Opinión
El club Olímpico II

PDFImprimirE-mail

 

tmb2560264001

"Fue como si un plato volador se hubiese posado sobre Puerto Madero durante una semana. "¿Y qué hace esta gente?", me pregunta el taxista mientras me deja en el imponente hotel Hilton. No tenía la más mínima idea de que el Comité Olímpico Internacional (COI) estaba desde hacía algunos días celebrando una asamblea clave en Buenos Aires. A duras penas sabía qué es el COI. La cultura del deporte olímpico, sabemos, no está precisamente difundida entre nosotros. El fútbol nos domina. 
"Son algo así como los dueños de los Juegos Olímpicos", intento explicarle, a modo de síntesis. El chofer, fana de Boca, seguía sin entender por qué Puerto Madero estaba casi cercada y con gendarmes por todos lados. "No es solo el COI -sigo explicándole-, el despliegue se debe a que también hay presidentes, primeros ministros, príncipes, jeques y además presidentes de multinacionales poderosas". Un gerente de los hoteles más importantes de Buenos Aires me lo había dicho horas antes de modo aún más categórico: "que yo recuerde, nunca hubo en Buenos Aires un evento que convocara al mismo tiempo a gente tan poderosa". 
Lo que el taxista no comprendía era por qué la elección de la sede de un Juego Olímpico atraía tanto poder. Y su inquietud sigue siendo hoy la de muchos. Madrid, por ejemplo, se presentaba para ser sede por tercera vez seguida y lo hacía pese a la crisis económica que ha provocado recortes, despidos y protestas sociales. Trajo al príncipe Felipe y al jefe de gobierno Mariano Rajoy. La eliminaron de entrada. Debiera ser acaso al revés, pero el deportista (el NBA Paul Gasol) habló en un inglés impecable al defender la presentación de Madrid, mientras que Rajoy leyó en castellano y cero soltura, y el inglés de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, fue ridiculizado en la web. No fue esa igualmente la causa de su inesperada derrota. El último jueves, Botella anunció que Madrid no volverá a insistir. Barcelona, en cambio, avisó que ella sí se postulará para ser sede de los Juegos de 2022 de invierno, pues ya celebró los de verano en 1992 y el recuerdo, afirman los catalanes, sigue siendo inolvidable. 
Estambul, por su parte, se postulaba por quinta vez. Y nuevamente fue derrotada, pese a que, como Rajoy, también hizo venir desde el G20 al primer ministro Recep Erdogan. En la sala de prensa cercana al Hilton, cuando le ganó a Madrid en una votación de desempate para ver qué ciudad avanzaba a la segunda rueda, decenas de periodistas abandonaron sus computadoras y gritaron durante algunos minutos: "¡Is-tam-bul! 
"¡Is-tam-bul". Periodismo militante. 
Tokio, finalmente la gran ganadora de la elección porteña, mantuvo la postulación pese a los últimos desastres que sufrió el país, entre accidentes nucleares, tsunamis y terremotos. Se dice que los japoneses son gente más discreta, pero los miembros de la delegación pegaron saltos increíbles al grito de "¡banzai!" al anunciarse el triunfo. Celebraban, bueno es aclararlo, algo que sucederá dentro de siete años: haber ganado la sede de los Juegos Olímpicos del año 2020. 
