ODESUR: Bajo la lupa, el cuarto puesto en Chile tiene mejor sabor

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Viernes, 21 de Marzo de 2014 14:27

 

La delegación argentina terminó detrás de Brasil, Colombia y Venezuela en el medallero de Santiago 2014; la posición final no es alta, pero algunos factores la vuelven aceptable

Futbol femenino

Los X Juegos Suramericanos llegaron a su fin ayer en Chile, y para el deporte nacional se abre un balance. ¿Es el cuarto puesto lo que la Argentina pretendía para sí en estos Odesur? En principio, no. ¿Se trata entonces de un fracaso? Tampoco, si se considera un par de hechos de gran incidencia en el rendimiento de la delegación albiceleste.

Brasil, amplio ganador de Santiago 2014, no era alcanzable. La cuestión era si la Argentina recuperaría un sitio en el podio tras su cuarto lugar en Medellín 2010, para lo cual pujaría con Colombia y Venezuela. No lo logró, pero ciertos factores relativizan los números, tanto los favorables como los negativos.

Uno es la capacidad presupuestaria deportiva nacional comparada con las de ambas naciones caribeñasEn dinero estatal destinado al alto rendimiento, la Argentina está lejos de Venezuela y aunque supera a Colombia, su aportes son todavía recientes comparados con el largo plazo de los colombianos (ver aparte).

El otro es la cantidad de competencias marginadas de Santiago 2014 que implicaban medallas doradas prácticamente seguras para el país. Sucede que es el anfitrión de los Odesur quien decide el contenido de los Juegos, y lo hace a su gusto y conveniencia, agregando pruebas en las que es fuerte y suprimiendo otras en las que es débil o son poderosos algunos rivales directos en el medallero. En ese rubro, la Argentina salió claramente perjudicada con la programación de esta vez.

Pero aun así su cosecha fue algo superior a la de hace cuatro años. En Medellín, su cuarta posición con 57 victorias fue lejana a la tercera de Venezuela (89) y a la segunda de Brasil (129). El local, Colombia, dominó holgadamente, con 145, en unos juegos que tuvieron mucha más competencias (486) que éstos (316). Ese 11,7% de éxitos albicelestes en 2010 fue superado por el 14,5% obtenido ahora.

La mejora, no obstante, contrasta con lo alcanzado en Brasil 2002, los primeros Odesur en que dos potencias, el organizador y Colombia, intervinieron con delegaciones muy numerosas y ambiciosas(antes les prestaban una atención menor, lo cual relativizaba a los Juegos como mapa del poderío deportivo del subcontinente). En aquel año, económicamente terrible para la Argentina y muy anterior a la creación del Enard (ver aparte), su representación consiguió 19,1% de los triunfos (75) y resultó tercera, mientras el anfitrión arrasó con 158 doradas.

"En general me pareció una buena actuación. Toda delegación muy numerosa tiene sus claroscuros. Estamos conformes", evaluó ante una consulta de LA NACION Osvaldo Arsenio, el director técnico nacional deportivo, sobre el desempeño albiceleste al otro lado de la cordillera. Por cierto, la Argentina estuvo en carrera por el segundo lugar hasta el último día, y concluyó con un saldo negativo (seis éxitos debajo de Colombia, uno tras Venezuela) que queda comprendido por el "margen de error" del programa de competencias. "Con el remo, el canoaje y el hockey sobre patines habríamos tenido 10 medallas más. Y con la pelota, que estuvo en Buenos Aires 2006 y en los Panamericanos de Guadalajara 2011, otras 10", expuso Arsenio"Creo que el resultado es bueno", subrayó el integrante de la Secretaría de Deporte.

Como es habitual, el país se destacó en las disciplinas de conjunto (fútbol, básquetbol, voleibol, handball, hockey) y no tanto en las individuales. Cabe aclarar que en varios deportes colectivos Brasil ni siquiera se presentó, lo cual, además de restar prestigio a los Juegos, da a entender que en caso contrario la Argentina se habría llevado preseas de otros colores en esas pruebas. "Tenemos una presencia histórica en los deportes de equipo. Es muy importante seguir insistiendo en los individuales, si apuntamos a los medalleros, porque son los que dejan más medallas. Brasil dominó en atletismo, natación y gimnasia, que suman más de 50% de las medallas. Además, empieza a crecer en boxeo y esgrima", explicó el dirigente, que a la vez sugirió algo positivo para la Argentina. "De las 41 disciplinas que hubo, seis no fueron olímpicas, como el bowling y el patinaje artístico. En ésas, Chile ganó 27 medallas, más de 21% de su total; Colombia se quedó con 24, alrededor de 16% de sus medallas, y la Argentina, apenas 9%", detalló.

