Opinión
La otra mirada: Agremiados - Cuentas secretas y glorias que murieron olvidadas -- Por: José Luis Ponsico (*)

PDFImprimirE-mail

 

20160504escudo FAA

Mientras Carlos Pandolfi y Sergio Marchi, dirigentes de Futbolistas Agremiados Argentinos, amasaban una fortuna en una Fundación (El Futbolista), mientras futbolistas de tres generaciones, muchos de ellos históricos, morían. Fenómenos del futbol. Agremiados se enteraba por los diarios.

Desde la célebre huelga del´48, liderada por Adolfo Pedernera, Oscar Basso y Fernando Bello, River, San Lorenzo e Independiente, una medida de fuerza al gobierno popular -primer mandato de Juan Perón- allí Agremiados mereció importante consideración.

Los jefes del movimiento reivindicativo -relación laboral, contratos, primas, vacaciones, para renovar contratos- en amparo del futbolista profesional, costó represalias y exilios. Pedernera a Colombia, Basso a Italia y Bello a su casa.


En los´70 José Omar "Pato" Pastoriza honró la agremiación de los ‘40. Orientación <peronista< el popular "Pato" encabezó otro movimiento por la nueva legislación y conquista del Estatuto del Futbolista Profesional. Pastoriza debió irse a Francia.

Otros capitanes no pudieron renovar. Silvio Marzolini terminó su carrera en Boca con 32 años. Daniel Onega, River, pasó a Racing, préstamo y "castigo". Carlos Della Savia se tuvo que ir de Quilmes Athletic Club.


Hoy la jueza Romilda Servini de Cubría investiga cuentas "secretas" de jerarcas de Agremiados por 2 millones de dólares. Antes, designó entre auditores al ex juez Alberto Piotti. Los números salieron a la luz. Mucha corrupción.

Plazos fijos, dinero cautivo. Mientras tanto, la Mutual Futbolistas Solidarios dio a conocer documento con veintena de glorias que murieron en el tiempo de las cuentas guardadas. A espaldas de los futbolistas. De antes y ahora.

La misma que protegía a los futbolistas en los´50, 60, 70 y hasta la llegada de una <casta< de dirigentes que en su conjunto no jugaron treinta partidos como titulares inamovibles en Primera.

Esto, alcanza a Carlos Pandolfi, San Telmo, Chacarita y Estudiantes; a Sergio Marchi, Gimnasia y Esgrima, San Lorenzo y Platense. Antes, Jorge "Potro" Domínguez, Gimnasia y Esgrima y fugaz paso por Francia. Hoy, millonarios.

La nómina de fallecidos, en el otro extremo, según los Solidarios, ubica al "Marqués" Rubén Héctor Sosa, una pierna amputada por diabetes; Mario Rodríguez con una jubilación mínima de 3.800 pesos.

  El primero uno de los delanteros exquisitos de fines de los´50 y 60 en Racing. El segundo, goleador, valiente "10" de Chacarita e Independiente. Artillero de la Libertadores´64.

Pandolfi y Marchi con Fundación (El futbolista) ignota juntaron dos millones de dólares en cuentas secretas. Una vergüenza. Los ciclos "Estudio Fútbol" no dicen nada y se encienden con parodias. Ocultan al procesado supergerente (CEO) de TyC, Alejandro Burzaco.

El CEO que debió pagar -por "TyC"- 30 millones de dólares por su fianza para conseguir "libertad condicional" mientras la Justicia, Estados Unidos sigue con el procesamiento. Los escándalos de FIFA. AFA, "TyC" y ahora Agremiados.

Un denominador común: el dirigente vitalicio Julio Grondona, al frente de AFA del´79 al 2014. En julio sorprendido por muerte repentina. Grondona, se piensa, "los hizo socios para que no le paren el fútbol por cualquier cosa", dicen los allegados a Luis Segura y José Luis Meisner, otros imputados.

Una huelga absurda por cinco jugadores de Deportivo Español, en el´97. El presidente del club españolista, Francisco Ríos Seoane no les daba la libertad de acción. Agremiados llamó a una huelga general.

