Opinión
Victoria Tanco: la promesa que dejó los palos de golf y se refugió en la religión

PDFImprimirE-mail

 

20170207Tanco

La gran “talento” del golf argentino no aguanto la “presión” del alto rendimiento.

Con apenas 22 años y un futuro que asomaba muy auspicioso en el deporte, la argentina Victoria Tanco, “Vicky”, decidió abandonar el golf para volcarse por completo a la religión y continuar con una vida más relacionada al crecimiento espiritual que a las presiones del éxito deportivo. "Lo que importa es la persona, no los trofeos", dice.

A los 10 años, “Vicky” ya daba entrevistas. Su voz era una brisa suave que repetía: "Busco jugar en el LPGA Tour, ganar el US Open y ser la Nº 1 del mundo. Yo quiero eso". Tímida hasta la médula, en la cancha se convertía en una pequeña fiera que ganaba torneos aquí y en el exterior, a veces hasta jugando mal. En su casa del San Diego Country Club, en la ciudad de Moreno, en el oeste del Conourbano bonaerense apilaba copas locales e internacionales, entremezcladas con osos de peluche y portarretratos. El golf argentino estaba pendiente de su explosión definitiva, y de hecho había dado pruebas concretas cuando a los 14 años jugó el US Open como amateur.

En 2008, el máximo circuito femenino se asombró de una niña de un país lejano capaz de lograr un águila desde 154 yardas en el hoyo 9 del Interlachen Country Club, en Edina (estado estadounidense de Minnesota). La chica prodigio ya hacía ruido y siguió su incontenible marcha hasta conseguir la tarjeta del LPGA Tour para la temporada 2012, la consecuencia de su férrea contracción al golf.

Tanco nació el 25 de febrero de 1994 en Capital Federal. Comenzó a jugar al golf a los 6 años, impulsada por sus padres, Marcelo y Lucía, quienes querían que practicara algún deporte. A los 11 años ganó su primer torneo internacional, en Estados Unidos, y a los 14 ya era la número uno del Ranking Americano Juniors. Cosechó títulos nacionales e internacionales.

Participó en cinco US Women’s Open consecutivos, entre 2008 y 2012, y fue integrante del LPGA Tour entre 2012 y 2014. En 2009, recibió el premio Clarín como Revelación del Año.

Con apenas 14 años y 8 meses, fue nombrada como la mejor jugadora aficionada junior del año en Estados Unidos, un prestigioso galardón que por ejemplo habían ganado Tiger Woods y Phil Mickelson. Y nunca antes un argentino lo había conseguido. Mientras tanto, ella aclaraba: "El golf me atrae por los paisajes".

Justo cuando se preparaba para “lo mejor”, lista para su consolidación en “la elite”, se inició el derrumbe: atrapada por fantasmas internos y una serie de desorganizaciones en su entorno, su talento fue evaporándose hasta desaparecer del mapa del golf.

En diciembre pasado, la iglesia Mosaic Church, cuyo lema es "rescate-identidad-misión" subió un video en YouTube que describía la experiencia de una de sus adeptas. Era Tanco, que hablaba de su acercamiento a esta propuesta cristiana a raíz de su amistad con Martina Gavier, otra golfista argentina a quien Victoria veía como un bicho raro porque hablaba y posteaba en Facebook sobre Jesús en todo momento.

En mayo de 2016 empezó a darse cuenta de que ya no estaba disfrutando tanto del deporte que siempre la había apasionado. Las presiones la absorbían. Y empezó a evaluar la posibilidad de dar un paso al costado

"En 2014 me mudé a Orlando y Martina fue quien me presentó a Jesús. Nunca antes había leído la Biblia y la razón de mi existir era sólo el golf y yo misma. Gracias a esta Iglesia encontré una paz y otro significado en la vida que no está relacionado con cuántos torneos gané, sino en quién soy yo como persona. Estaba perdida, sin ningún propósito, y este cambio me dio libertad para expresarme más como ser humano", le cuenta Victoria a LA NACION desde Winter Garden, la ciudad donde reside, a 20 minutos de Orlando.

Ella pasaba horas y horas en un campo de golf; si no jugaba, se entrenaba con disciplina oriental. Pero su transformación en los últimos tiempos fue rotunda: "Estoy muy contenta con la vida que llevo. La disfruto mucho. Nunca pensé que no seguiría jugando al golf, pero es una decisión que tomé yo y nadie más, no culpo a nadie. Creo que terminó siendo lo mejor", explica la ex Nº 1 de aficionadas en la Argentina, que cursa por Internet la carrera de Negocios, Marketing y Publicidad en Liberty University, con base en Virginia. Además, quiere trabajar en los Estados Unidos, y para ello deberá volverá al país para cambiar la visa.

“Me pasó que el éxito en este deporte me vino desde muy joven, el golf era yo misma. Sentía que el golf y Victoria eran sinónimos y mi único propósito en la vida consistía en jugar. Y se me volvió muy complicado seguir adelante cuando no empezó a irme bien. Mi estado de ánimo y mis emociones dependían de cómo me iba en los torneos, entonces se me hizo muy difícil separar la persona del juego”. Mantenía un concepto naif de su pasión ("El golf me atrae por los paisajes").

 

20170207Tanco 1

Mi relación con la Iglesia

-Voy dos veces: los domingos y otro de los días lidero un grupo de chicas de trece años. Formar parte de esta Iglesia y volverme cristiana me cambió en muchos sentidos y de manera indescriptible; puedo sentir el amor y la aceptación de los hermanos y hermanas de esta comunidad por quién soy yo. Tengo paz en mi corazón y mi propósito, ahora, es expandir el Reino de Dios. Al principio pensaba: "Este no es mi estilo de vida, esto no es para mí". Pero conocer gente y ver el amor que se brindaban, además del interés del uno por el otro y el valor de las pequeñas cosas me hizo cuestionar muchos temas. Empecé a leer la Biblia, además de muchos libros, y tres meses después acepté a Cristo.

Si un deportista puede llegar a esa paz de jugar y que la disciplina que practica no controle su vida, entonces va a encontrar el éxito. Yo no me siento frustrada, aunque no haya cumplido mis objetivos y no imaginaba este presente cuando era chica. Es más, siento que las puertas del golf siguen estando abiertas para mí, pero ahora estoy satisfecha con este nuevo rumbo.

Desde julio de 2015 que no juega un torneo oficial. Aquella vez fue el Fuccillo KIA Championship at Capital Hills.

"Lo que importa es la persona, no los trofeos", afirma finalmente Victoria Tanca.

Fuente: La Nación – Caminos Religiosos

2 de febrero de 2017

http://www.caminosreligiosos.com/victoria-tanco-gran-promesa-golf-argentino-dejo-deporte-religion-n-1463002.html

http://www.caminosreligiosos.com/victoria-tanco-promesa-dejo-palos-golf-refugio-religion-n-1462999.html

 

 

 

 

 

 

 
EL REVOLUCIONARIO PROGRAMA CONTRA LAS DROGAS EN ISLANDIA: PROVEER HIGHS NATURALES A LOS JÓVENES

PDFImprimirE-mail

 

 

ISLANDIA PASÓ DE SER UNO DE LOS PAÍSES CON MAYOR ÍNDICE DE CONSUMO DE SUSTANCIAS AL MÁS "LIMPIO" DE EUROPA APLICANDO ESTAS MEDIDAS. ARTE Y DEPORTE

 

20170203Islandia 

 

Islandia es un país verdaderamente único en el mundo. Desde redactar la primera constituciónopen sourcedel mundo hasta legislar a favor de los elfos o elegir al primer jefe de estado abiertamente gay en el 2009, los islandeses no hacen las cosas como todos los demás. Su innovación basada en el reconocimiento de su esencia y tradición y su espíritu de libertad podrían ser importantes ejemplos para todo el mundo. Un buen ejemplo de esto es su programa para combatir el uso de drogas en adolescentes.

Hoy en día Islandia encabeza la lista de los países europeos con menor consumo de drogas y alcohol entre adolescentes. En 1998 el 42% de los jóvenes de 15 y 16 años había bebido alcohol el mes pasado, mientras que en el 2016 sólo el 5% lo había hecho; en cuanto a cannabis la cifra bajó del 17% al 7% y en cuanto a cigarros del 23% al 3%.

Un reportaje publicado en Mosaic Science documenta el caso de Islandia entrevistando a algunos de los educadores que han sido instrumentales en su límpida transformación. Uno de ellos, el psicólogo Harvey Milkman, quien ha servido como consultor y profesor en ese país, es el autor de una tesis doctoral sobre la relación entre el estrés y las adicciones. Milkman sugiere que todas las adicciones --ya sea el sexo, las drogas, la comida o el dinero-- tienen en común cambios notables en la química cerebral. Milkman sostiene que la adicción entre los jóvenes puede entenderse como una dependencia a cambios químicos que son generados al intentar lidiar con el estrés. 

De aquí surgió una idea: "¿Por qué no orquestar un movimiento social alrededor dehighsnaturales: en torno a personas estimulándose con su propia química cerebral --porque parece obvio que las personas quieren alterar su conciencia-- pero sin los efectos nocivos de las drogas?".

En 1992 Milkman recibió fondos por 1.2 millones de dólares para desarrollar el Project of Self-Discovery en Colorado, una iniciativa que ofrecía la alternativa dehighsnaturales para intentar alejar a los jóvenes de las drogas y el crimen.

Desde 1991, Milkman había sido invitado a Islandia a dar pláticas y discutir estos temas con autoridades. Se acabó convirtiendo en consultor del primer centro para adolescentes adictos a las drogas en Islandia en el pueblo de Tindar. Su trabajo atrajo a la investigadora Inga Dora Sigfúsdóttir, quien desarrolló un cuestionario nacional con el fin de encontrar alternativas más sanas, no para tratar a niños adictos sino para prevenir. 

Se realizaron cuestionarios a escala nacional en 1992, en 1995 y 1997, de donde emergieron interesantes pero preocupantes patrones. Se descubrió que participar en actividades organizadas --como el deporte-- tres o cuatro veces a la semana, pasar una buena cantidad de tiempo semanal con los padres, aceptación y afecto en la escuela y no pasar tiempo fuera de casa en las noches eran factores que podían predecir que un adolescente no consumía sustancias. 

El trabajo de estos investigadores llamó la atención del alcalde de Reikiavik y poco después, en 1999, se instauró un plan nacional llamado Juventud en Islandia. Se decidió tomar algunas medidas, como hacer ilegal la compra de tabaco a menores de 18 y de alcohol a menores de 20, y se prohibió la publicidad de estas sustancias. Se desarrolló un plan para fortalecer los vínculos entre los padres y la escuela con el fin de que los padres estuvieran más involucrados y pasaran más tiempo con sus hijos. Asimismo se prohibió, controversialmente, que los niños de 13 a 16 años estén afuera después de las 10 de la noche en invierno y después de las 12 en verano, algo que sigue efectuándose. No menos importante fue el incremento de fondos estatales para los deportes organizados, la música, el arte, la danza y otros "clubs", con el fin de que los jóvenes tuvieran alternativas para "sentirse bien" distintas a las drogas y al alcohol. En Reikiavik se distribuye una Tarjeta de Juego que otorga cierta cantidad de dinero por niño para que se paguen actividades recreativas.

