Opinión
La otra mirada: "Selección vs periodistas" - cantitos fuertes, repiten vestuario del Mundial, México´86.

PDFImprimirE-mail

 

 

 

Por: José Luis Ponsico (*)

Especial para "Mundo Amateur"

20171017eliminatorias



"Oh, oh, oh hay que alentar a la selección. Oh oh oh hay que alentar a la selección. Hay que alentar hasta la muerte porque a la Argentina yo la quiero. Porque es un sentimiento y lo llevo en mi corazón. Oh oh oh", volaban las camisetas en el vestuario de Quito.

"Y no me importa lo que digan ésos <putos< periodistas, la puta que los parió. Oh oh oh", entonaron veintena de futbolistas, dirigentes y allegados al término de la clasificación en el Estadio "Atahualpa" de la capital de Ecuador. Inolvidable.

"Novela" repetida en "patria futbolera": la victoria en Ecuador, las dificultades -2.850 metros, altura; un triunfo allá en 20 años; gol de ellos, 40¨- el seleccionado de Jorge Sampaoli, que había equivocado el rumbo, ubicando jugadores en posiciones "desconocidas", brindó muestra de carácter y tuvo al "crack", Lionel Messi, imparable. 

Parte del periodismo pegó duro cuando la Argentina no pudo ganar el Mundial de Brasil 2014 -mejor Alemania en medio siglo; 1-0, tiempo suplementario, tres minutos para el final-; luego cayó dos veces con Chile, de Sampaoli, que no jugó mejor que Argentina pero obtuvo ventaja en los penales. Ahí se conoció la sentencia: "Hay que terminar con la bandita de Messi"

Periodismo hiriente carece de valor ético. Se puede decir "tal jugador está bajo; no rindió en tal posición". Pero <Hay que terminar con la bandita...< explicando que el grupo involucrado no había pedido por Carlos Tévez, Brasil´14. Al tiempo que se ensañaban con Gonzalo Higuaín y Javier Mascherano, daba punta al viejo ovillo: <Boca versus River<
En 1985 Argentina no pudo con Paraguay, amistoso en River. El seleccionado de Carlos Bilardo jugó mal. Hubo un gol en contra de Oscar Garré -700 partidos en Ferro; lateral experimentado, acción "desgraciada"- y un movimiento para voltear al DT desde la <Coordinadora Radical<, alfonsinista. 

A partir de ahí el diario "Clarín" obstinadamente atacó al técnico, luego campeón del mundo. Durante más de dos años. Un despropósito donde se mezcló hasta la ideología: el Flaco (César) Menotti <el fútbol champagne, de izquierda<; Bilardo, la derecha, <ganar a cualquier precio<. Otro disparate.

Argentina ganó en México´86, jugadores, cuerpo técnico -a Bilardo, lo acompañaban Carlos Pachamé, Raúl Madero, el profesor Ricardo Echeverría, campeones con Estudiantes de La Plata, fines los´60- salió del vestuario argentino con Diego Maradona, genio del Mundial, como bastonero, entonó cánticos fuertes contra "Clarín" y la prensa deportiva, adversa.

Bilardo, en el regreso, entre allegados, dijo: "Si un técnico se equivoca, lo rajan. Si un jugador anda mal, no le renuevan el contrato. Cuando un periodista, o varios, se equivoca durante dos años, no pasa nada?", preguntó. 
"No rajen a nadie, pero en vez de estar en la Redacción los pasen a Maestranza, por el mismo tiempo que nos pegaron y erraron", ironizó el "Narigón". Ahora, el comentarista "Gringo" Cingolani martirizó al seleccionado, pidiendo por C5N "Hay que terminar con la <bandita de Messi<. Todo se repite. 

Su colega Gabriel Anello, denunciando a Ezequiel Lavezzi, de consumir "marihuana", en el predio de Ezeiza. Luego el periodista denunciado, por ex esposa. Daniel Mollo despotricando a los gritos. Asimismo, famosos recorrieron el camino: Mariano Cross y Martín Liberman. Todo se parece mucho a México´86

20171017Messi Tapia

Un "prócer" del periodismo vernáculo Enrique Macaya Márquez "TyC", disparó: "Yo no tolero el ataque a los periodistas". Lo que debe saber el hombre que cultiva el periodismo deportivo desde 1958, Mundial de Suecia, es que los cantitos no eran contra él. 