Los primeros Juegos de la posguerra, Londres 48, costaron unos 30 millones de dólares. Sesenta años después, los de Pekín 2008, tuvieron un presupuesto de 40.000 millones de dólares. Y los que se celebrarán en febrero próximo en la ciudad rusa de Sochi (Juegos de Invierno) romperán todos los récords con un presupuesto de 50.000 millones. En 2004, los Juegos de Atenas costaron tan caro a los griegos que, dicen los especialistas, fue el inicio del proceso que derivó en la quiebra del país. Algunos de los estadios que costaron millones, ironizó hace unos días una publicación europea, se parecen hoy al Partenón. La gente, sin embargo, parece querer igualmente los Juegos. Tokio, Estambul y Madrid presentaron porcentajes de entre un 83 y un 72 por ciento de apoyo popular. En los últimos Juegos de Londres el ambiente fue pura fiesta y la aceptación subió a un 80 por ciento. Fueron Juegos que revitalizaron al gobierno de David Cameron, que estaba en crisis. Japón dice ahora que sus Juegos de Tokio serán un impulso para el renacimiento después de las catástrofes. 
Los Señores de los Anillos, como se llamó un libro sobre la vieja corrupción de los dirigentes del COI, saben que los Juegos son un juguete supercotizado. No importó que Italia, nada menos, renunciara a la postulación de Roma como sede de 2020 por la crisis económica (ahora anuncia que volvería a postularse para los de 2024). Tampoco parecen importar las últimas protestas callejeras en Brasil en plena disputa de la Copa de las Confederaciones. Le pregunté a Jacques Rogge, presidente saliente del COI, si esos hechos no podrían significar que, aún amando al deporte, hay gente que empieza a detestar Mundiales o Juegos Olímpicos por esos megaestadios que terminan convertidos luego en modernos elefantes blancos. "Tenemos que saber trasmitir qué legado dejarán los Juegos a la ciudad. Y el resultado debe ser que todos ganan. 50 y 50 para cada uno, sede y COI", me respondió Rogge. Eludió la pregunta. 
Además, cuatro días después, los miembros COI eliminaron a Madrid que, con el 80 por ciento de sus obras ya construidas, habló de Juegos austeros. Tokio, en cambio, informó que tiene un fondo especial en su presupuesto para cubrir los gastos de los Juegos de 2020. El COI eligió Juegos de gasto asegurado. El Made in Japan sigue pareciendo firme garantía, aunque todavía están frescas las imágenes de improvisación inesperada cuando comenzaron los escapes radiactivos en Fukushima. "Yo no querría ser nadador de aguas abiertas en los Juegos de 2020", me escribió un deportista de participaciones olímpicas. Tanto poder tiene el juguete de los Juegos que supera terremotos, tsunamis y explosiones de centrales nucleares. Tres días después de elegir a Tokio, los miembros del COI votaron nuevo sacerdote. El ganador cantado, el alemánThomas Bach, no es un barón o un conde como anteriores expresidentes, sino deportista olímpico, oro en esgrima en Montreal 76. Pero algunos describen hoy a Bach como apenas un empleado del verdadero poder. El poder que siguen representando Adidas por un lado y los petrodólares de un jeque kuwaití por otro
Son el poder en las sombras. Los verdaderos dueños del plato volador que ya se fue de Puerto Madero. Buenos Aires, dicen grandes titulares de prensa, también vivió una fiesta histórica. Un anticipo, dicen los optimistas, de la fiesta que vivirá en 2018, cuando organice los Juegos Olímpicos de la Juventud. Aunque muchos, como el taxista que me llevaba al Hilton mientras escuchaba a Boca por la radio, seguía sin entender por qué príncipes y jefes de estado, de países grandes o chicos, siguen dando tanta importancia a los Juegos Olímpicos. ¿Será eso el deporte?

