Mendoza - El club de barrio que salió de la crisis y comienza a crecer

PDFImprimirE-mail

 

20171107pedro molina

Ubicado en Guaymallén trabaja intensamente por el bienestar de su gente.

Por: Oscar Tapia

Tisiana tiene 11 años y es una nena con síndrome Down. Mía Ruz tiene 8 años y su ritmo cardíaco tiene problemas que a veces la llevan al desmayo. Las dos, con sus piernitas bien flacas y sus cuerpos pequeños, están en el centro de la pista de baile. Miran para todos lados y una sonrisa les ilumina la cara. Las dos encontraron el espacio deseado: inclusión, vínculos y actividad física.

Carolina, la mamá de Tisiana, reconoce que “con mi hija en este club han hecho un milagro”.

Este espacio es el Club Social y Deportivo "Juventud Pedro Molina" que fue fundado hace 86 años y hace poco vivió una crisis  que casi lo llevó a la desaparición.

En sus patios y en su viejo edificio es donde está asomando una experiencia novedosa y positiva. Más de 150 niños, jóvenes y adultos asisten por semana para practicar sus deportes preferidos.

Los rotundos éxitos recientes de su equipo de “Ritmos latinos y Fitness” atrajeron la mirada de la gente para descubrir el interior del club: trabajo y un amor profundo.

 20171107pedro 2

El motor del resurgimiento

“Este tipo de instituciones nos atraviesan el alma”,afirma la presidenta del club, Griselda Daffunchio, “forman parte de nuestras vidas”.

Ella siempre vivió en Pedro Molina y fue Reina de la Vendimia de este distrito en el año 1997, su cumpleaños de 15 lo festejó en este club: “Estas instituciones hacen a tu propia identidad de barrio. Es el amor por ellas lo que te moviliza a seguir trabajando para que no se pierdan”.

Carismática, logró organizar un equipo de trabajo que es la comisión directiva formada por 12 personas, mitad mujeres y mitad hombres.

“Es un milagro lo que logró este club con mi hija”, dice Carolina que junto a su esposo Alberto miran la clase de danzas: “Estamos muy felices con el club”.

La mujer recordó que entró preguntando si recibían a una niña especial y le abrieron las puertas. Alberto agregó que la nena está muy motivada porque mejoró sus notas en la escuela, habla más y se vincula mejor.

Jésica Navarro, la madre de Mía Ruz de 8 años, dijo que la actividad del club “la ha favorecido. Ella tiene un problema de salud que hace que su frecuencia cardíaca baje al igual que la presión y a veces se desmaya”.

El  cardiólogo le pidió que hiciera actividad y “empecé a traerla y es impresionante cómo le ha favorecido al estar muy activa”.

 

 

 20171107pedro 2

Los testimonios

Por su parte, José Perón, es socio del club y lleva a su hija, Kimei de 9 años y a tres de sus nietos. Todos hacen danzas.

Reconoció que la actividad que hacen en el club les ayuda a integrarse porque eran un poco retraídos en el colegio y, de repente, "nos ha sorprendido lo bien que lo han tomado”.

En tanto, la secretaria del club, Ana Cecilia Oldrá, argumenta por qué el resurgimiento del “Pedro Molina”: “Hay mucho individualismo y violencia, mucha televisión, internet, y las familias han comprendido que el niño tiene que volver a reunirse con sus padres. Las familias tienen que volver a conocerse con los vecinos porque estamos viviendo situaciones de mucha violencia y el club es el lugar donde encuentran todo eso que nos está faltando”.

La secretaria general, María Eugenia Restaño, reconoce que es impresionante ver semestre a semestre cómo el club va cambiando. "Hemos recuperado el espíritu, este club es una familia”.

Claudia Cristina Valverde es quien se encarga de “Ritmos latinos y Fitness”. Es profesora de entrenamiento físico, licenciada en Educación Física y profesora de Danzas a nivel nacional.

Con su equipo participó en un torneo de nivel nacional y clasificaron varias categorías. En otro torneo en el club Anzorena también sacaron varios premios, incluso, al de mejor hinchada y una distinción al vestuario.

“Esto es muy emocionante. Nunca me imaginé que a través de mi disciplina podría lograr que el club tuviera estos reconocimientos. Logramos sin querer afianzar muchos aspectos a nivel emocional. Es nuestro segundo hogar”.

Juntando dinero

Actualmente el club no recibe apoyo económico del Estado y se sostiene por las cuotas de 50 pesos que pagan los socios. Desde septiembre pasado organizan una rifa solidaria que se extenderá hasta junio próximo y que cuenta con un sorteo mensual. Cuando finalice octubre rifarán un celular. El dinero es para arreglar los baños y la infraestructura.

En este club practican ritmos latinos y fitness, música, básquet, futbol, flamenco, árabe, tenis de mesa y artesanías, de lunes a sábado. Con una gran participación ya están preparando el cierre del año que siempre celebran para el 8 de diciembre.

Fuente: EL Sol

1º noviembre 2017.

https://www.elsol.com.ar/el-club-de-barrio-que-salio-de-la-crisis-y-comienza-a-crecer

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla