HOMENAJE A LOS DIRIGENTES DEPORTIVOS -- Carta de un gran actor a su productor fallecido

PDFImprimirE-mail

 

20171008Anthony Quinn

Los que nos creemos ser las figuras principales, los que nos sentimos estrellas y miramos a los demas desde las alturas, los que nos creemos intocables para el común de la gente, vivimos un mundo irreal, sumergidos en la soberbia, el egoismo y la vanidad.

Nos creemos diferentes, sin darmos cuenta que no podemos elevar el vuelo de los grandes, porque el peso de nuestro ego es más grande que nuestra pequeña naturaleza.

Nuestra personalidad narcicista no nos deja ver que en el mundo de verdad, son otros los valores y los méritos y cuando se nos revela la verdad,  vemos que somos personas sin humildad y poco agradecidas.    

Este pensamiento nace en mi, porque hace pocos dias fallecio el productor que me asistio toda la vida. Ahora que lo perdi, me doy cuenta que le debo todo lo que soy, que sin él no hubiera conseguido nada, que nunca lo valore y que siempre crei que el importante era yo y no el.

Ahora que la realidad golpea con dureza mi cara, veo con claridad la verdad, “veo  que mi juventud, mi vigor, mi belleza y mi talento me ayudaron mucho”, pero me queda claro que si detras mio no hubiera estado mi productor que me conseguia los contratos, que contrataba los teatros, que me daba el mejor libreto, el mejor director, el mejor vestuario, los mejores compañeros, la mejor ecenografia, la mejor prensa, el mejor sonido, la mejor iluminación y toda la gente necesaria para trabajar por mi lucimiento, yo no hubiera sido lo que soy.

Era también él, quien arriesgaba su capital, su inversiòn, su prestigio y su salud. Si algo salia mal, era él quien se hacia cargo de los errores para cuidar la imagen de sus actores. Los que en gran mayorìa no tenemos idea de los costos que se pagan para que ellos cumplan sus sueños

 Hoy desde mi descarnada soledad y despojado de la soberbia tengo que decirte,  Gracias amigo, te pido perdón por mi ignorancia. Descansa en paz, te debo todo lo que soy. Sin tu ayuda aun estaría actuando en un oscuro sotano, pasando la gorra para cubrir mis miserias y mis necesidades. 


Anthony Quinn

1915 / 2001



Esta carta de este gran actor, indica que al final de su vida se dio cuenta que los valores y los meritos reales, no son los que él siguio toda la vida y despojado de toda vanidad, reconoce que el éxito que tuvo, fue gracias a su productor.

Me permito la licencia de hacer un paralelo entre lo que él cuenta y lo que pasa en el deporte. Solo para rendir homenaje a los Dirigentes Deportivos, porque ellos viven lo mismo que los productores y tambien reciben el mismo trato.   

Fuente: Pedro Bonnettini

5 de octubre de 2017, 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla