Opinión
FÚTBOL: Daniel, el poderoso --  Por Ezequiel Fernández Moores

PDFImprimirE-mail

 

20160104DANIEL

La novedad no debería sorprender a nadie. Ahora, nos dicen en la AFA, resulta que Daniel Angelici pasó a ser el nuevo hombre fuerte del fútbol argentino. Meses atrás, pocos pagaban dos pesos por su futuro como presidente de Boca. La noche del gas pimienta por un lado, resultados deportivos por otro. Su renuncia “indeclinable” en agosto 2015 como vicepresidente segundo de la AFA denunciando presiones de la TV (es decir, del Fútbol Para Todos kirchnerista) y el lamento por su partida, pero respetuoso, del presidente Luis Segura. El mismo Segura que parecía agrandado tras frenar el avance imparable de Marcelo Tinelli y que ahora, según parece, ya no se presentará a las elecciones del 29 de junio próximo y cedería su lugar a Angelici. Sí, el mismo Angelici al que se daba por liquidado, ahora, según exageró Segura, “puede ser el Messi del fútbol argentino”. ¿Qué sucedió para que todo cambiara tanto en tan poco tiempo? Sucedió que Mauricio Macri se convirtió en el nuevo presidente de la Argentina. Y que Cambiemos puede sonar bonito. Pero es un slogan. Porque fútbol y política en la Argentina siguen su matrimonio inseparable.

¿Hace falta recorrer acaso otra vez la historia de la AFA que tan bien cuentan Ariel Scher y Héctor Palomino en su libro “Fútbol, pasión de multitudes y de élites”? ¿La historia que muestra como primeros presidentes a señores de apellidos ilustres como Martínez de Hoz, Beccar Varela y Tedín Uriburu? ¿O al yerno del presidente general Agustín Justo y al hijo del presidente Ramón Castillo en los ’30? ¿A los interventores militares en cada golpe de estado? ¿Al amigo incondicional de Eva PerónOscar Nicolini ,o a Francisco Perette, hermano del vicepresidente radical en los ’60? Una lógica que sólo rompió Julio Grondona, claro, porque él fue amigo de militares, radicales o peronistas, según soplara el viento, único modo de permanecer 35 años para ganar fuerza propia y negociar él de igual a igual con el poder de turno. Con la renuncia ahora de Segura a su postulación, la AFA rompe la línea de lo que parecía ser el grondonismo. Y, si pierde peso Tinelli, caería la línea más cercana al negocio del espectáculo y la TV. Angelici, en cambio, marcaría la vieja moda del presidente cercano al poder de turno. Fracasó Angelici en su primer intento de imponer un “neutral” como Armando Pérez(presidente de Belgrano). Y hasta fracasó su propuesta de votar a mano alzada en la polémica elección de Ezeiza que terminó en un imposible 38-38. Angelici no es un interventor militar. No es amigo de Evita, pariente de algún radical ni dirigente sindical. Es hombre de Macri.

Angelici, fortalecido además por su reelección como presidente de un Boca campeón, debería ahora, según dice Segura, “ponerse la camiseta (de la AFA) y jugar”. Lo que se dice jugar está jugando desde que volvió a la AFA. Jugó para Segura, pero sin romper puentes jamás con el sector de Tinelli. En rigor, jugó para Macri. De su renuncia a la vicepresidencia ahora es secretario general. ¿No será ese su puesto de poder real más que el de una eventual presidencia? Juegan dos factores: 1) Angelici sabe la vieja ley que indica que el presidente de la AFA no debería ser presidente de Boca o de River, por una cuestión de equilibrios internos y 2) Angelici prefiere jugar en las sombras. Su negocio es el juego (bingo) y su poder, denunciado semanas atrás por una propia aliada política de Macri, Elisa Carrió, está en el mundo de las operaciones judiciales. Hay que leer algunos últimos artículos de Carlos Pagni en “La Nación” para comprender el peso de ese poder. Es el poder que dan los nuevos tiempos políticos. Los que soplan desde la Casa Rosada. Angelici podría ayudar a la AFA a aumentar a $ 2.500 millones anuales el dinero del FPT. Habrá que ver, eso sí, si Angelici juega para Macri o para la AFA.

