Deportes
Hockey Impacto en los Leones: Chapa Retegui renunció a la dirección técnica de los campeones olímpicos

PDFImprimirE-mail

 

20180220Retegui

Retegui anunció su alejamiento de los Leones Fuente: Archivo

 

Carlos "Chapa" Retegui dio un paso al costado y anunció su renuncia a la dirección técnica de los Leones, el seleccionado argentino de hockey masculino sobre césped que se consagró campeón olímpico en Río 2016.

En un comunicado en las redes sociales, Retegui destacó: "Hoy ha llegado la hora de la despedida. Sí, la despedida del mejor equipo del mundo. Hoy siento que lo que siempre pregoné, el equipo por sobre el individuo, y brindarse totalmente por el mismo, merece un entrenador que esté a la altura de las circunstancias (...) Hoy tomo esta difícil decisión por el bien de todos"

20180220cartaRtegui

Fuente: La Nación

18 febrero de 2018

https://www.lanacion.com.ar/2110214-impacto-en-los-leones-chapa-retegui-renuncio-a-la-direccion-tecnica-de-los-campeones-olimpicos

 

 
Defender los clubes es defender el futuro -- Por Matías Dalla Fontana

PDFImprimirE-mail

 

 

Una mirada a la importancia que tienen las instituciones culturales, sociales y deportivas en la Argentina.

 

20180220dalla fontana

Los clubes argentinos no deben transformarse en un negocio. Nacieron como órganos que concentran el impulso natural al juego y son sostenidos en el entretejido vital de las familias asociadas, a quienes les pertenecen estas instituciones. Intentar reducir el fenómeno humano a la dimensión materialista del lucro individual es una idea fracasada que atrasa, sabemos de dónde procede y a dónde conduce. La maximización del beneficio individual en el encuentro de agentes que pujan unos contra otros, no derrama nada. Pareciera acaso una pulsación periódica el apremio de señalar que el hombre no es un mono: su auténtico ecosistema es la historia. Y no se aplica para la edificación comunitaria de sus destinos la mezquina ley de la selva.

Con agudeza expresó recientemente Felipe Contempomi, ex Puma y actual coach del seleccionado nacional de rugby Argentina XV, que “ser profesional no es recibir plata, es una actitud de vida”Es justamente en los clubes culturales, sociales y deportivos donde estos valores del amateurismo se trasmiten intergeneracionalmente, estableciendo las bases morales, físicas y psicológicas para la constitución integral de la persona. No exclusivamente de quienes pueden acceder circunstancialmente a la élite del alto rendimiento: referimos al club como órgano local en el cuerpo multiforme del mundo de la vida, donde se opera el crecimiento de las personas que participan de alguna pertenencia, en cualquier nivel que sea del proceso de formación de la identidad de un pueblo. Nada nos exime de pensar homólogamente a las naciones como seres vivientes. Como un cuerpo, llevan ínsita en su mínima unidad, la posibilidad de edificarse -coaligándose desde lo micro hacia lo macro- o de enfermarse -como en el cáncer.

Para albergar esperanzas es apremiante asumir la realidad. Y la realidad que se impone es que tenemos problemas de mayorías. Según la OMS, Argentina encabeza el ranking regional de obesidad infantil.  Según la SEDRONAR es ya epidémico el crecimiento del consumo de cocaína en adolescentes. El masivo abandono de nuestros viejos en una cultura del descarte. Esta asunción del cuadro de situación nos demanda superar partidismos y pequeñas tendencias, resguardándonos del relativismo de la opinión. Una política sanitaria  no admite sucedáneos, requiere de una política interior. Y una política interior requiere una política comunitaria que contemple las formas cotidianas por definición: los clubes.

El Papa Francisco ha exhortado a caminar más junto a las ovejas. Esto vale asimismo para desarrollar una nueva democracia. Objetivos como justicia y paz nos requieren una configuración donde el sistema de instituciones intermedias garantice la presencia de disciplinas -el deporte, entre ellas- en la elaboración y la ejecución de la voluntad de las mayorías. Este tipo de conocimiento por connaturalidad de nuestra tierra informada por un nomos singular, quinto-centenaria y mestiza, nos muestra que la estructura donde se asentó el deporte argentino está conformada por los clubes, las asociaciones, las federaciones y confederaciones u organismos similares. Sobre este esqueleto se desarrolló, durante décadas, todo el deporte en la Argentina y con él, un tipo de hombre y de mujer cuya fisonomía implicaba una solidaridad interna en los  grupos, que enseña al niño que amar es dar, siendo ese el punto de partida para ponerse a salvo de los males actuales. El psicoanálisis ha aportado extensa bibliografía acerca de las patologías graves que se instalan como una especie de falta de ser, de desnutrición simbólica,  cuando el auxilio ajeno no se hace presente ante el inicial desvalimiento (hilflosigkeit) del ser humano. Emanados de estas fuentes arquetípicas donde se inscriben “todos los motivos morales”, los clubes del pasado, originarios y originantes, son los clubes del futuro, a pesar de los ataques ideológicos externos.

