CONSEJOS ANTE LA OLA DE CALOR:

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Domingo, 29 de Diciembre de 2013 00:54

 

Por Dr.Norberto Debbag
 
Ola de calor 02 jpg 88717827

Hidratación oral es fundamental no menos de 2,5 litros en 24 hs., en personas adultas con control médico (agua, jugos,yogur, gelatina, gaseosas preferentemente no azucaradas, etc) aunque no tenga sed.
No abuso de bebidas alchólicas, azucaradas, con cafeina, infusiones (xantinas), etc. porque aumentan la pérdida de líquidos.
Permanecer en lugares frescos y ventilados en especial adultos mayores, niños, pacientes convalecientes.
Hidratación antes, durante y después de la actividad física en deportistas.
Mantenerse hidratado durante el día.
Reducir actividad física no aconsejable ejercicios de alta intensidad y en horas picos (10,00 hs a 17.00 hs)
Evitar comidas con contenido graso (salchichas,hamburguesas,mayonesa,fritos, etc).
Recomendable una dieta mixta a predominio de verduras, cereales, frutas, carnes magras, etc.
No realizar trámites no urgentes en las horas picos de calor.
Usar ropa liviana aireada, absorbente y clara. 
Uso de gorra.
Anteojos para sol y protector solar.
No dejar a ninguna persona ó animal dentro del coche.
Los medicamentos colocar en lugar fresco.

Ante la presencia de cefaleas, fiebre, decaimiento, etc. consultar rápidamente al médico.

En pacientes cardiacos en especial que toman medicación para bajar la presión arterial (diuréticos), consultar al cardiólogo debido a la pérdida de potasio, sodio,etc.
 

DIFUNDIR ES PREVENIR

Fuente: DR.NORBERTO DEBBAG
DEPORTÓLOGO CARDIÓLOGO (UBA)
27 de diciembre de 2013
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 
 
 
 
¿Es la tolerancia cero la más razonable política antidopaje? -- Por José Luis Triviño

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 28 de Octubre de 2013 14:39

 

