27 de mayo de 1875: Jorge Newbery

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 21 de Mayo de 2018 17:48

 

 

20180521Newbery-1

 

 

Jorge Newbery (nació el 27 de mayo de 1875) era descendiente de una familia inglesa acomodada residente en el condado de Berkshire (Gran Bretaña), que prestaban servicios editoriales a la reina Isabel.

Su padre fue Ralph Newbery, un odontólogo inmigrante que llegó a nuestras tierras desde Estados Unidos, luego de navegar tres meses en una pequeña embarcación a vela. En la Argentina se casó con Dolores Malagarie, una aristocrática dama de la ciudad de Buenos Aires, con quien tuvo tres hijos: Jorge, Eduardo y Ernesto.

Newbery estudió en la escuela escocesa San Andrés, de Olivos, en la provincia de Buenos Aires. En 1890, viajó a EE.UU. a visitar a su abuelo quedándose a estudiar por aquellas tierras, donde en 1895 se graduó de ingeniero electricista en el Drexel Institute de Filadelfia, asistiendo a las clases magistrales que dictaba Tomás Alva Edison.

De regreso a Buenos Aires es nombrado Director General de Alumbrado Público de la Ciudad, por el intendente Adolfo Bullrich en 1900, siendo el encargado de instalar el alumbrado para los grandiosos festejos del Centenario de la Revolución de Mayo (1910), donde se realizaron también variadas actividades deportivas. Como funcionario, Newbery luchó denodadamente contra los excesos de las compañías privadas de electricidad que en esa época ya estaban cuestionadas por la opinión pública. También asesoró a distintas ciudades del interior del país para la colocación de su alumbrado público. Entre ellas, Río Cuarto, en la provincia de Córdoba.

La familia Newbery estuvo signada por las tragedias. El padre, Ralph, murió de frío mientras buscaba oro, el 25 de abril de 1906 en Tierra del Fuego. Alguien lo recogió y lo sepultó en el cementerio de Río Grande. El hermano de Jorge, Eduardo, su compañero de aventuras en el boxeo y en los vuelos, en octubre de 1908, desapareció en el aire junto al sargento del Ejército Argentino, Eduardo Romero, cuando iban en el legendario globo aerostático “Pampero”.

El pionero de estos viajes en globo había sido Aarón de Anchorena, quien el 25 de diciembre de 1907 levantó vuelo en el “Pampero” acompañado por Jorge Newbery, desde la sede de la Sociedad Sportiva Argentina, cruzando el Río de La Plata hasta la orilla de Colonia, en el Uruguay. Pese a las malas condiciones climáticas descendieron en un lugar denominado “paraje Campana”, a unos 20 Km. de Colonia.

Casado con Sara Escalante (luego divorciado), Newbery, fue un polifacético deportista, que se consagró campeón argentino de florete en 1901 y luego sudamericano, logrando al año siguiente batir un récord de velocidad en un bote a remos.

Junto a sus hermanos concurría a practicar natación en la primera pileta cubierta de Buenos Aires, en Balcarce 250. Se destacó como un gran nadador y futbolista en el club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), siendo además elegido el mejor rugbier de 1904.

Entre sus títulos deportivos se cuenta un certamen de boxeo en los clubes Atlético y Germani Gimnasium, en Londres, y un campeonato de lucha grecorromana en nuestro país. Fue uno de los iniciadores del béisbol en el Buenos Aires Béisbol Club, entidad fundada en 1888 y que se extinguió rápidamente.

Pero es el boxeo el deporte en el que Newbery (con solo 21 años) más influye, ya que es quien corrige la forma de practicar esta actividad en Buenos Aires. Newbery elimina la forma francesa (llamada savate) de utilizar las piernas para pegar sobre el rival, lo que hasta entonces estaba permitido. Esta nueva forma, sólo con los puños, la había observado durante sus estudios en los Estados Unidos de Norteamérica.

Como el Boxeo estaba prohibido en la ciudad de Buenos Aires (como alguna vez ocurrió con el pato y el automovilismo), él lo practicaba en forma oculta en la quinta de Carlos Delcasse, ubicada en el cruce de las actuales calles Sucre y Arcos del barrio de Belgrano. Pese a la diferencia de edades, Newbery y Delcasse, que tenía 44 años, se enfrentaron dos veces, con un triunfo para cada uno.

La “quinta de los perfectos locos” como era llamada por los vecinos la casa de Delcasse era el lugar en donde cruzaban los guantes de ocho onzas personajes como Viale, los tres hermanos Newbery, los Nocetti, Wilkinson, Webster, el juez Klappenbach, el Dr. Gondra, los Villar Sáenz Peña, Vidal Freire, Hardtmouth, Cano, Jorge Mitre, Storni, de Cires y Alemandri, entre otros. Pero Newbery los dominaba a todos como así también a otros famosos de la época en los barrios como Santiaguito, a Percival o a cuanto marinero extranjero que se animaba a cruzarle guantes.

Newbery además promocionaba esta nueva actividad en los galpones del Mercado Central de Frutos en Avellaneda, frente al predio donde se encuentra actualmente la cancha de Racing Club. También luego se realizarían combates, uno de los cuales duro 20 round (12 de agosto de 1916) en el Teatro Roma, que aun se conserva en esa ciudad.