Julio Grondona defendió al "Gallego" Ríos Seoane, procesado por <instigador de un crimen< del principal dirigente opositor. Luego, Julio los hizo socios cuando <traicionó< a "Clarín" y se relacionó con el gobierno de Cristina Fernández.

En los ciclos de TyC al mediodía, diez minutos discutiendo a Diego Simeone, -Horacio Pagani no lo quiere, "Cholo" discípulo de Carlos Bilardo, enfrentado hace 30 años con Clarín- DT. de Atlético Madrid considerado hoy uno de los tres mejores de Europa.

Así está la cosa. Pasa <un elefante< por adelante, decenas de periodistas de medios audiovisuales, no lo ven. O no quieren verlo. Prefieren juntar datos de pequeñas cuestiones, antiguos debates tácticos, futboleros.

Lo que no se habla es de la investigación a la Fundación de Agremiados, los escándalos en FIFA y AFA, también en TyC. Mientras esto pasaba murieron veinte notables futbolistas en el olvido, algunos en la indigencia, sin cobertura médica, obra social, ni protección de los clubes, menos de AFA.

Desde Ernesto Grillo, Norberto "Tucho" Méndez, Pedro Dellacha, Rubén Marino Navarro, Osvaldo Carceo, Federico Vairo, Luis Ángel Carrizo, Roberto Zárate y  mucho antes Héctor Facundo, José Nazionale, glorias de los´50.

No hace mucho Antonio Roma que debió subastar la pelota inmortalizada por el penal que le atajó al brasileño "Delem" en diciembre del´62. La conducción actual de Agremiados se enteró por los diarios.

(*) Columnista de Agencia Télam, AgePeBa. La Señal Medios y Libre Expresión

Fuente: Especial para La Señal Medios
3 de mayo de 2016

 

 

 

 

 
Vienen por los colores de la camiseta

PDFImprimirE-mail

 

El presidente Mauricio Macri propuso que los clubes pasen a ser sociedades anónimas. Sin embargo, los clubes son organizaciones libres del pueblo que pertenecen a quienes las hicieron: los Socios.

Por Claudia Giaccone

 

 

20160429Claudia 7

 

Hemos escuchado en estos días en reiteradas oportunidades, y de boca del mismísimo presidente de la Nación, Mauricio Macri, que se quiere instalar nuevamente en la sociedad argentina la idea de que los clubes, sobre todo los de fútbol, deben transformarse en sociedades anónimas. La excusa que esgrimen es que éstas serían mejores gerenciadoras que los clubes.

Ya tuvieron la oportunidad y no han demostrado serlo.

Esta idea nace en Europa en los años 90 teniendo en cuenta el estado falencial de los clubes de fútbol profesionales, sobre todo el español. La idea era que con este inspirado proyecto se resolvían las idas y vueltas económicas, financieras y administrativas de las desgastadas asociaciones civiles, deudoras a perpetuidad e "incorregibles".

En Argentina esto ya se intentó. En la década del 90 hubo cinco proyectos que pretendieron impulsar y plasmar la idea de instalar las sociedades anónimas deportivas. No tuvieron cordial acogida y fueron olvidados. Pero dieron frutos.

Surgirá de esa idea la figura del gerenciamiento, aportada por la AFA, que imbricado en la ley Nº25.284 de fideicomiso de administración con control judicial se apoderó de varios clubes. Este último intento de incorporar capitales privados en el deporte fue impulsado, vaya coincidencia, por Macri, y apoyado por un famoso relator deportivo. Ustedes sabrán cuáles fueron los resultados en los casos de Blanquiceleste SA en Racing y otros.

Este modelo parte de premisas equivocadas. Primero, el tipo jurídico no es quien crea las deudas o acreencias sino sus administraciones; segundo, son más las SA que quiebran que las asociaciones civiles.

La forma jurídica de sociedades anónimas resultó un fracaso en Europa, particularmente en España. Basta mirar la liga española, donde sólo dos equipos salen permanentemente campeones, se llevan los mayores recursos televisivos, de imagen, marketing y esponsoreo y, ¡oh sorpresa!, son asociaciones civiles.

Esta idea mercantilista del deporte profesional y amateur llevó a abrir las puertas al negocio de las apuestas, al ingreso de dueños de clubes con capitales de dudoso origen, a los arreglos espurios y a la pérdida de pertenencia de las personas.