Fuente: La Gaceta - Ezequiel Fernández Moores -

Domingo 15 de Septiembre de 2013

http://www.lagaceta.com.ar/nota/560264/deportes/club-olimpico-ii.html

 

 

 

 

 
El nuevo Señor de los Anillos

PDFImprimirE-mail

 

 

elcoienbuenosires1766319w620

Bach, el hombre olímpico.  Foto: Ilustración: S. Domenech

"Thomas Bach -cuenta un ex rival, sin que la cámara muestre su rostro- tenía los guantes mojados. Podía ser la transpiración, el árbitro le ordenó que se los cambiara. Yo estaba sentado al lado. El nuevo guante también estaba mojado. Fue desagradable porque una cosa así no tiene nada que ver con el fair play." Juergen Theuerkauff, ex esgrimista del OFC Bonn, habla sin problemas: "Estábamos muy enojados por lo del guante mojado". Un especialista explica el truco: "Si te tocas con el guante mojado contra la chaqueta se produce un corto y el sistema electrónico no registra el golpe del rival". La imagen muestra a un joven Bach en ropa de esgrimista. A su lado está Emil Beck, su maestro y entrenador histórico en el club Tauberbichofsheim. "Con los años -dice el narrador- salió a la luz su lado oscuro, que en su obsesión por ganar (Beck) pagaba por triunfos y manipulaba torneos." Para Arnd Schmitt, ex campeón olímpico, "Bach formaba parte del sistema. Tenía que saber lo que sucedía". Así comienza el programa "¿El nuevo señor de los anillos?", deInsideSport, emitido por la cadena pública alemana WRD el 2 de septiembre pasado. Ocho días después, Bach fue elegido, ayer en Buenos Aires, nuevo presidente del Comité Olímpico Internacional (COI).

La imagen muestra a Bach y a sus compañeros homenajeados tras ganar oro en florete en los Juegos de Montreal 76. Al año siguiente logran el Mundial en Buenos Aires en dramática final ante Italia. Reciben el premio de"Equipo alemán del año". "Lo importante que aprendí en la esgrima -aparece Bach, ya años más tarde- es respetar al rival. Mi deporte enseña humildad en la victoria y coraje en la derrota." Es el momento cumbre en la carrera deportiva de Bach, que era derecho para jugar fútbol de niño en la calle, pero zurdo para manejar el florete. Se enoja por el boicot que le impide asistir a los Juegos de Moscú 80 y al año siguiente, entonces, decide meterse en la política deportivaHabla en nombre de los atletas por primera vez ante el COI. Pide la abolición del amateurismo. Bach, dice un testimonio, "era como un hijo" para Juan Antonio Samaranch,entonces presidente del COI. La imagen muestra a ambos junto con Horst Dassler, fundador de Adidas, que presionaba para que los Juegos se abrieran a los profesionales. De 1985 al 87, siendo integrante de laComisión de Atletas del COI, Bach asume como director de Promoción de Adidas. Son años en los que ISL, brazo comercial de las tres tiras, comenzaba a pagar cerca de 100 millones de euros en sobornos a dirigentes deportivos. En 1986, Dassler impone en la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) al paquistaní Anwar Chowdry, expulsado una década después bajo graves cargos de corrupción. El programa muestra documentos, sugestivamente rectificados, en los que un ex informante de la Stasi dice que Bach formó parte del caso Chowdry. "No hay dudas, Bach formaba parte del círculo íntimo", acota Bárbara Smit, autora del libro Los Dassler Andrew Jennings, coautor del libro Los Señores de los Anillos , lo dice sin medias tintas: "Ése fue el mundo en el que Bach aprendió política deportiva".

Bach llegó a ser investigado por el COI y rápidamente absuelto, por eventual conflicto de intereses. En rigor, deportes y negocios es lo que mezclan desde hace años numerosos miembros COI.

El documental, producido por los periodistas Robert Kempe y Hajo Seppelt, muestra luego a Bach hablando en Berlín como presidente de Ghorfa, una cámara de negocios árabe-alemanes activa en venta de armas y que prohíbe a sus miembros exportar "productos procedentes de Israel". "No me gusta, presidente de Ghorfa y, simultáneamente, de una organización (el COI) que debería representar tolerancia y paz", dice Mathias John, de Amnesty International. La imagen muestra a continuación al jeque kuwaití Ahmad Al-Fahad Al-Sabah, influyente miembro COI. "Estoy abiertamente con Bach", dice el jeque. Y añade: "Haré todo lo que pueda para ayudarlo". "¿Qué es todo?", pregunta el periodista. "Espera hasta septiembre y verás", contesta el jeque. Septiembre sucedió ayer en el Hilton. "Election is over. Victory for you know who, the Sheikh's toy", tuitea el periodista alemán Jens Weinreich: "Terminó la elección. Victoria para ya saben quién, el juguete del jeque". "Adlatus von Adidas- Grunder Dassler", titula a su vez el diario alemán Sueddeutsche Zeitung ("Protegido de Adi Dassler, fundador de Adidas"). "Esto irá para peor", me dice su enviado, Thomas Kirstner. "Lo digo según lo que veo desde hace siete años con Bach a cargo del deporte alemán. Por ejemplo, combatió en contra de una ley antidoping más dura. El año pasado algunos periodistas debieron recurrir a la justicia para que pudieran mostrarles acuerdos con las Federaciones, algo que en otro países se presenta de modo voluntario", añade Kirstner.

