30 de julio de 1905: Nace un actorazo olímpico - PEDRO VICENTE ERNESTO QUARTUCCI

PDFImprimirE-mail

 

 

Pedro Quartucci nació el 30 de julio de 1905 en el barrio de San Cristóbal, aunque vivió la mayor parte de su vida en Villa Mitre. Entrañable ídolo popular, fue tan deportista de raza como actor.

 Pedro Quartucci haciendo bolsa

Como representante olímpico en Boxeo, ganó la primera medalla en la historia para nuestro país en los primeros Juegos donde participábamos. Fue la de bronce (en peso pluma) en la ciudad de París en el año 1924 al ser derrotado por Joseph Salas. En esos Juegos Alfredo Porzio ganó una similar en peso pesado y Alfredo Copello y Héctor Méndez ganaron medallas de plata. El equipo de Polo (Juan Miles, Enrique Padilla, Juan Nelson, Arturo Kenny, Gillermo Brooks Naylor y Alfredo Peña) ganó el primer oro de nuestra historia deportiva y la medalla de plata de Luis Brunetto en atletismo cerró las seis conseguidas por Argentina en estos Juegos.

Su carrera deportiva duró entre 1923 y 1928.

Quartucci, hijo de una familia de actores, sus primeros pasos en el espectáculo los dio en circos y tablados móviles que existían en aquellas épocas. En 1916, siendo todavía un chico, ya participó como actor en la película muda “Hasta después de muerta”, que fue la primera como director y protagonista del gran Florencio Parravicini, pero ya había actuado interpretando a un adolescente en la comedia teatral “Melgarejo”.

En “Luces de Buenos Aires” (1931) actuó nada menos que junto con Carlos Gardel. Ya Pedrito era un ídolo popular como boxeador olímpico y actor, por eso el célebre autor Manuel Romero escribió en el guión, especialmente para Quartucci, el personaje de Pablo Soler, un ex boxeador ahora cantante, que se enamora del personaje de Gloria Guzmán. Es “Pablo”, o Pedrito Quartucci, quien rescata a Gardel a punta de pistola y luego, a solas en un bar y sentados a la misma mesa, escucha a Gardel cantando “Tomo y obligo”, como si le estuviese explicando algo mano a mano, de personaje a personaje. También hizo de boxeador en “Segundos afuera” (1937). Su participación en la cinematografía nacional se extiende casi a 80 filmes, hasta “El diablo metió la pata” (1980), su último film.

Además, Pedrito fue autor de tangos como "Hay que ver", "Qué tengo yo". “Saber vivir”, “Por favor no escorches más”, entre otros temas generalmente compuestos para obras teatrales y de corte humorístico o costumbrista. Pero en consonancia con su imagen de bonhomía y cordialidad, el personaje de mayor popularidad de su carrera fue Pedro Falcón, el padre de “La Familia Falcón”, que Hugo Moser (padre) escribió para Canal 13. Esa imagen de padre ideal no era simplemente exterior, provenía de una actitud ante la vida, porque creía profundamente que la TV es un elemento educador para la niñez.

Casado con Felisa Rosario Bonorino, Pedrito Quartucci fue también uno de los impulsores y fundadores de la Casa del Boxeador. Y cuando en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) se bautizó a las distintas dependencias con los nombres de nuestras grandes leyendas deportivas, con Pedro Quartucci no hubo dudas. Así como la pista de atletismo debía llamarse “Delfo Cabrera y Osvaldo Suárez”, el laboratorio “Ramón Carrillo” o el gimnasio de pesas “Humberto Selvetti”, el hotel que alberga los sueños de tantos muchachos venidos de todos los rincones del país lleva por nombre “Pedro Quartucci”.

Pedro Vicente Ernesto Quartucci, era su nombre completo, Pedrito para los amigos, el ídolo, el actor, el campeonazo, el buen amigo falleció el 21 de abril de 1983 en la ciudad que lo vió nacer y transformarse en uno de los porteños mas queridos y conocidos.

Fuente: Libro “100 Ídolos Porteños” de Horacio del Prado y Víctor F. Lupo

Editorial Corregidor

julio de 2018

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

Banner