Se desvirtuó el espíritu del encuentro deportivo por el de demostrar quién es más poderoso económicamente. Sirve como ejemplo el del club Paris Saint Germain, desaparecido hace tiempo, comprado luego por un señor árabe y hoy campeón permanente de Francia y con los demás equipos solo acompañando en el entretenimiento.

Se podrá decir que son clubes millonarios, que pagan contratos millonarios, que tienen los mejores jugadores del mundo, que cobran enormes sumas de dinero por la televisación, marketing, derechos de imagen. Pero a este modelo "privatizado" no le pidan ir a una pileta, jugar al tenis, tener divisiones inferiores, contener a los jóvenes, educarlos, incluirlos. De eso, que se ocupe otro.

Una de las grandes diferencias entre el modelo de asociaciones civiles y el modelo de SA es que en el primero de los casos son los socios los que en forma democrática eligen y controlan a sus dirigentes, mientras que en el segundo es una o algunas personas, que a veces ni se saben quiénes son, las que deciden la vida o la muerte de una institución, sin importar su impacto en la sociedad.

Con absoluta convicción reivindicamos a los clubes como organizaciones libres del pueblo que pertenecen a quienes las hicieron: los socios. Ellos son parte de nuestra comunidad organizada, reserva de democracia, donde nunca, ni en la peor dictadura, se dejó de votar. No vamos a entregarlas a supuestos capitales privados, fondos de pensión, dueños, en muchos casos desconocidos.

Son instituciones formadoras de nuestra sociedad que se remontan a más de cien años, la mitad de la vida de nuestra patria. Somos uno de los pocos países con esta tradición y proliferación de asociaciones civiles preocupadas por una tarea social, cultural, y educativa. Muchos de ellos se hicieron grandes y ahora esta pretensión de volverlos sociedades privadas viene a buscarlos para aprovecharse del trabajo de décadas, que generó la pasión por los colores.

No podemos negar que el modelo actual vigente en Argentina puede mejorarse, tanto en su conformación jurídica, como en su gestión, administración y control. Como ejemplo podemos mencionar la ley Nº27.202 sancionada en el año 2015, y que en su capítulo III se ocupa de ello. Lamentablemente el Poder Ejecutivo actual suspendió sus efectos. A lo que podemos agregar el proyecto de ley que presentamos el año pasado en el Congreso nacional que crea tribunales de justicia deportiva, y que ahora ingresaremos también en la Legislatura santafesina, sumando así una poderosa herramienta de auditoría.

Lo cierto es que las sociedades anónimas no vienen a resolver ninguno de estos problemas, llegarán solo interesadas en participar de las ganancias de los clubes (de fútbol) pero no van a hacerlo de ninguna pérdida, menos que menos de los gastos de formación, ni de ninguna de las actividades sociales que hicieron grandes a los clubes.

Vienen a llevarse años de construcción, de asociaciones, federaciones, ligas. Pasar la espumadera, llevarse lo mejor y olvidarse del resto. Quieren que les regalen algo extremadamente valioso construido con mares de sudor: el color de la camiseta.

Como dice el cantautor tucumano Mario Cabrera en su canción "las llaves de mi club no las entrego".

 

Fuente: Mundo Amateur

Abril 2016.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
Sociedades Anónimas Deportivas - Fútbol SA

PDFImprimirE-mail

 

