Misiones: El ideal del deportista “amateur”, una discusión que atrasa como tantas otras cosas en el País y Misiones

PDFImprimirE-mail

 

POR LUIS FEDERICO SOLE MASES

20160515Thomas

El deporte moderno no es una forma autónoma de comportamiento, no aparece como un invento brillante en forma sorpresiva. Surgen en la Inglaterra del siglo XVII y XVIII con estructuras sociales que aparecen en el inicio del capitalismo. Cuando la burguesía industrial inglesa igualó en poder e incluso superó a la nobleza, y los antiguos siervos rurales pasaron a ser el proletariado fabril poblando las periferias urbanas, el mundo comenzaba a cambiar sus estructuras sociales definitivamente y el deporte tenía el caldo de cultivo ideal para crecer y reproducirse.

Lejos de ser apoyado por el gobierno, la Corona Británica, en sus inicios encontró en la Iglesia Anglicana y en los novedosas Instituciones educativas, su rampa de lanzamiento. Mientras tanto en el continente europeo el Catolicismo insistía con el “Dualismo” que pregonaba sobre la atención del alma (pura y divina) vs. el cuerpo humano (pecador y diabólico). Este pensamiento necio del Catolicismo, limitó la popularidad del deporte, por varias décadas, expandiéndose inicialmente en zonas del protestantismo.

Enseguida el deporte fue el principal y más aceptado producto de exportación inglés y su mayor método de penetración cultural. Mucho más eficiente que sus manufacturas, las que generalmente imponían su comercialización y uso a los cañonazos. Pero ese doble origen, por un lado en los aristocráticos Colegios y por otro, en las barriadas empobrecidas, no podía tener demasiadas similitudes. Es así que por un lado tendríamos un exclusivo deporte “amateur” y “fair play”, parido en las clases acomodadas, y como contra corriente un deporte “profesional” básicamente solventado a partir de las apuestas, que tanto apasionan a los ingleses. La barrera entre poderosos y sometidos se extendía al deporte, y curiosamente en Argentina, tres siglos más tarde, hay quienes siguen alimentándola en algunos nichos donde el reloj atrasa e increíblemente se sienten descendientes de aquellos nuevos millonarios de la revolución industrial. Pero el desarrollo fue explosivo. Pronto surgen las figura del Footman, el Boxeador, el Arbitro y el Asociacionismo Deportivo, multiplicando las disciplinas a partir de creaciones, adaptaciones, y de destrezas militares. ¿Se acuerdan de amateurs y profesionales? Bueno los muchachos ricos siguieron repudiando el deporte popular, pero a los efectos crearon figuras mentirosas e ilegitimas de profesionalismo.

Los “sportmans” aristocráticos vivían del Estado, el Ejercito o la Policía. Otros simplemente se solventaban con empleos privados en sus Industrias o Comercios. También a través de Universidades, encontraban los recursos para entrenarse y competir; o simplemente recibían dineros reservados y se mantenían nominalmente amateurs. Hoy los conocemos como amateurs “marrón”. Por otro lado los “despreciados” atletas populares diseñaron un tipo de profesionalismo legítimo, el mismo que hoy predomina en el mundo (no acá). El dinero procedía de mecenas que los hacían públicamente o simplemente preferían no figurar. Pero el origen del recurso era transparente. También la plata llegaba desde el Comercio y la Industria, quienes veían en los “footman” (maratonistas), y a los boxeadores, una fuente publicitaria importante. Finalmente los Diarios también contrataban a los atletas, y en sus páginas plasmaban en exclusividad sus hazañas que el público adoraba. Recién en el siglo XX la política irrumpe con energía en el mundo del Deporte, y aporta un nuevo tipo de profesionalismo ilegitimo, que en estas últimas décadas comienza a diluirse para otorgarle espacio al patrocinio estatal organizado. Hoy en Argentina hay una ley especial para solventar la carrera de centenares de deportistas de elite. Obviamente, para llegar a la elite cada quien lo hace como las deidades lo ayuden.

Hoy y ahora ¿Tiene la misma oportunidad de desarrollarse en el deporte formal cualquier joven en Misiones? Veamos. La indumentaria, por ejemplo, para jugar al hockey o al básquet federado supera los 2 mil pesos. A eso hay que agregarle transporte, cuota social o arancel y gastos en viajes, comida, alojamiento y todo lo demás. Un empleado público, de la construcción o comercio gana alrededor 10 a 12 mil pesos mensuales. Impulsar a su hijo dentro del deporte formal arrastraría casi el 20% de sus ingresos. ‘Ahora comprenden porque hay legiones de jóvenes vendiendo todo tipo de rifas o comida en las calles? Es la solidaridad de su mismo empobrecido segmento social la que permite, que a los tumbos, se sostengan en el deporte. En Misiones el Gobierno no tiene disimulo, y está perfecto que se muestre transparente en sus ideología. El año pasado repartió 90 millones de pesos para clubes, donde se recrea y esparce la clase dirigente (Tacurú, Itapúa, etc.). Algunas de esas obras pinta la cuestión brutalmente: Millones para levantar un muro que separe una cancha de golf, de la contaminante vista a una villa de emergencia cercana. ¿Se necesita explicar más? Obviamente las listas de los sublemas del partido de gobierno, se alimentó de los dirigentes de estas Instituciones. Tampoco se trata de no aprovechar la volada. Por otra parte el gobierno suspendió el modesto sistema de becas que ayudaban simbólicamente seis meses al año a solo 70 deportistas destacados. No está la plata, argumentan.

Cada quien está por su cuenta. ¿Se acuerdan los aristócratas que gozaban de tipos ilegítimos de apoyo, mientras despreciaban el deporte que no fuera “Amateur” y “Fair Play”?

El deporte es una herramienta formidable para la sociedad.

Plantear la situación con la frase “que haga deporte el que pueda costearlo, y el resto que no moleste o vaya a la canchita del barrio”, es una canallada, pero es lo que predomina aquí y ahora. El camino a democratizar el acceso y permanencia en las prácticas deportivas formales, por ahora es tortuoso y lento de transitar. En nosotros está la opción de reflexionar, discutir las soluciones y ponernos manos a la obra para orientar el rumbo. Pero recuerden. En esta estamos de a pié, no esperen que otro haga nuestro trabajo.

Fuente: Misiones: LUIS FEDERICO SOLE MASES

24 de abril de 2016

https://www.facebook.com/notes/luis-federico-sole-mases/el-ideal-del-deportista-amateur-una-discusi%C3%B3n-que-atrasa-como-tantas-otras-cosas/1586416001671555

Imagen: Thomas Arnold. (Inglés, nacido en Junio de 1795, falleció en Rugby el 12 de Junio de 1842), célebre pedagogo, humanista e historiador inglés, director de la Escuela de Rugby entre 1828 y 1841. Se lo considera un innovador al insertar la Educación Física y los deportes en los procesos educativos. Su labor diversificó las disciplinas y las normatizó dándole el formato actual.

 

 

 

 

Banner