Opinión
¿LOS JUEGOS QUÉ? --- por Ernesto Rodriguez III

PDFImprimirE-mail

 

 

A cinco semanas de la fiesta inaugural de los Juegos Olímpicos de la Juventud, sólo el 25% de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y GBA saben que la Reina del Plata albergará esta competencia planetaria. La cifra surge de una encuesta llevada adelante por alumnos de la Escuela de Periodismo ETER: el 46% de los habitantes ignora qué se disputará, mientras que otro 29% falló en dar el nombre correcto de los Juegos. Un 80% no pudo establecer el lugar de las sedes y sólo el 6% conoce a alguno de los 120 deportistas que representarán a la Argentina.

 

 20180905JOG

 

Mucho fuego y pocos Juegos. El desconocimiento de la población es preocupante pese a haberse pagado más de $ 60 millones en marketing y publicidad.

La fiebre olímpica no parece haber prendido en Buenos aires. Los Juegos Olímpicos de la Juventud, una celebración deportiva que ha generado un gasto desmedido (ver https://ephectosport.com.ar/2018/02/07/werthein-no-miente/ , una inesperado negocio inmobiliario para oportunistas (ver https://ephectosport.com.ar/2017/10/16/estadios-multiproposito/ y ver https://ephectosport.com.ar/2018/04/30/cenard-en-venta/ y la posibilidad de que muchos “amigos del poder” realizaran negocios a costa del Estado porteño (ver https://ephectosport.com.ar/2017/11/03/los-amigos-olimpicos.  no aparece como una prioridad para la ciudadanía de la Reina del Plata ya que la inmensa mayoría de los pobladores de CABA y GBA desconoce que la Ciudad albergará al máximo espectáculo deportivo de su historia en cinco semanas, con una polémica ceremonia inaugural a realizarse en el Obelisco (ver https://ephectosport.com.ar/2018/07/27/la-fiesta-puede-salir-muy-cara/.

Una encuesta llevada adelante por estudiantes del tercer año de periodismo deportivo de ETER Escuela de Comunicación a 400 personas deja en claro la deficiente comunicación que tienen los Juegos Olímpicos de la Juventud (YOG, por su sigla en inglés), tanto desde el Comité Organizador que ligera Gerardo Werthein como desde el gobierno de la Ciudad que lidera Horacio Rodríguez Larreta.

La encuesta establecía de manera directa una pregunta inicial y dos adicionales: ¿Sabe usted qué competencia deportiva se iniciará en Buenos Aires el 6 de octubre próximo? Dicha pregunta fue contestada de manera negativa por 184 personas (46% de los consultados). Entre quienes afirmaron que sí, sólo 99 (25%) pudo nombrar con corrección el nombre del evento. En cambio, 117 de los participantes no supo decir de manera correcta la denominación o bien intentó con respuestas de estilo de Juegos Odesur, Juegos Panamericanos, Juegos Paralímpicos, “Juegos Juniors”, Juegos de la Ciudad y hasta Maratón de la Ciudad.

Teniendo en cuenta el perfil de los YOG, reservados a deportistas de entre 14 y 18 años, se buscó que una cantidad significativa de los encuestados (40%) fueran parte de la misma ya que son el principal target al que apunta el Comité Olímpico Internacional  (COI) desde que institucionalizó estas competencias cuadrienales en Singapur 2010 con un triple propósito: lograr que los deportistas Sub 18 vivieran una experiencia competitiva iniciática, conseguir que las federaciones internacionales testearan pruebas innovadoras y pelearle el mercado de consumidores adolescentes a los X Games (los juegos extremos que organiza anualmente Disney-ESPN), las competencias que organiza Red Bull y el universo virtual de los eGames. Las cifras no son alentadoras ya que exactamente el 50% de los Sub 20 consultados ignoraba que la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud se realizará en la misma ciudad en la que habitan. Y de los que afirmaron estar enterados de que habría algo, sólo el 17% pudo identificar al evento de manera correcta.

El nivel de desconocimiento se mantuvo a la hora de establecer alguno de los puntos que será escenario de los Juegos, diseminados en cuatro parques en el ejido porteño, amén de subsedes en Vicente López, San Isidro y Hurlingham (ver https://www.buenosaires2018.com/parks?lng=es. Un total de 105 de las 216 personas que dijeron saber que habría unacompetencia (sin importar si la mencionaron de manera errónea o no) no pudieron mencionar uno de los barrios o emplazamientos que la recibiría, mientras que otras 30 dieron destinos erróneos (GEBA, Club Ciudad, La Rural, Morón, La Plata o hasta Mar del Plata) lo que da un altísimo factor de desconocimiento del 46% entre los “enterados” y un 80% en el total de los consultados.

Más desesperante aún es el desconocimiento que existe sobre los aproximadamente 120 representantes que tendrá el deporte nacional. Además de gazapos impensables como ubicar a atletas adultos en los listados (Paula Pareto, Federico Molinari o Juan Martín del Potro, por citar a algunos de los mencionados), de las 216 personas que “saben algo” sobre la competencia, sólo 24 pudieron dar el nombre correcto de los deportistas designados, lo que implica que el sólo 6% del universo global encuestado puede reconocer a nuestros atletas. La más nombrada, con nueve menciones, fue la nadadora Delfina Pignatiello, bicampeona mundial juvenil en 2017 y ganadora del Olimpia de Oro, quien posiblemente sea la abanderada de la delegación.

Evidentemente tendrán que remar contra reloj los creativos de Ernst and Young (EY), la consultora internacional que fue presentada con bombos y platillos por Leandro Larrosa (Coordinador General del Comité Organizador) como socia estratégica, así como las empresas locales contratadas como Havas MediaPublicidad Sarmiento o Marketing Dimensión, quienes ganaron contratos por un total de $ 35 millones para diferentes temas relacionados con la imagen (ver http://www.buenosaires.gob.ar/jefedegobierno/secretariageneral/juegos-olimpicos-de-la-juventud-2018-abiertos/a-quien-se-compro. A eso habría que agregar los $ 26 millones adicionales que el disuelto Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología, que conducía Andy Freire, puso de sus fondos para sustentar la campaña publicitaria en medios de comunicación, redes sociales y vía pública.

 20180905JOG 1

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Fuente: EPHECTOSPORT

1º setiembre 2018.

https://ephectosport.com.ar/2018/08/31/los-juegos-que/amp/?__twitter_impression=true.

 

 

 

 

 
Rusia 2018: Un periodismo "especializado" que mutó en lamentable "pelotón de fusilamiento" -- Por: José Luis Ponsico (*)

PDFImprimirE-mail

 

20180704Messi

 

Si hubiera sido literatura política, años 60, la investigación del notable escritor Rodolfo Walsh, luego periodista, más tarde, militante político, llamado "peronismo combativo", la televisión vernácula mostró una nueva "Operación Masacre" desde Rusia. 

Ahora, "Periodistas especializados" virtualmente "masacraron" al técnico y jugadores. 

Tras la cara más triste: mal desempeño de nuestra selección -el error del arquero "Willy" Cavallero provocó la derrota ante 

Croacia- enseguida imágenes de enviados "especiales" reeditaron aquella "Operación Masacre".  

Los "periodistas" -gente que "descalifica casi por deporte"- convertidos en "fiscales". Pocas veces visto.

El libro de Walsh basado en la investigación periodística publicada en serie poco menos que "clandestina", un año más tarde de "los fusilamientos" del 56, a cargo de "la Revolución Libertadora" tuvo 15 ediciones y resultó traducido a cinco idiomas. 

Considerado mayor "best seller" a través del tiempo. Impactó a toda una generación.

Esta vez, "Operación Masacre" recayó sobre los futbolistas de nuestro seleccionado. Como si no hubiéramos vivido antes de la "Debacle en Suecia´58": derrota, la eliminación frente a Checoslovaquia 1-6, junio del 58. Cuando los futbolistas en Ezeiza regresaron bajo una lluvia de monedas. Hace 60 años.

Tampoco hubo "masacre" cuando el seleccionado de Alfio Basile que llegaba al cruce con Colombia, en el Monumental "Setiembre Negro" 93, antesala del Mundial de Estados Unidos´94, cayó estrepitosamente 0-5 con el elenco "cafetero". 

El equipo de "Coco" Basile había ganado dos "Copa América" y no se recuerdan tantas críticas. Argentina en "repechaje" clasificó con lo justo (1-1 allá, 1-0 aquí) ante Australia, de nuevo en River.  

Colombia vivió su hora más gloriosa con un equipazo donde brillaban Valderrama, Asprilla, Rincón y Valencia, entre otros atacantes. En el medio Julio Humberto Grondona "intervino de facto" a la selección dejando a Basile "en jaque" como ahora Jorge Sampaoli.  El "monarca" de AFA propuso cinco cambios. Todos, "aceptados" por el técnico, ex "caudillo", Racing y Huracán, como defensor temperamental.

Volvió Diego Maradona -llevaba dos años suspendido tras su final en el Nápoli- y debutaron Abel Balbo, Fabián Vázquez, José Basualdo y el "Colorado" Carlos Mac Allister, hoy titular de Deporte de la Nación. Los colegas de este tiempo hoy "dramatizan" el eventual fracaso.

La frustración en el Mundial de EE.UU.94, la sanción a Maradona por el "dóping" -el "affaire" de la efedrina- entristeció a los argentinos. La Capital Federal parecía un "gran velatorio".

Pero el periodismo no resultó para nada "agresivo". Argentina luego cayó ante Bulgaria y Rumania sin Maradona y no hubo dramas.

Ayer, "parodia" sin antecedentes, uno de los ciclos de "Torneos y Competencias" -la empresa televisiva contrató un hotel "cinco estrellas" en Moscú para toda la delegación, periodistas y técnicos- los panelistas, de pié, se mostraron "en un duelo". Hicieron un minuto de silencio. Una burla. Sin piedad.

Uno de los panelistas -joven Azzaro- a los gritos, reclamó algo así como "el destierro" de Lionel Messi hasta hace una semana "el mejor futbolista del mundo"; considerado por la mayoría de los propios "periodistas" que están en Rusia "uno de los mejores de toda la historia". 

De pronto, Messi cayó en desgracia. Algo muy argentino. Nadie reparó  en dos jugadas, virtuales "trampas del destino". 

Mucho menos el "conductor" Diego Díaz, ex atacante de Platense en los´90, sin gran suceso, que mirando la cámara como si fuera un actor inglés del siglo pasado, reviviendo a William Shakespeare, "abominaba" a todos, al propio Messi, sus compañeros y el cuerpo técnico

Otro del mismo canal y director de una publicación deportiva se mostró "ofendido" por el juego ineficaz de la Argentina. Tal vez, como si el flojo rendimiento del equipo "le hubiera causado a él un daño; también a los suyos". Parecía como "atacado personalmente".

César Menotti, unas horas antes, en un video que circuló por redes sociales comentaba algo sencillo:” ¿Sabrán muchos de éstos periodistas de éste tiempo que creen que se las saben todas, algunos con sobrepeso, sin historia como futbolistas, ni siquiera en su barrio, que viven del fútbol y el juego de los protagonistas?", mandó el "Flaco"

Dos verdaderas "trampas del destino": el primero penal malogrado por Messi ante Islandia -autor de 550 goles, cuatro "Botín de Oro" en Europa, 25 títulos con el Barsa, cien penales ejecutados con 75% de eficacia; en el último tramo de la Liga española ganada autor de 10 goles de tiros libres "clavados en los ángulos". Pero falló

Se supone que "La Pulga" Barrio FONAVI Fondo Nacional de la Vivienda suburbio de Rosario todavía "un ser humano". Alguien que puede equivocarse. En éste caso, contra "la débil" Islandia que no pudo con Nigeria y llegó al Mundial como una "sorpresa". Pero hubo otra "trampa del destino".

El arquero "Willy" Cavallero promesa en inferiores de Boca hace 15 años, consagrado en Europa donde actuó en el Manchester City y Chelsea entre otros destacados clubes ingleses, distinguido por su juego con los pies al punto de ser "el elegido" por Jorge Sampaoli y una mayoría de sus compañeros.

"De los pocos que salen jugando con ambos perfiles", dicen en el "Viejo Continente"- quiso habilitar a un compañero tal vez "sobrando" al delantero croata y virtualmente "regaló" el partido. 

Moraleja: Argentina podría haber ganado el partido a Islandia con el penal y Croacia con el empate parecía estar "hecha". Hoy, tendría cuatro puntos.

"Aunque "la masacre" siempre está", decía Carlos Bilardo al regreso del Mundial México ´86. El doctor que se recupera en su domicilio tras un trastorno neurológico que lo tuvo internado más de diez días, decía: "Cuando un equipo anda mal, rajan al técnico. Si el futbolista tiene un bajón, no le renuevan el contrato. Es así, no?”

"Bien, cuando los periodistas se equivocan como ocurrió con nosotros, todos decían que éramos un desastre y luego la realidad indicó otra cosa, no los deberían hacer renunciar o mandarlos a cumplir tareas de oficina?", indagó. 

El triunfo de Nigeria da chance a la Argentina. A ver si la "cultura bilardeana" hace impacto. Pero al revés.

(*) Columnista de La Señal Medios y Libre Expresión

 

 

 

 

 
 
Pese a Mayor Presupuesto en la última década en el deporte argentino* - ESTANCADOS -- Por Ernesto Rodríguez III

PDFImprimirE-mail

 

 

El deporte argentino exhibió su estancamiento en los XI Juegos Sudamericanos en Cochabamba: dejada de lado por las máximas autoridades deportivas, nuestra delegación no sólo no pudo ingresar al podio por tercer Odesur consecutivo sino que cosechó la más baja cantidad de oros de la historia (42).

20180619Argentina

La delegación nacional consiguió en Cochabamba la cifra más baja de oros de la historia.

La participación argentina en la 11ª edición de los Juegos Sudamericanos careció de la altura necesaria, más allá de los 2.570 metros sobre el nivel del mar que acredita Cochabamba. De hecho, el período de adaptación a la altura fue traumático para los deportistas, no por los inconvenientes físicos sino porque las autoridades del Ente Nacional de alto Rendimiento (Enard), el Comité Olímpico Argentino (COA) y la Secretaría de Deporte de la Nación (SDN) decidieron no apoyar económicamente las dos semanas necesarias para una correcto acostumbramiento al aire menos oxigenado. En algunos casos fueron las federaciones deportivas las que se hicieron cargo de los gastos, reaparecieron las rifas y bonos contribución y en circunstancias extremas, como descarnadamente exhibió en TyC Sports la nadadora santafesina Romina Imwinkelried tras colgarse la medalla plateada en los 10 km de aguas abiertas, salió de sus bolsillos tal como ocurría en tiempos no tan lejanos, antes de la generación del Enard en 2009. La falta de interés de las entidades superiores (y la escasez de recursos –económicos e ideas– de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticas) hizo que se asistiera a las pruebas de natación con un equipo limitado en número y calidad. Si sólo se hubiera conseguido uno de los 15 oros que se lograron en el último Sudamericano de la especialidad, Argentina hubiera subido un peldaño en la tabla final. Pero privó la racanería de quienes toman decisiones antes que una mirada estratégica.

Argentina movilizó a Bolivia una delegación de 535 deportistas, una cifra sólo superada en la historia por los 545 que se movilizaron a Medellín 2010. Nuestra delegación fue la segunda en cantidad, detrás de los locales (733), y muy por delante de Colombia (459), Chile (448), Perú (437), Venezuela (401) y Brasil –la máxima potencia regional–, que sólo movilizó 316 atletas enfocados en los 17 deportes que otorgaban lugares en los Juegos Panamericanos de Lima 2017.

Cantidad no garantizó calidad, ya que Argentina quedó cuarta en el medallero de naciones (ver link) en tanto oros conseguidos (42), detrás de Colombia (94), Brasil (90) y Venezuela (43), una ubicación que se repitió en las últimas tres citas y deja en claro el estancamiento producto de una errónea política deportiva general.

20180619Argentina -1

El panorama podría presentarse un poco más amable si se toma como parámetro las medallas totales, ya que nuestros deportistas subieron a 165 (además de las doradas hubo 60 plateadas y 63 bronces), algo más de las 157 venezolanas, pero por detrás de las 239 colombianas y 204 brasileñas.

20180619Argentina -2

Ni que hablar si se calcula cuántas medallas por atleta consiguieron las delegaciones top: Colombia se aseguró un podio cada dos deportistas (0,52%) y una dorada cada cinco (0,20%); Brasil fue más eficiente ya que subió a dos podios cada tres atletas (0,64%) y su rinde en oros fue de casi tres por uno (0,28%), casi la misma cantidad de deportistas argentinos para asegurar una presea de cualquier metal (0,30%), cifra que baja cuatro veces si se piensa en oros (0,08%). El número desalienta si se considera el total de preseas en juego (1.200) ya que Argentina consiguió el 14% de los premios en disputa; de nuevo el menor total histórico.

