04/07/1965 - A 52 años de una epopeya: Hugo Reynaldo Ibarguren, primer argentino campeón mundial de patín

PDFImprimirE-mail

 

02170707Hugo Ibarguren

Nació el 25 de enero de 1941 en la ciudad de Necochea, provincia de Buenos Aires, Hugo Reynaldo Ibarguren inició desde muy chico su práctica deportiva en el patín, logrando su primera victoria a los 8 años. Como todos los niños de esa época, que escribían cartas a los Reyes Magos para solicitarles sus regalos para la noche del 6 de enero, Hugo se animó y le escribió al entonces Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, para solicitarle un par de patines nuevos luego de su primera victoria.

Naturalmente como ocurría en esa época, a vuelta de correo, recibió sus patines con una carta firmada por el General Perón, en la que, además de felicitarlo por su triunfo, lo alentaba a la práctica del deporte, solicitándole que nunca abandonase el patín que había abrazado con tanto amor. La misiva terminaba con aquella frase que durante una década se hizo realidad, “el deporte es la mejor escuela de vida”.

Como veremos más adelante, esa carta será uno de los mejores trofeos obtenidos por Ibarguren.

Luego de trasladarse con su familia a vivir en la ciudad de Mar del Plata, cuna de varios campeones mundiales de patín, (Raúl Scalfati (1966 y 1975), Manuel Narciande (1966), Luis Rafaldi (1966) Nora Vega (1979 -88 – 89 - 92 y 1994), Claudia Rodríguez (1979 – 80 – 83 – 89 y 1991), Martín Escobar (1994) y Andrea Haritchelhar <campeona con equipos europeos>) siguió su carrera deportiva obteniendo el Campeonato Argentino de Infantiles, representando al Club Mitre.

20170707Ibarguren firma de Peron

En la rama de patín carreras el Club Mitre fue la única institución a la que Ibarguren representó en toda su carrera deportiva, obteniendo todos los títulos posibles, como los marplatenses, los provinciales, los argentinos, los sudamericanos y el primer título mundial de la especialidad para nuestro país.

Fue un atleta muy completo, ya que actuó como especialista en las siguientes categorías: Velocista, Medio Fondista y Fondista.

Ganó pruebas como las “3 horas a la Americana” en la ciudad de Montevideo (Uruguay), las “12 horas a la Americana” en el Piso de los Deportes de Mar del Plata, la prueba interciudades “Dionisia – Mar del Plata” y los “40 Kilómetros” de Montevideo.

Durante los 30 años que abarcó su carrera deportiva, además de la especialidad de patín carreras, integró los equipos de hóckey sobre patines en Segunda y Primera de los clubes Deportivo Español (Capital Federal) y Kimberley (Mar del Plata), con los cuales logró ser campeón en varias oportunidades. También practicó patín artístico y acrobacia en patines.

En 1962 Ibarguren partió con todas sus ilusiones a Europa para representar por primera vez a la Argentina en un Campeonato del Mundo. En la ciudad de Venecia, Italia, donde hasta tuvieron que trabajar junto con otros compañeros de equipo para pagarse sus gastos, consiguió un cuarto puesto (Eran años de nulo apoyo estatal para los deportistas que viajaban al exterior).

En 1964, con más experiencia, logró un segundo lugar en el Mundial de España. Allí intentó visitar al general Perón que se encontraba exiliado en Madrid, sin conseguir su propósito, porque éste se encontraba en Francia en reunión de líderes de países del Tercer Mundo.

 

20170707Ibarguren a 50 años

 

Pero el 4 de julio de 1965 en la ciudad de Wettéren (Bélgica), Ibarguren fue la figura destacada del Mundial, consiguiendo ser el primer americano en vencer a los europeos para conseguir el título mundial de 10.000 metros y el subcampeonato mundial de 1.000 metros. Sus compañeros de equipo, Raúl Scalfati y Manuel Narciande, todos dirigidos por Miguel Alfieri, lograron muy buenos resultados, naciendo allí la Argentina como una nueva potencia en este deporte.

Desde allí Ibarguren se dirigió a “Puerta de Hierro”, (Lugar donde se encontraba la vivienda de Perón en su exilio) en Madrid, donde el 11 de julio de 1965, consiguió su “segundo triunfo” al lograr entrevistarse con Perón. En la charla, le dedicó su triunfo y aprovechó para agradecerle personalmente, luego de tantos años, la carta que le había enviado cuando él sólo tenía 8 años, la cual Hugo no sólo  conservaba sino que la había llevado, mostrándole en ese momento histórico a quien consideraba su viejo amigo de la niñez”.

En 1966, nuevamente compite en el mundial de Mar del Plata (su ciudad adoptiva) en los 10.000 metros a la Americana. Allí se clasifican campeones mundiales otros tres argentinos: Raúl Scalfati en 1000m; Luis Rafaldi en 5000m y Manuel Narciande en 10.000 metros.

Ese mismo año Ibarguren fue distinguido en esa ciudad con la “Primera Medalla de Oro de todos los deportes”, en una gran fiesta del deporte marplatense.

Cuando abandonó la práctica activa del deporte, se dedicó de lleno a entrenador, logrando que varios de sus pupilos fueran campeones argentinos y uno de ellos, Raúl Scafati, campeón mundial nuevamente, ahora en 10.000 metros.

También fue dirigente del Club Atlético Quilmes y de la Confederación Argentina de este deporte.

A partir del 2002, por pedido del dirigente Miguel Alfieri, la Confederación Argentina de Patín (CAP), por unanimidad de sus miembros integrantes, fijó como “Día del Patín Carrera Argentino” al 4 de julio, como homenaje al primer título mundial de nuestro país conseguido por el necochense Ibarguren.

Esta decisión de la Confederación es un acto de justicia para un deportista humilde que hoy, sigue dando ejemplo de vida en la ciudad de Necochea, inculcando su amor al deporte a todos los jóvenes y aplicando aquello de que “el deporte es la mejor escuela de vida”. 

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” (1610-2002)

Ediciones Corregidor 2004

Capítulo LV - Página 388

Julio 2017.