Bach llegó a ser investigado por el COI y rápidamente absuelto, por eventual conflicto de intereses. En rigor, deportes y negocios es lo que mezclan desde hace años numerosos miembros COI. A Bach debieron investigarlo después de que alguna implacable prensa alemana habló de sus vínculos con Kuwait a partir de sus trabajos como abogado en las compañías Weinig SA y Siemens. Esta última le pagaba fortunas por su rol de "asesor". El programa que presentó para catapultarse ayer como noveno presidente en la historia del COI habla de "transparencia, diálogo y solidaridad". De los atletas como centro de todo, de "reconsiderar" los procesos de elección de sedes, de que "el deporte debe ser políticamente neutral, pero no apolítico" y de seguir el camino iniciado por su predecesor, Jacques Rogge, que ayer rompió su frialdad y amagó unas lágrimas en la despedida. "No será una continuación. Se viene el estilo Bach", me dice Kirstner. En la conferencia de prensa posterior fue tan prudente como Rogge. Mezcló años y tiempos políticos en sus recuerdos de visitas como esgrimista a Buenos Aires en 1973 y 77. Respondió de modo esquivo cuando le preguntaron por el documental y sus eventuales trampas con el guante mojado. Y rechazó que una sola persona, por el jeque Al-Sabah, pueda "hacer ganar una elección".

El documental de la WRD muestra a Bach y Al-Sabah juntos en Abidjan, Costa de Marfil, repartiendo fondos para el deporte africano. Impresionado por algunos lujos, pregunto a uno de sus autores en qué hotel cinco estrellas fue la segunda entrevista con el jeque. "En la casa de su hermano en Kuwait", me responde. El suizo Denis Oswald, también entrevistado en el documental, perdió los nervios el lunes por la noche con la alianza Bach-Al Sabah y habló de "presiones" e "independencia del deporte". Lo advirtieron y pidió disculpas. "Si todo sale como se planeó -cierra el documental, mientras muestra una imagen de la sede del COI, en Lausana-, Bach pronto se mudará aquí." Buenos Aires podría ser su segunda casa. Ayer recordó con emoción el Mundial de Esgrima que ganó en 1977. Volvió en 1996, ya en democracia, como presidente de la Comisión Evaluadora del COI, porque Buenos Aires se había postulado para ser sede de los Juegos de 2004, finalmente asignados a Atenas. "¿Qué pasa con Cavallo, que lo veo tanto en los diarios con sus denuncias?", preguntó a funcionarios argentinos en el Salón Panamericano del piso 24 del hotel Sheraton. Domingo Cavallo, por entonces seducía al COI más que la sonrisa de Pelé y por eso Buenos Aires eliminaba en una serie inicial a Río (próxima sede de los Juegos, en 2016). Bach preguntó también qué sucedía con la debacle del Frepaso, por el entonces intendente Fernando de la Rúa y por huelgas obreras. Carlos Menem, dueño del sueño olímpico, sirvió al día siguiente a Bach un plato de ravioles en la Quinta de Olivos y elogió el estado físico del alemán. "Ya querría yo tener su físico. ¿Cómo hace para conservarlo de esa manera?", devolvió Bach la gentileza. "¿Sabe cómo se logra? -contestó Menem-. Siendo presidente".