20180619Argentina -3

Lejos de cumplirse tanto el objetivo de mínima de los expertos en planificación del Enard -repetir los 45 oros de Santiago 2014- y sin poder siquiera soñar con el de máxima -70 doradas- (ver link), a la hora de repasar los logros, sobresale la inesperada cosecha de la juvenil Martina Dominici, una de las únicas tres deportistas de los Juegos junto con la colombiana Isabella Arcila y el venezolano Cristian Quintero (ambos en natación) capaces de subirse a seis podios. La gimnasta bonaerense, de sólo 16 años, dio la sorpresa para ganar el all around, fue plata en la prueba por equipos y logró bronces en los cuatro aparatos (piso, viga, asimétricas y salto). Otro jovencito para el aplauso fue el santafesino Alexis Eberhardt, quien con 18 años se coronó en rifle tres posiciones y rifle de aire, tanto individual como en equipo mixto con la cordobesa radicada en San Luis Fernanda Russo (campeona individual en la rama femenina). También fue sumamente destacado lo de la boliviana nacionalizada María José Vargas, dueña del hat trick dorado en racquetball (singles, dobles y equipos), las dos últimas también con la cruceña Natalia Méndez.

Hubo deportes que aportaron una interesante suma de medallas como el remo (seis oros y ocho platas), suma que queda desvaída si se piensa que fue la primera vez que se cayó en el mano a mano con Chile. Una situación similar sucedió con la pelota, en la que habitualmente Argentina arrasa en este nivel, y ahora sólo se consiguieron tres oros en cinco pruebas. Ni que hablar de la natación, que por falta de apoyo económico sólo envió a diez de nadadores cuando tenía comprometidos dos docenas de lugares y se colgó una solitaria plateada. También defeccionaron habituales deportes proveedores de doradas como judo (sin Paula Pareto, campeona olímpica en 48 kilos, el solitario oro lo aportó el cubano nacionalizado Luis Manuel Vega en 81 kilos), boxeo (sólo tres medallas y primeros Odesur de la historia sin oros), taekwondo, karate, básquet o rugby. Pulgar arriba para esgrima, con tres doradas y 11 podios totales; el juvenil equipo de esquí náutico con una decena de podios (dos oros) y el atletismo (cuatro oros para totalizar 12 preseas).

Teniendo en cuenta que la delegación estuvo compuesta por 286 hombres (53,5%) y 249 mujeres (46,5%), el reparto de oros fue absolutamente parejo teniendo en cuenta lo genérico (20 para cada uno y dos en pruebas mixtas) y se mantuvo la tendencia al hora de analizar los podios totales con 85 masculinos (51,5%), 74 femeninos (45%) y ocho mixtos (0,5%).

Lo preocupante es cuánto invirtió el Enard para apoyar la preparación de los medallistas. Si en el anuncio de estos Juegos se estableció que la mitad de la delegación carecía de becas (ver link), las cifras de los medallistas con carencias asustan. En total, Argentina subió a los podios a 354 deportistas. Haciendo un desglose de los mismos puede descubrirse que 132 sin ninguna clase de apoyo económico (el 37% de los que consiguieron premio), 88 de ellos poseen una exigua beca Sudamericana de $ 8.280 (25% de los premiados) y hubo otros 28 con pago de $ 5.520 como Jóvenes Talentos (8%). Si se tiene en cuenta que desde el Enard se planea eliminar estas últimas dos clases de apoyos (ver link), se puede apreciar que el 70% de los medallistas carecerá de apoyo de entidad rectora del deporte de alto rendimiento para su preparación con vistas al próximo escalón dentro de la pirámide olímpica: los Juegos Panamericanos que se celebrarán en Lima (Perú), en julio de 2019.

La desprotección de los deportistas por parte de los jerarcas nativos fue tal que ni Gerardo Werthein (presidente del COA y el Enard) ni Carlos Javier MacAllister (a cargo de SDN) se dieron una vuelta por Cochabamba en los 14 días que duraron las competencias a conocer la realidad de los deportistas por los que debieran trabajar o, al menos, lucirse en las selfies como hicieron en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Evidentemente, para los popes de nuestro deporte el alto de Cochabamba no tiene el atractivo de las calientes arenas cariocas.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Fuente: Olímpicos Argentinos

14 junio de 2018

https://olimpicosargentinos.com.ar/2018/06/14/estancados/amp/?__twitter_impression=true

*(Nota Redacción Mundo Amateur)

 

 

 

 

 

 
 
HISTORIA DE LA PARTICIPACIÓN DE LA MUJER EN EL MARATÓN**

PDFImprimirE-mail

 

 

Es mi intención escribir una reseña que muestre lo más sintéticamente posible, la historia de la participación de las mujeres en el Maratón de 42,195 mts.

Espero resulte informativa y amena para quienes les interesa el tema haciendo la salvedad que incluir a otras protagonistas muy relevantes daría para escribir un libro lo que no es mi propósito.

19 de Abril del 2004: por primera vez en su historia el vencedor del 108º Boston Marathon, no era un hombre sino una mujer. Catherine Nyambura Ndereba de Kenia, obtenía su tercer título en ese circuito. Su tiempo fue de 2h24’27” (en varones el ganador fue Timothy Cherigat en 2h10’37”)

Esto se debió a que se había implementado una nueva modalidad de partida donde las mujeres categoría élite largaron 29 minutos antes que los hombres, poniendo de esta manera en lo más alto del pedestal de dicha competencia a una figura femenina, cuando apenas unas pocas décadas atrás, era un evento reservado exclusivamente para hombres.

Un párrafo aparte para esta colosal atleta, además de batir el record del mundo en el año 2001, al correr en 2h18’47” en el Maratón de Chicago, representando a Kenia obtuvo sendas medallas de plata en el 2004 en Atenas y en el 2008 en Beijing, en tanto se consagró campeona mundial en el 2003 en París y en el 2007 en Osaka, logrando la medalla de plata en Helsinki en el 2005, siempre en el Maratón.

20180514mmif01

Foto Catherine Ndereba wikimedia

En el plano mundial y hasta el año 1966, sólo muy pocas mujeres se habían atrevido a correr los míticos 42K.