Un <vanguardista< siempre, don Enrique, gobiernos civiles y militares, como José María Muñoz -mañana se cumplen 25 años de su deceso; 14 de octubre del´92; tenía 68 años- hombre del periodismo serio, Enrique, no debe enojarse. Apenas comprender: los jugadores tienen familia, esposas, hijos, hermanos. 

A lo sumo, durante Mundial´82, hubo tira de "Caloi" y Alejandro Dolina, bromas en la tevé con una serie, cantitos y rima: "El que talla es Macaya ..." O también: "Borombonbón, yo soy el hincha de Camerún" un <negrito< simpático, en imagen con <huesito< en la cabeza. Dibujos animados, apenas. Ahora, es otra cosa.

"Los futbolistas son corporativos", dicen  mentores de la "prensa amarilla". A veces "canalla". Los futbolistas responden: "Los periodistas también son corporativos. Nada hace cuando alguno de ellos no respeta, de mínima, la ética periodística que todos deben tener", se escuchó

Una opinión de riesgo: ¿Qué puede ocurrir si en Rusia 2018, cuatro semifinalistas que en los papeles perfilan chance, aparecen en el cierre del Mundial, siendo Alemania, Brasil, Rusia, por orden alfabético... Y... la <célebre "bandita de Messi<". Se hacen apuestas.


(*) Columnista de la Agencia Télam, La Señal Medios y "Mundo Amateur"

 

 

 

 

 

 

 
Nota para Reflexionar -- LOS JUEGOS PARA CHICOS TIENEN NÚMEROS MUY GRANDES

PDFImprimirE-mail

 


Por ERNESTO RODRIGUEZ III 


Dentro de un año, a estas horas, se estarán inaugurando en el Obelisco los terceros Juegos Olímpicos de la Juventud, la máxima competencia planetaria Sub 18. Olímpicos Argentinos comienza una serie de investigaciones para poner en perspectiva a Buenos Aires 2018. En la primera entrega, un alarmante análisis a los costos que ya se multiplicaron por cuatro y llegarían a 9.000 millones de pesos, un 766% con respecto a la propuesta hecha en 2013 por Mauricio Macri y Gerardo Werthein.

20171008macri-villa-olc3admpica

Macri, Werthein y Rodríguez Larreta en la puesta de la piedra fundamental.

El 4 de julio de 2013, un verdadero Dream Team daba saltos de alegría en la sede del Comité Olímpico Internacional (COI) en Lausana (Suiza). Todo era abrazos en el grupo que encabezaban Mauricio Macri (por ese entonces, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires) y Gerardo Werthein (presidente del Comité Olímpico Argentino, COA). La Reina del Plata le había ganado en la pulseada a Medellín y Glasgow para albergar los Juegos Olímpicos de la Juventud (YOG, por su sigla en inglés) a celebrarse en 2018.

En la foto oficial con el belga Jacques Rogge (presidente del COI por esos tiempos), además del tándem de empresarios puestos a la función pública se sumaron Agustín Pichot (el exrugbier, de zapatillas blancas y sin corbata, había sido vital exhibiendo su poder de lobby), Claudio Morresi (secretario de Deporte de la Nación puesto pour la galerie para demostrar que entre el líder PRO y el gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner había algún acuerdo) y la Leona Florencia Habif (participante de la primera edición de los YOG en Singapur 2010).

En el sueño personal de Werthein (uno de los empresarios que más creció en la Década Ganada) de albergar en Argentina una cita multideportiva, Macri fue una pieza clave. En los 15 minutos de fama olímpica que tuvo la delegación argenta, el Ingeniero prometió ante los 102 miembros presentes organizar unos Juegos sustentables, sin excesos que costaran “solo el 1% del presupuesto anual de la ciudad”.

