26/09/1900: Vito Dumas, “El navegante solitario”, el espíritu aventurero argentino da la vuelta al mundo

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 12 de Septiembre de 2017 14:51 Escrito por Administrator Martes, 12 de Septiembre de 2017 00:00

 

20160812vito dumas3

Nació el 26 de setiembre de 1900 en el barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires, pero se crió en una estancia de Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires. A los 17 años, Vito Dumas comenzó a navegar en el Tigre Sailing Club; pero como era un buen nadador empezó a dictar las primeras lecciones para enseñar a nadar en la “moderna” pileta del Club Sportivo Barracas, inaugurada el 6 de diciembre de 1925. Ese mismo año, tiene un pequeño accidente al inaugurarse la primera pileta pública en el Parque Avellaneda, cuando al realizar una exhibición se zambulló desde una estatua, la pileta no tenía la cantidad de agua suficiente, y Dumas se partió la cabeza, donde le quedó una marca para siempre.

También fue profesor en el Colegio Militar (nombrado por el Gral. Agustín P. Justo) y en el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires.

A partir de 1923 hizo cinco intentos por cruzar el Río de La Plata. Aunque no logró su objetivo, fortaleció y templó su espíritu.

Viaja a Francia para intentar cruzar a nado el Canal de la Mancha en 1931, pero tampoco lo consigue. Allá se compró una embarcación modelo 1918, que era bastante insegura. El 13 de diciembre de ese año, con damajuanas de agua, algunas conservas, azúcar, unas papas y galletas, Dumas parte desde el Puerto de Arcachón, un pequeño pueblito pesquero francés, en su primer viaje como “navegante solitario” para unir, en un bautizado yate “Legh”, Francia con Buenos Aires.

Dumas, que en su barquito no contaba con brújula ni elementos de navegación, después de sufrir varios contratiempos en unos bancos de arena de Brasil, le pidió ayuda a su hermano. Tras ser asistido, el 9 de abril llega a Montevideo y el 13 de abril de 1932, al cabo de 121 días, recala en el Yacht Club Argentino ante numerosas personas (enteradas de su travesía) que lo esperaban para ovacionarlo. Con muestras de cansancio, expresó al público presente que se despedía de la navegación. Pero evidentemente, ni él mismo lo creía.

20160812Vito Dumas1

Dos años más tarde, comenzó la fabricación de su propia embarcación, el Legh II”  (Este se encuentra actualmente en exposición en el Museo Naval de la Nación) de 9,55 metros de eslora y 3,30 de manga. En esta embarcación partió el 27 de junio de 1942, solo con su pipa, a dar la Vuelta al Mundo.

Mientras el mundo vivía conmocionado por la Segunda Guerra Mundial y su vasta destrucción, un navegante argentino cumplía su sueño de coraje y emprendimiento, para demostrar que aún quedaban soñadores, románticos y visionarios de un mundo mejor y más justo.

Realizó su travesía en cuatro etapas, quedando consagrado como el más capaz y arrojado navegante solitario, pero además como un velerista, acaso el más grande de la historia nacional. La primera etapa fue hasta Ciudad del Cabo (Sudáfrica) con 55 días de navegación. De allí partió hacía Wellington (Nueva Zelanda) donde llegó luego de atravesar zonas de monzones, con olas de 18 metros de altura y navegar 104 días. Su próxima etapa abarcó hasta Valparaíso (Chile) donde llegó luego de cruzar en 72 días de navegación todo el Océano Pacífico. Su última etapa atravesó el Cabo de Hornos, en la unión de los dos océanos, yendo por la “ruta de la muerte” hasta Mar del Plata y desde allí costeando la provincia de Buenos Aires hasta llegar al puerto porteño el 7 de agosto de 1943, donde una multitud que había vivido su hazaña de 22.000 millas por el paralelo 40, lo recibió como un gran héroe, tras navegar 272 días para dar la “Vuelta al Mundo”.

Cuando Perón fue presidente de la Nación, le otorgó a Dumas el grado militar de teniente de navío auxiliar (pese a ser civil) y lo nombró Director de la recién creada Escuela Náutica, donde construyeron un buque escuela a cargo de Dumas, que tiempo después se hundió en aguas brasileñas.

En 1955 con un velero logró unir Buenos Aires con Nueva York.