Es importante decir que los cuestionarios siguen haciéndose periódicamente para entender el estatus general y poder ir tomando medidas relevantes según el momento. Los sondeos muestran que hay una relación entre el incremento del tiempo que se pasa con los padres y realizando actividades recreativas y la disminución del uso de sustancias entre adolescentes.

El trabajo realizado ha sido presentado en congresos europeos y se han incorporado algunas ciudades europeas donde se hacen también los cuestionarios. Lamentablemente, aunque el análisis de los mismos llevado a cabo por un equipo de investigadores islandeses ha arrojado información muy relevante, ningún país ha adoptado un plan a escala nacional como Islandia. Se suele referirse al programa de manera despectiva como "el toque de queda". Y aunque esto sugiere algo poco vanguardista e incluso retrógrado, la realidad es que el programa de Islandia podría ser altamente revolucionario si se aplicara masivamente, sobre todo por la parte de una prevención activa, en la que se busca combatir no las adicciones o las drogas mismas sino los estados mentales susceptibles al consumo proveyendo actividades que puedan producir estados elevados de conciencia que ayuden a lidiar con el estrés. Esto es algo bastante sencillo, incluso obvio, pero sumamente poderoso. Si bien en otros países podría ser más complejo que en Islandia, donde existe una población muy pequeña y se tiene una cultura con valores más sólidos que en otros lugares, el modelo, con algunas modificaciones, resulta realmente convincente.

Se nos ocurre que en esas edades que son umbrales de exploración --y por lo tanto también de extravío-- se podría buscar implementar programas realmente frescos, que atiendan a los gustos y preocupaciones de los adolescentes en ese momento. Actividades deportivas y artísticas por supuesto, pero también cosas como artes marciales, meditación, viajes a la naturaleza y el uso de tecnología de punta, como podrían ser exploraciones de mundos de realidad virtual en las cuales educadores podrían trabajar de la mano de neurocientíficos y psicólogos para asegurarse de que el diseño del programa provea "highs" naturales y brinde herramientas para lidiar sana y sustentablemente con el estrés. 

Esto es algo que hemos venido discutiendo recientemente en Pijama Surf y que realmente consideramos que es el camino a seguir, ya que la búsqueda de estados alterados de conciencia es parte inherente del ser humano y podríamos decir que es incluso algo vital para su evolución. Como tal, se debe tener una educación, un programa de autoconocimiento y autoexploración de la mente. Una ciencia para evitar el estrés, pero también una ciencia para cultivar la atención, la felicidad e incluso el éxtasis (natural). 

Fuente:Pijama Surf

22/01/2017

http://pijamasurf.com/2017/01/el_revolucionario_programa_para_combatir_las_drogas_en_islandia_proveer_highs_naturales_a_los_jovenes/

 

 

 

 
 
Fútbol argentino: un negocio de más de $ 100.000 millones en el que los clubes no gritan todos los goles

PDFImprimirE-mail

 

 

Un informe del centro de estudios Arklems precisa que las instituciones deportivas se quedan con apenas el 21% de lo que genera la actividad; las cuotas sociales siguen siendo la principal fuente de ingreso por encima de los derechos de televisación

Esteban Lafuente

 

20170106futbol-argentino

Sólo en los 90 minutos que dura cada partido, el fútbol podría considerarse un juego. Porque la realidad lo trasciende. En el mundo de la alta competencia, el deporte en general y el fútbol en particular es el núcleo de un negocio millonario que excede a sus propios protagonistas. En la Argentina, estimó el economista Ariel Coremberg (UBA), director del Centro de Estudios de la Productividad Arklems + Land, este deporte genera, entre los efectos directos (clubes profesionales, fútbol amateur, entidades deportivas) y los sectores asociados (indumentaria, turismo, publicidad, medios de comunicación, consumo, entre otros factores), un movimiento de $ 102.629 millones. "En la Argentina es equivalente al 2% del consumo agregado de las familias, una cifra similar a lo que ocurre en otros países. El fútbol, acá y afuera, es mucho más importante como espectáculo y como impacto social que lo que genera económicamente", dice el especialista, cuyo estudio tuvo en cuenta balances de más de 40 clubes del país y los comparó con análisis semejantes realizados en América latina y Europa.

Más allá de los millones que genera, Coremberg señala que, contraintuitivamente, los clubes sólo se apropian de una parte minoritaria del negocio. "Por cada peso de facturación en los clubes, hay 3,7 pesos generados en negocios asociados al fútbol", plantea el economista, y concluye que los clubes de fútbol generan un estimado de $ 21.766 millones. "El fútbol argentino es competitivo deportivamente, con clubes locales que ganan campeonatos y jugadores formados en el país que participan en grandes ligas europeas, pero también económicamente, porque compite a bajo costo. Es muy barato en cuanto a lo que moviliza, si se compara con los números de otras ligas europeas. Los ingresos promedio de un club de Primera División representan la facturación promedio de dos grandes locales de retail", ilustra Coremberg. Según su estimación, esa torta que genera el deporte a nivel local se distribuye entre el fútbol profesional (52,1%), el fútbol amateur (40,6%) y las selecciones nacionales (7,3%). Asimismo, en el primer grupo, la mayor parte es generada por las dos principales categorías (Primera A, Nacional B), que concentran el 88% del total del negocio.