Fuente: La Nación

Por Ezequiel Fernández Moores - Para canchallena.com

11 Setiembre de 2013

http://canchallena.lanacion.com.ar/1618839-el-nuevo-senor-de-los-anillos

 

 

 

 
 
SEGUNDOS AFUERA / UNA FECHA HISTÓRICA -- Tucumán descubre la pasión

PDFImprimirE-mail

Por Guillermo Monti

La primera movilización popular generada por el deporte se produjo en 1923, cuando Luis Ángel Firpo pasó fugazmente por la provincia

 

laGaceta100

 

Se ha desvirtuado tanto el concepto de ídolo que hoy a cualquiera le cuelgan la chapa. A no confundirse: tienen los pies de barro. Ídolos auténticos, los que elevan las pulsaciones del público y estimulan la imaginación, ídolos multiplicados en pósters, los que nos hacen felices y nos enorgullecen... De esos hay unos cuantos. Pocos. El primer ídolo del deporte argentino fue Luis Ángel Firpo, "El Toro Salvaje de las Pampas". El 14 de septiembre de 1923 -hace exactamente 90 años- protagonizó uno de los combates más estremecedores de todos los tiempos. Arrojó del ring con un mazazo descomunal al gran Jack Dempsey, campeón mundial de los pesados. Dempsey volvió al ring y ganó por nocaut. Fue desde ese momento y para siempre "la pelea del siglo", y Firpo el monarca sin corona.
El retorno de Firpo desde Estados Unidos, donde se efectuó la pelea, resultó un paseo triunfal a través del continente. Venía bajando en tren, cruzando países y despertando pasiones, hasta que el 17 de noviembre hizo escala en Tucumán. Nunca se había registrado en la provincia una movilización popular de la magnitud que provocó la presencia de Firpo. Nunca los tucumanos habían salido masivamente a la calle para saludar a un ídolo del deporte. Para verlo de cerca. Tal vez para tocarlo. Para disputarse la posesión del sombrero panamá del boxeador, trofeo equivalente a una camiseta de Messi.
El fugaz paso de Firpo por la provincia marcó un antes y un después. Demostró hasta qué punto había penetrado la pasión por el deporte en el corazón de los aficionados. Las acciones de la pelea con Dempsey habían llegado a través de un relato entrecortado y por momentos incomprensible que reprodujeron los altavoces instalados por LA GACETA. La película -esa en blanco y negro que podemos ver con absoluta comodidad gracias a YouTube- viajó desde Nueva York en barco. La batalla sobre el ring de Polo Grounds se construyó entonces en el imaginario popular. Cada tucumano rodó su propio filme y lo sazonó con los condimentos que mejor se acomodaron a su paladar.
Que esa estatua legendaria cobrara vida, aunque fuera por una hora, fue cosa de magia. Y Tucumán se revolucionó. Oscar Gómez López y Juan Vargas Nievas, periodistas de LA GACETA, recibieron a Firpo en Rosario de la Frontera y lo acompañaron durante el viaje a la capital provincial. El boxeador se bajó en Benjamín Paz y se sacó una foto junto al cartel de la estación para enviársela a su amigo... Benjamín Paz, que vivía en Estados Unidos. Lo aclamaron en Tapia, y la parada en Tafí Viejo presagió lo que vendría. Había un millar de aficionados allí, con llamativa presencia de chicas emperifolladas como si de la vuelta del perro dominguera se tratara. Con Firpo venían su amigo Horacio Lavalle y el sparring Calvin Respress, un negro que también ligó los suspiros femeninos. "Y eso que es una verdadera maravilla en fealdad", ironizó la crónica del diario.
Imposible determinar cuánta gente esperaba a Firpo en la estación Sunchales (así se llamaba entonces la ubicada frente a la plaza Alberdi). El convoy arribó a las 18.10. Como pudo, entre la marea de brazos y sombreros, y gracias a la intervención de la Policía, Firpo logró subir a un auto. Marchó por Corrientes y 25 de Mayo hasta la plaza Independencia, y luego volvió por Catamarca hasta instalarse en la antigua Cervecería del Norte. Las calles rebosaban de tucumanos. Una caravana de vehículos (¿cuántos habrán sido, en pleno 1923?) lo seguía. Firpo -echando por tierra su fama de hosco- saludaba y estrechaba palmas. Sonreía, feliz.
Cuenta don Antonio Benejam en su "Historia del deporte de Tucumán" que Firpo accedió a bajar del tren y a quedarse una hora -no más- en Tucumán por invitación de la familia Remis. El doctor Guillermo Remis era un entusiasta aficionado al boxeo.
La multitud seguía aguardando al "futuro campeón del mundo" (con esa naturalidad se refería a él LA GACETA), pero Firpo los engañó y subió al tren desde el norte, cruzando las vías. Salió al balcón del coche y los pañuelos se agitaron. Silbó la locomotora y partió la formación hacia el destino final: Buenos Aires.
Gómez López y Vargas Nievas le hicieron un extenso reportaje a Firpo, un texto repleto de perlitas e incisivas repreguntas. Y hasta le arrancaron una confesión: por primera vez, el "Toro Salvaje de las Pampas" le confesó a un medio que tenía novia.