Cuentan que, casi como su delegado en la AFA, Angelici ubicó ya al abogado radical Darío Richarte, ex vicerrector de la UBA y además ex SIDE, porque el mundo de espías también es cercano al presidente de Boca. En Boca, mientras Carlitos Tevez siga influyendo dentro y fuera de la cancha, y con César Martucci en los escritorios, todo vuelve a quedar bajo control. Y en la AFA tiene también como aliado influyente a Fernando Marín, el exBlanquiceleste, un nombre casi prohibido para los hinchas de Racing, no ahora por la dirigencia, que obviamente lo rehabilitó acorde a los nuevos tiempos. Curioso, el hombre que casi lideró la cruzada por un fútbol-SA, Marín, está ahora encargado del FPT estatal. Avisó que a la AFA le convenía escuchar los mensajes de la Rosada. Hubo dirigentes enojados por tanta injerencia del gobierno, pero entendieron que la cuota de enero del FPT corría riesgo de demorarse. Y en enero, sin actividad oficial, se trata de un dinero clave para la sobrevivencia de los clubes. Y para una AFA que, hay que recordarlo, tendrá por seis meses más a tres veedores que revisan las cuentas del FPT, designados por la jueza María Servini de Cubría. El acuerdo con el gobierno (viejo socio, pero de cara nueva) dejó algunos quejosos, especialmente clubes chicos y clubes del interior, que temen una avanzada de los más poderosos en el gobierno de la pelota. Más que Angelici, allí emerge como figura de equilibrio el nombre del nuevo tesorero de la AFA, Matías Lammens, tinellista, claro, pero de oído fino para escuchar injusticias, como por ejemplo la de los clubes ascendidos, caso Atlético, que pretenden un dinero más equitativo para que su vuelta a Primera sea menos traumática.

La primera reunión del 12 de enero mostrará al nuevo poder de los grandes, con Angelici secretario general en lugar de Miguel Silva (Arsenal pierde cada vez más poder, Julio Grondona está cada vez más lejos), Rodolfo D’Onofrio viceprimero por River, Claudio“Chiqui” Tapia (en representación de Hugo Moyano, Independiente) como vicesegundo, Tinelli vicetercero y Lammens (San Lorenzo) tesorero con Víctor Blanco (Racing) protesorero. Se sumarán un representante del ascenso y otro del interior.

Será la nueva “mesa chica” en “la nueva AFA de los clubes grandes”. ¿Se traducirá esta nueva repartija de poder en la repartija del dinero que reciben los clubes de parte del FPT? Hay clubes chicos que exigen aún una repartija más igualitaria. Pero el fútbol argentino, hay que decirlo -y Grondona influyó para que eso fuera así-, reparte el dinero de modo mucho más equitativo que en otros países. ¿Podrá mantener esa tradición si los grandes tienen ahora más poder y no se les opone ya la figura todopoderosa que significaba Grondona, un “conservador socialista”, como me lo definió un dirigente días atrás?

Grondona construyó su poder sentado horas y horas en el trono, recibiendo a Boca y a River cuando los necesitó, pero también al club de la D que no tenía dinero para pagar la luz y a la pequeña entidad del interior a la que un representante le había robado un jugador para venderlo a Europa. Ese es también el estilo Segura, no el de Tinelli, que tiene ocupaciones múltiples, al punto que ni siquiera iba a las reuniones de comisión directiva de San Lorenzo. 

Angelici y D’Onofrio también son dirigentes poderosos en otros rubros. Ni qué hablar Hugo Moyano. “Si los muchachos me lo piden -ironizó el camionero- de las dos a las cuatro tengo tiempo”. Las elecciones del 29 de junio, se sabe, coincidirán con el trigésimo aniversario de la conquista del Mundial de México 86. Ese que Diego Maradona edificó con dos goles históricos. Porque todos recordamos el “ta-ta-tá” y el “barrilete cósmico” de “la gambeta de Dios”. Pero también nos acordamos del otro gol, el de “La Mano de Dios”.

Fuente: La Gaceta - Tucumàn

Domingo 3 de enero de 2016

http://www.lagaceta.com.ar/nota/666750/opinion/danielel-poderoso.html

 
Tucumán: Que el éxito de Amargós no engañe - en Tucumán el deporte no se toma en serio

PDFImprimirE-mail

 

Por Guillermo Monti

21122015Guillermo Monti

Miguel Amargós es una excepción, una anomalía del sistema. Un talento captado y formado por un grupo de gente que trabaja a pulmón hace una punta de años -la Federación Tucumana de Karate-, por lo general sacando agua de las piedras. El deporte amateur es una flor exótica en estas tierras, alguna vez consideradas un jardín. El oro panamericano obtenido en Toronto hizo de Amargós el deportista más destacado de la provincia en el año que finaliza. El miércoles fue premiado en la gala de LA GACETA. El karate, su disciplina, no es olímpico. Tal vez consiga ese rango en los Juegos de 2020. Amargós tendrá 29 años, una edad óptima para surcar los tatamis. Esta es, se entiende, una estricta expresión de deseos.