No obstante, la porción mayoritaria de todo el negocio alrededor del fútbol, describe Coremberg, se da en las actividades asociadas a la competencia, pero que se mueven de forma paralela a los clubes y la AFA. Son más de $ 80.863 millones que corresponden a actividades asociadas, generadas a partir del fútbol. "Hay todo un volumen de negocio asociado al merchandising, la venta de camisetas, los consumos de diferente tipo o todos los gastos que tienen que ver con los viajes cuando los equipos juegan fuera de su ciudad que no ingresan a los clubes", plantea Juan Manuel Anlló, gerente de departamento de Industria Deportiva en Deloitte. Según los datos de Coremberg, escapa a los clubes más del 90% del negocio que se genera por publicidad, marketing y comercialización de productos vinculados con el fútbol. A su vez hay más de $ 18.900 millones que se mueven en la industria de la radio y la televisión que se sostienen directamente en el fútbol, pero no impactan en la economía de sus protagonistas.

El estudio de Coremberg concluye que los socios y los simpatizantes son el pilar fundamental de la economía del fútbol profesional. En promedio, la venta de entradas y el cobro de cuotas sociales alcanzan el 31% de los ingresos de los clubes, con una mayor participación en las instituciones con más hinchas. En los clubes, mientras tanto, reconocieron el escenario y, en los últimos años, implementaron campañas de incorporación de socios y otro tipo de iniciativas que buscan capitalizar el potencial. Según Leandro Petersen, gerente de Marketing de Rosario Central, entre cuotas, abonos y venta de entradas, el club reúne el 60% de sus ingresos. "En dos años sumamos 20.000 nuevos socios y acompañó todo el buen recorrido en el área deportiva. Es una parte fundamental para tener un escenario económico previsible", asegura el ejecutivo. Boca (111.500 socios y más de 73.000 adherentes, que pagan una cuota menor, pero sólo tienen cupo reducido para ir a la cancha), River (80.000), San Lorenzo o Racing (pasó de 12.000 a fines del gerenciamiento a alrededor de 70.000 hoy) son apenas ejemplos de instituciones que avanzaron en ese camino y empujaron la facturación de los clubes originada en este rubro hasta los $ 6690 millones anuales, según las estimaciones de Arklems para 2016.

"Lo que se intenta es tener una autofinanciación a partir de variables genuinas", sintetiza Ballotta. El foco, común a la mayoría de los clubes, es no depender de las transferencias de jugadores, un ingreso extraordinario y variable, atado a la aparición de talentos en el plantel (un punto que puede trabajarse, pero nunca estará asegurado). Según el estudio de Coremberg representan en promedio el 8% de los ingresos de los clubes. Si bien los pases de Giovanni Lo Celso, vendido por Rosario Central al PSG francés por 10 millones de euros, o el defensor Emanuel Mammana, que dejó River y fichó por el Olympique de Lyon por 7,5 millones de euros, resultaron inyecciones financieras clave para los clubes, en el fútbol argentino no abundan las ofertas millonarias que llegaban en cada mercado de pases en años anteriores. Es cuando se concretaron las ventas de Sergio Agüero por US$ 28 millones de Independiente a Atlético Madrid o Fernando Gago de Boca al Real Madrid por US$ 27 millones (ambas en 2006). A su vez, también influyeron negativamente factores macroeconómicos como el cepo cambiario. "Obviamente que la Argentina es un país exportador de jugadores, y formar talentos para vender al exterior es un objetivo, pero apuntamos a no depender de eso. Queremos que sea algo extraordinario", sintetiza Petersen.

Mientras tanto, el otro rubro que crece está vinculado con el desarrollo de iniciativas de marketing, que incluyen desde el trabajo con auspiciantes hasta la comercialización de merchandising o la explotación de la marca del club, en escuelas de fútbol, ropa, bazar o cerveza. El objetivo: traducir la pasión en consumo. "En los clubes de fútbol, en general, las cuotas sociales son muy bajas, si se compara con lo que cuesta un gimnasio, y para los clubes chicos es difícil porque es imposible llegar a las cantidades de socios de los grandes. Por eso viene la búsqueda de nuevos nichos de negocios. Los clubes tienen que profesionalizarse porque ahí, el potencial es infinito", cuenta Matías Cecileo, gerente de Marketing de Banfield y titular de la Asociación de Marketing Deportivo de Argentina (AMDA). Una tendencia que crece es la creación por parte de los clubes de tiendas propias donde comercializan indumentaria o productos oficiales y evitan, así, ceder parte del negocio a intermediarios como las cadenas de deportes. En el caso de Racing, cuenta Ruiz, los tres locales Locademia representan el 35% del total de venta de prendas oficiales comercializadas por Topper, su sponsor técnico. En general, los clubes facturan un fee a la marca que los viste y reciben entre un 15% y un 20% de las ventas, en concepto de regalías.

Los patrocinios son otro elemento importante para los clubes profesionales, con un promedio del 22% de los ingresos, según las estimaciones de Coremberg, lejos del 42% que registran en Europa. Una de las fortalezas del fútbol como producto es su carácter multitarget. "Es un vehículo que permite llegar a todos los segmentos de clientes, de distintos niveles socioeconómicos", explica Juan Carlos Ormachea, responsable de Alianzas de BBVA Banco Francés, patrocinador principal de las camisetas de Boca y River, con contrato hasta 2018. No obstante, el potencial en este rubro, aseguran los expertos del sector, es mayor, y mencionan el caso de la AFA, que no tiene entre sus sponsors a una automotriz o un banco. "Hay mucha desorganización. El calendario no es fijo y eso complica a los anunciantes para poder planificar activaciones", agrega el responsable de marketing de una empresa con años de presencia en el fútbol argentino.