El plan original (escondido con celo de la prensa pero que puede verse en este link) explicaba que los Juegos se harían con la base del “Corredor Olímpico” (la frustrada apuesta menemista por conseguir los JJ.OO. 2004 utilizando la franja de clubes y espacios verdes que se extiende en las cercanías del Río de la Plata, desde Puerto Madero, pasando por los bosques de Palermo hasta la General Paz) y se agregarían nueve emplazamientos existentes. Como gran inversión, y fiel a lo que fue un caballito de batalla de la gestión de Macri en la Ciudad, se urbanizaría una porción del Parque Roca en la región Sur y se levantaría allí una pista de atletismo. El presupuesto operativo se calculaba en u$s 104,69 millones; además se presentaba un plan de gastos adicional por u$s 126,4 millones para alzar el complejo habitacional de los deportistas (al que se prometía relocar a los pobladores de la Comuna 8 tras la competencia), lo que hacía una cuenta total de u$s 231,09 millones, una torta intermedia entre los u$s 170 millones que calculaba la candidata colombiana (con infraestructura heredada de los Odesur 2010) y los u$s 441 millones que pretendían dispensar los escoceses.

Ante los miembros del COI, el task force de Macri y Werthein, informó en su presentación oficial que, a la hora de hacer los números finales en 2018, el total gastado por la comuna de Buenos Aires sería de $ 1.040 millones ya que se comprometieron a que en la Argentina hubiera un dólar cotizando en ese momento a $ 4,50. La propuesta exhibía absoluta candidez o una terrible falacia: en aquel mismo jueves 4, mientras el secretario de Comercio Guillermo Moreno mantenía a capa y espada un dólar oficial a $ 5,36, el Blue (el valor del dólar que movía el compás de la producción nacional, con un aumento de casi un 25% en los primeros 185 días del año), se cambiaba a $ 7,95 y en franca tendencia alcista ya que cerraría 2013 tocando los diez pesos. Es decir, en los hechos, el presupuesto prometido por Mauricio & Gerardo casi se había duplicado antes de que se bajaran del escenario del Palais de Beaulieu lausanés.

De regreso a CABA, se generó la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Juegos Olímpicos de la Juventud, un joint venture entre el COA y la Ciudad que actualmente tiene a Santiago Mancini como titular por parte del gobierno PRO y a Leandro Larrosa (la mano derecha de Werthein) como CEO del Comité Organizador. En los siguientes cuatro años nunca se publicó ni se presentó el business plan o el organigrama de actividades a los ciudadanos que debían soportar con sus impuestos la mayoría de los gastos que generaran los Juegos. De manera espasmódica, eligiendo con cuidado los canales de comunicación, se fueron dando a conocer por parte el cambio de rumbo, las modificaciones de las locaciones y las novedades de fondo. Así, con respecto al plan original de 2013, sólo cuatro deportes conservan a la fecha su sede original; el plan de urbanización en Villa Soldati cambió de objeto (ya no será para los pobladores menos favorecidos de la zona sur sino que se proyecta como un negocio inmobiliario global), y hasta se pidió un crédito de u$s 160 millones a la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) para eventuales gastos.

Todos estas mutaciones se hicieron sin demasiada publicidad. Y, a medida que el proyecto mutaba, las cuentas engordaban aunque sin publicar aún cuál será el gasto final. El presupuesto de la Ciudad proyectó en 2014 un gasto operativo de $ 10.787.175 para los YOG 2018, cifra que subió de manera exponencial a $ 297.190.24 en 2015. Con la llegada de Horacio Rodríguez Larreta a la Ciudad, el nuevo Plan Plurianual 2016/2019 generó una notable modificación en el proyecto del UPE Juegos Olímpicos para autorizar aumentos en los dispendios. La canilla de plata oficial se abrió a chorros y desde las arcas públicas se derramaron $ 1.217.690.417. Número que quedó chico este año, ya que hay dos partidas oficiales: una destinada a obras por $ 2.035.559.214 y otra, el llamado Programa 73, que reserva $ 470.868.696 del erario público para diversos gastos organizativos. Hasta aquí la cifra dispensada por el gobierno de CABA se eleva a $ 4.032.095.840, casi cuatro veces más que lo que se había comprometido el ahora presidente de la Nación cuando era Lord Mayor porteño, sin contar que los antecedentes de otras sedes demuestran que el año de realización de los Juegos es el de gastos máximos.