Del karate, como del grueso de los deportes, sólo se habla en las contadas ocasiones en que la televisión y el resto de los medios le roban tiempo y espacio al fútbol. Algunos (Los Pumas, Las Leonas, algún boxeador exitoso, el automovilismo, los herederos de Ginóbili & Scola) hacen un poco de fuerza. A veces, no vaya a creerse. El resto está invisibilizado. Eso sí: cuando se cuentan las medallas panamericanas y/u olímpicas no faltan los infundamentados críticos de ocasión. Después pasan a otra cosa.

Lo que hace Amargós es deporte de alto rendimiento. Vive en un mundo de exigencias difícilmente comprensible para el común de los mortales. ¿Y a qué va eso de su carácter excepcional? A que es toda una hazaña contar con un atleta de elite si la sociedad no contempla a la actividad física como un componente básico de su calidad de vida. Ahí estamos en serios problemas y se nota en la salud de la población.

Apenas uno de cada 10 chicos practica deportes sistemáticamente en la Argentina. No hablamos de las obligatorias clases de Educación Física, espacio que invita a una reformulación total porque, por estos tiempos, no mueve la aguja en la formación integral de nuestros niños. Son profes entusiastas versus currículas anacrónicas, en un ámbito -la escuela- ideal para generar en los chicos el enamoramiento por el juego y por el cuidado de su cuerpo.

En Tucumán, esa estadística se contrae porque los clubes son tierra arrasada. La Ley del Deporte que el kirchnerismo aprobó antes de que el gong marcara el fin de su gestión aborda la necesidad de recuperar las asociaciones civiles sin fines de lucro. Es una de las aristas más valiosas de la norma, cuya aplicación es incierta. Nació mal parida, teniendo en cuenta que a la propuesta de financiarla con un impuesto a las bebidas gaseosas la diluyó el lobby empresarial. Cargó además con la peor de las estigmatizaciones: la propulsó un camporista, el diputado santacruceño Mauricio Gómez Bull. Es una cuestión compleja: la ley por un lado y los planes del flamante secretario de Deportes, Carlos MacAllister, por el otro.

Del club, mientras tanto, pocos se acuerdan. A su formidable condición de aglutinador social se la ignora. A un lugar amigable, acogedor, limpio, con agua caliente, dotado de los elementos imprescindibles para ejercitar el cuerpo y la mente, es un placer concurrir. Y, en especial, si facilita la planificación y el desarrollo de proyectos de vida, que es lo que tanta falta les hace a nuestros ni ni (ni estudian ni trabajan) y a los jóvenes y no tan jóvenes prisioneros del alcohol y de las drogas.

Para todo eso sirve el deporte, furgón de cola de las administraciones provinciales desde hace una pila de décadas. Huérfano de dirigentes calificados. Cooptado por políticos, sindicalistas, personajes turbios y mafiosos que vienen utilizándolo como vehículo de legitimación social. Y cruzado por la violencia y la corrupción, para más datos. Violencia de barrabravas en los estadios y de barrabravas disfrazados de padres que provocan vergüenza en cualquier actividad infantil. Corrupción de quienes vaciaron y vacían a esos clubes que deberían ser modelos.

¿Hace falta un gran estadio de fútbol, moderno y funcional? Sí, permitirá cambiar el perfil de los espectáculos y fomentar el turismo. ¿Hace falta un polideportivo multiuso al estilo del Delmi salteño o el Orfeo cordobés? Por supuesto. Son inversiones multimillonarias demasiado postergadas. Duelen y cuestan, pero a la larga suman y se disfrutan. ¿Debe ser esa la prioridad? Aquí hay terreno para discutir. ¿Y si primero ponemos en pie la infraestructura básica -clubes, complejos, gimnasios- para contar con una sociedad movilizada y consciente de que la actividad física es el más eficaz de los remedios para los achaques del esqueleto y del espíritu?

Deporte, salud y educación lucen tan relacionados que -felizmente- suelen borrarse los límites. El Ministerio de Desarrollo Social instrumentó días atrás una valiosa iniciativa: sentó a la mesa a todos los que trabajan en el tema adicciones bajo el paraguas del Estado. Es insólito ese histórico funcionamiento de compartimentos estancos. No es fácil romper esquemas anquilosados que son, a la vez, zonas de confort. Mucho más en la administración pública.

El deporte debe jugar fuerte en ese partido que la sociedad va perdiendo por goleada. ¿Qué mejor que un Amargós enseñando karate en el club de barrio? Allí donde se aprende sobre compañerismo y se tejen lazos de pertenencia. Después, de esos caldos de cultivo los deportistas de alto rendimiento fluyen con absoluta naturalidad.