En julio de 1908 un centenar de distinguidos deportistas, entre los que se encontraban Eduardo Naón, César Viale, Jorge Newbery, Carlos Delcasse y Marcelo Peacan del Saar (elegido presidente) fundan el Boxing Club Buenos Aires. Dos años más tarde el Boxing organiza el primer campeonato para distintas categorías. A los pocos años aparecerán los primeros boxeadores profesionales entre los que se encuentra Luis Ángel Firpo, que luego de desarrollar una extensa y exitosa campaña en EE.UU., disputará el título mundial frente a Jack Dempsey en 1923.

Amigo personal del barón Antonio De Marchi, Newbery fue junto a éste uno de los impulsores de la actividad deportiva moderna en nuestro país. Juntos participan de la Asamblea de la fundación del Automóvil Club Argentino el 11 de junio de 1904, en la que eligen presidente a Dalmiro Varela Castex, el primero en tener un auto en nuestro país. También en 1907 funda el Aero Club, ubicado en el barrio de Lugano, que presidía al momento de su muerte.

Luego de aburrirse de volar en el globo “Huracán”, con el cual el 27 de diciembre de 1909, bate un récord de distancia uniendo Buenos Aires y Bagé (Brasil), se dedica a volar aviones.

En 1910 además de participar de las actividades deportivas que se realizaron por el aniversario del Centenario de la Revolución de Mayo, colabora con el perito Francisco Pascasio Moreno en el Congreso Científico Internacional, presidiendo la Comisión de la “Volación”. Newbery para este congreso redactó un documento clave sobre legislación de la explotación del petróleo argentino. En este mismo congreso el profesor Arsenio Thamier presentó ante la “comisión médica”, un fundamentado trabajo sobre “gimnasia militar”.

Este mismo año había conseguido su brevet de aviador, siendo uno de los primeros en tenerlo en el país. Para 1911, Newbery se compró un avión Blériot, influenciado por el récord de altura conseguido por el mítico aviador francés Roland Garros.

En noviembre de 1912 logra cruzar en su avión el Río de La Plata, en 37 minutos y a 1.600 metros de altura. Por esa época también es uno de los fundadores del Aero Club de Villa Lugano.

En 1913 adquiere en Europa un aviónMorane - Saulnier y comienza a urdir ya el cruce de Los Andes, para unir Argentina con Chile. El 25 de mayo de ese año, para festejar el día de la Patria, encabeza la primera flota de aviones que participan de un desfile militar.

Su nombre había adquirido por esa época una fama inusual en el país, a causa de sus hazañas deportivas. Ya se lo conocía como “el primer sportsman criollo”.

Por este motivo en octubre de 1913 en el cabaret Armenonville, la orquesta típica de Roberto Firpo lo homenajea por sus proezas con una velada de gala, interpretando el tango “De pura cepa”, que honra el valor temerario del homenajeado.

Es allí donde Newbery tiene un altercado muy famoso. Cuando va a entrar al cabaret, el “Turco Záncano”, un guapo del ‘900 que había perdido protagonismo entre el malevaje, le hace una zancadilla y cuando éste cae al suelo le dice: “El Niño Jorgito ha batido el récord de bajura”. Newbery se levanta tranquilamente y con una docena de piñas de estilo pugilístico, manda al guapo al hospital. Este episodio inspirará a Celedonio Esteban Flores a escribir el tango “Corrientes y Esmeralda”  que en uno de sus párrafos expresa: “Amainaron guapos junto a tus ochavas, cuando un elegante los calzó de cross...”.

En febrero de 1914 bate el récord mundial de altura con 6.225 metros en su avión Morane mejorado, aunque sólo le homologan 6.110 metros, por cuestiones meteorológicas.

Viaja inmediatamente al viejo continente y durante una cena con varios pilotos de aviación europeos, en la casa de la actriz francesa Gilda Darty, Newbery observa la mesa y pregunta a los concurrentes: “En esta mesa hoy somos trece, ¿quién será el primero en morir?”, es como una premonición; aunque todos los presentes, hombres aventureros y audaces, se reían de la muerte.

En plenos preparativos para cruzar en avión la Cordillera de Los Andes (por su obsesión de aventuras ya la había recorrido a pie y en mula) viaja a Mendoza, para estudiar las condiciones meteorológicas y geográficas de la zona.

Dicen que al salir del hotel donde había almorzado con el gobernador Rufino Ortega y, ante el pedido de un grupo de damas, el domingo (de carnaval) 1º de marzo de 1914, decide mostrar algunas piruetas que había aprendido en su reciente estadía en Europa.

Como no tenía su avión se sube al avión Morane de su amigo Teodoro Fels, junto con Benjamín “Tito” Giménez Lastra y, aunque sabía que el avión se inclinaba de manera inadecuada hacia la izquierda, pues se lo había comentado su dueño, Newbery comienza, pese a todo, a hacer una rutina de acrobacias para su público, que en gran cantidad lo alentaba desde tierra. Al intentar hacer el “looping”, un círculo que el escape del avión dibuja en el aire y en cuya cumbre los pilotos sienten esa experiencia extraordinaria de ver el mundo al revés, terminó en el tirabuzón mortal, que clavó la hélice del Morane contra el suelo de la estancia de “Los Tamarindos”, perdiendo así la vida.