Según las crónicas de la época Stamata Revithi fue una mujer griega que intentó correr el maratón de 40 km durante los Juegos Olímpicos del año 1896. Los Juegos excluyeron a las mujeres de la competición, pero Revithi estaba igual decidida a correr la carrera pues ya había participado en otras carreras de larga distancia siendo más joven y creía que podía vencer a los competidores masculinos. Pero no se lo permitieron y Revithi corrió un día después que los hombres hubieran completado la carrera oficial. A pesar de que acabó el maratón en aproximadamente 5 horas y 30 minutos y encontró testigos para firmar sus nombres y verificar el tiempo logrado, no se le permitió entrar al  Estadio Panathinaikó al final de la carrera. Su intención era poder presentar la documentación al Comité Olímpico Helénico con la esperanza de que reconocieran su hito, pero no se sabe si lo hizo. No hay ninguna información conocida al respecto.

De acuerdo con fuentes de la época, una segunda mujer, «Melpòmene», también corrió la carrera del maratón de 1896. Hay un debate entre los historiadores olímpicos en cuanto a si Revathi y Melpòmene eran la misma persona.Presumen que «quizás Revithi tenía dos nombres, o quizás por razones desconocidas se le atribuyó el nombre de la musa Melpomene.

Los JJOO de 1896 en Atenas fueron los primeros que tuvieron lugar en la era moderna y el acontecimiento deportivo internacional más importante realizado en Grecia hasta ese momento. Las reglas de los Juegos, en general, excluían a las mujeres de la competición. Esto se debía a que las mujeres de esa época, que concuerda con la era victoriana, eran consideradas inferiores a los hombres inferiores a los hombres por las autoridades deportivas y además en los antiguos Juegos Olímpicos, por los que se sentía admiración, sólo los hombres podían participar.

El Barón Pierre de Coubertin iniciador de los Juegos Olímpicos Modernos, no estaba en absoluto a favor de la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos o en los deportes en general. Creía que el mayor logro de una mujer era la de alentar a sus hijos a destacarse en el deporte y aplaudir el esfuerzo de los hombres.

 

20180514mmif02

Foto de Samanta Revithi Rincón Olímpico Word Press

Siguiendo con la historia de otras adelantadas, los franceses recuerdan a Marie-Louise Ledru, quien supuestamente acabó en 5 horas y 40 minutos el Tour du Paris Marathon el 29 de noviembre de 1918.

Violet Piercy de Gran Bretaña el 3 de octubre 1926, con un tiempo de 3h40’, fue la primera mujer en completar una carrera de maratón cronometrado oficialmente.

Merry Lepper de EEUU en Culver City, USA, con un tiempo de 3h37’07”, se convirtió en la primera estadounidense en acabar una prueba oficial. Eso fue el 16 de diciembre de 1963 en el Western Hemisphere Marathon, en California.

También entre los años 1963 y 1966, Judy Mitchell, Patricia Pyne, Susan Johnson y Debbie Haines, se habían atrevido al durísimo recorrido de la Equinox Marathon en Alaska.

En 1964, Briton Dale Grieg corrió en 3h27’ los 42K de la Isle of Wight y Millie Simpson en 3h19’ en Nueva Zelandia.

Volviendo al Maratón de Boston cabe destacar a la pionera Roberta Gibb. Ella vivía en Winchester, Massachussets y solía correr en forma aficionada sólo por placer. En el año 1965, presenció desde fuera el Maratón de Boston quedando fascinada con el evento.

Luego de su casamiento con un marino de la Armada estadounidense se mudaron a las afueras de San Diego, California, lugar donde comenzó a incrementar sus volúmenes de entrenamiento, corriendo siempre sola, por la costa, o por el desierto.

A principios del año 1966 se dirigió a la Boston Athletic Association solicitando su formulario de inscripción para el maratón de ese año, pero le respondieron que no aceptaban mujeres. Poco le importó la denegatoria y con la determinación de correr en el maratón de su ciudad natal, viajó durante cuatro días en ómnibus, uniendo el trayecto de costa a costa. El día de la competencia se escondió detrás de unos arbustos y hasta tuvo que esquivar en la largada algunos intentos de bloqueo, por parte de los asistentes a la misma. Cumplió con su objetivo, corrió el 19 de abril de 1966 convirtiéndose en la primera mujer en completar el Maratón de Boston sin número finalizando el circuito en el puesto 124 de 450, con un tiempo de 3 horas, 21 minutos y 40 segundos. El Gobernador de Massachusetts, John A. Volpe, estrechó su mano al llegar en señal de reconocimiento, siendo testigos de este episodio sólo algunos pocos afortunados quienes se encargaron de divulgar el hecho. Las palabras posteriores de Gibb –Bobby Gibb como le llamaban- son el reflejo de lo que pensaba y movilizaba: “Tenía la esperanza de cambiar la forma de pensar de la sociedad sobre las mujeres y lo que pueden hacer. Pero no me importa vencer a los hombres. Amo a los hombres. No veo ninguna razón para que hombres y mujeres no puedan correr juntos”.

Este acontecimiento llegó a oídos de Kathrine Switzer, más como leyenda que como una realidad y le comenta a su coach Arnie Briggs (un maratonista de 50 años), sus ganas de participar en la nueva edición de la Boston Marathon. Kathrine entrenaba en el equipo masculino de Cross Country de la Universidad de Siracusa, dado que en esos tiempos no existían equipos femeninos intercolegiales.

Arnie le dice que no cree que una mujer haya sido capaz de correr 26.2 millas, más allá de la publicidad que rondaba, pero que si ella entrenaba como para hacerlo, la acompañaría. Kathy entrenó duro, y en Marzo de 1967 presentaron los formularios con la solicitud de participación. En ningún lugar se especificaba el sexo, y Kathy llenó con sus iniciales los espacios en blanco en donde irían sus nombres: K.V. Switzer. Pagaron los 3 dólares que era el costo por inscripción y enviaron los papeles a fin de concretar la misma. En la largada, nada raro ocurrió. Junto a ellos también corría Tom, el novio de Kathy.