laboratorio forense



Recientemente han aparecido en los medios de comunicación dos malas noticias 
sobre el dopaje.
En la primera se informaba que según un estudio realizado en la República Federal Alemana 
por el Instituto Federal de Deportes en los años setenta del pasado siglo las autoridades
de dicho país tuvieron un comportamiento respecto al dopaje no muy distinto del que llevaba
a cabo la otra República Alemana, la Democrática. Sobre ésta última ya se sabía cuál había
sido su horrible concepción del deporte de élite: una vía para resaltar los éxitos de su
modelo político-económico. Y para ello no dudaron en instrumentalizar a sus atletas para
que mediante un dopaje sistemático y brutal obtuvieran éxitos deportivos internacionales.
El resultado, en efecto, fue el deseado, convirtiendo a dicho país en líder de los medalleros
olímpicos, pero a costa de que muchos de esos deportistas murieran, se suicidaran, sufrieran
secuelas físicas de por vida o tuvieran que cambiar de sexo.
Pero pocos nos esperábamos que la otra República Alemana, la "buena", la Federal, hubiera 
adoptado un sistema de dopaje masivo para conseguir los éxitos deportivos. De hecho, ya se
tenían noticias de prácticas dopantes en la RFA: la selección alemana de fútbol, que disputó y
ganó el Mundial de 1954 a la entonces favorita Hungría, había suministrado sustancias 
dopantes a sus jugadores. Pero que el nivel de sofisticación y extensión del sistema estatal
de dopaje fuera tan alto estaba más allá de las más aciagas sospechas.
La otra noticia nos conduce a EEUU. En virtud de una discusión entre los responsables de 
una laboratorio (Biogenesis) ha saltado a la luz que algunos de sus clientes eran jugadores 
de reconocido prestigio en la liga profesional de beisbol norteamericana. Entre ellos, el 
jugador de los Yankees, Alex Rodríguez. Tal noticia no hará más que dañar todavía más la 
reputación de un deporte que ha estado últimamente salpicado de noticias relativas al dopaje
de varias de sus figuras prominentes.
Las dos noticias nos sirven para entender cómo ha ido evolucionando el dopaje en estas últimas 
seis décadas en algunos países. Para algunas autoridades estatales el dopaje era un medio a 
utilizar por el Estado para lograr éxitos deportivos. Era, en este sentido, una práctica que debía
ejecutarse en silencio, subrepticiamente y sin que los deportistas, sus víctimas, estuvieran al
tanto de ella. Afortunadamente, en la actualidad no parece que exista ningún Estado que siga
esa misma política. 
Sin embargo, varias décadas después, el dopaje sigue estando ahí, pero por otras vías. Los 
suministradores y facilitadores son laboratorios, médicos, representantes... no con la ignorancia
sino con el asentimiento de los propios deportistas. La razón de la existencia del dopaje no es
ahora una razón de estado (el prestigio internacional), sino la gloria deportiva... pero mucho 
nos tememos que el motivo principal es principalmente económico: las ingentes recompensas
económicas que generan los triunfos deportivos.
En ese tránsito, la percepción por parte de las autoridades deportivas nacionales e internacionales
ha ido progresivamente volviéndose más represora ya que ha triunfado una visión en la que 
el dopaje es entendido como una lacra del deporte que tiene que ser extirpada de raíz. De ahí
que esa política se denomine de "tolerancia cero". 
No obstante, entre las objeciones que se han ido dirigiendo a esta política criminal contra el 
dopaje quisiera señalar aquí solo una: la dureza de la política antidopaje basada en la tolerancia
cero parece que no está triunfando. Basta ver las continuas revelaciones de dopaje que 
aparecen en los medios de comunicación. Como ya han destacado otros autores (J. Savulescu),
en algún sentido, esta política antidopaje recuerda a la ley seca que se impuso en los Estados
Unidos en los años veinte del siglo pasado. Es conocido que la prohibición de la venta condujo a
un cambio en los hábitos de bebida por parte de los americanos que tuvo como consecuencia 
un aumento de su consumo. Alejados de los sitios públicos, donde no se podía beber
alcohol los consumidores empezaron a hacerlo en sus casas, donde el alcohol era más fácilmente
disponible. Por otro lado, puesto que la calidad del alcohol no estaba regulada ni controlada 
oficialmente, aumentaron los daños físicos (y los fallecimientos) causados por alcohol adulterado,
en mal estado o envenenado. Y es que la prohibición provocó la creación de un mercado negro 
que cumpliría los deseos de aquellos individuos que todavía quisieran consumir los productos 
prohibidos. Por definición, los mercados negros proveen un producto que carece de regulación,
lo cual implica que su uso es irregular y que la seguridad del producto a la hora de ser 
consumido por el comprador es cuestionable. En cambio y paradójicamente, en otros países
donde no existía la prohibición, las estadísticas mostraban un descenso de consumo de
alcohol y de los estragos de éste sobre la salud pública.
La lucha antidopaje actual está produciendo resultados similares. La prohibición de las sustancias 
o técnicas dopantes en el deporte no hace más que aumentar todavía más los riesgos sobre la
salud. El caso más famoso es el del ciclista Riccardo Riccò, que ha estuvo a punto de morir al llevar 
a cabo una transfusión de sangre en su propia casa. Al igual que los consumidores de
alcohol norteamericanos, los deportistas que desean doparse tienen que recurrir a un mercado negro
donde se coadyuvan la dudosa garantía de calidad de los productos o técnicas mejoradoras y la 
desmesurada ambición y negligencia de los médicos que los atienden. El resultado es la puesta en 
peligro de su propia salud. 
Pero otro efecto indeseado de esta política es que cada aparición de un nuevo caso de dopaje 
contribuye a que los aficionados tengan la sospecha de que dicho caso es solo la punta de un
iceberg, y de que la práctica está mucho más extendida. Si a esas sospechas se une la 
estigmatización del dopaje, el resultado final es que se corre el riesgo de que los aficionados 
se alejen del deporte al verlo como una práctica en la que prevalece el engaño.
Encontrar una solución al dopaje no es fácil. Y me parece que ninguna política que se adopte 
erradicará la tentación de algunos deportistas por encontrar un atajo que les conduzca a la 
victoria, como tampoco el endurecimiento de los castigos evita completamente la comisión de
delitos. De igual manera que sucedió con el Derecho Penal medieval que producía tanto o más 
mal que los delitos contra los que luchaba y que se civilizó con la Ilustración al hacerlo un 
Derecho Penal menos ambicioso pero más respetuoso con los derechos, la lucha antidopaje
tiene que experimentar esa transición. En este sentido creo que sería mucho más sensato, menos
instrusivo y más eficaz apostar por una política antidopaje basada en varios principios básicos:

a) que en la que la determinación de qué sustancias o técnicas deban estar prohibidas también 
participen los médicos del deporte y los propios deportistas en aras de proteger los valores
internos del deporte, pues no todas las sustancias prohibidas tienen los mismos efectos 
mejoradores en todas las disciplinas deportivas, ni todas ellas producen una mejora 
extraordinaria del rendimiento;

b) restringir el criterio de inclusión de sustancias y técnicas a aquellas que pongan en peligro 
de manera grave la salud del deportista. No todas las sustancias y técnicas dopantes son 
dañinas de manera seria para la salud del deportista, y éste debe tener un cierto margen para 
decidir hasta donde quiere arriesgar su salud;

c) para el resto de sustancias mejoradoras que ahora pasarían a estar permitidas debería 
establecerse un control médico oficial de forma que los deportistas experimentaran revisiones 
que certificaran su corrección. 

Con estas medidas, insisto, no se eliminaría totalmente el dopaje. Como ocurre en las situaciones 
de dilema de prisioneros, los incentivos que genera el deporte son tan elevados que para algunos
deportistas la tentación de la victoria a cualquier precio es demasiado alta. Pero, por las mismas
razones, tampoco creo que la política actual lo consiga erradicar. Ahora bien, es interesante 
recordar que el giro hacia una política de tolerancia parcial respecto al alcohol evitó algunos de 
los peores efectos que producía el consumo clandestino y se controló de manera razonable 
el consumo público. En mi opinión hay razones para ensayar medidas similares con el dopaje con
la esperanza de que se produzcan efectos similares, además de que se respetaría en mayor grado
la libertad de los deportistas. Y por último, me parece que estas medidas evitarían la progresiva
huida de aficionados y espectadores ya que contribuirían a despejar de dudas y sospechas las 
victorias de los grandes ídolos deportivos.

Fuente: Iusport – AREDA

21 de Octubre de 2013 
http://www.aredaclubes.org.ar/nota-trivino1.htm

 
HÁBITOS POCO SALUDABLES

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 12 de Noviembre de 2013 18:43 Escrito por Administrator Jueves, 03 de Octubre de 2013 13:31

 

Los chicos desayunan mal y en la escuela tienen la mitad de las horas de gimnasia adecuadas

 

Hay más sobrepeso en escolares. La OMS llamó a cambiar los hábitos de en la infancia para revertir el aumento de males cardiovasculares. La nutricionista Graciela Di Benedetto aconseja ponerle orden y disciplina a la alimentación.

 

pocosaludabke

MALOS HÁBITOS. Los escolares no desayunan en la casa y al llegar a la escuela buscan rápidamente al quiosquero para comprar golosinas. 

LA GACETA / FOTO DE INES QUINTEROS ORIO (ARCHIVO)

Son las 9 y suena el timbre. Muchos se levantaron a las apuradas y no llegaron a desayunar en casa. Entonces, se empujan con los compañeros para que el quiosquero los atienda rápido. Después de un rato, van saliendo de a uno, despeinados pero triunfantes, con panchos y panchuques en mano. 

La escena se multiplica por miles de chicos diariamente en la mayoría de las escuelas. Y también en los clubes y en cualquier esquina porque la oferta de comida chatarra está al alcance de todos. Lo malo es que este tipo de comida contiene altos niveles de grasas y azúcares y pocas fibras, proteínas y vitaminas. 
Los chicos se llenan pero no se nutren. El panorama empeora si tenemos en cuenta que hacen mucho menos ejercicio de lo que deberían, le agregan demasiada sal a las comidas y las frutas y verduras casi no aparecen en sus dietas diarias. 
Todos estos hábitos muy poco saludables con el tiempo se traducen en enfermedad: obesidad, diabetes e hipertensión. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo. De hecho, en el marco del Día Mundial del Corazón, que se celebró la semana pasada, la OMS llamó a cambiar los malos hábitos de la infancia para poder prevenir las enfermedades del corazón (la principal causa de muerte en el mundo). Seguir una dieta saludable y hacer actividad física desde muy pequeños puede llegar a revertir esta realidad, dicen los expertos. 
El cuidado del corazón empieza con la lactancia y continúa con una alimentación saludable, comiendo más verduras, frutas y otras comidas no procesadas, así como limitando el consumo de sal y también realizando actividad física durante toda la vida, señala Francisco D'onofrio, coordinador Programa Provincial de Obesidad
Además de cambiar los hábitos alimenticios de los chicos, según el funcionario, se necesitan medidas más profundas: "legislar para frenar el marketing salvaje de las empresas de alimentos y aumentar la actividad física". "En las escuelas públicas, por ley, se deberían dictar dos horas semanales de gimnasia, y en realidad en la mayoría de los establecimientos se está dando una hora. Lo ideal sería que los chicos hicieran tres horas de actividad física semanalmente", reclamó. 
La obesidad, que está aumentando en los niños, es una de las principales amenazas para que las personas enfermen o mueran prematuramente. Teniendo en cuenta lo grave del panorama, según D'onofrio, hay que avanzar en las escuelas y no sólo con la exigencia de los quioscos saludables (Tucumán los estableció por ley, pero la norma aún no se implementó). "Hay que incluir en la currícula educación alimentaria y nutricional saludable desde el prejardín", insistió. 

El primer alimento 

Entre los malos hábitos de los chicos, hay uno que según los expertos urge cambiar: no desayunar. Sólo uno de cada diez chicos en edad escolar toma un desayuno nutricionalmente completo en su casa antes de ir al colegio, de acuerdo a una compilación de tres investigaciones que lleva adelante el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (Cepea) y la Universidad de Buenos Aires (UBA). De acuerdo al informe que publicó el diario Clarín, se analizó la dieta de 1.250 alumnos de 87 escuelas en seis provincias. 
"La gran mayoría de los chicos no desayuna. Por un lado, arrastran esta mala costumbre de los padres. Y también porque cenan muy tarde, se acuestan tarde. Por lo general, los dos padres trabajan y piden comida rápida", renegó D'onofrioGraciela Di Benedetto, directora de la carrera de Nutrición de la Unsta, sostuvo: "son realmente muchos los chicos y adolescentes que se saltean el desayuno". 
"La excusa más habitual que se esgrime es la falta de tiempo. Pero no se puede evadir el desayuno. Los chicos, en pleno período de crecimiento y desarrollo, lo necesitan más que nunca. Hay que generarles el hábito de tomar algo y comer algo antes de salir de la casa. Durante las horas en que dormimos la glucosa que tenemos en el organismo se va consumiendo. Y es necesario reponerla antes de empezar el día", resaltó.

"Hay que volver a elaborar las comidas en la casa", sugiere una experta 

Según la última encuesta sobre salud escolar del Ministerio de Salud de la Nación, la mayoría de los chicos argentinos tiene hábitos muy poco saludables. Entre el 35 % y el 40 % padece sobrepeso y sólo el 19 % hace el mínimo de actividad física que recomienda la Organización Mundial de la Salud para su edad. 
"Lo primero que hay que revisar es la alimentación de los chicos. Para eso, hay que volver a las preparaciones caseras. O bien balancear entre la comida que podemos elaborar en la casa con lo que el mercado nos ofrece ya preparado. Estos productos, envasados o comidas rápidas, encarecen la canasta y en exceso no son buenos para la nutrición", señaló Graciela Di Benedetto, directora de la carrera de Nutrición de la Unsta. 
Lo bueno es que han aumentado las consultas de padres que buscan ayuda para mejorar la alimentación de sus hijos. "Lo primero que aconsejamos es crear un orden en las comidas. Y tener disciplina. En medio de la vida acelerada, es difícil. Pero no imposible. Al menos, hay que aprovechar los fines de semana para aplicar estas estrategias: que se elabore la comida en casa y los chicos participen de esto, de pelar las frutas y verduras y aprender sus bondades", concluyó.

Fuente: La Gaceta

Miércoles 02 de Octubre 2013.

http://www.lagaceta.com.ar/nota/562455/educacion/chicos-desayunan-mal-escuela-tienen-mitad-horas-gimnasia-adecuadas.html

 

 

 
 
Pillan a un atleta italiano con un pene falso lleno de orina en un control antidopaje

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Miércoles, 25 de Septiembre de 2013 21:50

 

El fondista Devis Licciardi, de 28 años, llevaba el aparato escondido dentro del calzoncillo

 
devislicciard
El fondistaDevis Licciardipensaba tenerlas todas consigo pero un control antidopaje descubrió su secreto. El atleta italiano de 28 años usaba un pene falso que guardaba dentro de los calzoncillos y que contenía orina limpia para eludir los exámenes antidroga.

El corredor, miembro del equipo Aeronáutica Militar y especialista en 3.000 metros, participó el pasado fin de semana en un campeonato nacional en la ciudad de Molfetta, en la provincia Bari.

Cuando finalizó la carrera fue sorprendido con un test después de que el Comité Italiano llevara tiempo sospechando de que Licciardi tomaba sustancias prohibidas.