Con toda justicia, Newbery fue considerado, junto a la aviadora Carola Lorenzini, que también encontró la muerte en forma parecida, como los más altos exponentes de nuestra aviación civil.

El entierro de Newbery se realizó en el cementerio de La Chacarita tras una verdadera peregrinación, según cuentan los diarios de la época, acompañado por 50.000 personas que admiraban al primer ídolo de la era moderna de nuestro país. Belisario Roldán fue el encargado de despedir sus restos expresando: “Ha caído para siempre el que tenía el corazón abierto a todas las emociones puras, y la mano lista para todas las lealtades; el que no necesitó dejar de ser bueno para ser glorioso”.

Podemos decir que Newbery encarnó al primer  “héroe nacional moderno”, como tiempo después lo serían Yrigoyen, Gardel, Evita y Perón, quienes también fueron despedidos con el llanto honesto de su pueblo. Cada vez que el Pueblo llora por uno de sus hijos, es porque se ha ido una persona de bien.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para homenajear al primer sportman de nuestro país, por unanimidad, sancionó el 7 de diciembre del año 1990, la Ordenanza Nº 44.481, por la cual se instituye todos los años el premio “Jorge Newbery” a los mejores deportistas de la Ciudad de Buenos Aires. Y también se creó, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación, el Instituto Nacional Newberiano en homenaje al impulsor de las actividades aeronáuticas en el país.

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” de Víctor F. Lupo

Capítulo VII – Página 96

Mayo 2018.

 

 

 

 

 

 
14 de abril de 1923: Nace el golfista más grande de nuestro país, Roberto De Vicenzo

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Jueves, 19 de Abril de 2018 17:05 Escrito por Administrator Jueves, 19 de Abril de 2018 00:00

 

06042015Roberto De Vicenzo

Roberto De Vicenzo, nacido el 14 de abril de 1923 en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires, hijo de una familia humilde y numerosa, alentó su vocación deportiva en el Club Deportivo Central Argentino de Migueletes, vinculado al ferrocarril del mismo nombre y donde practicó casi todos los deportes que habían introducido los inmigrantes ingleses. Desde muy niño, fue lagunero y caddie de golf. Debutó a los 15 años (28 de octubre de 1938) como profesional, en el Abierto de la República.

En 1940 comenzó a trabajar en el Club Ranelagh, lugar donde inició su carrera ascendente hasta llegar a ser el golfista más excepcional de nuestro país y uno de los mejores de la elite del golf mundial, durante varias décadas. También en este Club conoció a la hija de uno de los encargados, llamada Delia, con quien se casó y tuvo dos hijos, Ricardo Roberto y Oscar Alfredo.

En 1942 gana su primer torneo en el Abierto del Litoral, acompañado de su caddie Augusto Valtuille y también en una gira por EE.UU. consigue el primer torneo internacional, en el Gran Premio de Westinghouse.

 

20180419De Vicenzo 1

 

Cuando sólo contaba con 21 años, el 10 de septiembre de 1944 en el Campo de Ituzaingó, superando al anterior campeón Eduardo Blasi, ganó el Abierto de la República, el torneo más importante que se juega en la Argentina. Ese mismo año logró el título entre los profesionales igualando la hazaña de otro gran golfista nacional, José Jurado.

En 1949 logró por segunda vez, el tercer puesto del Campeonato Abierto de Gran Bretaña y ganó todos los torneos jugados en el país, entre ellos, su segundo Abierto de la República en los links de Olivos y el Campeonato de Profesionales, que consiguió por tercera vez consecutiva.

En 1951, según escribe el periodista Hugo Gambini, Perón cursó un cablegrama a Río de Janeiro, Brasil, al golfista Roberto De Vicenzo, con el siguiente texto: “Hágole llegar sinceras felicitaciones por la conquista obtenida y agradézcole con mi señora, la caballeresca dedicatoria de su brillante actuación”. Según Gambini, con esta acción “había comenzado la época de los triunfos dedicados al presidente Perón”, que tantos problemas traerían luego a los deportistas, durante largos años.

 “Spaghetti”, el apodo que le quedo de su paso por la Marina y con que era conocido el “Maestro” De Vicenzo, fue 15 veces campeón argentino y 9 veces campeón del Abierto de la República,

De Vicenzo en su larga carrera, también ganó 3 títulos del mundo.

En 1953 obtuvo la Copa del Mundo por equipos que entonces se llamaba Copa Canadá y que se jugó en Montreal, Québec. La ganó la dupla argentina integrada por De Vicenzo y Antonio Cerdá

En forma individual ganó, en 1962, la Copa del Mundo que se había realizado por primera vez en la Argentina (12 al 15 de noviembre). De Vicenzo fue campeón mundial individual y subcampeón mundial en dupla con Fidel de Luca, quedando a dos golpes de la pareja campeona, integrada por Sam Snead y Arnold Palmer de Estados Unidos.