Kathrine y Roberta corren la Boston Marathon en 1967

Luego de recorridas las dos primeras millas, un camión de medios delató la presencia de Katherine. Fue entonces que Jock Semple, el Co-director del Maratón, se volvió furioso cuando vio a Kathy, y se abalanzó sobre ella gritándole -“Get out of my race…!!!”- (-“Fuera de mi carrera…!!!”-) Tom, el novio de Kathy, con un físico más de rugbier que de maratonista, lo empujó derribando a Semple hacia un costado. Los fotógrafos documentaron ese momento, que recorrió el mundo entero. Roberta Gibb también había vuelto a correr sin número, finalizando en 03:27. Kathy terminó su primer y accidentada maratón en 04:20, pero había marcado un precedente al haber corrido con el primer dorsal. La fuerza de la imagen, de las fotografías en las que el director de carrera del Maratón de Boston intenta echarla a la fuerza, convirtió a Kathrine Switzer ante el gran público en la primera corredora que participó en esta prueba, aunque lo hizo después de Gibb. Le corresponde el honor de ser la primera  mujer que lo hizo con el dorsal 261 que obtuvo al inscribirse con el apellido y las iniciales de su nombre K. V. Switzer para que no detectaran su género. Ella nunca niega que Gibb fue la primera, pero su gesta trata de la lucha por la igualdad de los sexos en el deporte y los estadounidenses han sabido exportar la figura de Switzer, que jugó sin dudas un papel fundamental en lograr esa igualdad en el mundo del atletismo, por lo que su hazaña merece todo el reconocimiento mundial. Las mujeres que corrimos y corren el Maratón de 42K tienen que ponderar esta actitud y todas las posteriores ya que, desde diversos ámbitos y hasta el presente, siempre luchó a favor del derecho de las mujeres a hacerlo y dándoles visibilidad.

Bobbi Gibb ganó en 1967 y 1968, pero no se reconocieron sus triunfos hasta el año 1996.

En las ediciones de la Boston Marathon de 1968 y 1969, Kathy no se presentó a competir, En los nuevos formularios de inscripción estaba impreso “Men Only” (Sólo Hombres), para no oficializar la competencia femenina. Roberta Gibb volvió a ser la 1º mujer en llegar en 1968 empleando 3h30’. Pero ese año se animaron dos mujeres más, Nina Kuscsik 3h45 y Marjorie Fish 4h45’.

20180514mmif03

En 1969, Sara Mae Berman se animó a completar el circuito. Ella estaba casada con Larry, un asiduo corredor, que a su vez era conocido de Jock Semple. Fue la primera en finalizar con un tiempo de 3h22’46” y expresó una irónica frase que en principio enojó a las mujeres, pero que a largo plazo puso en ridículo, con mucha sutileza, a la Boston Athletic Association. -“Las mujeres no corremos el Maratón de Boston simplemente hacemos el mismo circuito en el mismo tiempo que los hombres…” Ese año corrió nuevamente Nina Kuscsik en 3h46’ y Eliana Pederson en 3h30’ también fue de la partida.

En la edición del año 70 se implementó el primer Standard mínimo de clasificación para poder correr en Boston. Era de cuatro horas. En un día lluvioso, Sara emplea 3h05’07”; Nina Kuscsik, oriunda de Long Island, llega en 3h12’16”, ocupando el segundo lugar. En tercer lugar arribó Sandra Serrangi 3h30’, cuarta Diane Fournier 3h32 y quinta Kathrine Switzer 3h34’.

El 19 de abril 1971, Nina iba liderando la competencia, pero es alcanzada por Sara en “Heartbreak Hill” (colina quebranta corazones), corriendo juntas casi hasta el final en un duelo emocionante, donde Sara vence a su rival con un tiempo de 3h08’30”, Nina logra 3h09’ y tercera arriba Kathrine en 3h28’. La pasión puesta entre estas dos primeras mujeres en la carrera, hizo que la gente comenzara a proyectar cuál de ellas sería la primera en hacer el recorrido en menos de tres horas.

20180514mmif04

Pero bajar las 3 horas provino de otros lares. El 31 de agosto de 1971, la australiana Adrienne Beames pulveriza la barrera de las tres horas con un impresionante 02:46:30, en Werribee, Victoria, Australia.

Ante la progresión de acontecimientos y el poder de comunicación global de la prensa a la hora de informar todos los avances del mal llamado “sexo débil” en el ámbito deportivo, se decide, en 1972, oficializar la categoría femenina en la Boston Marathon.Ya en 1971, el Maratón de Nueva York decidió integrar la categoría de mujeres poniendo el ejemplo para que otros maratones las tomen en cuenta oficialmente.

Pero el tema seguía sin resultar sencillo; precisaban una marca clasificatoria de 3h30min, y largarían además en un sector distinto al de los hombres. Ocho mujeres se presentaron orgullosas en la línea de largada, con sus dorsales oficiales. Era un histórico y triunfante momento. Entre ellas se encontraba Kathrine Switzer, la misma que había sido empujada por el Co-Director de la prueba cinco años antes. En esta instancia arribó en tercer lugar con un tiempo de 3h29’51”. En una jornada extremadamente calurosa, Nina Kuscsik se convierte en la primer vencedora oficial de la 76º Boston Marathon 1972, con un tiempo de 3h10’26”.

Este movimiento a favor de la participación de las mujeres en el Maratón fue esparciéndose por todo el mundo, dando como resultado que comenzaran a bajar las marcas y el desafío de ver a las mujeres participando en 42K empezó a considerarse dentro de la sociedad como algo más común, no excepcional como hasta entonces.

La lucha por la igualdad y la inclusión de la prueba del maratón en los Juegos Olímpicos continuó y fue Katherine Switzer, quien obró como interlocutora en esta lucha junto a Adrian Paulen, Presidente de la I.A.A.F. y otros actores del deporte de esa época, quienes influyeron para que el Comité Olímpico Internacional definiera su decisión.

La noruega Grete Waitz vence en la categoría femenina del Maratón de New York en 1979, con un tiempo de 2h27’33”, convirtiéndose en la primera mujer en correr por debajo de las dos horas 30 minutos. El New York Times escribe un editorial en donde destaca la hora de diferencia entre el nuevo record de Grete, con la marca de quince años atrás.