Fuente: la Gaceta

18 diciembre de 2015

http://www.lagaceta.com.ar/nota/665205/opinion/que-exito-amargos-no-engane-tucuman-deporte-no-se-toma-serio.html

 

 

 

 

 

 

 
 
Uno más uno no siempre es dos -- Por Ezequiel Fernández Moores

PDFImprimirE-mail

 

 

10122015Tnelli- Segura 1

 

Un conocido dicho futbolero es que, si hablamos de la pelota, uno más uno no siempre es dos. Que el fútbol es una enorme caja de resonancia para otros asuntos laterales que, además, suelen ser más importantes que la pelota. Lo que se pierde por un lado, se gana por otro. Un ejemplo claro, para estar a tono con los nuevos tiempos, puede ofrecerlo Mauricio Macri, que asumirá el jueves como nuevo presidente de la Argentina.

Gastó muchísimo dinero apenas asumió en Boca. El equipo, Carlos Bianchi mediante, terminó ganando todo y la apuesta, arriesgada, se reveló en un éxito. Macri, como lo pronosticaron analistas políticos 20 años atrás, cuando iniciaba su gestión en Boca, terminó liderando un proyecto político que hoy es poder nacional. Uno más uno no era dos. Terminó siendo algo mejor que eso.

También Marcelo Tinelli puede pensar que, en fútbol, uno más uno no siempre es dos. Puso dinero de su propio bolsillo para ayudar a renacer a San Lorenzo. Algunas decenas de millones. Sin intereses. Sin plazos. Bien diferente de alguna primera etapa de años anteriores, cuando, más enfocado en el negocio clásico, llevó jugadores al club en una gestión anterior. Bien diferente también de cuando compró al Badajoz en España, al que también abandonó porque no se dieron los resultados.

En su nueva etapa ya en la conducción oficial de San Lorenzo arriesgó sin importarle que uno más uno jamás diera dos. Acaso porque ya no pensaba sólo en su querido San Lorenzo, sino en algo mayor: en la AFA. Bien, la Asociación de Fútbol Argentino demostró que la ley del uno más uno que no es dos puede trasladarse a otros ámbitos.

La AFA pasó 35 años sin elecciones verdaderas. Sin debates públicos. Se intuía que no sería fácil el cambio. Igual, nadie, ni siquiera los guionistas que provocan las polémicas más ridículas de Show Match habrían podido imaginar lo del jueves pasado en Ezeiza. Ya no que uno más uno no diera dos. Sino que 38 más 38 pudiera dar 75.

Consumado el bochorno, las partes anuncian que se reunirán mañana para definir los términos de lo que podríamos llamar “el balotaje de la AFA”. Parece extinguida la batalla legal que se anunció el viernes sobre si en la próxima votación deben participar o no los mismos 75 miembros del jueves por la noche.

Estarán los mismos, aseguró el sector oficialista de Luis Segura. Eduardo Spinosa (Banfield), tesorero de AFA, pero “tinellista”, decía lo contrario, sabiendo que los resultados de las elecciones de hoy en Boca y en los próximos días en Colón, Lanús y en Argentinos podían significarle algunos nuevos votos. Lo de Argentinos, las elecciones son el 19, suena insólito, porque Segura no tiene allí lista propia y la nueva conducción podría votar a Tinelli.

En Boca, en cambio, Daniel Angelici asoma candidato gracias ya no a Bianchi, sino a Carlos Tevez. No importa, como dice la oposición, que sea mentira que Tevez no costó un peso a Boca. Ahí están, entre otros, ofrecidos a cambio a Juventus a bajo precio de mercado los pases futuros de los dos mejores productos que sacó el club: Andrés Cubas y Rodrigo Bentancur. Uno más uno, otra vez, no vuelve a ser dos.

Angelici, eso sí, dejó pagando a varios que ponían en duda su voto pro-Segura. Lo hizo el jueves, cuando, para superar el bochorno, propuso que se votara a mano alzada. Los “tinellistas” se opusieron. Argumentaron que, tal era la tensión dentro de Ezeiza y eran tantas las caras extrañas en el lugar, que votar a mano alzada podía ser casi una invitación al suicidio. Tinelli, que antes de las elecciones tenía todo acordado con su amigo Daniel Scioli, acomodó los tantos tras el triunfo de Macri y se presentó como una continuidad en la nueva línea del “cambio”.

Macri lo recibió pero no lo apoyó públicamente. Enfrente está no sólo Angelici, sino también Hugo Moyano. “Nada tiene que ver Macri” en el voto de Boca, aseguró Angelici. El tuit del viernes de Tinelli pareció reforzar la idea de que, al menos en la AFA, Macri no apoya la línea de que Tinelli forma parte de su cambio. Tinelli tuiteó: “Mmmmm”.

No fue lo único. Más animados fueron los tuits a Moyano, diciéndole que también él puede ir a almorzar con Mirtha Legrand, a bordo de su camión. Públicamente se habla de “error” y “fatalidad”, pero una línea del “tinellismo” dice que el voto doble del jueves es un viejo truco de elecciones sindicales. Sugieren autoría de Moyano en el caso de los tres votos dobles (dos seguros a favor de Segura) y en el tercero no detectado que provocó el bochorno, acompañado además del video en el que Miguel Silva (secretario general de la AFA, línea Segura) le avisa al oído a Segura algo sobre “dos votos”.

El que contaba, se atajan los de Segura, era un “tinellista”, Pascual Caiella (Estudiantes). El sector fiscalista, los representantes de la Inspección General de Justicia, quedaron en ridículo aún mayor con el video de la mujer que asoma su cabeza y pregunta: “¿Y ahora qué hacemos?”.

Allí estaba Tinelli, nuevamente liderando rating, pero sólo que, esta vez, el libreto no era suyo. Por eso, apenas balbuceó adhiriendo a la posible idea del consenso que tiró rápido Segura en la conferencia de prensa conjunta tras el bochorno. “Quedé shockeado, no me salían las palabras”, admitió el viernes por la noche en su programa de TV. Ahí volvía a ser local. Pero seguía shockeado. Su discurso no tenía el mismo poder del Tinelli rey de la TV. Acostumbrado al éxito, a que todos deben ir a su programa, fue esta vez él quien tuvo que jugar de visitante. Y, lo que anunciaba como un fácil triunfo, con trampas o no, terminó en un empate dramático. Una derrota si se lee en los códigos del mundo “tinellista”.

 

Fuente: La Gaceta

6 diciembre de 2015

http://lgdeportiva.lagaceta.com.ar/nota/663794/deportes/uno-mas-uno-no-siempre-dos.html

 

 

 

 

 

 

 
 
Juegos de poder: “….decir que no se mezcle la política con el fútbol es no entender el escenario…”

PDFImprimirE-mail

 

03122015Segura Tinelli

 

El país concluyó un agitado calendario electoral, pero ahora llega el turno del fútbol: el 3 de diciembre la AFA, el 6 Boca y el 26 de febrero la FIFA. En el país resulta difícil, por no decir imposible, separar la política del fútbol, un proceso electoral de otro. En la FIFA también.

Decir que en la AFA hay elecciones ya es una buena novedad. Un par de meses atrás se daba en el país casi como un hecho que el oficialismo ganaría las elecciones nacionales. El triunfo opositor de Mauricio Macri marcó un cambio profundo e inesperado. “La gente quiere un cambio, ya se expresó a nivel país”. Lo dijo Marcelo Tinelli. Tal vez su frase habría sido igual de efectista y acomodada si el que ganaba era Daniel Scioli. Tanto Tinelli como Luis Segura tuvieron cercanía con Julio Grondona. Imposible no tenerla si Grondona gobernó durante 35 años en la AFA. No es ese el problema. Pero está claro también que Segura, dicho sin sentido peyorativo, sino meramente descriptivo, representa la continuidad del “grondonismo”. Tinelli lo sabe. Y por eso, tras la victoria de Macri, avanza con el discurso del cambio. Pero en la elección de Macri participó todo el pueblo argentino. Y en la AFA votan 75 asambleístas. Y, los números, según parece, acompañan por ahora más al oficialismo de Segura.
Es cierto, el voto es secreto. Tinelli dijo públicamente que tiene más votos de los que aparecen, pero que algunos clubes no se definen públicamente porque todavía se están jugando ascensos y descensos. Una manera de decir que la vieja política del “grondonismo” todavía premia y castiga con arbitrajes o algunos otros trucos. Raúl Broglia, presidente de Rosario Central, dijo el viernes que su club fue perjudicado contra Boca en la polémica final de la Copa Argentina porque dio apoyo público a Tinelli. El animador de TV ya hizo trascender sus reuniones con Macri primero y con María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta después. Fue una demostración de fuerza. De las que le gustan a Tinelli. Tan impactantes que, a veces, pueden convertirse en un bumerán. Fue también un juego de Cambiemos dentro de las elecciones de la AFA. Si lo hubiese hecho el gobierno kirchnerista o el propio Scioli, la reunión habría sido considerada acaso “una nueva presión de la política sobre el fútbol”. Macri cuenta hoy con el dulce sabor de la victoria. Y las reuniones con Tinelli disfrutan de un análisis benévolo. Sin segundas lecturas.
“El 76% de los ingresos de la AFA son del Estado. No se puede desconocer que el gobierno es tu principal sponsor, así que decir que no se mezcle la política con el fútbol es no entender el escenario”. Lo dijo Tinelli. Y tiene razón. Cuando esa sociedad moleste y no ayude, tal vez diga exactamente lo contrario.

Pero hay que leer la historia de la AFA para entender que la política siempre estuvo presente. Y mucho antes que el kirchnerismo. Antes que Juan Domingo Perón también. Hay mucho escrito sobre el tema. Los vínculos, eso sí, se hicieron mucho más profundos a partir del Fútbol Para Todos. Porque el Estado se convirtió en socio central. Y en Argentina, el Estado, guste o no, suele confundirse fácilmente con el gobierno. Otro dato: nunca antes un presidente argentino había usado tan directamente al fútbol como trampolín de su carrera política. Y no fue ningún presidente peronista justamente. Fue Macri. Boca, está claro, fue su trampolín.
Lo que cuesta más explicar en las elecciones de la AFA es entonces el voto de Boca, el club Pro por excelencia, pero que no elegirá “el cambio”, sino que se inclinará por Segura. Así, al menos lo dice su presidente, Daniel Angelici. Si hasta prestó su casa para el cierre de campaña, así como River se la dio a Tinelli. ¿Pero no es Angelici un operador clave de Macri en la justicia de Buenos Aires, como lo describen casi todos los analistas políticos? ¿Cómo explicar la contradicción de Macri supuestamente cercano a Tinelli y al Boca Pro de Angelici votando por Segura? “No vamos a apoyar a Tinelli porque el hincha de Boca no lo quiere”, blanqueó tiempo atrás el propio Angelici. El mismo Angelici que meses antes había dado un portazo en la AFA de Segura denunciando irregularidades. Pero las elecciones en Boca están demasiado pegadas. Y los hinchas de Boca, es cierto, no tienen buenos recuerdos de Tinelli, acaso desde aquel desafortunado escupitajo en pleno programa que el animador tiró al boquense Larry de Clay que lo cargaba al aire. Otros sugieren de modo malicioso que al propio Macri tampoco le incomodaría frenar el avance a veces arrollador de Tinelli. Si le va bien en la AFA, dicen esos analistas, ¿por qué no imaginarse a Tinelli como potencial rival en alguna futura elección ya no del fútbol, sino de la política? Si Macri lo hizo, ¿por qué no Tinelli?
El actor principal de las elecciones de Boca no es hoy Carlos Tevez, como algunos imaginaron, aunque el crack ya dijo hace tiempo que apoya a Angelici. El actor central es La Bombonera. Angelici propone un nuevo estadio, argumentando que falta espacio y en línea además con un proyecto de rezonificación impulsado en La Boca por el gobierno de la Ciudad. Todo monocolor. Azul y amarillo. Especialmente amarillo. La competencia, tanto José Beraldi como Jorge Amor Ameal, habla de renovar La Bombonera, no de mudarla. Sabe que la Bombonera comprende un fuerte sentimiento de pertenencia para el hincha. Y que ahora, además, es patrimonio del fútbol mundial. Lo dijo días atrás la revista inglesa Fourfourtwo, cuando ubicó a La Bombonera primera entre los 100 mejores estadios del mundo, más por historia y ambiente, claro, que por su comodidad, que no la tiene, excepto en los palcos VIP.
¿Acaso puede compararse La Bombonera con el impactante Allianz Arena de Bayern Munich o el Emirates del inglés Arsenal, por citar apenas algunos de los estadios más modernos y cómodos del fútbol mundial? ¿O con el nuevo Wembley o algunos de los nuevos estadios del Mundial de Brasil? El fútbol del mundo está pendiente no por las elecciones de la AFA ni de Boca, sino por las de la FIFA. Desde la muerte de Grondona, sabemos, el fútbol argentino perdió todo peso y presencia en la FIFA. Si siguiera vivo, Grondona acaso podría estar preso o sancionado por la Comisión Etica de la FIFA, tal el escándalo de corrupción que arrastró al presidente Joseph Blatter y a Michel Platini, que era principal candidato a la sucesión. ¿Por qué no iba a hacerlo con Grondona? La AFA, la de Segura o la de Tinelli, ya anunció que apoyará la postulación del suizo Gianni Infantino, actual secretario general de la UEFA, que impulsó su candidatura después de que Platini cayó en la volteada, arrastrado acaso por alguna declaración de Jerome Valcke, sancionado secretario general de la FIFA. La AFA votará a Infantino porque lo hará en bloque con la Conmebol, que se reunió esta semana en Río de Janeiro. Lo hizo en Río porque el nuevo jefe del fútbol brasileño, Marco Polo del Nero, no se anima a salir del país, temeroso de caer también en manos del FBI. La reunión de la Conmebol se realizó en el flamante edificio de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) llamado José María Marín, el hoy expresidente que cumple arresto domiciliario en Nueva York. La elección de la AFA se hará en el predio que lleva otro nombre conocido: Julio Humberto Grondona.