En 1970, de nuevo en la Argentina (segunda vez en sólo 8 años), en eltorneo disputado en el Jockey Club de San Isidro, Buenos Aires, y donde “Spaghetti” con récord de 269 golpes, uno menos que el australiano David Graham, fue campeón individual.Al mismo tiempo estableció un récord de 16 participaciones en la Copa del Mundo. En este torneo por equipos ganó Australia con David Graham y Bruce Devlin y segundo fue Argentina con De Vicenzo y Vicente Fernández, con 464 golpes. Los campeones, con 454, marcan el nuevo récord de la Copa del Mundo. Este triunfó le permitió a De Vicenzo, ganar por segunda vez el Olimpia de Oro del Círculo de Periodistas Deportivos. El anterior fue en 1967.

06042015Roberto De Vicenzo 3

Durante un tiempo De Vicenzo junto a su familia estuvo viviendo en la ciudad de México, desde donde siguió dando vuelta al mundo, participando en cientos de torneos, en los distintos links, donde dejó su marca de extraordinario jugador y mejor persona.

En total ganó 251 torneos de los cuales 16 fueron certámenes internacionales en EE.UU y siete en Europa.

Siendo el más importante el Open Británico, torneo disputado en el Royal Liverpool Golf Club,  en la cancha escocesa de Muirfiels, y donde el domingo 15 de julio de 1967, a los 44 años (era el ganador más longevo), empleando 278 golpes para los 72 hoyos dejo atrás a los más grandes jugadores de la época como el estadounidense Jack Nicklaus (280 golpes) y el sudafricano Gary Player (284).

Otra actuación recordada fue la del Abierto de Estados Unidos, cuando se clasificó segundo en el Master de Augusta de 1968, por un error de Tommy Aaron en su tarjeta, pues le apuntó un golpe más de lo debido, con lo que le quitó reglamentariamente el primer puesto que debió haber compartido con Bob Goalby.

Ya jugando para la categoría Seniors, resultó triunfador del PGA Championship y del World Seniors, en 1974. Del Legends of Golf (1979 y 1983), del US Senior Open (1974 y 1980) y del Super Senior Open (1989)

 

20180419De Vicenzo 2

 

Se calcula que dio la vuelta al mundo más de 60 veces jugando al golf entre 1947 y 1995. Y que hizo más de tres millones y medio de swings a full en sus distintas participaciones.

De Vicenzo es uno de los campeones con más títulos en otros países y por eso ingresó en el American Golf Hall of Fame, de la Asociación Mundial de este deporte, que se encuentra en Estados Unidos. Además es uno de los cinco extranjeros socios honorarios del Saint Andrews en Escocia (cuna de este deporte) y miembro de por vida de la Asociación de Jugadores Profesionales de Golf (P.G.A.), integrante de la P.G.A. de Inglaterra y de la Fundación John. F. Kennedy. También es presidente honorario de la Asociación Argentina de Profesionales de Golf.

Tuvo el honor de ser elegido como uno de los 5 deportistas más grandes del siglo XX en nuestro país, por el Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires, en el año 1999, junto al tenista Guillermo Vilas, el boxeador Carlos Monzón, el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio y el futbolista Diego Armando Maradona, que resultó el mejor de todos.

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” de Víctor Lupo- Ed. Corregidor

Página 391- 395 - Capítulo LVI

11 abril de 2018

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 
22/04/1962 - JOSÉ FERNÁNDEZ: El mejor ciclista tucumano es campeón argentino (Del Libro “100 Ídolos Tucumanos”)

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 16 de Abril de 2018 18:32

 

20180416 24 José Fernánd

A partir del año 1904 se organizaron las primeras pruebas ciclísticas en la provincia de Tucumán entre varios ciclistas que se animaban a los desafíos. El primero en aparecer como ganador en esas carreras fue Livio Humberto Gianserra, quien en el año 1912 realizó la proeza de unir Tucumán con Santiago del Estero en 13 horas y 55 minutos.

A partir de allí el ciclismo creció en competencias con la aparición de muy buenos ciclistas locales como: Camilo Montivero, Carlos Savate, Benito Demaría, Sebastián Barceló, Lorenzo Calliera y Pelino Santilli. Al fundarse la Federación Ciclística Tucumana en la primera carrera oficial organizada por la institución, la gana Segundo Barraza del club Floresta. Este corredor dominaría entre la década del ’30 y ’40 en la provincia. En los ´50 aparecerían Augusto Niedrig, los hermanos Martínez, Alfredo Puertas e Isaías Rosental, hasta la llegada de quien se lo recuerda aún como el más grande de la historia; José Fernández. Nacido en Rafaela, Santa Fé en octubre de 1933.

Se radicó en la provincia junto a sus padres cuando tenía solo seis años de edad y por eso se considera él como más "tucumano que la caña de azúcar". Apenas llegado a Tucumán, que lo adoptó como su hijo pródigo, comenzó a practicar y correr en distintas pruebas.

En una carrera ocurrida del 19 de abril de 1954 cuando “el Flaco” se impone con gran pasta de campeón, los aficionados al ciclismo, que eran multitudes en la provincia, deciden convertirlo en su ídolo máximo. A partir de allí ganó carreras tras carrera, para lograr el 20 de marzo de 1955 clasificarse campeón tucumano de resistencia en primera categoría. Repite esta gran costumbre logrando el título por 8 años consecutivos.