En el porvenir, podríamos empezar por cumplir la ley. La del deporte, suscitada en 1974, la cual organiza la universalización del deporte como derecho de la población y como factor coadyuvante a la formación integral, y la ley de Asignación Universal por Hijo en el Deporte, la cual fortalece con recursos a los clubes, para realizar la inclusión concreta de no menos de tres millones de niños pobres. No por un mero rigorismo leguleyo, ideológico o estatista. Sino porque leyes realistas como estas, a diferencia de otras que son pura forma, son la manifestación conceptualizada de un modo de vivir cotidiano argentino bueno, bello y verdadero, con potencia para contrarrestar de modo resolutivo la disociación social creciente: el club como escuela de vida.

(*) Ex Puma, psicólogo, fundador de Proyecto Deporte Solidario

Fuente: 4 4 2

15 febrero de 2018

http://442.perfil.com/2018-02-16-584685-defender-los-clubes-es-defender-el-futuro/

 

 

 

 

 

 
 
El tenis femenino vive un tiempo de incertidumbre

PDFImprimirE-mail

 

20180216paula-ormaechea

El tenis argentino femenino vive tiempos por demás inciertos, a lomo de un mundo que cambió sus paradigmas en este deporte y una estructura de puertas adentro que se mantiene anquilosada. El rico pasado de éxitos, apariciones de gran valor y esfuerzo común no tuvo continuidad en las nuevas generaciones. Peor aún, éstas terminaron por no incluirlo entre las opciones para practicar deportes, al menos de manera masiva, dejándolo huérfano de futuro.

En la edición del lunes de LG Deportiva, se dejó en claro que lejos quedaron en el tiempo las victorias inolvidables de Mercedes Paz, Gabriela Sabatini o Paola Suárez, sólo por nombrar algunas de las mayores exponentes. “Se trata de imágenes del tenis femenino que, con cada día que pasa, se ven aún más descoloridas por el tiempo transcurrido”, se dijo. Un (nuevo) dato marca la realidad; en el reciente Grand Slam de Australia, no hubo chicas compatriotas integrando el cuadro de singles. Y apenas se registró una presencia, la de María Irigoyen, en dobles. Pero hay más: las mejores ranqueadas en la WTA de nuestro país están en los puestos 300 (Catalina Pella) y 316 (Nadia Podoroska) en el escalafón.

¿Qué está pasando? ¿Cuál es el origen de esta dura realidad? ¿Qué se está haciendo para recuperar terreno? ¿Hay plan? Varias preguntas, con respuestas parciales en algunos casos. Hay detalles que marcan con crudeza esta última afirmación. La diferencia de inscriptos entre torneos masculinos y femeninos es abismal. Y esa ausencia de chicas es un fenómeno que atraviesa todas las categorías y los niveles. Hay quienes sostienen que todo es una cuestión de ciclos: el tenis, hoy, para las chicas argentinas, no es un deporte atractivo. Se arguyen cuestiones varias como que ellas prefieren, siendo adolescentes, participaciones más activas en la vida social, tales como son las fiestas de 15 años, las salidas con amigos/as; incluso, le dan prioridad a la finalización de los estudios y al ingreso a la facultad. Son motivos por demás razonables, incluso plausibles. Pero que dejan una víctima: el deporte. Sacando al hockey (y en cierta forma a otras disciplinas de carácter colectivo como el fútbol, el vóley, el básquet, el rugby), el resto tiene dificultades para contar con mujeres, en cantidad y en calidad. Otro aspecto que parece alejar a las chicas del tenis es que se trata de un deporte individual, solitario y que requiere de una precisión muy elevada. “Estos aspectos generan presión y pueden provocar el desencanto de un practicante, alejándolo de manera definitiva de la práctica”, dijo en LG Deportiva. Tampoco es para soslayar el tema económico: jugar al tenis requiere de una inversión en equipamiento, clases y eventualmente viajes. Y ello debe ser sostenido en el tiempo.

¿Por qué hockey y no tenis? Los especialistas consideran que, su carácter de masivo, grupal y de alta exposición, resultan determinantes. Pero además hay un punto clave: cuenta con el éxito sostenido en la elite mundial de Las Leonas por más de una década, lo que potenció al deporte. Y la figura de Luciana Aymar hoy atrae a miles de mujeres. Con la situación planteada, queda al descubierto la falta plan y de estructura ya no sólo en el contexto del tenis provincial, sino también nacional. Hay consenso en que lo que hoy faltan son herramientas desde las segmentos dirigenciales. Organización, apoyo, sostén de quienes demuestran talento, son estigmas visibles en cada nivel de las etapas formativas y de la competencia. En una suma, una situación para analizar, ocuparse y corregir.