Más allá de los números, al deporte nacional le quedan conclusiones más específicas. Quizás la más auspiciosa sea el surgimiento de Federico Bruno, que a los 20 años impactó con su triunfo en los 1500 metros de atletismo. Del otro lado aparece el retroceso de los deportes de combate, judo y taekwondo, que solían aportar varias medallas doradas y ahora dieron sólo una cada uno. A futuro queda la satisfacción del básquetbol masculino, no por la calidad de los adversarios -muy baja, por cierto-, sino por la constitución de un grupo de varios juveniles destinados a ir ocupando el lugar que deja la Generación Dorada.

Ése, el porvenir, es un punto superavitario para la dirigencia. Como destacó Arsenio, dos tercios de la delegación abarcaron deportistas de hasta 25 años, lo cual habla de proyección, de muchos candidatos a protagonistas olímpicos en Río de Janeiro 2016 y Tokio 2020. Claro que en algún momento deberán ser realidad. La esperanza, tarde o temprano, tiene que pasar a ser presente.

Presupuestos

El resultado según la inversión

La comparación con Venezuela y Colombia

Diferentes procesos. Aplicaciones de distintas políticas. Aunque el programa de deportes de los Odesur suele ser engañoso y dificulta las conclusiones, hay algo que es concreto y permite establecer comparaciones reales. La planificación en el alto rendimiento impone condiciones. La disputa entre la Argentina, Venezuela y Colombia, por el segundo lugar del medallero, es apenas un ejemplo de cómo la inversión del dinero en cada uno de los países influyó en el crecimiento deportivo.

En ese escenario, queda expuesto cómo Venezuela y Colombia, con un plan de inyección de divisas que lleva casi 12 años, se ubicaron en el mismo escalón y hasta por encima de la Argentina. Nuestro país inició un plan similar hace cuatro años, con la creación del Enard.

La Argentina dispone de un presupuesto anual cercano a los 346 millones de pesos (43 millones de dólares, a cotización oficial a $ 8). Esta cifra es estimativa, puede tener variables. Se compone con el 1% de la facturación de telefonía celular que recibe el Enard (el año pasado fue de 250 millones de pesos), más lo que destina el Estado para el alto rendimiento; aproximadamente el 40% de los 240 millones que el Gobierno le da -por medio del Ministerio de Desarrollo Social- a la Secretaría de Deportes (96 millones). El 60% restante se destina al deporte social.

Los números que maneja Venezuela ponen en contexto las diferencias entre los presupuestos. El Estado venezolano le aporta al alto rendimiento cerca de 70 millones de dólares anuales, un número que se potenció desde hace tres años, cuando se estableció una nueva ley del deporte en la que todas las empresas que tengan más 20.000 unidades tributarias en ganancias tienen que destinar el 1% por ciento de ese excedente para el deporte.

En Colombia también el crecimiento es significativo. Hasta el año 2000 todo el dinero llegaba del Estado, pero con la creación de Coldeportes, el máximo ente rector de toda la actividad deportiva, y el aporte de patrocinadores (se estima que de allí sale el 40% del presupuesto) las cifras que reciben los deportistas colombianos son más importantes cada año. Y el ejemplo más claro se desprende del último proceso olímpico, porque hasta Londres se destinaban 11 millones de dólares anuales, mientras que para 2014 ya están en 15 y para Brasil 2016 estiman trepar a los 25.

 
 
 
 
 
 
Secretaría de Deportes de la Nación: Cambio de funcionarios, pero no de relatores

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Viernes, 21 de Marzo de 2014 14:20

 

 

Espinola y Morresi 1

 