¿Hasta cuánto avanzará la cuenta? Hace dos semanas, Werthein ofreció una conferencia de prensa en la casona recoleta del COA en la que sin dar grandes detalles afirmó que el presupuesto global alcanzaría los u$s 450 millones, dividido en tres módulos. “Hay uno de u$s 190 millones, otro de u$s 80 ó 90 millones. Y el tercero, por la Villa Olímpica, de u$s 170. El COI aportará u$s 15 millones; el resto lo pagará la Ciudad”. Si se dan por buenas las palabras de quien manejó los destinos de Telefónica Argentina, La Caja y Cachamai, y se cree en las previsiones del Proyecto de Ley de Presupuesto 2018 que sitúan al dólar en una línea cercana a los 20 pesos, la cifra que insumiría Buenos Aires 2018 llegaría a $ 9.000.000.000, un aumento del 766% con respecto a la propuesta hecha por Macri y Werthein en Suiza. ¿Será ese el número final o las cifras serán mayores?

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Fuente: OLIMPICOS ARGENTINOS

6 de octubre de 2017

https://olimpicosargentinos.com.ar/2017/10/06/juegos-para-chicos-numeros-muy-grandes/

 

 

 

 

 

 
 
Libro analiza relación entre el deporte y los valores

PDFImprimirE-mail

 

 

 

El deporte en la cultura del encuentro. Deporte y Fe” fue escrito por Víctor Francisco Lupo, un enamorado de la prédica del Papa Francisco.

 
 
 20171004Tapa y Contra

 

Desde Buenos Aires, Virginia Bonard. SIGNIS Argentina

Argentina.- Víctor Francisco Lupo, nacido en Tucumán, Argentina, es un “bergogliano” de pura cepa.  Un enamorado de la prédica del Papa Francisco desde antes, inclusive, de su época de cardenal en Buenos Aires. Con esa impronta, Lupo camina la ancha avenida del deporte argentino como espacio para que los niños y jóvenes se forjen un futuro en valores que ponderan la vida, la salud, el trabajo, el compartir entre amigos unidos por las pasiones deportivas.

Y así, fruto de esta argamasa concreta e idealista, surgió “El deporte en la cultura del encuentro. Deporte y Fe”, un libro de Ediciones Fabro con prólogo de Ezequiel Fernández Moores, reconocido periodista argentino especializado en Deportes, quien inicia su personal comentario al libro con una frase contundente de Michel Serres: “El deporte es una manera de estar juntos”. Acompaña también con cálidas y precisas palabras introductorias, Fabián D’Antonio, director de Ediciones Fabro.

En este libro, Lupo da a conocer el “Informe histórico para la Conferencia sobre Deporte y Fe” (9 bloques) que fue presentado en el Vaticano en dicha Conferencia que aconteció entre el 5 y el 7 de octubre de 2016. En total, está organizado en 11 bloques que abarcan 128 páginas de su texto: El libro que siempre soñé; Informe histórico; Introducción; Deporte: el mayor fenómeno social contemporáneo; Organización institucional deportiva; El deporte como sport business y negocios; La práctica social del deporte en la Argentina; Época de gloria en el deporte nacional; La decadencia del deporte argentino; El Papa Francisco y el deporte; Anexo.

En un mix histórico atrapante, la obra nos lleva de viaje por personajes que fueron estrellas del deporte, políticos, sacerdotes, pensadores… Pero hay un concepto que aparece atado necesariamente al deporte: el pueblo, ese pueblo que es el que se expresa lúdicamente, se organiza en clubes y es atravesado por las coordenadas de los gobiernos de turno. Aunque hay una omnipresencia a lo largo y a lo ancho de toda la escritura de Lupo: Jorge Mario Bergoglio.

Con un insert de fotos y un Anexo que sorprende por las biografías citadas, las canciones, los poemas, se destacan las páginas que rememoran a Amelia Podetti y la ponderación que hace el entonces cardenal Bergoglio de esta intelectual y pensadora argentina que hizo “un apostolado del empeño en pensar desde nuestra propia y singular realidad, no en función de escuelas o categorías adoptadas, sino a partir de nuestras propias necesidades”.

La experiencia de los “curas villeros” y sus clubes de barrio es recogida por Lupo citando al padre José María “Pepe” Di Paola: “En los barios obreros, donde entra una pelota no entra el paco… y donde entra un libro no entra un revólver”. Y agrega Di Paola: “A las ‘3 T’ (Tierra-Techo-Trabajo) que nos pide el Papa debemos sumarle a estos barrios las ‘3 C’: Colegio, Club y Capilla”.

Dice Lupo: “El deporte, como ninguna otra actividad humana, está colmado de valores intangibles a los cuales introduce a chicos y jóvenes: Respeto, Cooperación, Relación social, Amistad, Competitividad, Trabajo en equipo, Participación de todos, Expresión de sentimientos, Convivencia, Lucha por la igualdad, Responsabilidad social, Justicia, Preocupación por los demás y Compañerismo, son algunos de ellos”.