Este muchacho humilde, que lo único que le importaba era su deseo de triunfos y por eso se entrenaba como nadie y llevaba una de vida de deportista ejemplar, fue campeón norteño de resistencia en varias oportunidades ganando más de 70 carreras, para lograr también en 1961 ser vice campeón del kilómetro.

Casado con María Carolina  tuvo 2 hijos: José Luis y María Josefa, mientras que siempre hasta su jubilación trabajó en una embotelladora de gaseosas.

En el año 1962, Fernández vence en “Las Seis Vueltas al Jumeal” (una pruebaclásica del pedal del Noroeste Argentino en la provincia de Catamarca, con un rico historial) caracterizada por su variado trazado en un terreno que presenta subidas y bajadas pronunciadas y un tramo de llano relativamente sinuoso a través de 11 Km. de recorrido en plena montaña.

 

20180416Ciclismo

 

CAMPEÓN ARGENTINO

En 1962, el “Flaco” Fernández  viaja con muchas esperanzas a San Salvador de Jujuy donde se disputaba el 51º Campeonato Argentino de Resistencia, porque se había entrenado para estar seguro entre los primeros (Integraban el equipo tucumano junto a Fernández, José Cutuli y José Barazzi). “Entrené seis meses para esa competencia. Viví para entrenar. Recuerdo que una semana antes de viajar a Jujuy se casó mi hermana. Estuve en la fiesta, pero a las 12 de la noche volví a descansar en casa porque al otro día tenía que pedalear como siempre", explica José.

El mismo ciclista, explicó como consiguió el mayor título de su carrera. “Me dieron permiso en el trabajo y pude estar una semana antes en Jujuy. Eso me permitió conocer perfectamente el circuito. La carrera tenía una distancia de 129 kilómetros y se largó en la capital jujeña, la ´Tacita de Plata´, como la llaman los lugareños. Fuimos hasta Los Lapachos y de allí hasta Yala, con llegada de esa primera parte en la laguna del mismo nombre. De ahí volvíamos por el mismo circuito hasta la capital", cuenta como si la estaría viviendo de nuevo este gran campeón, para seguir agregando con su habitual humildad: "El recorrido era difícil. Había que transitar por un camino sinuoso. Cuando comenzamos a bajar, se largó a llover bastante fuerte. Yo tenía funcionando bien el freno delantero y con el taco de la zapatilla frenaba la rueda trasera".

Fernández realizó la gran hazaña pero no quizo nunca que el éxito fuese solo suyo, por eso relata: "La clave estuvo en la ayuda que me dieron las personas que me acompañaron hasta Jujuy porque me mantenían al tanto de cómo se desarrollaba la competencia y el haberme adaptado rápidamente al recorrido. La mayor ventaja en la carrera la saqué yo en la zona de montaña, donde logré la diferencia que no lograron descontarme más".

La llegada a Tucumán al día siguiente en ómnibus junto al equipo es uno de esos días que se recuerdan para siempre. Nunca se había visto un recibimiento tan apoteótico a un ciclista como al nuevo campeón en las escalinatas de la Casa de Gobierno victoreado por una multitud antes de ser recibido por el gobernador.

El campeonato argentino conseguido aquel histórico 22 de abril de 1962, fue el eslabón más alto del ciclismo tucumano y el “Flaco” Fernández pasó a integrar la selección nacional. Pero seguramente su mayor premio, como para todos los deportistas de aquella época, fue aparecer en la tapa de la “La Biblia del deporte” como se llamaba la revista “El Gráfico”.

“Nunca podremos olvidar, mientras vivamos, la expectativa con que esperábamos la llegada de ´El Gráfico´ en nuestros pueblos de provincias, aquel afán de los deportistas de la época, capaces de cualquier sacrificio deportivo, para que ´El Gráfico´, consignara, aunque fuera mínimamente nuestras “proezas”, escribió en una nota el atleta Alfredo Armando Aguirre. Y en aquella semana de 1962, seguramente miles de tucumanos esperaron con la misma expectativa la llegado de la revista, varios días después de publicada en Buenos Aires, para ver en la tapa a su mayor ídolo.

El "Flaco" José Fernández, compitió oficialmente desde los 20 a los 33 años, siempre representando a Tucumán con mucho orgullo hasta cuando integrando la Selección nacional finalizó segundo en la Vuelta de Brasil, ganada por su compañeroHéctor Acosta. "Éramos grandes compañeros y siempre luchábamos  por el bien de la celeste y blanca", expresa con mucha nostalgia este gran deportista.

 

 

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Capítulo 24

Editorial Corregidor

19 de abril de 2018

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

Twitter: @victorflupo

 

 

 

 

 
 
A 67 años de: La epopeya más brillante del Deporte Nacional

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Lunes, 26 de Marzo de 2018 20:52 Escrito por Administrator Lunes, 26 de Marzo de 2018 00:00

 

Primeros Juegos Deportivos Panamericanos en Buenos Aires (25 de Febrero al 8 de Marzo de 1951)

Los Juegos Olímpicos modernos comenzaron a desarrollarse en 1896 en Atenas, Grecia y, ya a principios del siglo XX el Comité Olímpico Internacional (COI)1 sostenía que el esplendor de los mismos se alcanzaría cuando se realizaran Juegos Regionales en los distintos continentes.

09032015buenos aires1

Durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932 y Berlín 1936, entre los dirigentes deportivos de los países participantes, se comenzó a hablar de la realización de los Juegos Panamericanos.

En 1940 se realizó el “Primer Congreso Panamericano del Deporte” decidiéndose que la ciudad de Buenos Aires sería la primera sede, en 1942. Pero a causa de la Segunda Guerra Mundial fue aplazada la fecha prevista para este comienzo de los Juegos Panamericanos.

Durante la realización de los Juegos Olímpicos en Londres 1948, luego del intervalo por la Guerra,se realizó el “Segundo Congreso Panamericano” (8 de agosto) y se confirmó a Buenos Aires como sede de los Juegos Panamericanos para 1951. La Confederación Argentina de Deportes (CAD), integrante del Comité Deportivo Panamericano, aceptó el ofrecimiento por una resolución tomada el 14 de noviembre de 1949, convirtiéndose en el Comité Organizador de los Juegos. Para llevar adelante su tarea conformó un Comité Organizador que integraban el Presidente de la Nación, general Juan D. Perón y su esposa Evita, como presidentes honorarios; el doctor Rodolfo G. Valenzuela como presidente ejecutivo, el Dr. Domingo Peluffo (vicepresidente 1º); José Martín (vicepresidente 2º); Dr. Daniel R. J. Piscicelli (secretario); Dr. Eduardo Luis Albe (prosecretario – Pte. De la Fed. Atlética Argentina); Roberto I. Rodríguez Rosselli (tesorero); José Víctor Aubert (protesorero) y los coordinadores generales mayor Alberto Luchetti y José J. Leidi. También la integraban el secretario administrativo de la Presidencia, mayor Carlos Aloé, el general Ángel Manni y el intendente de la Ciudad, Juan Virgilio Debenedetti.

El Comité Deportivo Panamericano estaba integrado por el representante olímpico en los Juegos de Estocolmo 1912, Avery Brundage (EE.UU.) como presidente; Ricardo Sánchez de Bustamante (CAD) como vicepresidente y el Prof. Miguel Ángel Moenck (COI), Manuel E. Angosto (Comité de Perú), Cayetano Cañizares Mendoza (Comité Colombia) y Juan Snyder Laseter (Comité México) como vocales.

Para este magno torneo a realizarse en el país, se presentaron obras de “Infraestructura nueva”, como: el Aeropuerto Ministro Pistarini, en la localidad de Ezeiza, sobre una superficie de 6.500 hectáreas. Su construcción había sido aprobada por la Ley Nº 12.285 del año 1935 pero las obras recién comenzaron en diciembre de 1945. La construcción estuvo a cargo del Ministerio de Obras Públicas, conducido por general Juan Pistarini.2 Este aeropuerto fue inaugurado para el tráfico comercial durante 1949.

09032015Delfo en el estadio de River el

Una gran realización en el área deportiva fue el nuevo estadio del Racing Clubde Avellaneda, con capacidad para 100.000espectadores, inaugurado el 3 de septiembre de 1950 y en el que se llevó a cabo la fiesta inaugural de los Panamericanos, el 25 de febrero de 1951.

Otro de los escenarios deportivos habilitados, muy poco tiempo antes, para estos Juegos fue: el Velódromo Municipal, en el Parque 3 de Febrero, inaugurado el 27 de febrero de ese año, con un perímetro de 333,33 metros, un ángulo de inclinación de 40,3º en la parte más pronunciada y una capacidad de 5000 personas sentadas y 10.000 de pie. El autor del proyecto fue un dirigente del ciclismo, el teniente coronel Martín V. Brumana.

La Villa Olímpica en el Centro Recreativo de Ezeiza, inaugurada el 8 de enero de 1951, fue el lugar donde se alojó la delegación argentina.

La avenida General Paz,3 entre Puente La Noria y Avenida del Libertador, sirvió de escenario para las pruebas ciclísticas de ruta, a la prueba de Marcha y a la tradicional Maratón. El estadio de Huracán de Parque Patricios, inaugurado en 1949, fue una de las sedes del fútbol.

Los Hogares de Transito Nº 2 (calle Austria) y 3(calle Lafinur 2988, donde hoy funciona el Museo Evita), sirvieron de alojamiento a las delegaciones femeninas y el Hogar de la Empleada “Libertador Gral. San Martín”, inaugurado el 30 de diciembre de 1948 (Avenida de Mayo Nº 869), fue el comedor de las deportistas.

09032015elsair11

Los escenarios remodelados para la ocasión fueron: el Luna Park(básquet y boxeo), River Plate(atletismo y ceremonia de Clausura), Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires(atletismo, gimnasia y natación), Independiente (fútbol), Teatro Casino (pesas), Lawn Tenis Club (tenis), la pista del Tigre (deportes acuáticos), el Tiro Federal y el Colegio Militar de la Nación,que fue laVilla Panamericanade los atletas varones visitantes y escenario de algunos deportes como natación y béisbol.