Para Anlló, a su vez, dice que hay muchas más oportunidades de crecimiento del negocio del fútbol argentino, vinculadas con nichos o rubros inexplorados. "Hay que apuntar hacia afuera. La Argentina es un país de primer nivel en formación profesional y técnica, y podría venderse a selecciones extranjeras como destino de entrenamiento. Ahí hay un potencial de desarrollo muy grande para la industria", comenta el especialista, que también plantea la necesidad de que los clubes busquen mayor interacción con equipos de países donde el fútbol está en crecimiento, como la India o China. "Tenemos que ganar espacio en mercados emergentes, que no están mirando los grandes. Contratar figuras, como el caso de Diego Milito en Racing, genera expectación e impacto hacia afuera, y permitiría pensar en clubes globales, que implica más ventas de camisetas, consumo online, paquetes turísticos. Podrían buscarse jugadores chinos o indios a que vengan a jugar a la Argentina y eso genera un impacto en esos mercados, que permitirían vender mejor los derechos de TV hacia afuera. Tal vez no nos guste, pero es clave ver la parte del fútbol como espectáculo", asegura.

Del otro lado aparece la preocupación por los gastos. "No es cuestión de recortar, sino de nivelar. Los clubes tienen que estructurar mejor la masa salarial, porque en muchos casos pagan de más", plantea Anlló. Además, desde los clubes advierten sobre el costo de abrir sus estadios. En el caso de River, sostiene Ballotta, cada partido como local implica un desembolso de $ 2,5 millones.

Los ingresos por derechos de televisación del fútbol argentino, que desde 2009 estuvieron en manos del Estado, representan una característica particular, si se compara el caso local con otras de las grandes ligas mundiales. Según la investigación de Coremberg, en el promedio general este rubro representa el 20% de los ingresos de los clubes argentinos. Así, la participación de este ingreso se ubica lejos del 47% que representa para el caso brasileño o el 36% del promedio que alcanzan los equipos europeos, donde cada liga se plantea licitaciones por sus derechos. "Tiene un potencial de ingreso importante que debe superarse", afirma Andrés Ballotta, tesorero de River.

Mientras este año el presupuesto para el Fútbol para Todos fue de $ 2308 millones (con $ 1900 millones devengados al 31 de diciembre, según la Secretaría de Hacienda), la liga española embolsará 1573 millones de euros por sus derechos, mientras que la Premier League inglesa recaudará 10.400 millones de libras en las próximas tres temporadas.

La disparidad, en este punto, no se observa sólo entre países, sino también dentro de los propios clubes argentinos, una de las claves que explica las internas políticas por la gestión en la AFA y la creación de la Superliga. El análisis de Coremberg muestra que la relevancia de los derechos de televisación es menor en la Primera A (18% del total de ingresos) que en los clubes del Nacional B (27%) o la Primera B metropolitana (36%). La brecha se observa también en la máxima categoría. Para clubes como Boca o River, pese a ser los que más facturan ($ 6,7 millones por mes), la televisión representa menos del 7% de su facturación anual, mientras que en los clubes más chicos, con menores ingresos por ventas de entradas o cuotas sociales, puede llegar hasta el 40% de su caja.

Mientras tanto, la dinámica del Fútbol para Todos, desde los $ 600 millones desembolsados en 2009 hasta hoy, también afectó al negocio. El contrato de la AFA con Torneos, que fue rescindido para dar comienzo al FPT, contemplaba una cláusula que implicaba que el canon por los derechos debía aumentar cada año según el índice del incremento del abono básico de la TV por cable, y eso nunca se cumplió. Según Coremberg, entre 2009 y 2016 el cable básico aumentó un 504%, mientras que el presupuesto del Fútbol Para Todos lo hizo un 233%, menos que la inflación acumulada en el período según las estimaciones privadas (478%) o la devaluación del peso (329% de acuerdo con el tipo de cambio oficial). "Si se hubiera actualizado por el índice original, hoy debería estar en torno de los $ 3000 millones por año", sostiene Horacio Gennari, fundador de la consultora Business Bureau y ex director por la AFA en el programa Fútbol Para todos, y asegura que, hoy por hoy, el fútbol argentino como producto se desvalorizó. "Los horarios de los partidos siempre fueron imprevistamente cambiados y eso también hace que los anunciantes no lo valoren. Y tampoco fue bien vendido en el exterior", detalla Gennari.

El escenario actual implica, para los clubes y la AFA, una doble negociación en desventaja. Por un lado, acordar con el Gobierno el monto a recibir por la rescisión del contrato (pretendía $ 1080 millones, hoy el Estado ofrece $ 530 millones, entre la cuota de diciembre y el monto para rescindir el contrato) y, al mismo tiempo, firmar un nuevo vínculo por los derechos. ESPN y Fox-Turner aparecen como los principales interesados, aunque los números están lejos de convencer a ambas partes. "Es el peor momento para negociar, porque el inquilino se va (FPT) y tenés la urgencia de ocupar la casa en febrero", ilustra una fuente del sector, en referencia al reinicio del campeonato, que incluso podría no comenzar en fecha. En ese desconcierto, algunos clubes, los que más audiencia reciben, deslizaron la posibilidad de comercializar los derechos individualmente. Para Anlló, ese camino sería perjudicial en el largo plazo: "No es inteligente, porque le sacaría recursos al resto de los clubes, no habría rivales en nivel ni capacidad formativa. Eso mata las inferiores y finalmente el recurso".