Dumas publicó tres libros llamados: “Mis Viajes”, donde narraba sus peripecias en el mar; “Solo rumbo a la Cruz del Sur” y “Los cuarenta bramadores”.Falleció el 28 de marzo de 1965.

Tomás Abraham,en su libro “El amante”, escribió: “Vito Dumas. Trabaja la tierra. Es 1942. No es hombre de dinero. Los gastos para su travesía siempre constituyeron toda una epopeya. Duró unos años este intento de sedentarización. La gitanería náutica no lo deja descansar, es un navegante. A Colón, nos dice, lo acuciaba una incógnita, a mí el peligro. Estudia la ruta imposible. Cruzar el océano hasta Sudáfrica, y de ahí seguir hasta Chile y luego bordear hasta el Plata. Su despegue no es fácil. Había sembrado semillas de cereales altivos, se había hecho de amigos, de un perro llamado Aramis, de un árbol, de un caballo, de la buena compañía de sus peones, tenía familia. Pero se da una misión, se inscribe a sí mismo en una epopeya mostrativa. En plena guerra mundial se siente adjudicatario de mostrar que no todo está perdido, que aún quedan soñadores, románticos, visionarios, que la juventud de América lo necesita. Se despide y no mira para atrás. Carga nuevamente su arca de Noé con 6 latas de cacao, 20 kilos de harina de lentejas, arvejas, garbanzos, arroz..., 10 kilos de yerba, latas de aceite y 80 kilos de corned beef, 40 kilos de manteca salada, chocolate en barras y chocolatines, 15 latas de leche condensada, 70 kilos de papas, 5 kilos de azúcar, latas de frutas confitadas, 10 frascos de mermelada, cigarrillos, tabaco para pipa. Pocos días después de salir una tempestad lo deja casi sin víveres. La turbulencia y las masas de aire negro lo dejan sin resto físico, ya ni puede sostener el timón, tiene heridas infectadas y su brazo purulento tiene el grosor del mástil, alucina por la fiebre, desnudo. Y se deja llevar por lo que llama el destino.”

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” de Víctor F. Lupo

Capítulo XVIII – Página 172 – Ed. Corregidor

Agosto de 2016

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 

 
20/09/1927: El tucumano JUAN ARMANDO BENAVIDEZ - “El doctor del fútbol”

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 12 de Septiembre de 2017 14:53 Escrito por Administrator Martes, 12 de Septiembre de 2017 00:00

 

20160915Paton Benavidez

A principios de la década del ‘40 aparece uno de los jugadores más exquisitos de fútbol nacidos en la Argentina. Lo llamaban "el Patón" o "el doctor del fútbol", como lo bautizara Félix Daniel Frascara, periodista de la Revista El Gráfico, por la calidad para transitar el campo de juego y además ser un goleador. Su nombre fue Juan Armando Benavídez, nacido el 20 de setiembre de 1927, en el barrio “Villa Obrera” de la ciudad de Tafí Viejo, provincia de Tucumán.

Luego de un paso fugaz por el club Independiente de la provincia (ya desaparecido) pasó al “decano” Atlético Tucumán. Entre los años 1942 y 1946 Atlético conformó uno de los más grandes equipos de todos los tiempos. Al mismo lo integraban: Fiori, Cerrutti y Ponce, Chalin, Crespín y Jaime, González, Benavídez, Martin, Martínez y Rojas. Este equipo lleno las vitrinas de la Institución de trofeos y la vista de los tucumanos por el alto nivel de juego. En el mencionado período gana los campeonatos anual y absoluto de 1942, el de competencia, anual y absoluto de 1944, el competencia 1945 y el competencia de 1946. Benavídez fue vendido a fines de ese año a Estudiantes de La Plata y con ese dinero se construiría la tribuna del estadio que da sobre calle Chile, con lo cual se terminaba la construcción de los cuatro sectores llevando su capacidad a más de 15.000 espectadores.

Estudiantes lo prestó para que Newell´s Old Boys (NOB) de Rosario, club que lo llevará a una gira por Europa a fines de 1949. Benavídez la "rompió" en esa recordada gira del "rojinegro" por España, Portugal, Alemania y Bélgica, antes de quedarse en Ñuls.

De allí “el Patón” se trasladó al barrio Boedo en la Capital Federal para jugar en San Lorenzo de Almagro, intentando hacer olvidar al gran René Pontoni, que con el “éxodo de la huelga  1948” se fue a jugar a Colombia. En los “Santos de Boedo” el tucumano se convirtió en un jugador de “Galera y Bastón” como se le dice a los jugadores de calidad, para delicia de los hinchas santos.