PorEzequiel Fernández Moores

 20160414sociedades-anonimas-deportivas-

"San Lorenzo no se vende", gritaban cientos de hinchas el 30 de noviembre de 2000. Se oponían al intento de privatización del club por la empresa suiza ISL. Al polémico contrato de gerenciamiento que cedía derechos hasta por 20 años, con cláusula de confidencialidad y Zurich como sede judicial para dirimir eventuales controversias. La policía reprimía. El presidente Fernando Miele amenazaba detrás de una reja. No tuvo éxito. Desde entonces, los hinchas de San Lorenzo celebran su día cada 30 de noviembre. También Boca, que tenía como presidente a Mauricio Macri, quería ser gerenciado veinte años por ISL. El tesorero Orlando Salvestrini lo justificaba invocando un déficit financiero de seis millones de dólares. Macri y Miele volvieron a la carga en 2001 junto con Fernando Marín, gerenciador de Racingcon Blanquiceleste. El proyecto de ley para "reorganizar el fútbol argentino" con la creación de sociedades anónimas deportivas (SAD) fue elevado a Domingo Cavallo y Patricia Bullrich, ministros de Economía y de Trabajo, respectivamente. Pero en 2001 estalló el país. Ese mismo año estalló también ISL, la mayor quiebra en la historia comercial de Suiza. Y luego quebró Blanquiceleste. Quince años después, algunos de los mismos actores de 2001 vuelven a debatir la posibilidad de que los clubes, asociaciones civiles en crisis eterna, cedan su gestión a capitales privados.

"En un mundo en el que todos apuntamos a elegir más en libertad", dijo Macri días atrás, los socios deberían votar si sus clubes deben seguir como asociaciones civiles o convertirse en SA. Porque "no se pueden aguantar más" los "niveles de falta de transparencia" y "que tengamos dirigentes irresponsables que van, desfalcan el club, se hacen ricos y no tienen consecuencias". Antes de asumir en 1995 en Boca, Macri quiso comprar Deportivo Español. Lo apoyaba el entonces presidente Carlos Menem, pero la AFA rechazó por 34 votos a 1 su proyecto de Clubes SA. En el Congreso se presentaron cuatro proyectos para privatizar los clubes, uno de ellos impulsado por Daniel Scioli, que presidía la Comisión de Deportes y era menemista. Marcelo Tinelli tenía una SA con el Badajoz, el club español al que solían llegar algunos jugadores del Boca. Fue un fracaso. "A Tinelli y a Macri -me dice el abogado César Francis- se los reconoce más por su gestión en las asociaciones civiles, por San Lorenzo y no por Badajoz, por Boca y no por Socma. Creer que pasar a ser una SA va a significar que los clubes no quiebren es una falacia absoluta. Hay cientos de clubes centenarios, pero me sobran los dedos de las manos para encontrar empresas centenarias." Francis, vocal opositor, es el autor de un proyecto para que San Lorenzo sea -acaso mañana en asamblea- el primero que exprese oposición formal a la eventual conversión de los clubes en SA.

"En lugar de entregar los clubes al mercado, pongamos la energía en hacerlos mejores como asociaciones civiles sin fines de lucro. Los estatutos y códigos Civil y Penal ofrecen las herramientas de control." Francis rechaza también un eventual modelo mixto, porque, según cree, sería "despareja" la competencia entre un club dedicado sólo al fútbol contra otro que, además, debe abocarse a lo social. "Para una asociación civil, un balance equilibrado en cero es un éxito. Para una empresa -dice Francis-, es una derrota, porque no hay ganancia." Francis integró el Foro Social que en los 90 combatió contra las SA. Tiempos del Boca de Macri, el de mayores éxitos deportivos en la historia del club, que no estaba gerenciado, pero sí tercerizado. Fondos de inversión, Boca Crece, IESA, ACE, TSM. Siglas de empresas de balances y accionistas desconocidos. Hasta se le pagó una comisión de 220.000 dólares a un intermediario uruguayo para fichar a juveniles de Argentinos Juniors. "Usted -le espetó en un debate público Rafael Bielsa a un Macri demudado- convirtió a Boca en un centro de negocios privados."