A fines del 2013, la Secretaría de Deportes de la Nación publicó en su página web el balance del año. Como
siempre, el centro de su desarrollo es lo que entienden como políticas orientadas al deporte de alto rendimiento
donde, al contrario de los éxitos que se adjudican, la realidad demuestra un retroceso desde el 2003 a la fecha.
Para dar un ejemplo, en un deporte fundamental como el atletismo, en varones, sobre 23 pruebas que se
disputan, las 14 mejores marcas del 2003 son superiores a las del 2013 y solamente 9 marcas superan a las
de hace 10 años.1
En el año 2009, por ley nacional, se creó un impuesto que surge del cobro del 1% de las facturas de la telefonía
celular destinado, según la ley, “a lograr apoyo económico para la implementación y desarrollo de políticas de
alto rendimiento”. Se saca dinero al pueblo en lugar de aumentar los fondos que asigna el Estado, con lo que no
acordamos.
Para el manejo y distribución de lo recaudado se creó el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo
(Enard). Ese dinero permitió obtener algunos logros a partir de su uso para mejorar implementos deportivos,
becas y viajes para competir en el exterior.
Con algunas medallas logradas en deportes totalmente profesionales (fútbol-básquet) sin ligazón con la política
Deportiva nacional, trataron de hacernos creer que el deporte avanzaba en el país. Nada que ver. Luego de
“felicitarse entre ellos”  por lo “bien que les fue” en la alta competencia, pasan a analizar lo referido al deporte
social.
 
Juegos Evita, 10 segundos por año
 
Según sus reiteradas declaraciones, los Juegos Nacionales Evita son la base de la política social en deportes
de este gobierno. Para ello manipulan las cifras de participantes: Del millón y a veces más de jóvenes que año
tras año informan como inscriptos, jamás dieron cifras concretas de cómo se llegan a esas cantidades, por
municipios y/o por provincias. (PyT Nº 77 Dic. 2013, pág. 41). Estos juegos se desarrollan en distintas etapas
(municipal, regional, provincial) para llegar a la final nacional.
El escaso tiempo que se le dedica a realizar la parte de base (municipal) lleva a que cada participante juegue
un par de partidos y el torneo continúa sólo con los ganadores. De esta manera, la mayoría queda fuera del
torneo en cuanto comienza.
Entendemos que el programa debe posibilitar que el joven adquiera hábitos deportivos, para lo cual debería
tener una participación amplia en la base donde concurren la mayoría de los participantes.
En atletismo, con una carrera de 60 metros, que a los menores les insume 10 segundos, la gran mayoría queda
fuera del torneo y no tiene más Evita hasta el año próximo.
Esta es una caricatura del deporte de base, medido con una forma de eliminación directa propia del deporte
competitivo. La gran falacia consiste en que los funcionarios insisten en que con los Juegos Evita resuelven
el tema del deporte social.
Deporte, inclusión y contención
Han incorporado el concepto de deporte para la inclusión y contención. Cuando se habla de incluir socialmente,
entendemos que se trata de una parte cada vez mayor de la sociedad, expulsada del sistema. Esta parte del
pueblo necesita trabajo, vivienda, educación, asistencia médica y, centralmente, estar bien alimentada para
incorporarse al sistema.
El deporte cuando su continuidad permite crear hábitos deportivos, sobre todo en la juventud, ayuda a mejorar
su calidad de vida, cosa que ni por asomo resuelven los Juegos Evita, tal como lo han desarrollado en estos
años. La inclusión social se debe resolver con la ayuda de otras áreas del Estado, que vayan dando solución
a los problemas planteados anteriormente.
 
Las nuevas autoridades
 
El secretario de Deportes de la Nación, Claudio Morresi, fue reemplazado recientemente por Carlos Espínola,
después de 9 años y medio en sus funciones. “Camau” Espínola fue atleta olímpico y ganador de cuatro
medallas, en distintos juegos en Yachting. Retirado de la actividad y de la mano de Werthein, titular del COA
(Comité Olímpico Argentino) y promotor del impuesto telefónico y de Scioli, fue intendente de la Ciudad de
Corrientes (2009-2013) perdiendo luego la elección para gobernador.
Suponemos que estará de paso en Deportes, pues en 2017 se postularía de nuevo para gobernador, y no
sabemos si en el 2015  será candidato a senador por su provincia.
Veamos los hechos: recientes declaraciones del susodicho en La Nación del 25/02/2014 expresan lo siguiente:
“El deporte sigue siendo la mejor herramienta de trabajo social, para la inclusión y contención, vamos a seguir
por ese camino”. A confesión de parte, relevo de prueba, como dicen los juristas. Agregó además en la misma
nota, que “la presidenta le pidió exclusivamente que continúe profundizando las políticas de inclusión”,
dicho en la misma nota. Podemos decir que más que profundizarlas, debe ponerlas en práctica.
 