 

 

UNA FECHA HISTORICA

Luego de 90 años sigue siendo "la pelea del siglo"

 

Firpo3

 

 

¡FUERA DEL RING! Dempsey voló entre las cuerdas. Firpo debió ser campeón.

 

Había más de 80.000 espectadores en el estadio Polo Grounds, de Nueva York, el 14 de septiembre de 1923. Por primera vez un latinoamericano aspiraba a conquistar el título mundial de los pesos completos, pero la parada era bravísima para Luis Ángel Firpo. Al campeón, Jack Dempsey, le decían "El Asesino de Manassa". Le había arrebatado la corona a Jess Willard y tenía fama de invencible. ¿Cómo doblegarlo, y más en condición de visitante?
Cuentan las crónicas -y lo reafirmó el propio Firpo- que el managerTex Rickard lo embarcó en una agotadora gira, con varios combates programados, poco antes de la pelea con Dempsey. Firpo subió al cuadrilátero del Polo Grounds lejos de su mejor condición. Pero...
El primer round fue uno de los más apasionantes de todos los tiempos. De movida Firpo mandó a Dempsey a la lona, pero el campeón se recuperó y derribó ¡siete veces! al "Toro Salvaje de las Pampas". De pronto, cerca de las cuerdas, Firpo acertó un derechazo histórico, Dempsey voló entre las cuerdas y se golpeó la cabeza contra la máquina de escribir de un periodista. Entre 14 y 17 segundos estuvo el campeón fuera del ring, hasta que volvió con ayuda. Insólitamente, el árbitro Johnny Gallagher no decretó el KO.
Repuesto, en el segundo asalto Dempsey volteó repetidamente a Firpo -le pegaba cuando estaba en el tapiz, intentando erguirse- y finalmente Gallagher paró las acciones a los 57 segundos. Desde ese momento se habló de la revancha, pero nunca se concretó. Dempsey perdió la corona a manos de Gene Tunney y Firpo se retiró poco después. "La pelea del siglo" ya era leyenda.

 

Fuente: La Gaceta

 

13 setiembre 2013.

 

Por Guillermo Monti

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
guillomonti

 

http://www.lagaceta.com.ar/nota/559982/deportes/tucuman-descubre-pasion.html

 

http://www.lagaceta.com.ar/nota/559981/deportes/luego-90-anos-sigue-siendo-la-pelea-siglo.html

 

 

 

 

 

 
 
Los Poderes Mundiales y “El Colón” -- Por Jorge A. Becerra *

PDFImprimirE-mail

 

teatrocolon

 

El Teatro Colón recibió en 1980 al banquero estadounidense David Rockefeller, la invitación y los arreglos para usar el teatro corrieron por cuenta del entonces poderoso Ministro de Economía Alfredo Martínez de Hoz, una muestra clara de respeto (o sumisión) al poder económico mundial.

Hoy los miembros del Comité Olímpico Internacional serán agasajados en el mismo lugar. El tremendo poder de este organismo así lo amerita. Y este hecho viene a justificar lo que veníamos diciendo de las Multinacionales del Deporte que conducen un mecanismo de penetración cultural y de poder tan grande, entre ellos el dinero, que las Naciones se inclinan ante ellas.

¿Cómo construyeron este poder?: lo hicieron usando el deporte.