Con algunas características físicas Benavídez se asemejó a su antecesor en Ñuls, San Lorenzo y la selección, el gran René Pontoni. Para buena parte de la cátedra "el mejor centrofoward de la época". Por lo tanto, el legado para el tucumano Benavídez fue motivo de orgullo pero también "una carga".

20160915BENAVIDEZ-

En San Lorenzo hizo 69 goles en 131 partidos jugados entre 1951 y el ´55. Benavídez fue un "9" lleno de inteligencia y habilidad que se destacó muy pronto. Por eso fue llamado a la selección nacional donde jugó un solo partido, antes de ser transferido al Atlético Madrid, España.

En el ´56 su llegada al popular "Aleti" estuvo precedida de gran expectativa. "Llega el otro Alfredo Di Stéfano" decían los hinchas del Atlético Madrid. Pero allí no le fue bien. Estaba falto de entrenamiento, había estado parado algún tiempo y se mostraba lento. Benavídez en un gesto de grandeza ofreció rescindir el contrato a los dirigentes del “colchonero madrilista”.

Pero a mediados de la ‘56 lo fichó el “Español”, club en el que permaneció tres temporadas siempre como titular indiscutible.

Tras su paso por el club catalán y ya con treinta y un años es fichado en el verano de 1958 por el Granada. Con una pareja de argentinos (Benavídez – Carranza) como delanteros, un equipo muy bien armado y no exento de buen fútbol, el Granada era una máquina de hacer goles. Y de esa manera consiguió el club rojiblanco la mayor proeza de su historia, el subcampeonato copero del año 1959. Vázquez, Carranza, Loren, Benavídez y Arsenio forman el inmortal quinteto en rojiblanco protagonista de la gesta. La prensa española contaba que su estilo de jugador lo acercaba, en la destreza, a los movimientos de un torero.

Con 33 años pasó a jugar en el Málaga, y contribuyó a devolverlo a primera división en 1962. Allí en la ciudad de Málaga se afincó una vez retirado del fútbol nacionalizándose español.  Cultivaba bajo perfil, vivía austeramente, no iba a ver fútbol y sólo lo seguía por televisión.

El 16 de agosto del 2005, antes de cumplir 80 años, el taficeño “Patón” Juan Armando Benavídez dejó de existir en Málaga.

“El doctor Benavídez” según Sanfilippo

Para el gran goleador José Francisco “Nene” Sanfilippo, "Pontoni y el tucumano Benavídez fueron dos de los mejores centrodelanteros de San Lorenzo de toda la historia. El tercero, Omar Higinio García".

"A Pontoni lo tuve como técnico en la Tercera y hasta alcancé a jugar un par de partidos con él en Reserva. Fue en el ´54, parecía que jugaba en patines. Venía de dos operaciones de rodilla y era un jugador distinto", destaca. "Con el tucumano Benavídez jugué parte del ´53, yo tenía 17 años cuando debuté en Primera y él ya era un ´crack´ y ése año además fue goleador del campeonato junto con Juan José Pizzuti. Hicieron 22 ó 23 goles cada uno", recordó. "Benavídez, era un pensante, resolvía siempre con mucha inteligencia todas las jugadas", concluyó Sanfilippo.

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Capitulo 18 – Página 100

Editorial Corregidor

Setiembre 2016

 

 

 

 

 

 
17 de agosto de 1952 Guillermo Vilas “Quien masifica el deporte blanco”

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 15 de Agosto de 2017 16:35

 

20170815vilas1977

Así se refería a Guillermo Vilas, la tenista Mary Terán de Weiss durante una cena en su honor, realizada por el Instituto Argentino del Deporte, el 16 de septiembre de 1980.

Guillermo Vilas, nacido en la Capital Federal un 17 de agosto de 1952, pero criado en la ciudad de Mar del Plata, comenzó a practicar tenis muy pequeño bajo la conducción del profesor Felipe Locícero en el Club Náutico de esa ciudad. Allí aprendió la técnica de los golpes de este deporte con un rígido entrenamiento de más de 6 horas diarias, por lo cual debía rendir los exámenes en forma libre, para recibirse en el secundario.