La comisaría de Roma ha abierto una investigación sobre lo ocurrido, tal y como publica laweb «TGcom24».

Fuente: ABC Deportes

25 setiembre 2013.

http://www.abc.es/deportes/20130924/abci-devis-licciardi-pene-falso-201309241535.html

http://www.tgcom24.mediaset.it/sport/articoli/1119173/doping-al-test-con-un-pene-finto-scoperto-devis-licciardi.shtml

 

 

 

 
EL PELIGRO DEL SEDENTARISMO: “Se incrementó significativamente la inactividad física”,

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 03 de Septiembre de 2013 20:36

 

Manual para achicar porciones

PRESENTARAN UNA RECOMENDACION A LOS QUIOSCOS PARA VENTAS SALUDABLES

El Ministerio de Salud de la Nación presentará un manual para quioscos saludables. Más de la mitad de la población argentina está excedida de peso y el 18 por ciento es obeso. Los quioscos son claves para avanzar sobre un problema también cultural.

kiosco

 

En muchos casos, la idea de los quioscos saludables provoca recelo entre padres de cooperadoras.

 

En la Argentina, la instalación de “quioscos saludables” en las escuelas enfrenta, aunque parezca mentira, la oposición de muchos padres: es que los fondos procedentes de los quioscos suelen ir a las cooperadoras escolares, y los papás que las integran llegan a temer que las ventas bajen. El ejemplo da idea de cómo el problema de la obesidad sólo puede encararse en el nivel de la sociedad en su conjunto. Claro que, si los chicos prefieren los “postrecitos”, ello no es ajeno a que éstos “han ganado en valor social gracias a estrategias de marketing”, según explicó a este diario el titular de Enfermedades No Trasmisibles del Ministerio de Salud. La cartera sanitaria anunció que publicará un manual para quioscos saludables, con requerimientos como: sólo expender alfajores simples y no “grandotes”; vender galletitas en porciones individuales y gaseosas sin calorías e incluir frutas. El funcionario advierte que la obesidad y el sobrepeso siguen en aumento en el país, por encima del 53,4 por ciento que se registró, ya hace cuatro años, en la última encuesta de factores de riesgo. Y “esta problemática va más allá de las posibilidades del sector salud”, sostiene.

 

“En las próximas semanas daremos a conocer el Manual para Quioscos Saludables, que preparamos con apoyo del Ministerio de Educación y de las sociedades científicas vinculadas con la nutrición –precisó Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud de Nación–. Se trata de recomendar a los establecimientos educativos qué productos ofrecer, cuáles no y cuáles sí pero bajo determinadas condiciones. Por ejemplo, las galletitas deben ser vendidas en porciones individuales y no, como sucede ahora, en paquetes que contienen diez o quince porciones. Se permiten las bebidas gaseosas, pero que sean ‘cero’ y en el envase más pequeño. Los alfajores deben ser simples, no triples. Los alimentos no deben tener grasas trans; los snacks no deben tener sal agregada y deben ofrecerse en envases individuales. El quiosco debe ofrecer frutas, incluidas las de estación. En fin, esperamos que las provincias adhieran a este manual; hay más de seis que legislaron ya sobre este tema. También hemos asesorado para la presentación de un proyecto de ley nacional de quioscos saludables.”

 

“De todos modos, lo más importante es que se tome cada vez mayor conciencia pública sobre el problema del sobrepeso: ésa es la plataforma para que la sociedad acepte y reclame regulaciones. Por ejemplo, a veces los propios padres, a través de las cooperadoras, se oponen a los quioscos saludables porque temen que bajen las ventas y así disminuya el ingreso –comentó Laspiur–. La Ley Nacional 26.396, de Obesidad, promulgada en 2008, todavía no fue reglamentada, pese a que el Ministerio de Salud elevó el proyecto correspondiente. De todos modos, ya se aplican medidas requeridas por la ley, como la cobertura de cirugía bariátrica para pacientes con obesidad mórbida.” Pero “todavía no hemos podido avanzar en el diálogo con los supermercados, que pueden tener una acción importante para alentar el consumo de frutas y verduras y disminuir el tamaño de las porciones de los alimentos”.