 

Fuente: La Gaceta – Ezequiel Fernández Moores

29 noviembre de 2015

http://www.lagaceta.com.ar/nota/662832/opinion/juegos-poder.html

 

 

 

 

 

 
 
Que es Amateur -- Por Pedro R. Bonnettini *

PDFImprimirE-mail

 

02112015Pedro Bonnettini

DE FORMA CORRIENTE UTILIZAMOS CLASIFICACIONES QUE NO SON “LO QUE PARECEN”

 

Frecuentemente decimos que nuestro deporte y nuestros deportistas son de carácter amateur, opinión que hacemos sin tener claramente definido que significa el término o la clasificación.

Adjunto para vuestra información diferentes definiciones y una opinión personal para que podamos disponer de un mejor panorama de nuestra realidad y en definitiva podamos definir que somos.

Este trabajo, que sugiero leer con atención, refleja que las decisiones que adoptamos están basadas en el estudio de cada situación en particular.   

AMATEUR: - Se dice que es el atleta que no recibe paga o ventaja económica alguna por su actividad deportiva. Para los ingleses un jugador es profesional o es aficionado, no hay términos medios, pero en la realidad surgen muchas divergencias por la aplicación de la regla que define al amateur.

Hay casos que se compensa la ausencia al trabajo normal para atender una exigencia deportiva, pagándole los días de falta a sus obligaciones. Según algunas líneas de pensamiento que el jugador que recibe tal paga, es tan profesional como el jugador que recibe un sueldo. La diferencia está en el mayor o menor monto del pago.

Existe el amateur marrón o profesional encubierto, este es cuando un jugador recibe gratificaciones a escondidas de la dirección del deporte que practica.   

La calificación de amateur en la práctica ha provocado a lo largo de años y años, las más elásticas y variadas interpretaciones, según sean los deportes o las federaciones que controla y fiscalizan.

Algunas organizaciones directivas de los deportes han clasificado debidamente al aficionado dictando un Estatuto del Aficionado; otras que conceptúan profesional a quien reciba una paga, dejan de clasificarlo así en cuanto deja de recibirla y entienden que vuelve a ser amateur.     

La Federación de Remo es estricta en su definición y otro tanto sucede con la de Atletismo con su Estatuto del Aficionado; la de Tenis entiende que quien da algunas lecciones de tenis, es ya un profesional y quien escriba un artículo sobre su deporte o se preste a un reportaje, es de hecho un profesional.

Otras organizaciones entienden que un amateur puro no debe siquiera recibir paga por los días que falte a su trabajo habitual para dedicarlos a su deporte, en visitas al extranjero (por ejemplo). En fin, cada cual tiene su punto de vista.   

Otras definiciones dicen que amateur corresponde a un jugador aficionado que ama lo que hace.

AFICIONADO: Es aficionado el deportista que actúa en una o varias especialidades sin tener presente nada más que el deporte mismo, es decir, sin pretender remuneración alguna.

LA INTERNATIONAL AMATEUR ATHLETIC FEDERATION, dice en su Estatuto del aficionado: 

1ª) Aficionado es todo aquel que compite únicamente por amor al deporte.

2ª) Competir en un deporte, por dinero, o por cualquiera otra retribución, convierte al competidor en profesional del deporte.

3ª) En todos los deportes atléticos, de campo y pista, el que a sabiendas compita con o contra un profesional, se convierte, por tal causa, en profesional.

4ª) Todo aquel atleta que por dinero o cualquier otra retribución pecuniaria, enseñe, prepare o adiestre en cualquier deporte, es profesional. Sin embargo todo empleado o representante de un estado, escuela u otra institución educacional, que enseñe, prepare o adiestre como cosa inherente a su vocación o empleo principal, podrá o no ser considerado profesional, de acuerdo a lo que resuelva la federación del país al que pertenezca, pero esta excepción concierne única y exclusivamente a competencias de su propio país.

5ª) Cualquier atleta que a sabiendas se haya convertido en profesional, no podrá ser reintegrado a la categoría aficionado.