Premio para “el obediente”
 
Inmediatamente después del nombramiento de Espínola, por decreto 125/2014 se creó el “Observatorio
Nacional del Deporte y Actividad Física” cuyo titular actuará como “Autoridad Superior del Poder Ejecutivo
Nacional con rango y jerarquía de Secretario”. (Art. 1). ¿A quién le inventaron ese cargo? A Morresi.
Dentro de sus nuevas funciones a cargo del Observatorio se encuentran las mismas que tendría que haber
realizado en sus casi 10 años de gestión frente a la Secretaría, claro que, todo esto si hubiese cumplido
con la Ley del Deporte. Pero en nueve años, Morresi sólo fue un privilegiado observador.
 
1 Revista Atletismo argentino – Edgardo Fontana
 
Fuente: Semanario Hoy Nº 1510
 
19 marzo de 2014
 
 
 
 
 
Los Odesur, el test para responder por la inversión

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Viernes, 07 de Marzo de 2014 19:11

PorXavier Prieto |  LA NACION

Hoy será la fiesta inicial de Santiago 2014; la delegación argentina es numerosa y de calidad gracias al mayor presupuesto desde 2010; el dudoso valor de los Juegos

 

1849590w460

 

Cuatrocientos noventa y nueve serán los representantes celestes y blancos en Santiago 2014, los X Juegos Suramericanos que hoy tendrán su ceremonia de apertura, en el estadio Nacional de Chile, y que se extenderán hasta el 18 de este mes. ¿Y qué busca la Argentina con semejante delegación? Terminar lo más arriba posible en el medallero, nunca por debajo del tercer puesto, y exhibir los progresos en resultados que presupone gozar desde 2010 de un presupuesto deportivo mucho mayor, gracias al Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo).

Esa dependencia, creada como consecuencia de una ley en 2009 y activa desde enero siguiente, se nutre del impuesto de 1% a la facturación de la telefonía móvil. Hasta entonces, el dinero de la Secretaría de Deporte (insuficiente) era el único que abastecía a los deportistas argentinos. Con el nuevo ente recibieron más becas y viajaron más para competir en el exterior, y ahora, cuando el Enard cumple cuatro años, es tiempo de verificar mejoras en un medallero.

Un medallero más bien modesto, sudamericano, pues si bien se está en el cuarto año del Enard, se transita el segundo de un ciclo olímpico. Teóricamente, en el primero, las competencias son de nivel nacional; en el segundo, regional (Odesur); en el tercero, panamericanas, y en el cuarto, olímpicas. En los otros Suramericanos en que ya existía este organismo, Medellín 2010, el Enard era demasiado nuevo como para haber modificado la realidad deportiva.

Una realidad que históricamente era la más productiva en los Juegos Odesur: de las nueve realizaciones anteriores (la primera fue La Paz 1978), las delegaciones albicelestes se impusieron en siete. La primera que no se ganó ocurrió en Brasil 2002, cuando ganó el local, y la otra fue la última, la de MedellínEn esa ocasión la Argentina resultó cuarta, por detrás de Colombia (el local), Brasil y Venezuela. Por el número y la calidad de su representación en Santiago 2014, la cosecha debería ser superior.

Ahora bien: ¿son los Odesur un parámetro válido para medir esa evolución? Los Juegos Sudamericanos difieren mucho respecto a los Olímpicos e incluso a los Panamericanos, y no sólo por infraestructura, cantidad de participantes y espectacularidad de las fiestas inaugural y de clausura. Resulta que en el nivel regional, la sede tiene mucho margen de decisión en cuanto al número de disciplinas y de pruebas que incluye en su programa, y suele suceder que el comité olímpico del país anfitrión ajusta ese rubro según su conveniencia. Por caso, en Santiago serán entregadas 130 medallas doradas, 14 menos que la cantidad colectada sólo por Colombia en su triunfo de 2010.

En otros casos, hay países que, sabedores de no tener chances reales de podio en ciertas pruebas, desisten de intervenir en ellas para que, sin el mínimo reglamentario de cinco naciones participantes, no sean válidas por medallas y así sus rivales consigan menos premios.

Y hay irregularidades como la del remo: en lugar de otorgar 14 lauros, dará siete, algo inconveniente para la Argentina, históricamente fuerte en ese deporte.