A los 15 años viajó a Buenos Aires, apadrinado por los dirigentes Juan José Vázquez y Horacio Billoch Caride, para dedicarse de lleno al tenis. Su primer gran título es el Orange Bowl (el torneo más importante de la categoría), donde obtuvo el título en doble juveniles en 1968, venciendo en semifinales a quien sería luego uno de sus grandes rivales, el norteamericano Jimmy Connors.

Como profesionaldebutó en 1970 y a los 21 años, el 25 de noviembre de 1973, ganó el primer torneo del circuito, al lograr el “Abierto de la República” (el más importante de nuestro país) en el Lawn Tennis Club de Buenos Aires, venciendo al sueco Björn Börg (el gran rival de su carrera), por 3-6, 6-7, 6-4, 6-6 y abandono.

El 15 de diciembre de 1974, en el estadio Koyoong de Melbourne, Australia, “Willy” Vilas fue campeón del Master masculino al vencer a Illie Nastase en 3 horas y 30 minutos por 7-6, 6-2, 3-6, 3-6 y 6-4, ingresando así en la elite del tenis mundial.

El 26 de julio de 1975, en semifinales del torneo Washington Star, Guillermo le ganó al chileno Jaime Fillol por 6-2 y 6-1 ubicándose  por primera vez como Nº 2 del Mundo. En 1976 elige como su entrenador al rumano Ion Tiriac, que lo llevará a lo más alto de su carrera.

El 5 de junio de 1977 a los 24 años le ganó al estadounidense Brian Gottfried por 6-0, 6-3 y 6-0, y se adjudicó el Roland Garros, con el resultado más amplio en una final del Abierto de Francia. Era su primer torneo de Grand Slam (el más importante de su carrera). En todo el torneo perdió un solo set (ante el chileno Prajoux) y con este triunfo se ubicaba en el segundo lugar del Gran Prix de ese año detrás de Gottfried. (Con la forma de clasificar actualmente hubiera sido el Nº 1 por amplio margén, aunque ese año no lo reconocieron así.) Este puede decirse que fue el mejor año de su carrera, (ganando los Abiertos de EE.UU., venciendo en la final a Jimmy Connors, y de Australia) que duró hasta 1989. Hasta ese año Guillermo jugó 163 partidos, venciendo en 149 partidos y 16 torneos de los 45 en que participó entre singles y dobles.

Para culminar ese año glorioso de 1977, Guillermo, ganó por tercera vez, el Olimpia de Oro del Círculo de Periodistas Deportivos, dejando atrás en la votación al gran campeón mundial de boxeo Carlos Monzón.

El mejor tenista de la historia de nuestro país se mantuvo durante 9 temporadas dentro de los Top - Ten (10 mejores del mundo). Ganó 4 Grand Slam (Roland Garros y Abierto de EE.UU. en 1977 y Australia en 1978 y 1979), entre los 62 torneos internacionales que se adjudicó. También fue finalista de otros 42 torneos y además tuvo una racha de 53 partidos invictos (en canchas lentas, en 1977) que le cortó el rumano Illie Nastase con una raqueta de doble encordado.

En Roland Garros, además, fue finalista en 1975, 1978 y 1982.

Nunca se negó a jugar la Copa Davis para la Argentina a pesar de llevarse muy mal con los dirigentes del tenis local. Estos llegaron en 1980 hasta a sacarle una solicitada en los diarios tratándolo de "Ídolo con pies de barro", pero el pueblo, “que nunca se equivoca”, lo tiene a Vilas como a uno de sus más grandes ídolos en el deporte argentino. Ese año era el de la gran oportunidad de ganar la Davis, pero, como locales, Vilas y José Luis Clerc fueron derrotados por Checoslovaquia, equipo al que habían vencido fácilmente en la Copa de las Naciones.

Nuevamente junto a Clerc (otro gran tenista) en 1981 llegaron a jugar la final de la Copa Davis, perdiendo con EE.UU. (McEnroe-Fleming) por 3 a 2 en una brillante actuación.

En su extensa carrera, ganó en tres oportunidades (1974-75-77) el Grand Prix.

Vilas jugó 55 partidos en singles y se llevó la victoria en 45, con un promedio de 81,82%. En dobles participó en 26 cotejos y triunfó en 12, con 46,15% de promedio. Obtuvo la Copa Mundial de Tenis en 1980 y se retiró oficialmente a los 36 años, en 1989, para pasar a integrar el Salón de los Famosos del Tenis, en Newport, Estados Unidos (1991), aunque sigue jugando en torneos de Master, junto a los mejores del mundo.

