotografías de los incidentes, Echagüe descubrió que todo ese grupo con garrotes había muerto calcinado. Era el debut de las bombas de napalm que se usaron en Vietnam.

Fue el incidente más triste, salvaje y cruel en la historia del país. Aunque no era la primera vez que dirigentes políticos que instigaban al uso de la violencia extrema para demostrar hasta dónde estaban dispuestos a llegar para controlar el gobierno.

Los años y los estudios realizados sobre este episodio demostraron que todos sabían las pocas posibilidades que había de matar a Perón con esa masacre. La acción llevaba más bien la idea de amedrentar al pueblo y mostrar hasta dónde eran capaces de llegar los rebeldes.

El ataque costó más de 300 muertos y 1.500 heridos. No hubo justicia para los que murieron esa mañana.

Con el transcurso del tiempo, los actores intelectuales se convirtieron en ministros o altos funcionarios. Los autores materiales no fueron sancionados. Todos disfrutaron una vida tranquila, aunque supongo que alguna noche los habrán visitado los fantasmas de los que mataron esa desgraciada mañana. No hubo justicia para ese crimen de lesa humanidad. La aviación argentina lavó esa mancha casi treinta años después, con su accionar en la guerra de Malvinas, donde fueron auténticos héroes. 

Fuente: Libro “A CAPA Y ESPADA. Historia de una pasión deportiva” de FULVIO Galimi

Página 149 - Editorial Fabro

Mayo 2014.

 

 

 

 
Cámara de Diputados - Distinguieron al "Atleta mas longevo del mundo"

PDFImprimirE-mail

 

Carrillo 2

El pasado lunes 12 de mayo en la Cámara de Diputados de la Nación se le realizó un homenaje al atleta José Lorenzo Escobar de 100 años recién cumplidos y que sigue disputando pruebas de atletismo.

La Diputada tucumana Maria del Carmen "Cuyi" Carrillofue quien propuso realizar el homenaje, por tratarse de un atleta de 100 años en actividad deportiva aún.

Oriundo de la ciudad de Monteros, Tucumán, al igual que la diputada Carrillo, Escobar se encontraba muy emocionado por el premio y por haber podido conocer el estadio de Boca Juniors, el día anterior, donde también fue recibido por las autoridades boquenses que lo distinguieron.

Carrillo

La distinción "Premio Néstor Carlos Kirchner" fué entregado por el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, quien tuvo palabras de elogios para el veterano deportista, a quien puso como ejemplo de vida. 

En el emocionante acto estuvieron presente también, el titular de la Sedronar, el cura Juan Carlos Molinas, el intendente de la ciudad de Monteros, Alberto Olea, diputados, deportistas, dirigentes del Movimiento Social del Deporte(MSD) y familiares de Don José Lorenzo, el "Atleta mas longevo del mundo" como lo llamaron en el Congreso.

Fuente: Elena Beatriz Cantero, atleta, creadora de la Carrera de la Mujer

16 mayo 2014.

Fotografías: Prensa diputada Carrillo

 

 

 

 
 
EDUARDO GALEANO: "El fútbol corre peligro de ser un negocio rentable como las drogas o armas"

PDFImprimirE-mail

 

El escritor uruguayo, Eduardo Galeano, de 73 años, concedió una entrevista al diario brasileño Estadao de Sao Paulo, en la que habló de Messi y Neymar, del fútbol actual, del "Maracanazo" y del próximo mundial.

Eduardo Galeano foto

 

 

"Ruego a Dios para que los jugadores no pierdan este placer de jugar al fútbol, porque en los últimos años han sido condicionados a sólo ganar, lo que se traduce en más dinero. En los últimos años, el fútbol ha perdido esa chispa de asombro que debe marcar en cada partido. Así que cuando surgen excepciones, como Messi yNeymar, son para mí milagros", casi ruega Eduardo Galeano.

 

De la pérdida de lo lúdico en el deporte, del negocio y la dictadura del fútbol, del próximo Mundial y hasta del "Maracanazo" habló el escritor uruguayo con el diario Estadao de Sao Paulo.

 

"Yo hace poco fui a Chile -cuenta Galeano-, mis amigos de allí, que son en su mayoría fanáticos de Colo Colo, tratan de iniciar un plan de recuperación del club. Según ellos, fue secuestrado por los empresarios, dirigentes y hasta por los ideólogos que promueven reglas del deporte. Por lo tanto, el fútbol está en peligro de convertirse en un negocio que es tan rentable, pronto igualar el comercio de drogas o armas".

 

El uruguayo, que por estos días aclaró que no será candidato a legislador por el espacio más radical del Frente Amplio de Constanza Moreira que competirá en las internas con el ex presidente Tabaré Vázquez, se refirió a la FIFA como una dictadura "invisible".

 

"Hay dictadores visibles e invisibles. La estructura de poder del fútbol en el mundo es monárquico. Es el reino secreto del mundo: nadie conoce los secretos de la FIFA, están bajo cerradura y llave. Los líderes viven en un castillo muy bien guardado. Y los que participan en el fútbol, ​​los jugadores, trabajando como monos del circo", dijo Galeano.

 

De este Mundial y aquel "Maracanazo"

 

-¿Qué expectativas tiene para la Copa del Mundo en Brasil?
-Espero a ver un hermoso Mundial. La gran virtud del fútbol es su capacidad de sorprender, provocar asombro, lo que permite el milagro, a sabiendas de que lo imposible puede suceder. Es una de las actividades humanas más impredecibles que existen. De ahí el éxito popular en todo el mundo.

 

-¿La derrota de la Copa de Brasil en el 50 es un ejemplo?
-Sí, Brasil es objetivamente el mejor equipo. Pero la capacidad de sorprender permitió a Uruguay salir campeón... Pero fue una decisión de los grandes capitanes, uruguayos y brasileños Zizinho y Obdulio Varela ¿Usted sabía que se convirtieron en grandes amigos después? Incluso mantuvieron una comunicación telepática (risas).

 

Galeano asegura en la nota que conversando con Varela, presenció conversaciones telepáticas que el capitán de la selección del 50' tuvo con Zizinho, el capitán de aquel Brasil que quedó en la historia de los grandes fracasos.

 

"El Negro Jefe", al que le canta Jaime Roos, fue su gran amigo: "Obdulio era una de las personas más admirables que he conocido en mi vida, noble, honesto, valiente. Fue el capitán de la huelga más larga de fútbol que haya existido en el mundo: durante siete meses, no había partidos en Uruguay. Y los fanáticos apoyaron a los jugadores, pidiendo la creación de un sindicato de la categoría. También tuvo una notable historia en la Copa del Mundo de 1950".

 

Galeano contó, como lo hizo en varios relatos propios, la noche del "Maracanazo". Reveló que Varela, "después de la victoria, mientras que la delegación uruguaya celebró el título, Obdulio escapó y pasó la noche en los bares de Río, abrazó a los brasileños en el llanto, y también lloró".

 

Habló y contó, charló y recordó. Y nos dejó con ganas de leer más sobre él, de escucharlo.

 

Fuente: Estadao de Sao Paulo

 

De la Redacción de Diario Registrado

 

 Martes 22 de abril de 2014

 

http://www.diarioregistrado.com/cultura/91199-el-futbol-corre-peligro-de-ser-un-negocio-rentable-como-las-drogas-o-armas.html

 

 

 

 

 

 
 
El club Onkel, con un aroma a café que perdura

PDFImprimirE-mail

Por Rodolfo Parody

 

Clib ONKEL

 

Una veintena de chicos corren detrás de la pelota en la cálida mañana sabatina. Medio siglo atrás, otros cientos de pies se movían por allí, bailando o siguiendo el compás de una canción de Leonardo Favio o de algún otro intérprete popular de la década del 60’. Los carnavales que se hacían allí, entre los más populares de Rosario por aquellos años, son un grato recuerdo. El club Onkel es pasado, pero también presente. Hoy, el presidente de la institución de la zona sur, José Luis Mature, el tesorero Oscar Fabani y el secretario Cristian Severini lo mantienen de pie, con las mismas dificultades que atraviesa cualquier club humilde de barrio.

Por un rato, Mature, que a la vez de presidente es entrenador de fútbol del club, deja que los

chicos sigan practicando con un colaborador y revive la historia del club ubicado en Ovidio Lagos al 5700, esa que conoció bien desde adentro. Es que su padre fue presidente y él se crió allí desde niño.