Más polémicas fueron las siglas HAZ y MSI, claves en la venta de Carlos Tevez al Corinthians, pagada en 2005 desde un paraíso fiscal a una cuenta no declarada en Nueva York. La H de HAZ era por Fernando Hidalgo y la A, por Gustavo Arribas, según el candidato opositor Roberto Digón, ambos vinculados con Macri en la compra y venta de jugadores. La firma aparece ahora en los Papeles de Panamá. MSI, grupo gerenciador de Corinthians, era a su vez propiedad del fallecido magnate ruso Boris Berezovski, acusado por Gaeco (una unidad brasileña contra el crimen organizado) de usar offshores para transferir jugadores para lavar dinero. También Daniel Angelici, presidente actual de Boca, está en los Papeles de Panamá. Sus opositores creen que su insistencia por una nueva Bombonera estadio shopping, en terrenos de Casa Amarilla rezonificados a medida de Boca por la Legislatura porteña, endeudará a Boca en 400 millones de dólares, supuesto paso previo a una "inevitable" conversión del club en una SA. "Si demolieron el Maracaná y Wembley, por qué no la Bombonera." Me lo dice el colega Alejandro Fabbri, que dentro de diez días presentará en la Feria del Libro El nacimiento de una pasión (Capital Intelectual), su último trabajo sobre el origen centenario de los clubes argentinos. "Yo -me dice Fabbri- estoy a favor de los clubes como asociaciones civiles, pero me pregunto siempre por qué un modelo que sí se impuso en casi todos lados no puede hacerlo acá."

Boca, San Lorenzo y Racing tienen prensa garantizada. ¿Y los que no? "Yo -me dice Santiago Menichelli- también tengo postura tomada y te puedo decir que en el interior el 99,9% de los clubes tiene en su barrio ese rol social y de contención." En Los dueños del fútbol del interior, libro de aparición inminente, Menichelli cuenta historias como las de Boca de Río Gallegos (el club de la familia de Lázaro Báez), La Plata Fútbol Club (fundado en 2004, hoy sobrevive como puede, abandonado tras la caída de su mecenas político, Julio Alak) y Real Arroyo Seco (fundado en 2003 por el narcotraficante Patricio Gorosito). Habla de los clubes catamarqueños de Andalgalá apoyados por la megaminería, que así, mientras contamina, cumple con el concepto de responsabilidad social empresaria, y de los distintos Camioneros de Moyano. Todos clubes, dice Menichelli, que no son sociedades anónimas, "pero se manejan como si lo fueran" y "desfiguran al extremo la figura de las asociaciones civiles", con un Estado que incumple su rol fiscalizador. Como contrapartida, Armando Pérez es un ejemplo positivo en Belgrano, de Córdoba. Pero está también Unión de Mar del Plata, el club que en pocos años subió del Argentino B a la B Nacional y abandonó el fútbol profesional meses atrás, tras el arresto de su mecenas, Francisco "Cacho" Pagano, acusado de supuesto lavado de 24 millones de dólares.

¿Que los clubes argentinos aumentaron sus deudas desde que comenzaron a recibir los generosos dineros públicos del Fútbol Para Todos? Igual que los españoles, cuya deuda creció hasta casi cuarenta veces desde que, en 1991, pasaron a ser SAD. La figura jurídica no exime al mal administrador. En Inglaterra, meca del fútbol-negocio, los hinchas de Manchester United, desencantados con el arribo del magnate estadounidense Malcolm Glazer, que compró el club sin poner un peso, a través de créditos bancarios que cargó a la propia institución, abandonaron un día Old Trafford cantando: "Glazer, wherever you may be, you bought Old Trafford but you can't buy me" (Glazer, dondequiera que estés, compraste Old Trafford pero no me podrás comprar a mí). Cuatro mil doscientos de esos hinchas fundaron el FC United, desde Scott Fletcher, ejecutivo de ANS, que aportó una suma de seis dígitos, hasta quienes pagan el mínimo de 12 libras anuales. Cada accionista comunitario equivale a un voto. En diez años, el club que pertenece enteramente a sus socios subió cuatro categorías e inauguró en 2015 Broadhurst Park, un estadio de casi 9 millones de dólares. Estallaron algunos problemas internos en los últimos meses. El 28 de abril les hablará a los hinchas Ken Loach, el gran director de cine que dirigió, entre otras, Looking for Eric, una hermosa película de 2009 con Eric Cantona. Un hincha cuenta en el film su enojo porque su club cambió identidad por dinero. "Podés cambiar de esposa, de partido político y de religión -le advierte un compañero-, pero nunca de equipo." "Fueron ellos -le responde el hincha frustrado- los que me dejaron a mí."

efm/jt

Fuente: La Nación - Para canchallena.com

12 Abril de 2016

http://canchallena.lanacion.com.ar/m1/1888656-futbol-sa

 

 

 

 

 
 
24 DE MARZO DEL 76 - El fútbol de AFA no se detuvo

PDFImprimirE-mail

 

Por JOSÉ LUIS PONSICO *

20160323Argentina Polonia marzo 1976

Foto: 24 DE MARZO DE 1976. El gran futbolista polaco Kaszmierz Deyna intenta el remate al arco, pese al cruce de Trobbiani y las miradas de Gallego, Daniel Killer y Olguín.