Pese a que cambió el tenis en la Argentina popularizándolo de tal manera que en la década del 1980 se calculaba una cantidad de 2 millones de personas que practicaban este deporte, Vilas nunca llegó a ser el capitán del equipo argentino de la Copa Davis y ni siquiera a trabajar como comentarista para algún canal de TV.

De la popularización de este deporte lograda gracias a Guillermo Vilas, apareció por esos años Gabriela Sabatini la más exitosa tenista de la Argentina y, en su época,  una de las 5 mejores del mundo.

Vilas junto a su padre, que murió poco días después, asistió en julio de 1992 a la inauguración del complejo de canchas de tenis de cemento, que llevan su nombre y donde funciona también bajo su conducción, la Escuela Nacional de Tenis para menores, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD).

“Pienso que los argentinos somos exitistas: No hay lugar para el revisionismo y se pierden los valores. Por eso la Argentina está mal, porque no tiene vivo su pasado. No puede tener dos personas en el mismo deporte, no puede soportar varios líderes. La Argentina no tiene historia. En Francia en la televisión vive apareciendo De Gaulle y los deportistas del pasado. En la Argentina esto no sucede”, declaró en el 2002 Guillermo Vilas.

También, quejándose de los dirigentes del tenis, expresó “Yo soy como la Costanera para los porteños. Viven de espalda a ella. Algún día se acordaran de que existe el río... Creo que no hay que darle la espalda al río”.

A fines de 1999, fue considerado por el Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires (junto a Maradona, Fangio, De Vicenzo y Monzón) uno de los 5 mejores deportistas argentinos del Siglo.

Al cumplirse los 25 años de su triunfo en Roland Garros fue homenajeado durante el torneo del 2002. En las legendarias canchas de Francia estuvieron presentes los 300 mejores periodistas del mundo de este deporte, para ratificar su merecido reconocimiento.

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” de Víctor Lupo- Ed. Corregidor

Página 421- Capítulo LXII

15 Agosto de 2017

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
17/08/1913 Nace el artífice de su propio destino de leyenda – mito – ídolo OSCAR ALFREDO GÁLVEZ

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 15 de Agosto de 2017 16:33 Escrito por Administrator Martes, 15 de Agosto de 2017 00:00

 

galvez coche peron y evita

 

Fue el primer automovilista argentino que logró vencer a los europeos con los autos que luego serían los iniciadores de la Fórmula 1 Internacional. Esto ocurrió una tarde del domingo 6 de febrero de 1949, bajo una lluvia torrencial y ante una multitud que había concurrido al circuito de Palermo, en el Parque Tres de Febrero de la ciudad de Buenos Aires. Allí con su Alfa Romeo 3800, Oscar Alfredo Gálvez dejó atrás a los italianos Alberto Ascari (había ganado ocho días antes en el mismo circuito), Giuseppe Farina (primer campeón del mundo de F1) y Luigi Villoresi, entre otros.

Gálvez, el “Aguilucho” o el “Tito” para los hinchas del automovilismo, había nacido en el barrio porteño de Caballito, el 17 de agosto de 1913 y siendo aún un adolescente ya trabajaba en el taller mecánico de su padre, en Av. San Martín y Galicia del barrio de La Paternal, a la vez que, los fines de semana, realizaba “changas” cuidando un garaje de la calle Añasco, para juntar unos pesos y comprar su primer automóvil.

A los 16 años adquirió un Ford T modelo 1927, con el cual comenzó a participar en las picadas que los “tuercas porteños” realizaban en las calles de Palermo.

En 1937, año en que cayó detenido una leyenda del delito argentino como fue “el Pibe Cabeza”, el director de Vialidad Nacional, Justiniano Allende Posse, autorizaba la realización del “Primer Gran Premio Argentino de Turismo Carretera” (TC), por las rutas de nuestro país a realizarse entre el 5 y el 15 de agosto. Hasta entonces estaban prohibidas las carreras por las rutas argentinas, sólo podían realizarse Grandes Premios Internacionales.