“Según me contó mi viejo, el nombre del club se debe al café Onkel. Conforti, uno de los cabecillas en la conformación del club, tenía contactos con Onkel y la empresa les regaló el juego de camisetas para el equipo de fútbol. Lo que nunca me dijo fue por qué los colores son blanco y negro. Es una intriga, porque nadie lo sabe.”, cuenta Mature, que a medida que repasa cada acontecimiento lo revive como si sucedieran hoy mismo.

“Todos esos viejos, como Conforti y Novoa, laburaron un montón por el club. Esto se levantó todo a pulmón. Ellos mismos venían a levantar las paredes. Salían de laburar, se juntaban acá y empezaban a edificar, como cualquier otro club de barrio. Hoy no tenés ese tiempo”, dice el

presidente, mientras señala con nostalgia las fotos en blanco y negro que aparecen colgadas

en una de las paredes del bufé, cuya entrada es el acceso principal del club, sobre la calle

Cazadores 2752, en el barrio Mercedes de San Martín. Otro de los que Mature destaca es a un

ex presidente, Tito Bota.

A los pioneros del club los describió afectuosamente como “viejos”, porque esa es la imagen directa que tuvo de ellos. Pero desde mucho antes que fueran “viejos”, soñaron y trabajaron por el club. “Los fundadores tenían entre 17 y 20 años. Se juntaron en una casa y se les ocurrió la idea del club. Les prestaron un terreno por Ovidio Lagos y en ese lugar pusieron un yate para que funcione como secretaría. Después compraron el terreno en el que se encuentra el club actualmente a través de un crédito del Banco Hipotecario”, cuenta.

El club, la vida misma

“Muchos me preguntar por qué quiero tanto a Onkel. Yo me crié acá, mi viejo fue uno de los fundadores, toda mi familia es del barrio. Al club veníamos de lunes a lunes, a jugar al metegol, ping pong, billar o al honguito. Otros, al truco o al chinchón. A los 6 o 7 años jugaba acá al fútbol y no sabés los torneos de baby que se hacían, la cantidad de gente que venía. Mi señora me pregunta, ¿qué te da el club?. Me da alegría y emoción  tener a 50 pibes jugando al fútbol acá adentro. Yo los dirijo desde hace 3 años.

No soy ni técnico ni nada, pero jugué toda la vida al fútbol y me gusta estar con ellos”, dice Mature. A la charla se suma Fabani, después de hacerse un tiempo entre sus actividades laborales. Ellos dos, lo mismo que Severini, que aparece al final de la nota, gambetean entre las obligaciones particulares y las necesidades que atañen al club. “Termino de trabajar, me baño y me vengo al club. Mi señora me dice, para qué vas a ir. Sabés lo que pasa, es que acá me olvido de mis problemas y los del trabajo”, explica el tesorero.

El tercer Carnaval rosarino más convocante

Los bailes y los carnavales distinguieron a Onkel, según cuentan sus directivos.  “Acá había un

escenario y un salón para 600 personas, con pista, mesas y banquitos. Los bailes de fines de los 50’ y principios de los 60’ eran impresionantes. Venían unas 700 personas. En un año, no recuerdo si en el 63’ o en el 64’, Onkel salió tercero en cuanto a cantidad de gente que reunía en los carnavales, detrás de Central y Gimnasia”, señala Mature.

“A Onkel venían muchos artistas de Buenos Aires. Menos Palito Ortega, estuvieron todos los que cantaban en El Club del Clan (popular programa de TV de la década del 60’). Por el club pasaron Violeta Rivas, Néstor Fabián, Leonardo Favio, José Marrone, Leo Dan, los Wawanco, Cuarteto Imperial, Los Bombos Tehuelches y Bárbara y Dick. Nosotros eramos pibes y nos hacían acomodar los banquitos. Después nos pagaban con un pancho y la Coca Cola”, agrega.

El Toto Balaguer era el que organizaba los bailes y traía a los artistas. En ese tiempo se cobraba por el uso de la mesa. Teníamos un mapa de la pista con la ubicación de cada mesa. Hay gente que ya la tenía alquilada de manera fija”, cuenta Fabani.

