28 de julio de 2000 - JUAN NAVARRA / “Si sale…”

PDFImprimirE-mail

 

20180717Juan Navarra

“Por esas carambolas de la vida”, Ezequiel iba a enfrentarse con su propio hermano Juan, apodado “Navarrita” por ser el más chico de la dinastía, como más enconado rival, a partir de 1947. Antes, en 1941, “Navarrita” chico había sido campeón sudamericano de cuadro. Ese año y en 1943 ganó los títulos argentinos libre. La batalla se continuó por décadas. Y el 12 de agosto de 1969, en Posadas, Ezequiel fue vencido por Juan, quien le arrebató el título mundial… 

Según el cronista de La Nación en aquella ocasión, hizo falta un desempeño superlativo para lograrlo. Uno de los párrafos salientes de la amplia cobertura que el diario dedicó al acontecimiento, describía: "Cuando Juan Navarra convirtió la última carambola que le faltaba, al unísono, con el triple choque de los marfiles, una indescriptible ovación, seguida de un interminable aplauso, premió su extraordinaria actuación".

Juan, que nació en Liniers el 14 de diciembre de 1914, fue el que más precozmente se destacó de sus hermanos en el billar. Apenas cumplía 7 años cuando ya llamaba la atención por la calidad de sus tacazos en el bar de su familia en la antigua calle Rivera 936 (actualmente Av., Córdoba).

Cuando cumplió 15, en una exhibición de carambola libre anotó una bolada de ¡1000 carambolas! A los 20, logró 552 conversiones seguidas al cuadro 47 / 2. A partir de ese momento se dedicó a sumar torneos y copas. "Ni me acuerdo cuántos campeonatos gané, perdía la cuenta", le decía en 1998 al periódico La Gran Aldea, de Villa Urquiza.

Fue dos veces Campeón Mundial a Tres Bandas (Misiones 1969, México 1972 ganándole la final al local Gabriel Fernández). El 31 de marzo de 1989 en unLuna Park repleto de gente dio una exhibición extraordinaria junto a sus hermanos y Osvaldo Berardi, otro campeón mundial argentino.

Hasta sus últimos días siguió ligado al billar. Dando clases en los clubes Italiano y Masters, o frecuentando el tradicional Bar Los 36 billares de la A. de Mayo, donde solía estar preocupado por un juego que iba perdiendo cada vez más adeptos, sobre todo entre la juventud. Como él mismo admitió unos años antes de su muerte: "Ahora el pool es el furor. Pero no se puede comparar, por favor. El billar es como el ajedrez, pura concentración".

Juan falleció el 28 de julio de 2000. El diario La Nación de Buenos Aires, tituló su despedida: “Fue un emblema de la fantasía”. Agregaba el editor en su texto de bajada: “Tenía 85 años y perteneció a una familia de virtuosos del billar; ganó el título argentino, sudamericano y mundial”. La gente lo conocía como “Navarrita”…

Una frase suya sigue estando a flor de labios de los billaristas de mayor destreza, cuando llega el momento de ejecutar una carambola cuya concepción se ha descripto previamente por razones de enseñanza a un amigo o de consulta con un parroquiano: “Si sale…”

EL RECUERDO DE CARRERA

Los hermanos Navarra, junto con Pedro Leopoldo Carrera, son los más grandes genios del billar que haya dado la Argentina. Baste recordar, dada la mención de Carrera, que en 1948 fue a Europa y regresó como triple Campeón Mundial libre, tres bandas y cuadro. Pues bien, los Navarra fueron tan grandes como Carrera y viceversa. Un modo de homenajear a estos artistas del taco.

Fuente: Libro “100 Ídolos Porteños” de Horacio del Prado y Víctor F. Lupo

Editorial Corregidor

Julio de 2018

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

Banner