La bandera de largada la bajó el Presidente de la Nación, general Agustín P. Justo, al auto Nº 1 conducido por el neuquino Arturo Krause, que dio comienzo a la primera etapa entre Buenos Aires y Santa Fe. Con la llegada a esta ciudad, aparecía la primera sorpresa. Un “desconocido” para los habitué del TC, ocupaba  el segundo lugar al comando de un Ford convertible con el Nº 58. Allí nacía la leyenda de Oscar Gálvez, uno de los más queridos corredores de esta pasión argentina que es el TC. Acompañado por Horacio Mariscal había logrado un nuevo récord desde Buenos Aires hasta Rosario con 3 hs. 1’ 01’.

Oscar el grande

Durante 1939, el año de los tres Grandes Premios de Turismo Carretera, Gálvez ganó en dos de ellos con su Ford Nº 23. El primero, el accidentado “Gran Premio Argentino”  que, luego de recorrer 1.379 Km., fue finalizado abruptamente el 20 de octubre, en la ciudad de Concordia (Entre Ríos) por las lluvias y lo intransitable de los caminos.

Y además, el Gran Premio Extraordinario, empleando para recorrer los 4.429,800 Km. de las siete etapas, 44 hs. 44’ 46’’, a un promedio de 98,999 Km. por hora, dando comienzo así a los grandes duelos con el Chevrolet (“Chivo”) de Juan Manuel Fangio.

En el filme “Fangio, el demonio de las pistas” (1950) de Román Viñoly Barreto, se deja insinuado, este duelo particular entre los considerados por la opinión pública, como los dos más grandes del automovilismo nacional.

En 1947, Gálvez logra el primer título de campeón de Turismo de Carretera, que luego repetiría en 1948, 1953, 1954 y 1961, obteniendo además seis subcampeonatos.

En la noche del 19 de octubre de 1948, es uno de los tripulantes de los 138 coches (de los 141 inscriptos) que, en tres tandas, parten desde la sede del Automóvil Club Argentino rumbo a la ciudad de Caracas (Venezuela) participando del “Gran Premio de América del Sud, en una aventura de 9.575 Km. con 800 metros disputados en 14 etapas.

Cuenta José Froilán González (subcampeón del mundo de F1 en 1954) participante con el Chevrolet Nº 36 de esta travesía:”Esta carrera era  vieja una idea que, el Presidente de la Nación, general Juan D. Perón, tomó para hacerla realidad”. En una reunión les expresó a un grupo de corredores: “Ustedes, los deportistas, son los mejores embajadores de un país y nosotros los políticos tenemos la obligación de unir a los pueblos de América, por eso deben realizar este esfuerzo que, reconozco es casi sobrehumano”.

Y fiel a su pensamiento Perón en lo político fue el impulsor unos años después del reconocido “ABC”, dejado en el olvido, luego de la “Libertadora” del 1955 y la muerte del brasileño Getulio Vargas. El “ABC”, es el antecedente más inmediato del Mercosur.

El “Aguilucho” Gálvez se adjudicó brillantemente siete etapas de esta prueba, su hermano Juan cinco, Fangio una y la última fue para Víctor García, pero la carrera la ganó Domingo “Toscanito” Marimón. Aunque Gálvez, por tiempo, había superado por 13 minutos a Marimón a la llegada en Caracas, las autoridades de la prueba (Miguel Álvarez, Ángel Ruiz, Juan Carlos Cuestas, Fulvio Pastor y Miguel González) descalificaron a “Tito” por llegar a la meta empujado por un auto particular “Buick último modelo”.

Esta descalificación llegó cuando ya Gálvez era paseado en andas por sus fanáticos (que lo declararon ganador moral), por lo que tardó varios minutos en enterarse.

Varios de los jueces no habían notado esta irregularidad de Gálvez, porque la “línea de llegada” estaba invadida por el público venezolano. Había unas 200.000 personas, convocadas por los “los nuevos héroes de América”.

Entre 1937 y 1964, año de su retiro, el “Aguilucho” corrió 169 carreras en el país y una en el exterior, venciendo en 43 oportunidades, en distintas categorías.

Ganó los Grandes Premios de TC en 1939 (2 oportunidades), 1947, 1948, 1954, 1960 y 1961. También compitió en pista, siendo campeón en 1947 y 1948 y en 1949 de la categoría Autos Especiales. Admirador de Henry Ford, reconocía “Papá me enseño todo. Hasta levantarme temprano y sentir amor por el trabajo”.