 

Entretanto, “en la Argentina, toda la población está sujeta a condiciones ‘obesogénicas’ –destacó Laspiur–. Las nuevas tecnologías llevan a que tanto la forma de trabajar como la forma de recrearse hayan migrado hacia el sedentarismo; han ganado terreno las comidas procesadas, que suelen ser más ricas en calorías y tienen menos poder de saciedad; hoy se llama comida casera a abrir una lata de salsa y mezclarla con un paquete de fideos. Bajó el consumo de frutas y verduras, y en muchos casos desapareció la ‘fruta del hogar’, que siempre estaba presente en las casas. Las gaseosas azucaradas han usurpado el rol del agua en la hidratación cotidiana. Esto pasa en muchos lugares del mundo y también acá”.

 

Para el funcionario, “esta problemática va más allá de las posibilidades del sector salud. Necesitamos cambios profundos, tanto en el Estado como en la sociedad civil. Un ejemplo es la reducción del tamaño de las porciones de los alimentos: hay alfajores que se promocionan precisamente por superar el tamaño de la porción individual. Prácticamente se ha perdido la comercialización de galletitas en paquetitos individuales, los envases de gaseosas se hicieron más grandes. La demanda de frutas y verduras ha disminuido; productos como los ‘postrecitos’ han ganado en valor social a partir de estrategias de marketing. Claro que nada de esto desmiente la importancia de las decisiones individuales que la gente toma cotidianamente con respecto a su alimentación y su salud en general”.

 

Los últimos datos estadísticos provienen de la Segunda Encuesta Nacional Factores de Riesgo para Enfermedades No Trasmisibles, de 2009, según la cual el 53,4 por ciento de la población tiene sobrepeso u obesidad; esta última, que era del 14,6 en 2005, llegó al 18 por ciento. Según la encuesta, “se incrementó significativamente la inactividad física”,se registró “una reducción en el consujo de fruta y verduras”,“la prevalencia de diabetes se incrementó a 9,6 por ciento” y no hay indicios de que la tendencia se haya revertido.

 

QUE PRODUCTOS ELEGIR Y CUALES SON PERJUDICIALES

 

La alimentación no es pan comido

 

 “Las papas fritas son la comida más adictiva que existe: ante todo, las envasadas, pero en seguida las tradicionales –comentó Silvio Schraier, director de la Carrera de Médicos Especialistas en Nutrición de la UBA en el Hospital Italiano–: así lo indican las investigaciones sobre ‘palatabilidad’, que los especialistas utilizamos para orientar a los pacientes y la industria utiliza para vender más.” De todos modos, agregó, “hay que saber aprovechar las ofertas de comidas más saludables que están apareciendo. Por ejemplo, los establecimientos de comidas rápidas empiezan a ofrecer ensaladas, como acompañamiento de las hamburguesas, y lo hacen para no perder como clienta a la mamá que lleva al nene a comer su hamburguesa pero quiere, ella, cuidarse. Son razones de mercado, vinculadas a su vez con la actitud que prevalezca en la sociedad”.

 

Por ejemplo, “vale la pena elegir productos lácteos descremados o semidescremados. La grasa de la leche vacuna sólo es beneficiosa para los nenes menores de dos años. A los chicos más grandes y a los mayores no nos beneficia. La grasa de la carne de vaca, en cambio, tiene una composición química algo diferente, de modo que, ingerida con limitaciones, no trae problemas: un adulto puede comer un bife del tamaño de la palma de una mano, unos diez centímetros por un centímetro de alto, una vez por día, o en todo caso cuatro veces por semana, si pensamos en que alguien puede tener sin saberlo algún problema en el riñón, que se agudiza por el consumo de proteínas; la ingesta de proteínas en la Argentina es más alta que la requerida”, advirtió Schraier.

 

“Y, claro, estimular el consumo de frutas y verduras. Mucha gente se acostumbra sólo a la ensalada mixta clásica y no toma en cuenta que, si el tomate está caro, puede hacer su ensalada con zanahoria rallada y repollo de color”, observó el especialista en nutrición, y agregó: “En el otro platillo de la balanza está estimular el gasto de energía. Hoy nos movemos poco en los gestos cotidianos. Nuestras abuelas andaban muchas cuadras en busca de la mejor carne allí, la mejor verdura allá; cualquier ama de casa caminaba muchas cuadras como si nada. No ser sedentarios es una posibilidad al alcance de todos”.

 

Fuente: Página 12 - Por Pedro Lipcovich

 

2 de Setiembre 2013.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/228078-64863-2013-09-02.html

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/228078-64864-2013-09-02.html

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-228078-2013-09-02.html

 

 

 

 

 
 

Página 7 de 8

Banner