“La empresa tendría una dirección privada –financieramente independiente- de neutralidad profesional y de política independiente; limitaría su esfuerzo a la adolescencia masculina, con exclusión del niño y la mujer; aspiraría a intensificar la práctica y el gusto de los deportes, al mismo tiempo que a penetrar en los programas de enseñanza secundaria y post escolar, abriendo las ventanas a horizontes lejanos y múltiples” En sus comienzos este organismo fijó reglas muy puras, el deporte como base de la construcción y formación de valores en los hombres, como herramienta de paz y comunicación entre los pueblos. Luego, con el correr de los tiempos, se adueñaron de toda la práctica deportiva y fijaron las reglas, se encontraron con la televisión y los sponsors abandonando sus principios fundacionales. Estaba prohibida la participación en los Juegos Olímpicos de profesionales del deporte, por ejemplo, hoy los van a buscar para que participen.

¿Por qué los estados o las naciones los aceptan? ¿Qué ofrecen estas instituciones?

En primer lugar: mucha publicidad, los medios periodísticos han hecho del deporte, también, su principal armamento y medio de vida. Y el lugar donde se efectúa algún acontecimiento deportivo se hace conocido, esto no deja de ser bueno, lamentablemente los costos son altísimos.

Esta publicidad también tiene efectos seudo-positivos sobre los responsables políticos del lugar (Ver apariciones en los medios del Jefe de Gobierno de la Ciudad, recibiendo, inaugurando, etc) y con la posibilidad de que, estando encomendados por poderes multinacionales, encuentran la excusa perfecta para la impunidad social. Ya que deben hacer o construir cosas no necesarias. (¿Cuánto costó el monumento erigido en el barrio popular de Recoleta? ¿Y quién lo pidió? diría un conocido General)

El espectáculo es un pasatiempo favorable; ahora cuando se transforma en una sobredosis es una droga que enferma a los pueblos, pero el espectáculo (léase el dinero que este genera) es el leimotiv de estas multinacionales y se van creando torneos clasificatorios, preclasificatorios y así hasta el infinito, porque es necesario generar el circo que llena los bolsillos de unos pocos, embrutece a los espectadores y los entretiene de los reales problemas. El “pan y circo” es también una práctica muy común entre los gobernantes y otra de las razones para aceptar y luchar por tener una sede a pesar de los costos económicos.

Pero lo más grave de estas Multinacionales del Deporte, a mi criterio, es que han impuesto una política deportiva estrictamente selectiva, sólo los buenos tienen derecho a participar, y por lo único que la televisión y los sponsor pagan, esto perjudica el deporte formativo, ese que crea valores, ese que crea instituciones, que insume esfuerzos humanos y económicos. Para ellos todos los recursos deben ser colocados a lo que llaman “el alto rendimiento”, una picadora de carne, dónde lo único que interesa son las marcas y que el gladiador se presente en la arena para brindar el espectáculo que ellos, los dueños del deporte, van a vender.

También han impuesto una concepción urbanística, cada ciudad debe tener un estadio, han cambiado la concepción urbanística cristiana donde los más importante y las más altas eran las Iglesias, ahora para llegar a la categoría de ciudad importante es necesario tener un mega estadio, aunque se use en pocas oportunidades, pero este tipo de cosas son las que nos vienen imponiendo.

Para hacer todo esto necesitan de agentes en el territorio, por eso los miembros del Comité Olímpico Internacional, no son representes de los países, ellos se encargan de elegirlos. Se llega allí por algún título de Nobleza (esto de la selectividad lo llevan en la sangre) o por el aporte económico que puedan realizar, los comités olímpicos de los distintos países son una cabeza de playa en el territorio a conquistar y explotar. Y si no cumplen bien con sus funciones no tienen el menor empacho en expulsarlos como el caso de Manuel Quintana el argentino que fue dejado afuera en la sesión de Luxemburgo de 1910.

Los miembros de este comité se han asignado la categoría de Jefes de Estado y extorsionan a las distintas naciones con privilegios abusivos, hoteles cinco estrellas, viajes en primera clase etc, pero no sólo para ellos, sino también para sus esposas (tal es el poder). Hoy los tenemos aquí, en la Argentina, en Puerto Madero, custodiados como si viniera el “Zar de Rusia”, por supuesto todo a cargo de los argentinos, incluido prestarle el Teatro Colón

* Dirigente del Movimiento Social del Deporte

Fuente: Mundo Amateur

6 setiembre 2013.