Para aclarar estas reglas fue necesario dictar un grupo de reglas adicionales que quedó así:

a)     El aficionado, no puede apostar, tener interés alguno en apuestas o jugadas por dinero o cualquier otro objeto, en pruebas en que intervenga como competidor.

b)    El aficionado no competirá por ningún premio o recompensas que no esté debidamente inscriptos con palabras o letras conmemorativas de la competición. Los premios deben ser de naturaleza tal, que puedan ser poseídos y retenidos durante toda la vida del competidor.

c)     El aficionado no puede competir por un premio o prenda de un valor mayor de diez libras esterlinas, salvo consentimiento de la federación de su país.

d)    El aficionado no debe vender, empeñar o regalar los premios conquistados; debe tenerlos siempre a disposición de la federación de su país para su inspección.

e)     El aficionado no puede inscribirse ni competir bajo otro nombre que no sea el suyo propio o el que haya adoptado de manera permanente para ese fin y registrado por él en la federación de su país.

f)     El aficionado no puede desafiar ni en ninguna otra forma, poner en evidencia su intención de competir con o en contra de un profesional, ya sea por dinero o bien equivalente.

g)    El aficionado no puede aceptar ni en ninguna otra forma recibir ninguna suma de dinero u otra retribución pecuniaria para su viaje, su asistencia a una reunión atlética o su regreso de la misma, a no ser exactamente lo que hubiera desembolsado por gastos de viaje, comida y alojamiento.

h)     El aficionado no puede, directa o indirectamente aceptar pago como indemnización por cualquier pérdida de tiempo o de salario al entrenar o concurrir a una competencia.

i)      El aficionado no puede recibir retribución alguna por el empleo de aparatos o el uso de mercadería de cualquier tipo relacionado al deporte, de cualquier agente o firma fabricante y tampoco permitirá que su nombre sea utilizado como medio de propaganda.  

j)      El aficionado no puede competir representando a una organización de la que sea empleado o donde preste servicios personalmente independientemente del tipo de remuneración.

k)     El aficionado, que a sabiendas, compita con o contra un profesional, se convierte automáticamente en un profesional.

En reunión del Comité Olímpico Internacional el 21/06/1961 se resolvió que un aficionado es quien participa y siempre ha participado en un deporte sin ganancia material. Para ser calificado aficionado es necesario ajustarse a las siguientes condiciones:

a)     Tener una ocupación normal destinada a asegurar sus medios de vida presentes y futuros.

b)    No haber recibido nunca pago alguno por tomar parte en cualquier competencia deportiva.

c)     Respetar los reglamentos de las federaciones internacionales interesadas.

d)    Cumplir con la interpretación oficial de esta reglamentación.

 FEDERADO: Se dice que es el atleta perteneciente o relativo a una federación.

Se es federado cuando voluntariamente se es parte de un sistema de deporte organizado estando sujeto a partir de ese momento a conocer, aceptar y cumplir todas a reglas emitidas desde el gobierno central.  

Para ser claro, más allá de que los términos que por allí no le gusta a algunas personas, un atleta, al ser registrado para un Club o A.C.D. pasa a ser patrimonio del mismo, hasta que por alguna acción administrativa posterior deje de serlo.

CONCLUSION: En mi opinión dentro de nuestra actividad federada conviven varios tipos de las clasificaciones precedentes.

Dentro de los conceptos existentes, los señores jueces de nuestra actividad son “profesionales” ya que por su tarea reciben retribución pecuniaria o de otro tipo.

Al ser clasificados como profesionales, los señores Árbitros deben en contrapartida, brindar una prestación adecuada a su calidad profesional y ofrecer muy buen estado físico, muy buena conducta y presencia, dentro y fuera de la cancha, debe estar permanentemente actualizados y como todos los demás profesionales de diferentes actividades “nunca debe dejar de estudiar”.

Tenemos jugadores, directores técnicos y preparadores físicos que desarrollan la actividad dentro del amateurismo, es decir son aficionados que aman lo que hacen y seguramente, la mayoría de ellos, se preparan, trabajan y encaran la actividad trabajando profesionalmente, sin recibir ninguna remuneración.

Pero también tenemos (y muchos) jugadores, directores técnicos y preparadores físicos que reciben reconocimientos o ventajas económicas por su tarea – es decir, son sin dudas “profesionales”.

Si tomamos en cuenta el punto K), de las normas emitidas por la Federación Atlética de Deportes Amateur que dice:

El aficionado, que a sabiendas, compita con o contra un profesional, se convierte automáticamente en un profesional.

Podemos decir entonces queabsolutamente todos nuestros jugadores, directores técnicos y preparadores físicos “son profesionales”. Un tema para interpretar, debatir y definir.

* Presidente de la Confederación Argentina de Fútbol de Salón

Fuente:

25 octubre de 2015

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

 

 

 

 

 
 

Página 10 de 18

Banner