Los directivos explican que el club no era un sitio de paso o para practicar solamente un deporte, sino un lugar de convivencia y confraternidad. “Los domingos no podías entrar al club de la cantidad de gente que había. Se juntaban al medio día y hacían la previa para después ir a la cancha o al hipódromo. Y a la tardecita estaban otra vez acá”, relata Mature.

Nadie quedaba al margen de cualquier actividad que organizara Onkel y así es que Fabani y otros, siendo pibes, trabajaban de mozos, como sucedía en los festejos de los aniversarios del club, cuya fecha de fundación es el 19 de agosto de 1935.

“Los aniversarios de los clubes se festejaban los domingos al mediodía, con asado y frutas de postre. Todos los pibes trabajábamos de mozo. La particularidad era que se colgaban mil globos. Y había premios que donaban los comerciantes del barrio”, recuerda Fabani.

Una “obra faraónica”

El club tuvo su retroceso, como muchos otros, aunque en el caso particular de Onkel, hubo un hecho que lo marcó. En 1972 se vendió un sector del terreno que ocupaba a una fábrica, decisión que Fabani definió como “una gran macana, pero no con mala intención”.

Con el dinero de la venta, se pensaba mejorar la infraestructura. Pero lo recibido no alcanzó y a partir de ese mal negocio se produjo una deserción de socios. “La obra eran dos pisos, con un piso intermedio para la secretaría, y un ascensor vidriado. Era una obra faraónica, pero para un lugar como Mitre y Córdoba, no para este barrio. Y encima estamos hablando de la década del 70’, comenta Fabani.

La obra quedó sin terminar, aunque sí se finalizó el salón de fiesta que se encuentra en la planta baja, que se alquila y en el que aún cuelgan globos de un reciente festejo de cumpleaños.

Seis meses sin agua

Una manguera sale desde ese salón de fiesta, cuya puerta de entrada da sobre Ovidio Lagos, para proveer de agua al resto del club. “Desde hace seis meses que no tenemos agua. Pagamos las facturas, pero no sabemos cuál es el problema. Y no es nuestro sólo sino también lo sufren otras casas del barrio”, señala Mature, que volvió al club hace seis años después de una década de ausencia. “Es que cuando mi viejo falleció, no podía entrar. Encima a un mes de su muerte, falleció un amigo de acá mismo. Pero me vinieron a buscar y empecé a meter el lomo para levantar al club”, dice.

“Entre menores, juveniles y los que practican deportes tenemos entre 150 y 180 socios. Y mayores son unos 100. ¿Sabés cuánto paga un pibe? Seis pesos. Y un mayor, doce”, dice Mature. “Hoy en día la gente no quiere pagar”, dice. 

Con taekwondistas mundiales

El taekwondo es una de las actividades de la que se enorgullecen. Carlos Bustos, el entrenador, fue al Mundial de Bulgaria en 2013. Fabani remarca que. “amén de los logros deportivos, es un pibe intachable. Vive adentro del club. Con él, los chicos fueron desde Tierra del Fuego a Jujuy. Y este año, Máximo Agüero (uno de sus alumnos) clasificó al Mundial juvenil de Tayikistán. A él le facilitamos el club para que haga una peña”, para recaudar dinero para que pueda viajar.

Entre otras actividades que se brindan en el club, Fabani enumera la “escuelita de fútbol, danza, y el vóley y la gimnasia para la tercera edad que da la Municipalidad. Ahora, a pedido, se empezó con el fútbol femenino. No queremos incorporar más porque no daríamos a vasto”.

Fabani cuenta que recibieron un subsidio y con parte del mismo se construyó “un baño para

discapacitados”.

Atendiendo a los requerimientos del barrio, Mature comenta que el club se presta a “escuelas y

jardines para hacer sus fiestitas. La escuela Echeverría viene a dar acá gimnasia”.

La charla termina, pero ellos siguen allí, pensando en cómo mantener vivo al club, con el mismo espíritu de los “viejos” fundadores.

Fuente: AREDA

10 abril de 2014

http://www.aredaclubes.org.ar/nota-onkel.htm

 

 

 

 

 
 
Juegos Deportivos ODESUR: Una respuesta a Osvaldo Arsenio.