“El deporte en la cultura del encuentro. Deporte y Fe” es de fácil lectura y nos interna en la quinta obra de Lupo que se completa con “Historia política del Deporte argentino”; “100 ídolos porteños”; “100 ídolos tucumanos”; “Francisco, alegría que brota del pueblo”; “Francisco habla de política”.

El autor exhibe un vasto servicio en distintos estamentos del Estado argentino en áreas deportivas de 1990 al 2007. Actualmente es dirigente del Movimiento Social del Deporte (MSD) e integra la Comisión Nacional de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina.

Fuente: SIGNIS Argentina

02/10/2017 22:04

http://signisalc.org/noticias/comunicacion/02-10-2017/libro-analiza-relacion-entre-el-deporte-y-los-valores

 

 

 

 

 
 
El deporte es educativo?.... El profesor de Educación Física, educa? -- Por Jorge Rosental *

PDFImprimirE-mail

 

 

20170918Niños piden aliento

 

Vayamos al grano: el deporte en sí mismo no es educativo ni deja de serlo; el deporte es deporte

Y lo mismo podemos decir de cualquier actividad física. Todas ellas son educativas si las hacemos educativas; y quien la hace educativa, es quien conduce la actividad de la cual se trate. Y a quien aquí nos referiremos es al Profesional de la Educación Física.

Este profesional ha sido capacitado para una función que le permite conducir grupos de Educación Física, partiendo del supuesto que fue formado para desempeñar un rol educativo, y como tal, comprometido con el ser humano y su educación.

Subrayando esta afirmación, Lucio Martínez Álvarez, nos dice que “La Educación Física escolar forma parte de un proyecto educativo más amplio al que debe amoldarse, con el que debe colaborar y al que debe enriquecer” (1).

A los fines de este trabajo, ampliaremos el lapso “…escolar…” al que refiere el autor, al lapso de la vida, ampliación que en términos pedagógicos nos lleva a la Educación permanente; aclaración que incluye el lapso escolar, única etapa obligatoria real, del sistema educativo formal.

Otra aclaración, requiere que nos detengamos, muy sintéticamente, en los términos “Educación”, “Educación Permanente” y “rol educativo potencial”, ya mencionados tácita o explícitamente.

De la Educación, tomamos que es un proceso que aporta al desarrollo humano, en sus dimensiones motora, intelectual, ética, psicológica, afectiva, social... Entre los agentes que formalmente conducen este proceso encontramos a nuestros referentes, quienes se valen de la actividad física para su tarea, proveyéndoselos para llevarla a cabo, de conocimientos de diversas ciencias y disciplinas: Psicología, Fisiología, Anatomía, Deportes, Pedagogía, etc.

Acerca de la Educación Permanente digamos, en apretada síntesis, que asume y desarrolla el concepto de que la persona es educable desde el nacimiento hasta la muerte, para lo cual sus agentes se capacitan en el diseño y conducción de programas para bebés, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores, en muy diversas especificidades.

Finalmente y en cuanto al término “rol educativo potencial”, vale la reiteración de que el deporte, en cualquiera de sus modalidades, al igual que toda otra actividad física, no es, en sí misma una actividad educativa. Muchos ejemplos podemos citar en que más que educativa, es generadora de discriminación, violencia, irrespetuosidad, etc.

Con lo cual, que una actividad sea educativa o no, depende de diversas condiciones; entre ellas, el rol que desempeñe el profesional. Será educativa, como decíamos inicialmente, si él así la hace.


Planificación y Emergentes: dos condiciones para la tarea educativa.


La planificación es un factor esencial. Permitirá al educador orientar la tarea hacia los objetivos planteados, previo diagnóstico de la situación en la que se encuentra el grupo, e incluirá los contenidos a ser procesados por los participantes; las estrategias docentes que permitirán al docente elegir los caminos más adecuados para los aprendizajes; la evaluación queposibilitará comparar lo enunciado en los objetivos, con lo realmente logrado por los participantes y tomar las decisiones correspondientes: modificar o reforzar objetivos, elevar o bajar el nivel de contenidos, revisar las estrategias, etc.