 
 
La despedida de "Mister Limpio"

PDFImprimirE-mail

 

Pte COI

 

Jacques Rogge inició ayer, a los 71 años, su despedida del Comité Olímpico Internacional (COI), del modo distinguido y discreto que caracterizó su recorrido, aunque se lo vea más viejo y cansado que en su ingreso en 1980, consecuencia, dicen sus allegados, de la operación de cadera que sufrió en setiembre pasado.

En Londres 2012, sus últimos Juegos, Rogge, designado conde por el rey Alberto II de Bélgica y distinguido con la Legión de Honor por el ex presidente francés Nicolás Sarkozy, defendió su estadía en el Hilton cinco estrellas cuando la BBC recordó que al asumir había prometido que se alojaría en la Villa Olímpica, junto con los atletas.

"Este hotel es como un salón de conferencias, aquí tenemos nuestras reuniones, es muy importante. Los miembros del COI -respondió- cumplen una importante obligación hacia sus propios países entonces, somos de la clase trabajadora". Dijo "working class people", pero un vocero aclaró luego que, por supuesto, Rogge no quiso referirse "a un trabajador con la hoz y el martillo", sino significar que los miembros COI "trabajan muy duro".

Tampoco el Hilton de Puerto Madero, donde Rogge se presentó ayer en conferencia de prensa, es exactamente una Villa Olímpica. Menos aún si se disfruta de carriles exclusivos y seguridad al extremo, una visión parcial de Buenos Aires, pero más cómoda para algunos jeques árabes que hasta han cerrado hoteles de lujo para alojarse con su comitiva.

Londres 2012, justamente, marcó para Rogge uno de los momentos más incómodos de su gestión, contado por Ankie Spitzer, viuda de los atletas israelíes asesinados en los Juegos de Munich 72, que le reclamó sin éxito por un minuto de silencio a las víctimas a cuarenta años de la tragedia.

El belga recordó a Spitzer que él competía como regatista en Munich 72 y que, a diferencia de otros atletas, que abandonaron los Juegos, él decidió quedarse "para no darle la razón al terrorismo""Okey -cuenta que le dijo la mujer-, pero ahora sí que puede tomar una posición. Si no, usted es un cobarde."

"Se supone -dijo Rogge en aquella misma entrevista con la BBC- que debemos curar todos los males de la sociedad y del mundo derechos de los animales, derechos sociales. La gente dice que el COI debe tomar posición en todo. Somos una organización deportiva. No estamos fuera de la sociedad, somos parte de la sociedad. Reflejamos a la sociedad, sus cosas buenas y sus cosas malas."

Ex rugbier y amante del cricket cuando de joven vivió en el distinguido condado inglés de Cornualles, Rogge combatió el doping, las apuestas ilegales y la corrupción. "Mr Clean" (Señor Limpio), como lo apodaron algunos, no salvó siquiera a João Havelange, miembro decano, que debió irse tras un escándalo de coimas (ISL). También puso límites al gigantismo olímpico, aunque agregó deportes con marketing asegurado (rugby y golf) y expandió fronteras, llevando los Juegos por primera vez a China en 2008 y a América del Sur (Río 2016). "Sin patrocinadores -se defendió una vez- volveríamos a los Juegos elitistas e injustos de antes de los años 60."

Sus formas, y lo dijo públicamente, no coincidían con los festejos extrovertidos de Usain Bolt, la estrella que, sin embargo, dio brillo a su mandato. Siempre discreto, Rogge se despide en Buenos Aires, la ciudad que en 2018 será sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud, acaso el hijo más preciado de su gestión.

 

Fuente: La Nación

Por Ezequiel Fernández Moores - Para canchallena.com

5 Setiembre de 2013

http://www.lanacion.com.ar/1617024-la-despedida-de-mister-limpio

 
 

Página 19 de 20

Banner