PDFImprimirE-mail

 

Por Pedro Tavosnanska *

Molinuevo

Se han realizado los Juegos Deportivos Sudamericanos en Chile 2014 y me siento con la necesidad de responderle a Osvaldo Arsenio, Director Nacional del Deporte Federado y su artículo publicado en el periódico Argentino Pagina 12 (NR. También Mundo Amateur), entendiéndolo el mismo como su balance de dicha competencia. 
Primero tengamos presente que claramente se ha desarrollado uno de los momentos del  ciclo olímpico que culminara con los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. La Republica de Colombia, manteniendo su nivel de crecimiento,  que habiendo  ganado la anterior edición de los Juegos ODESUR,   que se realizaron en su país en el 2010,   quedó ahora segunda en Chile, detrás de un Brasil que arraso en el medallero. La Republica Bolivariana de Venezuela quedo tercera y nuestro país cuarto. 
Igualmente dada la ínfima diferencia de medallas doradas con Venezuela, el tema no debería centrarse en ello,  sino en ver si alguna vez se abrirán las compuertas del debate en el deporte argentino. 
Seamos contundentes en mencionar  que  toda competencia deportiva de alto rendimiento se mide y se evalúa a partir de los logros en medallas, o sea en subirse a los podios. 
De la misma manera que la masividad en el deporte de un país se mide a partir de datos concretos, exactos de cuantas personas nuevas han accedido a la práctica regular y sistemática de los deportes.
Para la primera evaluación uno se maneja con los medalleros y para la segunda con una información certera de cuantas personas realizaban deportes sistemáticamente antes de una gestión gubernamental y cuantas nuevas al finalizar dicha gestión, ya sea a nivel municipal, provincial o nacional.   Si esos datos no existen, entiendo que  no es casualidad y agarrate catalina,  pues ni sabemos donde estamos parados,“deportivamente hablando”. 
Bueno, regresando a la nota de Osvaldo Arsenio me ha llamado nuevamente la atención de dicho Director la modalidad en que fundamenta sus escritos. Por ejemplo, dice que la razón de porque no nos fue mejor en Chile 2014, es por que cambian constantemente algunas disciplinas deportivas en los Juegos ODESUR y eso nos ha perjudicado. 
Bueno, una primera reflexión es pensar que esos cambios  que no son secretos ni ocultos y por lo tanto afectan a todas, o a varias de  las delegaciones nacionales del deporte sudamericano.  

Niños en Ed Fisica


O sea,  no es una conspiración antiargentina. 
Por otra parte, en dicha nota se vuelve a insistir conque debemos mantener logros importantes  conseguidos y entre ellos se menciona a las conexiones entre el Deporte de Alto Rendimiento y el deporte social, particularmente se vuelve a destacar  a  los Juegos Evita.
Y aquí es donde elijo detenerme, pues se reitera nuevamente,  a mi humilde entender uno de los errores mas serios de nuestra política deportiva argentina. 
El error es pretender colocar a los Juegos Evita como el elemento central de nuestra política de deporte social o de búsqueda de la masividad en el deporte. Insisto,  saben ustedes que no contamos con un plan masivo de desarrollo del atletismo, saben ustedes que no contamos con un plan masivo de desarrollo popular de la natación, ni tampoco en el  ciclismo. No existe por ejemplo,  el Plan Masivo “Argentina Nadando”. 
No se reclama en esta nota  que existan Planes Masivos  en 20 o 30 deportes, pero si en uno, dos o tres disciplinas deportivas. En aquellas disciplinas  donde queremos centrarnos,  en un futuro desarrollo estratégico y masivo en la Argentina. 
Los Juegos Evita tienen,  sin la menor duda, un merito destacado en nuestro deporte, pero nunca podrán  suplir ni reemplazar la no existencia de los  planes  masivos  de los deportes,  que tienen por meta u objetivo llevar la practica sistemática, científica y regular a los diferentes rincones de un país. 
Democratizar es sumar mas ciudadanos y ciudadanas a la practica deportiva, democratizar es facilitar el acceso gratuito a las ciencias del deporte, democratizar es abrir las políticas publicas al debate popular.
Debate deportivo,  algo que debería emerger, profundizarse e institucionalizarse  en la Argentina del 2014. 

 * Presidente. Foro Mercosur Latinoamericano del Deporte, la Educación Física y la Recreación

Fuente: Foro Mercosur Latinoamericano del Deporte, la Educación Física y la Recreación

26 de marzo de 2014

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

 

 
 

Página 13 de 16