Los afiches de los Juegos fueron realizados por distintos artistas como Simón Berasaluce Aguinagalde, nacido en Deba, provincia de Guipuzcoa en España, el 25 de abril de 1912, Alfonsín y Juan Carlos Martini (ganador del Primer Premio del concurso organizado por la CAD). Mientras que el maestro de música, Honorio Rando acompañado de 800 músicos de la “Banda Monumental”, fue el encargado de interpretar los himnos de cada país ganador, cuando sus deportistas recibían las medallas correspondientes.

Grandes figuras del deporte argentino colaboraron con la organización, como los boxeadores Luis Ángel Firpo y los medallistas olímpicos, Carmelo Robledo, Juan C. Zabala, Pascual Pérez y Oscar Casanovas, más Fangio, Froilán González y Vito Dumas, entre otros. Firpo junto al polista olímpico Manuel Andrada y Gorgonio Gregorio Esper, enviados por la Confederación Argentina de Deportes, recorrieron 15 países de América entre el 26 de setiembre y el 4 de noviembre de 1950 para asegurar su participación en los Juegos de 1951.

Participaron 21 países del continente cuyos 2.513 atletas compitieron en 18 deportes. Canadá no participó en estos Primeros Juegos Panamericanos. Estados Unidos envió un total de 175 deportistas, siendo la delegación más numerosa, después de Argentina. Su equipo era encabezado por su campeón olímpico de 1948, en Saltos Ornamentales.

09032015img079

Una delegación de Grecia, encabezada por el secretario del Comité Olímpico de ese país, Jean Ketseas, acompañado por los deportistas Sossidis y Arístides Roubanis (quien encendió la llama) y los periodistas S. Avlonitis y P. Troumbonis, fueron los encargados de traer desde la cúspide de la colina de la Acrópolis, la llama olímpica que iluminó esos Juegos Panamericanos.

En el acto inaugural, en el estadio de Racing, el abanderado de la delegación argentina fue el atleta Delfo Cabrera y el Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón puso en marcha los Juegos con estas palabras: “Hermanos Deportistas de América, invocando la Grecia Inmortal, cuya ática llama desde la cual tres mil años nos contemplan, comenzará una justa de caballeros. Que cada uno sepa ganar y perder con honra. Con ello declaro abiertos los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos”.

Acto seguido se tomó juramento a los deportistas participantes. A los varones, el atleta Enrique Kistenmacher, 4 y a las mujeres, la esgrimista Elsa Irigoyen, mientras que el campeón del mundo de básquetbol, Oscar Furlong tuvo el honor de izar la bandera.

En el aula Magna de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales se llevó a cabo el Congreso Panamericano bajo la presidencia del argentino Dr. Rodolfo Valenzuela (representante olímpico en 1932 y 1936 de esgrima) y el presidente del Comité Olímpico de EE.UU., Avery Brundage.

09032015mujeres en Pan 51

El día anterior a cada competencia los deportistas argentinos recibían en la Villa Panamericana de Ezeiza la siguiente carta personal del general Perón:

Amigo deportista: Como usted, he sido joven y he sido deportista, por eso puedo escribirle como compañero y como argentino. Defender los sagrados colores de nuestra bandera en una justa deportiva presupone el mismo honor y el mismo sacrificio que hacerlo en cualquier otra ocasión. A la Patria se la defiende de una sola manera: con toda el alma, con toda la vida. Recuerde compañero que en esa defensa usted es la síntesis de todo un pueblo. Es la expresión del poderío físico y espiritual de ese pueblo y de su raza. En usted estarán puestos los ojos y el corazón de todos los argentinos y de usted depende su alegría, su satisfacción o su tristeza. En los deportes, como en todas las cosas de la vida, se vence con la cabeza, se llega con el corazón y se llega aún más allá con la voluntad tenaz e inflexible de vencer. El cuerpo y su entrenamiento hacen el resto. Recuerde también que con el prestigio argentino defendemos el honor común que es nuestro sagrado patrimonio. El nos obliga a vencer pero a vencer bien. Un deportista que es capaz de vencer debe saber también perder. En ambos casos con honra. Ponga su fe en el éxito; persevere en prepararse, llame hasta la última reserva de su voluntad para ponerla en la prueba y espere confiado en la suerte que le auguro y no ha de faltarle si se ha preparado bien física y espiritualmente para luchar. Un gran abrazo”.

Firmado: Juan Perón. 5

09032015panamericanos 2

 

Actuación de los deportistas argentinos.

La gran actuación de los deportistas argentinos quedó marcada en la historia deportiva argentina como la epopeya más brillante del Deporte Nacional.

El boxeo, pese a no participar Pascual Pérez(medalla deoro en los Juegos Olímpicos de Londres 1948) por haber perdidoen las eliminatorias, fue el deporte más destacado, ya que los boxeadores lograron medallas de oro en las ocho categorías que se disputaban. Estos deportistas (Alberto Barenghi; Ricardo González; Francisco Nuñez; Oscar Gallardo; Oscar Pita; Ubaldo Pereyra;6 ReynaldoAnsaloni y Jorge Vertone) fueron entrenados por Juan Manuel Morales, Prudencio Melero y Manuel Valcarce, siendo el masajista Fiorino Sbarrella, un gran amigo de Perón, con quien éste compartía las largas visitas que realizaba a los deportistas en la Villa de Ezeiza.