Además, algunos países optaron por no presentarse en determinadas especialidades, por no considerarlas de valor para sus figuras. El máximo ejemplo es el básquetbol masculino, del que se ausentará Brasil, el principal oponente de la Argentina. Julio Lamas, el seleccionador nacional, hizo una convocatoria que mezclaba juventud y calidad, pero los clubes brasileños no autorizaron a participar a Nicolás Laprovittola.

Unos 3000 atletas de 14 naciones y 31 deportes protagonizarán estos Odesur, para los que Santiago, sede por segunda vez (la previa fue en 1986), invirtió 60.000.000 de dólares en infraestructura, luego de perder a manos de la peruana Lima la disputa por la sede de los Panamericanos de 2019. Pese a la abundancia albiceleste, esta vez son favoritos Colombia y Brasil. Pero sólo en plena acción se conocerá su potencial real. También de ellos, por supuesto, depende el resultado de la apuesta argentina.

Fuente: La Nación

6 marzo 2014.

http://www.lanacion.com.ar/m1/1669668-los-odesur-el-test-para-responder-por-la-inversion

 

 

 

 

 
 
ALICIA KIRCHNER Y CAMAU ESPÍNOLA PRESENTARON LOS JUEGOS EVITA JUNTO A LOS SECRETARIOS DE DEPORTE DE TODO EL PAÍS

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 25 de Febrero de 2014 18:24

 

 

Se llevó a cabo una reunión de trabajo para coordinar tareas conjuntas de cara a los próximos Juegos Nacionales Evita 2014 y a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Alicia y los Evita 2014

“Los Juegos Evita son importante no sólo por la competencia sino por la contención que brindan y los valores que transmiten", expresó el Secretario de Deporte de la Nación, Camau Espínola.

La Ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, junto al flamante Secretario de Deporte, Camau Espínola; el Secretario de Coordinación y Articulación Institucional, Carlos Castagneto; el Subsecretario de Planeamiento y Gestión Deportiva, Luis Vivona; la Jefa de Gabinete de la Secretaría de Deporte, Romina Caravello; autoridades del ENARD, y los secretarios de deporte provinciales realizaron una reunión de trabajo para coordinar tareas conjuntas de cara a los próximos Juegos Nacionales Evita 2014 y a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Durante el encuentro, la titular de la cartera social recordó que “los Juegos Evita marcan una línea en la historia del deporte del país. A partir de Néstor Kirchner en 2003, estamos en su consolidación, hasta que logramos que por Ley fueran reconocidos como una competencia anual”.

La Ministra destacó que estos Juegos tienen que ver “con el deporte, con la recreación y con la cultura”. E instó a los presentes a “trasmitir a todos los que participan de los Juegos Evita que la solidaridad es muy importante para el crecimiento del país, que el compartir es muy importante, y que esto supera a la competencia. Durante los encuentros aprendemos a hacer amigos, a ser compañeros, a defender a nuestro país. Y esta es la identidad más fuerte que tienen que tener los Juegos”.

Por su parte, el Secretario de Deporte de la Nación subrayó la importancia de los Juegos “no sólo pensando en la competencia sino como contención, como el valor que trasmite el deporte en nuestros jóvenes y también como una integración del país”. Por otro lado, Camau Espínola señaló: “También vamos a trabajar para captar los deportistas con proyección para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que se van a realizar acá en Argentina. Por eso la importancia que tienen los Juegos Evita”.

Para finalizar, Alicia Kirchner recordó que “el desafío es llegar a todos, con todos y con la participación de todos”, y les pidió a los funcionarios presentes “innovación, creatividad, fortaleza y proyecto nacional”.

Los Juegos Nacionales Evita son los certámenes deportivos y culturales más inclusivos de Latinoamérica. Más de un millón y medio de niños, niñas, jóvenes y adultos mayores participan cada año en estas competencias. Estos Juegos del deporte social buscan fomentar la integración, la formación y la participación deportiva con igualdad de oportunidades. De esta manera, el compañerismo, la solidaridad, el respeto y el juego limpio son valores siempre presentes en este gran evento de deporte social.

En septiembre de 2018, la Argentina recibirá los III Juegos Olímpicos de la Juventud. La sede se obtuvo luego de que en 2012 se presentaran oficialmente las ciudades candidatas y el 4 de julio del pasado año, el Comité Olímpico Internacional definió la Ciudad ganadora. El programa deportivo incluye 35 deportes, en 26 escenarios y en dos zonas principales: El Corredor Verde y el Parque Roca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Será fundamental la tarea que realizarán las provincias y sus municipios a través de sus Secretarías de Deporte, para llegar a contactar a miles de chicos que deseen formar parte de este gran desafío, seleccionando unos 1.000 nuevos atletas para representar a nuestro país en 2018.

Reunión Técnica con vistas a los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018

Finalizada la presentación de los Juegos Nacionales Evita 2014 el Secretario de Deporte de la Nación, Camau Espínola, invitó a los secretarios de deporte provinciales a un encuentro de trabajo con objetivo de desarrollar un nuevo plan estratégico para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018. “En el marco de los Juegos Evita trabajaremos desde el ENARD en la búsqueda de talentos, específicamente con los jóvenes nacidos en los años 2000 y 2001, en proyección a los Juegos de la Juventud”, anunció Camau Espínola.

Luego el Gerente Técnico Deportivo del ENARDCarlos Siffredi, puntualizó las características del nuevo plan: “Los Juegos Evita y los Juegos de la Juventud 2018 tienen un punto importante de encuentro, estos últimos están a la medida del desarrollo de la Argentina para influir en las estructuras esenciales de nuestro deporte, nuestro país tiene la oportunidad única para desarrollar disciplinas que todavía no dieron un salto de calidad”.

Y amplió: “A través del último censo nacional tenemos la información de que hay 1.400.000 chicos nacidos en los años 2000 y 2001. Nosotros en forma conjunta con todas las provincias haremos pruebas de aptitud física durante un mes en 1.025 centros de evaluación con la finalidad de que en lo inmediato un grupo de bioestadísticas determinen las aptitudes de una importante cantidad de estos jóvenes. Y luego, las 4.000 mujeres y los 4.000 varones que muestren especial talento serán invitados por el ENARD a participar de 20 campamentos de desarrollo deportivo. Los Juegos Evita nos propician una gran oportunidad para realizar esta tarea”.

Fuente: Página Secretaria de Deporte de la Nación

20 febrero de 2014

http://www.deportes.gov.ar/ar/site/noticias/notafull.php?id=2336

 

 

 

 

 
Criticas a la gestión de Claudio Morresi - VIENTOS DE CAMBIO

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Jueves, 20 de Febrero de 2014 19:43

 

Morresi - Camau

Morresi con su actual reemplazante Espinola

Por Emiliano Ojea.
Presidente del Observatorio de Políticas Públicas Deportivas y Coordinador General de UBA Deportes