El golpe cívico militar del 24 de marzo del´76 no detuvo el fútbol de AFA. Se disputaba el Metropolitano iniciado el 15 de febrero y que finalizaría el 8 de agosto. Torneo que ganó Boca con Juan Carlos Lorenzo. River perdió la final de la Copa Libertadores ante Cruceiro.

El gobierno “de facto” enseguida hizo saber que entre las prioridades de la Junta Militar  figuraba la organización del Mundial´78.  Dudas del área de Economía, de Juan Alemán, los militares consideraban el Mundial, “cuestión de Estado”.

La dictadura arrojó 40 deportistas “desaparecidos”, secuestrados y asesinados, investigación del periodista Gustavo Veiga. Recopilación que dio lugar al libro declarado “de interés cultural”. 

El fútbol padeció el secuestro de Luis Alberto Ciancio, mediocampista de Gimnasia y Esgrima La Plata, Tercera división. Joven militante del “Peronismo Auténtico”, cercano a “Montoneros”.

En diciembre del´76 una “patota” de la Armada -eufemismo de época “Grupo de Tareas”- lo detuvo, diciembre del´76. Estuvo detenido, “clandestino”, en “Pozo de Banfield”. 

Testimonio de familiares de los organismos de Derechos Humanos remitieron a Antropología Forense. Los restos determinaron que resultó “ejecutado de tres balazos”.

En  marzo del´76 AFA tenía autoridades cercanas a la UOM. Unión Obrera Metalúrgica. Paulino Niembro dirigente de Capital, uno de los miembros  del comité ejecutivo.

El fútbol no se detuvo al punto que la selección nacional a cargo César Menotti, apoyado por el gobierno de Isabel Perón, estaba de gira por Europa del Este. 

En la aciaga jornada para la democracia en el país, Argentina le ganaba a Polonia dos a cero con goles de René Houseman y Héctor Scotta. 

En Kiev, la Argentina había vencido a la Unión Soviética, 1 a 0, gol de Mario Kempes. Figura en la nieve, Hugo Orlando Gatti, pantalones largos. Hacía poco había llegado a Boca, procedente de Unión, de Santa Fe. Pedido por Juan Carlos Lorenzo.

La dictadura impactó en el deporte con secuestros y asesinatos. El fondista Miguel Sánchez, de la Juventud Peronista de Berazategui y Adriana Acosta, estudiante de Medicina, Universidad de La Plata, promesa del hockey de Lomas de Zamora.

En el CENARD (Centro de Alto Rendimiento Deportivo) Claudio Morresi ex futbolista de Huracán, River y Vélez, ex titular de Deporte de la Nación, honró al deporte víctima de la dictadura en´06.

Morresi, un hermano “desaparecido”, asesinado en el´77, inauguró una placa homenajeando al tenista Daniel Schapira, <militante de izquierda< simbolizando al deporte víctima del genocidio. 

Sin olvidar en el trabajo de Gustavo Veiga, un hecho poco conocido, secuestro de varios jugadores de rugby de un club de Segunda división en La Plata, todos víctimas del Terrorismo de Estado.

A 40 años del horror. El fútbol argentino tampoco se detendría en medio de la trágica Guerra de Malvinas. Otros tiempos.

(*) Columnista de la Agencia Télam, AgePeBa. La Señal Medios y La Señal fútbol

Fuente: La Señal de los Medios

22 de marzo de 2016

http://www.xn--lasealmedios-dhb.com.ar/2016/03/22/24-de-marzo-del-76-el-futbol-de-afa-no-se-detuvo/

 

 

 

 

 

 
 
Nuestros clubes, memorias del futuro

PDFImprimirE-mail

 

Por Rodrigo Daskal *

 

 

20160323rodrigo  daskal

Atraviesan ciudades y pueblos, atesoran viejas historias de amores y pasiones, de luchas y conflictos, guardan sudorosas horas deportivas y otras amenas de café, nos hablan de antiguas historias de héroes y vencidos, se esparcen en la geografía urbana por fuera de la lógica voraz del valor inmobiliario. Son los clubes de fútbol, un modelo asociativo más que centenario que con vaivenes y cambios aún perdura, y dónde conviven la lógica futbolera, pasional y comercial, con una dimensión social y comunitaria. Dimensión que incluye actividades deportivas, sociales y culturales de todo tipo y cuyo soporte cotidiano son principalmente sus asociados, los que con su cuota, tiempo y trabajo voluntario le dan (o no) vida a sus clubes.

De ser real la intención del presidente de la Nación de permitir la existencia de sociedades anónimas deportivas en el país, estaríamos nuevamente ante la presencia de un debate que parecía, al menos en la superficie, aquietado desde fines de la década del `90, cuando naufragaron los proyectos legislativos y políticos que pretendían habilitar dicha posibilidad. Actualmente los clubes pueden ceder el manejo comercial de su fútbol, entre otras cuestiones, y así ha ocurrido con numerosos casos entre capitales privados y clubes. Pero más allá de estas distintas experiencias, que se han mostrado en la mayoría de las veces poco “exitosas” al menos desde el punto de vista de los esperados resultados deportivos y económicos, tanto para el club como para la sociedad comercial, es necesario centrar el debate en un punto diferente, y crucial.

20160323Clubes de Barrio

Se trate ya de clubes “chicos” que no pueden sostener su fútbol profesional o de “grandes” que pretendan fomentarlo, pareciera ser que el argumento sostenedor de la iniciativa está centrado en la crítica situación económica y financiera de la mayoría de los clubes, consecuencia del accionar de sus conducciones políticas. Estimar que la solución a ello recae en la apertura al capital privado comercial cuyo objeto central es el lucro, es como arriesgar que los “defectos” de nuestra democracia deban resolverse, no con más y mejor democracia, sino socavando las bases conceptuales y políticas que la sostienen; un ataque a la “política” sostenida desde la “no política”, representada ésta en el capital comercial, al que se le presuponen bondades innatas tales como la capacidad de bien administrar o la no corrupción.

Sin embargo, plagado está el mundo del fútbol, a la luz de las experiencias internacionales, de casos de mala administración y corrupción por parte de sociedades comerciales en los clubes, a los que en muchas ocasiones privan también de sus características identitarias. Pero deberíamos ahondar en que lo que está en juego aquí es la base misma de los clubes en tanto capital social: su asociativismo parido en la participación ciudadana en instituciones que adquieren por su objeto y acción carácter de bien público sin serlo, generando confianza social, normas de reciprocidad e igualdad y redes de compromiso cívico. La propia historia del deporte en Argentina pone a las asociaciones deportivas en el lugar de fundadoras del deporte, pero también de coacción junto al Estado para su desarrollo, y del que han obtenido también beneficios en reiteradas y distintas ocasiones. Una modificación legislativa y del estatuto de la AFA significaría abrir la puerta al triunfo de otra lógica, en la que no prevalecería la voluntad de los socios sino la de los inversores comerciales, paradójicamente avalados por la decisión de los socios de permitirlo. Se trata de apuntar, en nombre de sus “defectos”, al corazón de las asociaciones civiles sin fines de lucro.

La Memoria (y Balance) del club River Plate del año 1909 da cuenta que su campo de juego era prestado a colegios de la zona de La Boca y que poco a poco comenzaban a desarrollarse sus actividades sociales y benéficas. En muchos otros clubes de fútbol miles y miles de historias se acumulan en memorias, oficiales y no oficiales, que dan cuenta de su significado como parte de un legado social y civil, conflictivo y en permanente tensión pero aún presente, que nos permite todavía mirar lo nuevo en el viejo horizonte. De eso se trata.

* Sociólogo.

Fuente: Página 12

23 marzo de 2016

http://www.pagina12.com.ar/diario/deportes/8-295179-2016-03-23.html

 

 

 

 

 

 
 

Página 10 de 19

Banner