Hasta aquí el valor de la planificación. Todos sabemos de su importancia. Nada nuevo. Solo mirar al espejo de la conciencia y confrontar el valor asignado a ese factor, con la verdad que cada uno le otorga y ejecuta en consecuencia.

Hay otro factor a resaltar y que Enrique Pichón Riviere, llamó la “regla de Oro” de los grupos, cual es el respeto por los “emergentes”.


El emergente es la información que el grupo o alguno de sus miembros, - su “vocero”-, manifiesta en algún momento y que se corresponde con lo que dicho grupo puede, en ese momento, admitir, necesitar, reconocer. (2).

Este factor, poco reconocido y menos utilizado entre los docentes de Educación Física, es un potencial disparador de hechos educativos. Para quien maneja esta herramienta, el insulto o la discriminación en el deporte -por ejemplo-, además de una agresión, pasa a ser una oportunidad para trabajar con el grupo el concepto del “otro”, y todo lo que el concepto incluye; un hecho violento, puede ser retomado para su procesamiento y posible cambio de actitud. La “contraprestación” como conducta, (voy si me dan ...., lo hago si me hacen...) a la que se responde con una conducta simétrica, pasa a ser, si se la toma como emergente, un disparador a ser recuperada por el grupo a los fines de ser modificada. Y así podemos señalar múltiples actitudes y acciones susceptibles de ser  transformadas en oportunidades educativas.

Estos comentarios dan cuenta de que el proceso educativo no es lineal ni simple; más bien diríamos que es complejo. Es que al ser ejecutada aquella planificación, se cruzan cuestiones no programadas: ninguno de los emergentes señalados -el insulto, la violencia, la contraprestación-, estarían planificados. Sin embargo aparecen, emergen; lo cual nos permite recuperarlos para hacer de ellos una posibilidad educativa, en lugar de una respuesta expulsiva a su ejecutor o dejarla pasar como si “aquí no ha pasado nada”


La fertilidad de la actividad física para trabajar valores.


Lo planteado hasta aquí nos lleva al potencial educativo de la Educación Física, en relación a la educación en valores.

Valor, en el contexto de este trabajo y sin entrar en el terreno ético-filosófico, es aquello que jerarquizamos en su importancia. La solidaridad es un valor, la inclusión social es un valor. La lealtad, la ley, la educación, el amor, la actividad física, el trabajo, el respeto, la salud, la amistad, la justicia, son valores. Y así podemos enunciar una cantidad de términos que en nuestra cultura clasificamos y calificamos como valores. De hecho cuando hacemos una crítica a la ausencia de  estos aspectos, hablamos de crisis de valores.

Dicho esto, abordamos la relación entre valores y actividad física, permitiéndonos realizar una afirmación atrevida y casi arriesgada: la Educación Física es inigualable cuando de enseñar valores se trata. Es que como ningún otro campo de la docencia, tiene un alto componente espontáneo, expresado en el apoyo o insulto al compañero por el error cometido, lealtad con el adversario ante el triunfo o la derrota, reacción violenta ante una infracción propia del juego, etc.

Sumerjámonos por un momento en el deporte, el campamento o el juego, -tres agentes del área-, y visualizaremos las infinitas acciones espontáneas que en ellos tienen lugar. Planteadas como oportunidades para la acción educativa, vemos también que ningún otro campo de la docencia, cuenta con ellas. Es que en la actividad física se involucran todas las dimensiones humanas… solo hay que mirar, escuchar,….y dar, -o no- una respuesta educativa,….Veamos  ejemplos en el deporte.

Cuando un deportista del equipo que conducimos insulta al árbitro o un papá que ingresa al campo de juego para agredirlo, lo que están haciendo, simbólicamente es atacar a la ley. ¡¡Qué oportunidad de trabajar ese valor!¡   

Cuando nuestro equipo pierde su partido y se retira sin saludar al adversario, ese que dio la oportunidad de jugar, de competir, y dejamos pasar la situación, perdemos la oportunidad de trabajar la lealtad con quien fue mejor.

Nos pasamos hablando de inclusión…., e indicamos a nuestros alumnos que elijan equipos a través del “pan – queso”, forma de elección que deja para el final a quien menos habilidad tiene, al gordito, etc., alentando la exclusión… y podemos seguir citando ejemplos.

Ahora bien, se podrá preguntar ¿por qué en la Educación Física habremos de trabajar valores que trasciendan lo corporal o el movimiento?