En la edición del Maratón de Boston de 1983, Joan Benoit, una jovencita que sufría de fragilidad ósea, superó la marca mundial obteniendo un impresionante tiempo de 2h22’43”.

El primer maratón femenino oficial, sancionado por la IAAF, fue el de Tokyo, en Noviembre de 1979, siendo ganadora Joyce Smith con 2h37’48”, quien dos meses antes ganara en Waldniel, Alemania.

En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984, las mujeres correrían por primera vez el maratón olímpico femenino, en el que resultó vencedora Joan Benoit, de USA, con un tiempo de 2h24’52” en medio de la ovación de todo un estadio de pie, en señal de reconocimiento.

Respecto a la inclusión de esta prueba para mujeres en el calendario de los JJOO cabe destacar la tarea de difusión llevada a cabo por Kathrine como Gerente de Promociones Especiales de la empresa de cosméticos Avon con sede en los EEUU.

Decidida a divulgar y mostrar que en muchos países las mujeres podían correr el maratón a fin de presionar a las autoridades para su inclusión en los JJOO, la empresa en la que trabajaba se conectó con las más de 27 filiales existentes en todo el mundo a los efectos de que la Asociación Atlética de cada país seleccionara a una representante para concurrir a maratones que se realizaron a partir de 1979 y hasta un año antes de los Juegos. La empresa se hacía cargo de todos los gastos que implicara la participación de las mismas. En el Maratón Internacional sólo para mujeres que se llevó a cabo en Waldniel, Alemania, en el año 1979 participaron atletas de 27 países de los cinco continentes.

Tuve la suerte de ser una de las protagonistas, al ganar de selectivo que se hiciera un mes antes en Argentina (Ezeiza) sobre la distancia de 20 kms donde participamos 5 mujeres, logrando un tiempo de 1h24’.

Luego en la competencia corrí en 2h58’31” (record argentino durante ocho años) y ocupando el lugar 32 entre más de 300 competidoras siendo además la 2da de Iberoamérica.

Todas las mujeres aquí nombradas han dejado una huella indeleble a través del tiempo y de la historia. Cada una de ellas es única e irrepetible. Pero deseo destacar a una que su ímpetu vital y espíritu inquebrantable prevalecieron por sobre sus condiciones atléticas.

Se trata de Joan Benoit quien empezó a correr como forma de rehabilitación tras fracturarse una pierna mientras esquiaba. En el año 1979  siendo casi desconocida participó en el maratón de Boston y acabó ganando la prueba. A principios de los ochenta tuvo problemas con las lesiones y tuvo incluso que operarse del tendón de Aquiles.

En el año 1982 ganó el maratón de Eugene, con un tiempo de 2h 26’11” el mejor del mundo ese año.

En el maratón de Boston del 18 de abril de 1983 además de ganar por segunda vez esta prueba, logró un tiempo de 2h 22’43”, batiendo en casi tres minutos el récord mundial de la prueba, que había sido logrado justo el día anterior la noruega Grete Waitz en el Maratón de Londres. También ese ano logró la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Caracas en la prueba de 3000 mts la distancia más larga para mujeres en los JJOO y Panamericanos hasta ese momento.

Al año siguiente, 1984, se incorpora por primera vez el Maratón Femenino en los JJOO y obtiene el Oro Olímpico en los Juegos de Los Ángeles, habiendo sido operada de sus rodillas pocos meses antes de dicha competencia y cuyo entrenamiento estaba basado en correr dentro de una piscina con un arnés, para lograr su rehabilitación.

En Los Angeles Joan Benoit desde el principio de la carrera decidió tirar en solitario, escapándose del grupo e imponiendo un ritmo tan elevado que parecía suicida, dadas las condiciones de elevado calor y humedad en que se disputaba la prueba, muchos pensaban que acabaría pagándolo en la parte final del recorrido. Sin embargo no fue así y Joan Benoit entró en el estadio olímpico con una amplia ventaja sobre sus perseguidoras. Su tiempo fue de 2h 24’52”, la segunda clasificada fue la noruega GreteWaitz 2h 26’18” y medalla de bronce la portuguesa Rosa Mota 2h 26:57.

En 1985 logró su último triunfo importante, al ganar el maratón de Chicago, haciendo además su mejor marca personal con 2h 21’21”, que no fue récord mundial pues poco antes la noruega Ingrid Kristiansen cuarta en Los Ángeles 84, lo había bajado en Londres a 2h 21’06”.

Después de ese año las lesiones la fueron apartando de las grandes carreras, aunque siguió compitiendo. En 1991 fue cuarta en el maratón de Boston; en 1992 ganó el maratón de Columbus y en  1996 con 39 años participó en las pruebas clasificatorias para ir a los Juegos Olímpicos de Atlanta.

20180514mmif05

Joan Benoit Campeona Olímpica Los Angeles 1984

Retomando la historia del Maratón Femenino deseo finalizar este recorrido con el logro de la británica Paula Radcliffe quien en la Flora London Marathon, el 13 de Abril del 2003 logró un impresionante tiempo de 2h15’25” que hasta la fecha (abril 2018) es la mejor marca mundial.

                           

20180514mmif06

Paula Radcliffe cuando logra el record mundial

 

** Artículo escrito por Iris Fernández, primera mujer Argentina en correr oficialmente un Maratón en el año 1979 en Waldnield, Alemania.

Bibliografía:

Wikipedia

Diario Sur de España

Foro Atletismo

Boston Athletic Association

Fuente: Iris Fernandez
26 de abril de 2018

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
 
MONEY, MONEY, MONEY… VILLA OLÍMPICA: LA TRAMPA LEGAL -- Ernesto Rodríguez III

PDFImprimirE-mail

 

 

Pese a ser pensado inicialmente como viviendas sociales para los pobladores de la Comuna 8, la más necesitada de la Capital, los requisitos para intentar ser dueño de una de las 1.036 viviendas del complejo de Villa Soldati son prohibitivos para los vecinos de esa región de CABA. Además, el costo de cada departamento supera en más del 50% el valor de mercado por metro cuadrado.

20180423kluigi13

Para Rodríguez Larreta, la Villa Olímpica es buen negocio. Para los vecinos de la Comuna 8, no.

En cinco años, muchas cosas cambiaron dentro de la propuesta de Buenos Aires para ser la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud. La idea original de Mauricio Macri cuando sedujo a los miembros del Comité Olímpico de la Juventud (COI), era que el conglomerado de monobloques a levantarse en Villa Soldati que sería el alberge de los deportistas Sub 18 sería la única obra de envergadura de los Juegos, tal como lo dejó en claro tras ganar la elección.

20180423Dibujoas

La normativa que intentó establecer las bases del nuevo Barrio Olímpico de 1.200 unidades habitacionales en el entorno de la Comuna 8 (la más necesitada de la Capital) establecía un concurso de proyectos para su desarrollo y que el IVC sería el órgano que debería adjudicar las viviendas a través de tres operatorias: 1/3 para habitantes de villas reubicados, 1/3 para inscriptos en la Ley 341 y 1/3 para los Créditos de Primera Casa, privilegiando a los habitantes de la Comuna 8 (ver link). Cuando la normativa terminó siendo sancionada, en noviembre de 2016, el espíritu había cambiado notablemente: había desaparecido el tercio reservado a los recolocados; y si bien se reconocía una prioridad a los vecinos de la Comuna 8 -se les reservaba hasta el 50% de los departamentos-  había un cambio de paradigma ya que se apuntaba a la clase media.

Mientras la Villa Olímpica crecía, a un costo de más de $ 3.400 millones, con un incremento del 73% por sobre lo proyectado (ver link), también se achicaba ya que para no excederse aun más en los gastos, Franco Moccia (ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de CABA) dio de baja tres de las 12 licitaciones, por lo que quedaron sin construirse 164 unidades. Tampoco se completaba el proceso de tendido de gas natural. Y, casi como un decorado, en la línea edilicia de la Villa Papa Francisco, del otro lado de la Avenida Cruz, se iniciaba un reciclaje de algunas de las viviendas, pero sin profundizar la reurbanización a otras manzanas linderas.

El 15 de marzo último se dieron a conocer los lineamientos para hacerse acreedor a uno de los créditos, dejando muy en claro la trampa legal a la que quedaron presos los vecinos de la Comuna 8, los hipotéticos beneficiarios del “más grande emprendimiento urbanístico de mi gestión”, como lo caracterizó el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta al hacer el anuncio.

20180423casccsas

La Comuna 8 (Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo) es la más relegada de la ciudad. Con casi 200.000 habitantes alberga los valores más críticos de ingresos familiares per cápita y de vulnerabilidad social. El 45,3% de sus hogares asalariados no cuentan con un ingreso que les permita acceder a la Canasta Total de Consumo (casi la mitad de su población) y el ingreso medio comunal es un 34,5% inferior a la media de la ciudad. Para ponerlo en cifras: si el ingreso promedio en CABA es de $ 13.916, en la zona Sur se gana menos de la mitad ($ 6096). Por eso, dos de los puntos de los requisitos establecidos por el Instituto deVivienda de la Ciudad prácticamente vedan la entrada a cualquier vecino al complejo de departamentos (ver link): Contar con ingresos formales (que puedan ser acreditados según los requerimientos del Banco Ciudad) o informales, por una suma equivalente a 3 Salarios Mínimos Vitales y Móviles (SMVyM) al momento de la inscripción, o sea, unos $ 30.000 y, además, estar bancarizado, algo que difícilmente sea una norma regular para los habitantes de la zona. Esta determinación confirma la percepción de María Carla Rodríguez que la Comuna 8 ha visto reforzados procesos segregatorios de su territorio respecto del conjunto de la ciudad (ver link).

Ayer se cerró el período de inscripción y desde las webs oficiales celebran haber tenido más de 30.000 interesados, aunque se han cuidado de establecer cuántos de esos pedidos proveen de la zona más necesitada de la ciudad, el Sur. Tampoco será tarea fácil para quienes sean elegidos: si bien los departamentos tendrán un subsidio del 14% del valor de la propiedad y el interés inicial que tendrá el crédito ofrecido por el Banco Ciudad ronda entre el 4,99% y el 6% -afortunadamente se desestimó utilizar entidades privadas, como se propuso inicialmente-, quienes ingresen deben poner el 6% del monto total de los departamentos que cotizan inicialmente entre $ 1.400.000 (un ambiente), pasando por $ 1.900.000 (dos ambientes) y $ 2.700.000 (tres ambientes). Estos valores ponen el precio del metro cuadrado en un promedio de u$s 1.900 (u$s 1.634 si se tiene en cuenta el subsidio del Estado), un precio 50% más caro que el valor de mercado para esa zona (ver link).

Hay otros cazabobos más que esperan al incauto. Uno, es que la tasa inicial de ajuste de las cuotas se rige por el índice UVA, que depende de manera directa de la inflación y el aumento del dólar por lo que el costo final de cada unidad no está claro cuál será (ver link). El otro hecho que debería preocupar a los nuevos propietarios es que los departamentos no cuentan con gas natural por lo que cocinas, calefacción y termotanques son eléctricos; esto no es preocupante sólo por los eventuales costos adicionales que podría aparejar sino porque la dependencia de servicios exclusivamente basados en la electricidad son una bomba de tiempo habida cuenta que la gestión de Rodríguez Larreta, iniciada en diciembre de 2015, hubo un sostenido crecimiento en la cantidad y duración de cortes de suministro (ver link).

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Fuente: Olímpicos Argentinos

16 abril de 2018

https://olimpicosargentinos.com.ar/2018/04/16/villa-olimpica-la-trampa-legal/amp/?__twitter_impression=true

 

 

 

 

 

 
 

Página 3 de 19

Banner