Fuente: La Gaceta

6 febrero de 2018

https://www.lagaceta.com.ar/nota/760441/opinion/tenis-femenino-vive-tiempo-incertidumbre.html

 
 
LA "PASIÓN" DEL FÚTBOL REÚNE MÁS ESPECTADORES QUE PRACTICANTES -- Por Leonel Petryk

PDFImprimirE-mail

 

20180125asc1

El fútbol es uno de los movimientos de masas sociales más grande del mundo, sino es el que más contendientes reúne, cabe destacar que la FIFA tiene más países adheridos a su organización que la misma Naciones Unidas (ONU), pero la incógnita está en plantearse, si es más placentero jugar o mirarlo.

El atractivo que proponen los medios de comunicación en torno al deporte, es sumamente tentador, un usuario que cuenta con el paquete de partidos, en cualquier parte del mundo, puede acceder a todos los partidos de la Liga de su país, eso le quita al menos 10 horas de su fin de semana.

El deporte profesional en el mundo es elitista, debido a que un porcentaje mínimo de la población tiene la posibilidad de vivir de ello, y no realizar una actividad laboral extra para sobrevivir.

El fútbol se ha industrializado, mueve más de 500 millones de euros al año, ese es el resultado del capitalismo, el cual transforma bienes culturales en productos, justamente, el deporte considerado más popular ha sido víctima.

El licenciado Matías Dalla Fontana, ex jugador de la Selección Argentina de Rugby, Los Pumas, presento a fines del año pasado, un estudio que establece que solo el 4% de la población práctica deporte federado.

No obstante, los índices de obesidad, sedentarismo y enfermedades relacionadas como la celiaquía, junto con la diabetes crecen en el mundo.

Fuente: Marcando la Cancha

23 enero de 2018

https://www.facebook.com/MarcandoLaCancha10/posts/309358799571622

 
 
EN NOMBRE DE VALO -- Por Ernesto Rodríguez III

PDFImprimirE-mail

 

 

 

Los gimnastas y entrenadores llevan adelante una propuesta para que el pabellón de gimnasia del Cenard sea bautizado como Vladimir Makarian en memoria del maestro ruso que fue entrenador nacional por 24 años.




20180115sdcas1

Markarian -con Molinari- en el gimnasio en donde formó gimnastas por 24 años.

Sobreviviente del Sitio de Stalingrado en la Segunda Guerra Mundial, entrenador del multipremiado equipo olímpico masculino de la Unión Soviética, Vladimir Makarian terminó siendo un argento más. Llegado en 1993 como parte de un grupo de entrenadores que llegaron contratados por la Secretaría de Deportes de la Nación tras la fractura de la URSS, entró al gimnasio del Cenard y no se fue hasta el día de su muerte, el 25 de septiembre último a los 79 años.

Pero su espíritu sigue vivo y, por eso, los deportistas y entrenadores que diariamente traspiran y se esfuerzan hasta límites inimaginables en el complejo de la planta baja de Miguel Sánchez 1050 iniciaron una campaña para que las autoridades de la SDN bauticen al pabellón de gimnasia como Vladimir Makarian, así como el microestadio se llama León Najnudel; la piscina, Jeannette Campbell; el complejo de tenis, Daniel Schapira; el sintético del hockey, Adriana Acosta, las pistas de atletismo, Delfo Cabrera y Osvaldo Suárez; el módulo multideportes Carl Diem; el hotel, Pedro Quartucci y los laboratorios, Ramón Carrillo, honrando a quienes engrandecieron al deporte nacional con su aporte directo.

“Desde 2002, cuando vine a vivir a Buenos Aires, estuve junto a él. Me orientó en el deporte y en la vida. Y no sólo a mí. Llegabas a las 9 cada mañana y el Viejo estaba sentado en su silla, observando y enseñando. Creo que sería un homenaje y un reconocimiento a tantos años de trabajo por nuestro deporte”, resumió Federico Molinari, su discípulo.

El finalista olímpico en Londres 2012 viene de un año en el que logró su quinto Sudamericano en Cochabamba (Bolivia) y la tercera dorada en Lima (Perú) y en el que debió afrontar su primero Mundial, en Montreal (en Canadá), sin Valo. Ganador del Olimpia de Plata de la especialidad y con 34 años recién cumplidos (el jueves 11 de enero), a Molinari -quien sigue la herencia de Makarian guiando en el equipo nacional juvenil a Julián Jato y enseñando a niños en su escuela en Don Torcuato- le espera un 2018 con tres grandes objetivos: en mayo, Juegos Odesur en Cochabamba; en septiembre, el Panamericano en Lima (clasificatorio para los Juegos Panamericanos 2019) y en octubre, el Mundial en Doha (Qatar).

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Fuente: Olímpicos Argentinos

12 enero de 2018

https://olimpicosargentinos.com.ar/2018/01/12/en-nombre-de-valo/amp/?__twitter_impression=true

 

 

 

 

 

 

 
 

Página 1 de 18