La respuesta, retomando a Martínez Álvarez, es que la Educación Física  forma parte de un proyecto educativo más amplio con el que debe colaborar y al que debe enriquecer.

Sin embargo, y como decíamos en párrafo anterior, el compromiso con la educación, no es automática. Depende de que el profesor se enrole como educador y proceda en consecuencia.

Una consideración en ese sentido, es que las instituciones formadoras, además de la formación en contenidos específicos, orienten su currícula a profundizar aquellos contenidos que atraviesan todas las asignaturas y que quedan librados a cada docente: empatía, respeto, solidaridad, inclusión,  salud, ética, trabajo en equipo, ley…., y que se desarrollen en programas teórico – prácticos.

Esta consideración, así como otras contenidas en el artículo, pretenden ofrecer respuestas al título que lo encabeza, colaborando con la concepción del deporte como hecho educativo, así como al rol que desempeñan los profesionales de la Educación Física.

* Profesor de Educación Física.  Consultor

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

www.jrosentalconsultor.com.ar

(1) Martínez Álvarez, L, La Educación Física y el Deporte en la edad escolar, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2011

(2) José Blejer (de Enrique Pichón Riviere), Temas de Psicología, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1982

Fuente: Mundo Amateur

18 setiembre 2017.

www.elmundoamateur.com.ar

 

 

 

 

 

 

 
 
El éxito del vóley argentino: La Pampa, el fútbol y más

PDFImprimirE-mail

 

 

20170904fernandez pampa g

Gastón "Pampa" Fernández, capitán del equipo argentino de vóley, campeón mundial en El Cairo. / @FeVA

La génesis del histórico logro en El Cairo y la importancia de un proyecto a largo plazo. El ejemplo del capitán del equipo: Gastón Fernández.

 

 Escribe
Juan Manuel Herbella

 

 

El vóley argentino finalmente cumplió el objetivo por el que venía trabajando y luchando desde hace largo tiempo: la coronación mundial. Terminó siendo el seleccionado sub 23 masculino, que venció 4-2 a Rusia, en El Cairo (Egipto). La sorpresa mediática fue grande y los jóvenes voleibolistas, esos pequeños gigantes que rondan los dos metros de altura, ocuparon durante un par de días las primeras planas de los portales y canales deportivos. Por detrás de estos momentos de fama, está la historia de un proyecto. Un proyecto de captación, desarrollo y perfeccionamiento ideado por la Federaciòn de Vòley Argentino (FeVA) hace más de diez años. También están las historias individuales de años de trabajo y de esfuerzo, historias de búsquedas meticulosas y sueños resignificados.

El logro de los juveniles en Egipto no es fruto de la casualidad, sino que se enmarca en un plan diseñado con “el objetivo principal de formar atletas de alto rendimiento deportivo capaces de integrar las Selecciones Argentinas de base y con proyección de integrar a futuro la Selección Argentina Mayor en competencias internacionales”. Entre las actividades desarrolladas resaltan: los encuentros y concentraciones anuales en diferentes regiones del país, la participación de la selección juvenil en la Liga profesional A2, la detección de biotipos acordes para el deporte y la puesta en funcionamiento de los Centros Regionales de Desarrollo en distintos puntos del país, el desarrollo del sentido de pertenencia con la selección y el encolumnamiento detrás de una idea. Estos son algunos de los puntos salientes de un proyecto poco habitual, por su mirada de largo plazo, en el deporte argentino.

El Plan Estratégico 2011-2020, presentado por la FeVA, sostiene como objetivo la posibilidad de articular todas las acciones relacionadas con el perfeccionamiento: desde la iniciación hasta el alto rendimiento. En este proceso, la detección precoz del deportista tiene una injerencia fundamental. El vóley es un deporte donde el biotipo del atleta es condicional y, cada vez más, iniciar a los “ectomorficos” tempranamente en el juego es condición sine qua non para llegar a la elite. Por eso se planifica que, para al cierre del ciclo, el 75% de los integrantes de las selecciones nacionales hayan pasado inicialmente por esta instancia formativa.