Toda decisión política y, sobre todo, la de un cambio de gabinete, merece un análisis profundo. En efecto, la llegada de Carlos Mauricio “Camau” Espínola a la Secretaría de Deporte de la Nación (¿O debo decir la salida de Claudio Morresi?) no permanece exenta. Es que el arribo del ex intendente de la ciudad de Corrientes (quien obtuviera el 45% de los votos en las últimas elecciones a gobernador de la provincia homónima resultando segundo, detrás de Colombi) es un hecho que “pone sobre la mesa” varias cuestiones relativas al deporte en nuestro país que merecían revisión, a la vez que abre un escenario de nuevos desafíos.
El primer dato relevante es que el saliente Secretario ejercía su rol desde julio de 2004. Nueve años y medio al frente de una secretaría de estado no es tarea sencilla. En ese sentido, se han logrado avances en el deporte nacional. El escenario deportivo en los últimos diez años presenta numerosas buenas noticias. Un claro ejemplo de esto es la creación del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), herramienta que contribuye a que nuestros atletas tengan las condiciones necesarias para planificar sus carreras deportivas sin dificultades ajenas al propio desafío de su actividad. Si bien se sabe que en la gestión tuvo mucho que ver el peso específico del presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, la Secretaría de Deporte de la Nación no estuvo ajena. Otras cuestiones a destacar de la gestión de Morresi tienen que ver con la puesta en valor del Ce.Re.Na. y del Ce.N.A.R.D., bastión del deporte nacional que permanecía olvidado; la implementación transparente de becas; el ordenamiento de las Federaciones; la construcción de playones deportivos a lo largo y a lo ancho del país y la fuerte apuesta al renacimiento de los Juegos Evita son otras conquistas del deporte en la última década.
Pero en un marco de crecimiento del país, de su economía y de políticas de inclusión social muy fuertes y efectivas, la gestión de Morresi había encontrado su techo hace algunos años. Por un lado, hay un fuerte reclamo desde las dirigencia política de las agrupaciones que apoyan al Gobierno de no poder contar con el apoyo de la Secretaría en ninguna de sus acciones; el Proyecto Nacional tiene una fuerte impronta de recuperar la herramienta de la construcción política como uno de sus pilares, gran parte de esta apuesta pasa por la construcción territorial de las Organizaciones Sociales y Políticas que acompañamos el modelo, el deporte es un gran convocante en cada barrio, las actividades pasan por los clubes de barrio o por los potreros. Si lo comparamos con el primer peronismo, en esta década no hubo la decisión política de fundar o refundar clubes sociales, como sí la hubo en construir mil escuelas, hospitales o centros de salud. Este punto es algo que parece tener claro el flamante Secretario, “Camau” Espínola, que en su primera entrevista planteó que “queremos trabajar con los clubes pero también con las organizaciones barriales. Es una decisión política del Gobierno de la Nación que intentaré desarrollar generando relaciones con los intendentes y gobernadores, a los que seguiré ayudando desde mi lugar en las gestiones que podamos”. Nuestra idea es generar políticas de contención social e inclusión, desde un lugar relativamente sencillo, que es el deporte”.
Algo similar ocurrió con otros actores determinantes del mundo deportivo: los dirigentes y los deportistas de peso. Ocurre que la falta de contención por parte de la Secretaría de Deporte hizo que estos referentes terminen dialogando con otros actores políticos, incluso de la oposición.
Otro motivo de desgaste es el hecho de que los sucesos más importantes ocurridos en materia deportiva en los últimos años no surgieron –paradójicamente- de la cartera de deporte. Claros ejemplos resultan la creación del primer canal de TV pura y exclusivamente deportivo, DeporTV, que nace en el seno del Ministerio de Educación de la Nación; la histórica conquista de acceder de manera gratuita a un Fútbol para Todos, programa dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros; o quedar fuera de uno de los espectáculos deportivos más relevante de los últimos tiempos, como el Rally Dakar, institucionalmente patrocinado por el Ministerio de Turismo de la Nación. Todos acontecimientos que, sin dudas, contribuyen al desarrollo del deporte en nuestro país pero, sin embargo, surgieron de otras esferas del estado nacional. Del mismo modo, cabe el señalamiento, el deporte fue el gran ausente en los festejos más significativos que se recuerden: el bicentenario. Cuesta entender cómo en una apuesta y un despliegue tan grande como la celebración de los 200 años de nuestro país no pudiéramos contar con la presencia de los deportistas (embajadores, como decía Perón) siendo que en la mayoría de las disciplinas contamos con atletas de reconocimiento y prestigio mundial.
Pero los que creemos en este proyecto político sabemos que siempre va por más. Por eso tiene que saber Camau, entonces, que con esa declaración de intenciones y esa línea de trabajo que manifestó, seremos muchos los dirigentes, funcionarios y deportistas que lo apoyaremos, acompañando a un renacer de un deporte fuertemente inclusivo y para todos, un deporte como bien social y cultural que realce la identidad nacional. Ojalá se venga el momento de refundar los más de mil clubes que nacieron de la construcción territorial y la militancia social; de hacer efectiva la Ley Nacional del Deporte y darle mayor volumen al Consejo Nacional del Deporte; de aprovechar su figura para convocar a los deportistas con trayectoria a compartir el proyecto y que tengan lugar para devolverle al pueblo argentino el apoyo que este le dio; de desarrollar y fortalecer el deporte universitario, atento a lo que viene ocurriendo en el resto del mundo y logrando que nuestros estudiantes puedan crecer en sus estudios a la par que en la práctica deportiva. Es tiempo de estar en sintonía con el resto de los países de nuestra América Latina, donde el deporte tiene rango ministerial y no de secretaría. En definitiva es hora, sin dudas, de formar un scrum todos los actores vinculados al mundo deportivo y empujar para adelante. Es la única forma que el deporte en Argentina ocupe el lugar que realmente merece.

Fuente: Observatorio de Políticas Públicas Deportivas

18 de febrero de 2014

https://www.facebook.com/pages/Observatorio-de-Pol%C3%ADticas-P%C3%BAblicas-Deportivas/218057228358191

 

 

 

 
 

Página 22 de 25

Banner