ANTES ALBANIA, AHORA ESPAÑA: España busca regular el juego online por el crecimiento de la ludopatía

PDFImprimirE-mail

 

 

20190114ludopatia

 

En julio del año pasado Luigi Di Maio del Movimiento 5 Stelle italiano avanzó con la prohibición de la publicidad online a través de un decreto llamado “El decreto de la dignidad” que también prohíbe a partir de este 1 de enero el auspicio de eventos deportivos por parte de las casas de apuestas. Respecto a las apuestas online dijo que: “Este tipo de prácticas dañan de manera notable la economía familiar”, con total contundencia. Las sanciones a quiénes las incumplan llegan a los 500.000 euros. Hace unos meses que el Ejecutivo español prepara una norma en el mismo sentido que, si bien no ha sido implementada aún varias voces afirman que verá la luz en los próximos meses.

 

Las primeras loterías nacionales fueron creadas a la par de los estados en el siglo XVIII como una forma de regular una actividad lucrativa y mantener el monopolio de la “recaudación de la fortuna” y garantizar también la ecuanimidad del ejercicio del azar. Desde entonces ha ido variando la forma a través de la cual regula esta actividad, una de las más lucrativas del mundo y una de la que más sospechas de blanqueo de dinero negro tienen sobre sí. La misma dinámica de apuestas – y no estar asociada su actividad al intercambio de un bien concreto – permite que se blanqueen en el ejercicio miles de millones de dólares en todo el mundo.

En España el negocio representa unos 8000 millones de euros al año y se calcula que algo así como el 1,5 por ciento de la población pueden sufrir – aunque los empresarios dicen que sólo es el 0,3 % –  algún tipo de patología vinculada al juego, un poco más de unas doscientas mil personas que tienen un alto riesgo de sufrir ludopatía y tal vez ser capaces de gastar todo su dinero, endeudarse e incluso robar para poder competir online en lo que ya es una de las enfermedades del siglo vientiuno. Por otro lado el negocio de la publicidad – que involucra importantes figuras del deporte y el espectáculo – representa más de 220 millones de euros al año. Para tener una dimensión del problema español la publicidad online ha crecido de forma dramática: en el 2013 la cantidad de anuncios fueron unos 128.000, en el 2017 fueron 2,7 millones.

 

El verdadero negocio que crece con fuerza es el de las apuestas deportivas se calcula que en los últimos 4 años ha duplicado su rentabilidad con una contundente tasa de crecimiento de dos dígitos anual que no encuentra límite. La de los apostadores ha bajado dramáticamente, mientras en el pasado la primera apuesta era realizada a a los 28 años, hoy se realiza en una media de 18 años – hay quiénes incluso empiezan a los 13 –. Según un estudio de la Universidad de Valencia y la Fundación Codere el 18 por ciento de los menores de edad ya han apostado alguna vez online, los dos únicos requisitos para hacerlo son una tarjeta de crédito y el número de DNI de un adulto. Crear una identidad falsa en Internet es cosa de todos los días, la regulación estatal frente a este drama es irrisoria.

En los últimos días ha habido un importante avance del juego online en dos estratégicos países latinoamericanos. Por un lado en Argentina la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal  y el Alcalde de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta han avanzado en una legislación conjunta para legalizar el juego online. Por otro lado en una de sus últimas decisiones – y muy polémica porque en Brasil el juego es ilegal – el Presidente Temer antes de entregar el poder a Jair Bolsonaro ha habilitado el juego online.  

Fuente: Algoritmomag

3 enero de 2019

http://www.algoritmomag.com.ar/espana-juego-online-ludopatia/. 

 

 

 

 

Banner