Es por este motivo que la historia internacional del equipo campeón, dirigido por Camilo Soto, comenzó hace seis años en el Sudamericano Pre-Menor Guayaquil 2011. Allí, bajo la conducción de Julián Álvarez, un equipo conformado por muchos de estos chicos, perdió la final en cinco sets con Brasil. Desde aquel día, pasado triste a este presente único, hubo muchos viajes e infinidad de partidos, entre ellos la final perdida hace dos años, en el Mundial Sub 21 de México 2015, justamente ante el mismo rival. Algunos jugadores no están más (Miranda o Verasio); otros se sumaron al año siguiente (Matías Sánchez y Vieira); otros vinieron después y varios continuaron desde el comienzo como Lazo, Melgarejo o el youtuber Johansen: alías Mister Giordi.

Con el título bajo el brazo, el encargado de levantar la Copa fue el capitán, el central pampeano Gastón Fernández, máximo anotador del encuentro con 20 puntos. De pequeño, Fernández jamás soñó con este presente ilustre e histórico: quedará en el recuerdo como el primer voleibolista argentino en alzar un trofeo mundial. Su historia personal permite identificar el trabajo realizado por la Federación Argentina de vóley y abordar, de paso, la dicotomía entre iniciación deportiva o especialización tempranas en niños. Gastón es un ejemplo perfecto para graficar los beneficios iniciales de la “plurideportividad”

Apodado Pampa por su origen en un pequeño poblado de 5.000 habitantes, muy cerca del límite entre La Pampa y la Provincia de Buenos Aires, llamado Guatraché. Como es habitual en las infancias campestres, de niño practicó cualquier deporte que se le presentó cerca: fútbol con amigos, en cualquier lado; handball en la escuela, el Instituto Juan Bautista Alberdi; atletismo, en la pista que estaba cerca de su casa; etc, etc. Eso sí, por las noches, recostado en su cama, sus sueños estaba en Boca y de ser posible llegar a la selección nacional. A mediados del 2011 arrancó formalmente su carrera deportiva como futbolista: cuando debutó como arquero en la Primera División del “popular”Club Atlético Pampero, llegando a disputar cuatro partidos oficiales. Su ídolo, del momento, era el cordobés Mauricio Caranta. 

En un pueblo donde todos se conocen y nadie más mide dos metros de altura a los 14 años, pese a no jugar al vóley, Gastón era una fija para ir a los Juegos Pampeanos con sus amigos, sin siquiera haberlo practicado de manera asidua. Así fue donde lo vieron los reclutadores, así fue como cambió su vida.

“Terminaron los juegos y me invitaron a la siguiente convocatoria en el CeNARD. Apenas dos meses de haber empezado en el vóley, viaje al Sudamericano Pre-Menor en Guayaquil. Para ese entonces, yo seguía imaginándome como futbolista, para mí esto era una prueba, un divertimento, no lo imaginaba como parte de mí vida. Cuando volvimos de Ecuador, un día se me acercó Julián (Álvarez) y me dijo que necesitaba hablar conmigo seriamente. Sentados en el hall del CeNARD durante casi una hora, me preguntó si realmente creía que podía llegar a ser futbolista, porque era una pena que desperdiciara la oportunidad que me daba el vóley: llegó a asegurarme que por las condiciones que tenía (de altura, fuerza y coordinación motora de brazos y piernas) difícilmente no llegara a ser jugador de la selección mayor argentina. Así fue que volví a mi casa, charlé con mis padres y terminé dejando el fútbol. Al día de hoy, sigo preguntándome hasta donde hubiese llegado, pero no me arrepiento del camino elegido.”

Los caminos del vóley argentino, hoy conducen hacia el norte argentino. En Salta y Jujuy se estará jugando, en estos días, el Premundial para “Italia y Bulgaria 2018”: donde el selección mayor buscará el pasaje a su onceavo mundial mayor consecutivo. El título Sub 23 es fuente de confianza de cara al futuro y un aliciente en la concreción del objetivo de los próximos días. “Vení a jugar a la Selección argentina”, era el lema de la campaña de reclutamiento que inició la FeVA hace diez años. Gastón Fernández es un fiel exponente del éxito conseguido. Bajo la dirección de Julio Velazco, la meta final del camino, el último paso del Plan Estratégico 2011-2020, está en los Juegos Olímpicos. Tokio 2020.

PERFIL

30 Agosto 2017

http://442.perfil.com/2017-08-30-554661-el-exito-del-voley-argentino-la-pampa-el-futbol-y-mas/

 
 

Página 5 de 19

Banner