El 18 de enero de 1953 participó del “Primer Gran Premio de la República Argentina de Fórmula1”, disputado en el nuevo autódromo “17 de Octubre”, de la Ciudad de Buenos Aires, regresando de esta manera a la categoría a bordo de una Maserati, para arribar en el quinto lugar de la carrera, que ganó el italiano Alberto Ascari con una Ferrari. Después de esta prueba su antiguo adversario de las rutas Juan Manuel Fangio declaró: “A Oscar le gustan más las rutas, porque sino sería uno de los grandes animadores de la Fórmula1”.

Se despidió del automovilismo a los 51 años, en la Vuelta de Junín en 1964 al comando de un Ford Falcón preparado por el ingeniero Alfredo Bascou.

El 19 de marzo de 1989 sus colegas y los aficionados le realizaron un homenaje con las viejas “cupecitas del Turismo Carretera recorriendo las calles de la Capital Federal hasta llegar al Autódromo, que desde ese día lleva su nombre, ante una multitud que se acercó a despedir simbólicamente al ídolo que durante décadas los había llenado de emociones.

Muy poco tiempo antes de su muerte había sido designado como “Ciudadano Ilustre de la Ciudad” por el Concejo Deliberante de Buenos Aires. El sábado 16 de diciembre luego de soportar un cáncer de páncreas, a los 76 años, dejaba de existir este fenómeno del automovilismo nacional.

Para aquellos que pretendieron defenestrarlo después de la “Revolución Libertadora” de 1955, por haber recibido de parte de Perón permisos para ingresar repuestos del exterior a cambio de la publicidad que en 1951 promocionó la fórmula “Perón – Evita”, transcribimos párrafos del artículo publicado en la revista “Mundo Amateur”, con fecha, enero de 1990, por el licenciado Alfredo Armando Aguirre:

Si como sostuvo Solthenitzyn, en la biografía de un hombre, se aprecian las huellas de su destino, Oscar fue el artífice de su propio destino de leyenda – mito – ídolo. El ámbito donde desplegó su personalidad extrovertidamente positiva fue el de los deportes mecánicos, y dentro de ellos, en la categoría de Turismo Carretera, a la que él contribuyó significativamente a convertir en un ingrediente del profundo nacionalismo cultural que, aún en medio de la penuria, sostiene el Pueblo Argentino. Esta suerte de leyenda – mito –ídolo, tuvo más de medio siglo para asentarse en la memoria colectiva. Oscar se sabía patrimonio del pueblo argentino y nunca quiso sectorizarse. No era un líder político sino un líder sociocultural. La parte sustancial de su vida deportiva coincidió con el momento más feliz que el Pueblo Argentino ha tenido en su azarosa historia: Junio de 1943 – Setiembre de 1955. Para las horas tristes posteriores a esa edad dorada, el Aguilucho atravesando raudamente los caminos de la Patria y prodigándose por doquier, fue como un bálsamo y una inyección de optimismo a la espera de tiempos mejores. La trayectoria de Oscar es el más acabado testimonio de que el deporte, cualquier deporte, es escuela de vida. Cuando en esas curvas y contra curvas, que al llegar a una estación ferroviaria de campaña, tienen los caminos de tierra que corren paralelos a las vías, cuando en esas curvas y contra curvas, el viento o algún vehículo levante una nube de polvo, seguro que de ella emergerá la Cupecita negra y blanca con Oscar al volante y su brazo saludando a su eterna hinchada".

Fuente: Libro “Historía Política del Deporte Argentino” de Víctor Lupo- Ed. Corregidor

Página 236- Capítulo XXVIII

15 Agosto de 2017

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 

 
22 de julio de 1964, MARY TERÀN DE WEISS ABANDONA EL TENIS

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 08 de Agosto de 2017 14:45

 

 

La famosa tenista argentina, el 22 de julio de 1964, cansada de tantas injurias, publicó en la revista “El Gráfico” una "Carta abierta a la opinión pública" donde en uno de sus párrafos sostenía: "Mi situación constituye una inhumana e injusta persecución, alentada por el inconfesable deseo de evitar que vuelva al primer plano en mi deporte favorito... Hay ciertos detractores actuales que en su oportunidad se complacieron recibiendo aquello mismo que hoy censuran".

 

ACA PRESENTAMOS LA NOTA:

20170808mary 1

20170808mary 2

 

20170808mary 3

 

 

 

 
 

Página 1 de 9