En Wilde - Campeones de la vida: un club de boxeo que busca sacar a los chicos de la calle y las adicciones

PDFImprimirE-mail

 

 

Además del entrenamiento físico, brindan asistencia profesional y talleres para quienes sufren adicciones.

 

20180905ss1Club

Compañeros. Parte de los chicos que asisten al gimnasio ya sea para entrenar o para participar de los talleres que allí se brindan.

En el Club de Boxeo Delfino Pérez de Wilde no se trata sólo de entrenar y subir al cuadrilátero a pelear. Muchos de los que asisten allí lo hacen para participar de los talleres y de las charlas destinadas a personas que sufren adicciones.

 
 
 

20180905d2 Club

Box libre de drogas. Es el lema de la institución a la que asisten unos 50 jóvenes para entrenar o participar de los talleres.

“Mi papá inauguró el gimnasio en el año 95. Una de las premisas que tenemos es que sea gratuito, para que los chicos salgan de la calle, de la droga o de la adicción que tengan. Buscamos ser una alternativa gracias a nuestro trabajo social”, dice Fabián Pérez (46), quien quedó a cargo hace cinco años tanto del gimnasio como de los talleres.

El lugar, que se encuentra sobre la calle Lucena 5739, en Wilde, cuenta con tres sectores: uno que es donde se hacen talleres sobre adicciones y violencia de género, entre otras problemáticas. Allí participan psicólogos y trabajadoras sociales que acompañan a los chicos.

Después está el gimnasio de boxeo y arriba otro espacio para el entrenamiento de distintas disciplinas. “Próximamente en la parte superior vamos a poner bicicletas fijas y aparatos para que los chicos hagan complemento de pesas”, asegura Fabián.

“Hace seis meses me sumé a este proyecto para fortalecer la tarea social y administrativa. Si bien no soy trabajadora social, mi rol es coordinar las charlas y manejar los recursos para cubrir la mayor cantidad de necesidades”, cuenta Cecilia Pereyra (49). Y agrega: “Soy un poco la mamá de todos. Mi tarea es estar atenta y responder junto al equipo las distintas demandas y problemáticas que van surgiendo”.

  
 
 

20180905sds3 Club

Comedor. Cada martes y jueves. También hay meriendas todos los días.

 

El objetivo principal del club es lograr que aquellos que viven en situación de calle puedan salir adelante. Y uno de esos caminos es que encuentren en el deporte un estilo de vida.

En el lugar participan un administrador general, un profesor para el taller de música, uno de electricidad y otro de apoyo escolar. También está el entrenador de boxeo, junto con dos acompañantes terapéuticos, un psicólogo, una trabajadora social y un coordinador de grupo. A ellos se suman una cocinera y el coordinador general.

Además, cuentan con la colaboración de diferentes centros de rehabilitación y organizaciones sociales que aportan asesoramiento y alimentos. 

“Hace cinco meses que estoy practicando boxeo. El club es un lugar de deporte inclusivo, aparte de box hay un armado de contención. Contamos con profesionales y talleres de oficio. También realizamos cenas dos veces por semana para reforzar la alimentación de los chicos y chicas”, dice María Magallanes (21), una de las jóvenes que participa de las charlas y actividades. También afirma que “el lema es 'box libre de drogas'” y gracias a este espacio puede “tener otra visión social más profunda” sobre el tema.

Actualmente son 50 los chicos que participan y en el verano llegan a ser más de 100. “Los ayudamos a que salgan de los problemas de adicciones. No sólo trabajamos su salud física con lo deportivo, sino todos los problemas que atraviesan”, cuenta Pérez.

“Mi objetivo es continuar con el legado del trabajo social. Eso recibí de mi viejo y a nosotros nos ayudaron mucho a salir adelante. Es mi manera de homenajear a todos los que conocí y que se murieron por la droga. Me conecto con el lugar, para dar un poquito de todo lo que me dieron a mí, eso hacía mi viejo y es lo que hago yo también”, sintetiza Fabián.

El gimnasio está abierto de lunes a viernes de 16 a 19.30. Los lunes y martes se brinda asistencia psicológica; los martes y jueves hay servicio de comedor y todos los días se sirven meriendas. También los jueves hay clases de música, y los miércoles de electricidad y apoyo escolar. 

"Este lugar es todo para mí"

  

20180905s4 Club

Jorge Correa (29), uno de los boxeadores a los que el club le cambió la vida.

“Conocí la escuela de boxeo hace siete años y comencé mi carrera como boxeador. Este lugar es todo para mí. Es un estilo de vida que me permite estar bien tanto física como mentalmente. Acá conocí buenas personas que me sacaron adelante", cuenta Jorge Correa, que a los 29 años es uno de los boxeadores del gimnasio.

"Tenía problemas de adicción y hace un año que estoy limpio -remarca- La fuerza de voluntad es lo principal, pero el gimnasio me contiene y lo hice por el bien de mi familia. Yo tengo tres hijos, a veces se hace difícil pero tanto Cecilia como Hilda, la chica de la cocina, me ayudan mucho ya que tengo que mantener a mi familia y estoy desempleado. Son muy buenas personas”.

Fuente: Clarín

26 agosto de 2018

https://www.clarin.com/zonales/campeones-vida-club-boxeo-busca-sacar-chicos-calle-adicciones_0_rJzmQjnL7.html. 

 

 

 

Banner