Los dueños de la pelota

Cómo se distribuyen los millones

21%

A manos de los clubes

Es el porcentaje del total de los ingresos anuales que genera el fútbol ($ 102.626 millones) que termina en los clubes

31%

Aporte de los hinchas

Es la participación de la venta de entradas, los abonos de platea y las cuotas sociales en los ingresos de los clubes argentinos

22%

La marca en la camiseta

Es la incidencia de los patrocinios y sponsors en el presupuesto de los clubes locales, muy lejos del 42% que representa en las ligas europeas

20%

El peso de la televisión

Es el porcentaje de los ingresos por derecho de televisación del fútbol argentino, que hoy se encuentra en una etapa de renegociación

18%

El peso de las pantallas

Es el impacto de la televisación para los clubes de Primera División, aunque la incidencia es aún menor para Boca o River

27%

Mayor dependencia

Es la participación que tienen los derechos de TV para los equipos del Nacional B, mientras que en la Primera B metropolitana llega al 36%

 

 

Las antípodas: la chequera multimillonaria de la liga china

Impulsado por el Estado y los aportes de las grandes empresas, el gigante asiático es la nueva meca del negocio

 

20170106super-liga-de-china

 

China no tiene historia futbolera, pero sí cuenta con el insumo necesario para crecer: dinero. Los cerca de US$ 80 millones con los que el Shanghai se llevòa Carlos Tevezson apenas una muestra de la estrategia que la Chinese Super League (CSL), y su poderosa chequera, lleva adelante para intentar ganarse un lugar en la escena mundial. Con más de US$ 280 millones gastados en el último mercado de pases para la contratación de figuras internacionales, el torneo superó al resto de las ligas mundiales, y va por más.

El impulso al fútbol nace desde el estado chino. El presidente Xi Jinping, apasionado por este deporte (es recordada su selfie con el argentino Sergio Agüero durante una visita oficial a Manchester), puso en marcha un plan con el que busca convertir a China en una potencia global de la pelota. La iniciativa comprende la práctica obligatoria del fútbol en los colegios, pasar de 5 mil a 50.000 escuelas especializadas en la enseñanza de este deporte y la construcción de 70.000 canchas en diferentes puntos del país para potenciar la competencia local. A su vez, se proyecta la organización futura de un Mundial y elevar el nivel de la selección local, que actualmente marcha último en su zona y casi ha dilapidado sus chances de clasificarse a Rusia 2018.

El enfoque no escapa al impacto económico de la industria deportiva. Según estimaciones oficiales, este sector movió US$ 62.000 millones el año pasado en China y la expectativa del presidente Xi es multiplicar ese negocio para llevarlo a los US$ 760.000 millones en 2025.

En ese contexto, la planificación estatal también se derramó sobre la liga local, profesional desde 1994. En la actual China Super League (CSL), que comenzó a disputarse formalmente en 2004 luego de que se cambiara el nombre a la antigua Jia-A League, participan 16 equipos, que tienen por detrás a grandes empresarios o capitales de ese país, estrechamente ligados a la política.

Es el caso del Guangzhou Evergrande, campeón en las últimas seis ediciones del torneo y ganador de la Champions League de Asia en 2013 y 2015, cuyos dueños mayoritarios son la empresa de real estate Evergrande (56,7%) y el multimillonario Jack Ma (37,8%), dueño del gigante del ecommerce mundial Alibaba y cuya fortuna supera los US$ 23.600 millones. A su vez, el Chongqing Lifan, donde juega el delantero argentino Emanuel Gigliotties propiedad del dueño de la automotriz Lifan, mientras que el Shanghai, destino de Carlos Tevez, tiene detrás al grupo Greenland, una empresa de real estate que controla inversiones por US$ 92.466 millones a nivel global. De esta manera, los equipos pueden asumir el rojo que, en su mayoría, arroja su ejercicio anual. Pese a ser hexacampeón y el equipo con más seguidores, Guangzhou Evergrande cerró 2015 con pérdidas por más de US$ 200 millones.

Mientras tanto, el flujo de millones y la llegada año a año de estrellas extranjeras a la CSL incrementó la popularidad local del torneo. Según datos del sitio especializado World Football, la asistencia a los estadios creció un 30% en cinco años, para llegar a un promedio de 24.238 espectadores por partido en la presente temporada. El multicampeón Guangzhou Evergrande es el equipo más popular (36.884 espectadores por encuentro), seguido por el Beijing Guoan (32.383) y el Jiangsu Suning (31.776). Si decide irse, Tevez seguramente extrañe el marco de cada domingo en la Bombonera: el Shanghai Shenhua se ubica sexto entre los 16 equipos, con una media de 25.116 personas en cada presentación, poco más de la mitad del público que acompaña a Boca cada partido en su estadio.

El escenario también alimenta la rueda del negocio. En materia de derechos de televisión, la CSL pasó de facturar US$ 13 millones por la temporada 2015 a firmar un convenio de cinco años y alrededor de US$ 1300 millones con la firma China Media Capital, que luego los comercializó. A su vez, Nike, que viste en exclusiva a los 16 equipos de la liga, renovó en 2011 su contrato por 10 años y US$ 15 millones por temporada. Para la marca estadounidense, que también viste al equipo olímpico chino y a la selección de fútbol de ese país, la apuesta es ampliar su participación en el mercado donde más crece a nivel mundial (27% anual) y donde facturó US$ 3785 millones entre julio de 2015 y junio de 2016.

Mientras tanto, la avanzada de los capitales chinos sobre el fútbol también se concreta fronteras afuera. Hace un par de semanas el Atlético de Madrid anunció que su nuevo estadio llevará por diez años el nombre Wanda Metropolitano. Wanda es un holding con inversiones en el negocio inmobiliario, los medios y el deporte fundado por Wang Jianlin, uno de los hombres más ricos del mundo, cuya fortuna asciende a los US$ 32.100 millones. El empresario, que a su vez compró la empresa Swiss Infront Sport & Media, titular de los derechos de tv del próximo Mundial para Asia, adquirió el 20% de las acciones del Atleti por US$ 52 millones y ahora pagará 10 millones de euros por temporada por el naming del estadio que reemplazará al Vicente Calderón.

A su vez, la firma China Media Capital desembolsó casi US$ 400 millones para adquirir el 13% de las acciones del Manchester City, mientras que el empresario Zhang Jindong, fundador de la empresa Suning (controlan al equipo chino Jiangsu Suning) pagó más de US$ 306 millones para comprar el 70% del Inter de Milán. En tanto, Wanda y Alibaba firmaron contratos para ser sponsors con la FIFA, al igual que la empresa china Ledman, especializada en la producción de artefactos LED, con la liga de Portugal. Este caso incluye una llamativa cláusula: todos los equipos de la segunda división de ese país deben contar con un jugador chino en su plantel profesional.

Fuente: La Nación – Esteban Lafuente – Fotos EFE

4 enero de 2017

http://www.lanacion.com.ar/1972854-futbol-argentino-un-negocio-de-mas-de-100000-millones-en-el-que-los-clubes-no-gritan-todos-los-goles

http://www.lanacion.com.ar/1972860-las-antipodas-la-chequera-multimillonaria-de-la-liga-china

 

 

 

 

 

 
 
“¿Qué es un buen jugador?” -- Por Julio Velasco *

PDFImprimirE-mail

 

20161216Velasco

“A veces comparamos y nos olvidamos de ciertas cosas. Antes de radicarme en Italia, en Argentina hice la escuela primaria, la escuela secundaria, cinco años de Universidad más tres años del Instituto de Educación Física. Todo sin poner un peso. Gratis. Y esto que nosotros damos por descontado, no es así en muchas partes del mundo”.

“La ventaja que tenemos los argentinos es una pasión extraordinaria que ha generado lo que yo llamo el milagro del vóley argentino, que nos ha permitido superar cuantas situaciones críticas se recuerden”.
“Las preguntas que tienen respuestas más obvias, muchas a veces son las que más nos hacen pensar”.

“¿Qué es un buen jugador? Aquel que interpreta la situación que se le presenta para resolver. Es decir, que las jugadas no son como deberían ser, sino directamente como son. Yo lo llamo Principio de la Realidad”.
“Es muy importante no entrenar siempre sobre situaciones ideales. Porque después, en un partido, cuando se presentan de otra manera, no tenemos una solución”.

“La técnica es fundamental en un deporte como el vóleibol, a condición de que se use correctamente como instrumento para la solución de una situación que el jugador supo interpretar”.
“Es mejor enseñar o practicar la técnica en las condiciones más parecidas posibles a un juego real”.
“Está comprobado que ninguna computadora soportaría la cantidad de operaciones que procesa el cerebro humano cuando una persona juega a algún deporte”.
“Si yo tuviera un hijo que jugara al vóley le diría que se especialice en recepción. No abundan los receptores y quienes lo hacen bien, tienen contrato seguro en cualquier lado. Hay un enorme problema generalizado. ¿Por qué? Porque es muy aburrido entrenar la recepción. Entonces, soy de la idea de incorporar la práctica de la recepción en todos los ejercicios con la pelota”.

“La gente que trabaja con chicos en Argentina debería estar muy orgullosa. Porque puedo asegurar que ese tipo de trabajo no se hace en otros países, salvo en Brasil. La actividad aquí es poco común, mejorable como todas las cosas, pero aún así de muy buen nivel. No lo digo yo, sino mucha gente de otros países que ha venido a dar cursos. Acá hay cosas que están bastante claras y en otros lados, no”.


“Suele cometerse el error de casi descartar a chicos que no juegan demasiado bien porque se piensa que ‘no van a llegar’. Eso está mal. Hay que captar a la mayor cantidad de jugadores posible. Y si se puede, poner horarios para que los padres o las madres también vayan a jugar al vóley. Porque esa es la gente que después prende el televisor para ver vóley o van a la cancha. No podemos quedarnos sólo con los jugadores que creemos ‘van a llegar’. Hay que tener un pensamiento más abierto y abarcativo”.

* D.T. de la selección nacional de voleibol

Diciembre 2016.

 

 

 

 
 
José Meolans: "En Argentina es muy difícil ir a la escuela y practicar deporte profesionalmente"

PDFImprimirE-mail

 

 

En su flamante autobiografía, el campeón mundial de natación narra los triunfos y dificultades de su consagratoria carrera deportiva. Infobae publica un adelanto

20161114Meolans

José Meolans compitió en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos (NA)

Yo no estaba predestinado a nadar. Ni a pelear y competir con los mejores del mundo. Intervinieron el azar y la casualidad.

Antes de empezar a nadar, probé algún tiempo con el básquetbol, porque mi papá era dirigente de la Federación de Básquetbol de la Provincia de Córdoba. Jugué tan solo unos meses en la Asociación Española (hoy desaparecida como institución deportiva) y dejé. La casualidad hizo que mis padres, Isabel y Raúl, decidieran comprar una casa que estaba frente al río San Antonio, en Villa Carlos Paz, Córdoba. Y que mis abuelos tuvieran una casa con pileta en Morteros. Así empezó mi nexo con la natación.

Mis padres creían que mi hermana Laura y yo teníamos que aprender a nadar sí o sí para no exponernos a riesgos. Yo tenía cinco años. Hoy, que soy padre, considero necesario estimular a nuestros hijos para que practiquen deportes. A lo largo de mi vida, he tratado de transmitirles los beneficios de la natación a los demás. Conozco gente que la ha pasado mal por no poder flotar siquiera. Es imprescindible aprender a nadar para evitar cualquier episodio trágico. Pero no es solo cuestión de supervivencia. La natación es un deporte maravilloso que nos puede ayudar en todos los aspectos de la vida.

No porque el deporte nos convierta automáticamente en mejores personas, pero sí porque nos transmite valores fundamentales como el respeto, el orden y la perseverancia. Y lo mejor de la natación es que no hay edad para empezar. Mucha gente se inicia de grande porque le recomiendan la natación por algún inconveniente físico. También hay quienes lo hacen simplemente como terapia. Pueden nadar las personas mayores, los bebés y las embarazadas. Nadar nos regala la tranquilidad de meternos en una pileta, sentirnos protegidos y jugar como si fuéramos niños.

A veces me preguntan por qué nadar nos hace sentir tan bien. Sumergirse en el agua y dejar la mente en remojo por un rato es lo mejor que podemos hacer cuando estamos llenos de preocupaciones. Y es mucho más que una sensación. Los científicos dicen que nadar segrega endorfinas, las famosas hormonas del placer, que después de algunos minutos de esfuerzo provocan una sensación natural de felicidad. Por eso es un entorno tan propicio para renovar energías.

La iniciación en el agua siempre va de la mano del profesor, nadie es autodidacta. Lo ideal es que aprender sea lo más natural posible y que tenga que ver con lo lúdico. Si se trata de un niño, tiene que sentirse atraído por ir a la pileta. En el caso de los adolescentes, es importante que el entrenador pueda conectar con ellos a través de un mensaje apropiado para cada uno. Los chicos hoy suelen estar muy dispersos y es fundamental el trabajo y la sensibilidad del profesor para entenderlos. Del otro lado, el que aprende también tiene que dejarse guiar, dejarse enseñar, prestar atención. Ser humilde es fundamental para aprender y desarrollarse. Porque, para practicar cualquier deporte, hay que tener la voluntad de esforzarse.

20161114Portada del Libro

Portada de “Nadar”, de José Meolans (Sudamericana)

No todo es color de rosa en la natación. Es un deporte que se aprende y se perfecciona en el largo plazo. Tiene mucho que ver con la paciencia, algo que resulta muy difícil en tiempos de redes sociales y vidas aceleradas. Los procesos de formación y desarrollo de los deportistas llevan años. Para el que quiere competir a nivel profesional, el ojo del público y los medios de comunicación muchas veces zumban en los oídos y generan presión extra.

Hay que estar preparado para hacer frente a todo, y por eso la ayuda profesional siempre es bienvenida. En mi caso, gracias a la colaboración incondicional de mi madre, psicóloga, pude sortear momentos críticos en los que me costó encontrar el rumbo y no abandonar a mitad de camino. Mis padres nunca me presionaron para competir o ganar. Al contrario, siempre me ayudaron y cumplieron roles excepcionales para contenerme.

La natación es parte de mi vida desde que soy pequeño. De chico llegaba a la escuela con el pelo con olor a cloro y mis compañeros me decían que no estaba bien, que no era normal lo que hacía. Me levantaba temprano, iba a nadar y después cursaba. Por la natación perdí muchos momentos cruciales que vive cualquier joven. Muchas veces no salía con mis amigos porque finalizaba las jornadas extenuado, muerto de cansancio. Y pasó lo obvio: me terminé alejando de mis compañeros de colegio. Mis amigos, la gente con la cual compartía salidas, eran de la pileta.

Fueron decisiones que tomé y de las que no me arrepiento. Mi hermana Laura, por ejemplo, lamentó mucho mi ausencia. Y algunos torneos y concentraciones me privaron de momentos familiares importantes como cumpleaños, fiestas de fin de año y todo tipo de celebraciones. En determinado momento de mi vida, tuve que decidir qué hacer: o dejaba de nadar o dejaba la escuela. Con las dos actividades no podía continuar. Opté por abandonar la escuela al finalizar el tercer año de la secundaria en el colegio Ricardo Rojas. Fue un momento crítico. Mi mamá pensaba que no era la decisión más acertada, mi papá estaba más relajado: decía que las oportunidades deportivas no pueden postergarse mientras que el estudio sí.

Finalmente me inserté de lleno en la natación con la promesa de concluir mis estudios secundarios más tarde. Con el paso de los años puedo decir que es muy difícil ir a la escuela y practicar deportes a nivel profesional al mismo tiempo. Al menos en la Argentina. Quizás en otros países, donde el sistema y la estructura son diferentes, se puedan hacer ambas cosas sin problemas porque existen otras oportunidades, facilidades y recursos. En nuestro país no es tan fácil.

Tras haber abandonado el colegio me aboqué por completo a la natación. Nadaba temprano, llegaba a mi casa, descansaba, iba al gimnasio y luego volvía a la pileta. Comencé a intervenir en campeonatos sudamericanos, y a los 16 años participé de mis primeros Juegos Panamericanos en Mar del Plata, en 1995. Y así empezó la historia.

Fuente: Infobae

13 noviembre de 2016

http://www.infobae.com/deportes-2/2016/11/13/jose-meolans-en-argentina-es-muy-dificil-ir-a-la-escuela-y-practicar-deporte-profesionalmente/

 

 

 

 

 

 
 

Página 1 de 12