Delfo Cabrera fue el deportistaargentinomás ovacionado por miles de aficionados que se dieron cita a lo largo de la avenida General Paz para verlo pasar hacía el estadio de River Plate para ganar también el “Oro Panamericano”, en la Maratón del atletismo, como ya lo había conseguido en Wimbledon tres años antes, al “Oro Olímpico”.

Este deporte consiguió otros “seis oros” más con Ricardo Bralo, Sixto Ibañez, Ricardo Heber, Emilio Ortiz y dos para la atleta Ingeborg Mello de Preiss. Esta gran actuación del atletismo nacional se debió, en gran medida, al plantel de entrenadores compuesto por Alfredo Albonico, Víctor Caamaño, Gumersindo González, Francisco Mura y Ricardo Hintze.

Otro deporte “lleno de oro” fue el ciclismo, conducido en esta oportunidad como entrenador por el “eterno ídolo entrerriano” Mario Mathieu, consiguiendo siete primeros puestos (Cortóni (2), Antonio Jiménez, Jorge Vallmitjana, Osvaldo Muleiro y Oscar Giacché) más Ramírez, Caccavo, Salas y García.

09032015Panamericanos 51 Izq a D

La disciplina de esgrima consiguió seis medallas de oro, con Félix Galimi, A. Villamil y Elsa Irigoyen como estandartes de estos triunfos, acompañados de Saucedo, Lavalle, Repetto y Díaz Armesto.

Carlos y Jorge Villar Castex(campeones mundiales de Yachting en 1948), encabezaron otro de los deportes destacados en estos Juegos. Los tenistas Enrique Morea, Alejo Russell y Mary Terán de Weiss, junto con Felisa P. de Zappa, hicieron las delicias del público asistente al Lawn Tenis Club, además de conseguir las medallas de oro en disputa.

El fútbol, con un equipo juvenil conducido por Guillermo Stábile demostró fácilmente ser el mejor del continente ganando, invicto, el torneo y venciendo en el partido final a Paraguay por 2 a 0. Tal era la admiración de los integrantes de los otros equipos por nuestro fútbol que en honor a los equipos participantes en los Juegos, la Confederación Argentina de Deportes (CAD), les ofreció un partido exhibición, entre el campeón y el subcampeón argentino de 1950 (Racing Club y Boca Juniors) quienes empataron 2 a 2 en la cancha del primero. Como preliminar a este partido jugaron los equipos de Formosa y Santa Fe, primero y segundo del Campeonato Infantil Evita (1950/51), ganando los santafesinos por 5 a 2.

En polo, conla base del equipo de Venado Tuerto(los hermanos Enrique y Juan Carlos Alberdi y Juan y Roberto Canavagh)másFrancisco Carrere, Ernesto Lalor, Carlos Menditeguy y H. Duggan, Argentina volvió a demostrar que era el mejor del mundo.

09032015panam 1

Tanto en natación como waterpolo, nuestro país sobresalió con figuras como: Héctor Domínguez Nimo, Dorotea Turnbull, Pedro Galvao, Beatriz Rhode, Eilleen Holt Vogt, Oscar Kramer, Ana María Schultz, Osvaldo Codaro y los hermanos Marcelo y Carlos Visentín.

Pablo Cagnasso (con tres medallas de oro) y Enrique Díaz Sáenz Valiente, campeones mundiales de Tiro en 1947 y 1949, junto a Pablo Grossi fueron las figuras de un deporte que sumó una gran cantidad de medallas.

El equipo campeón mundial del año anterior de básquetbolno pudo vencer esta vez a los Estados Unidos y debió conformarse con la medalla de plata, al ser derrotado en una emotiva final por 57 a 51, sintiendo enormemente el equipo local, la falta en este partido del lesionado Leopoldo “Pichón” Contarbio.

La gran fiesta de Clausura fue realizada en el Monumental de River Plate y allí se dio a conocer el “Medallero Final de los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos” que quedó en los dos primeros lugares de la siguiente manera:

1) ARGENTINA: 154 MEDALLAS (68 Oro – 47 Plata – 39 Bronce)

2) EE. UU.: 98 MEDALLAS (46 Oro – 33 Plata – 19 Bronce)

En esta fiesta María Eva Duarte de Perón, fue la encargada de despedir a las delegaciones visitantes y lo hizo de la siguiente manera: ¡Hermanos de comunes destinos!, a vuestro arribo a este cálido hogar de todos, dijimos jubilosamente “Bienvenidos”. Y ahora con la pena de los que ven partir a los buenos amigos, decimos: “Hasta siempre! Porque nos sería gratísimo volver a agasajarlos en la Nueva Argentina de Perón, florecida por el justicialismo que redime a sus hijos, y sabe honrar y amar a los hombres, a las mujeres y los niños de una América con pueblos sin fronteras. Nuestra patria no las tiene para vosotros. Venid y andad por ella a cada momento. Nuestro cariño os hará sentir que aquí, ¡jamás seréis extranjeros! 7

09032015Peron y Evita Panamericanos 51

Este verdadero hecho histórico para el mundo deportivo, solamente volvió a ocurrir 40 años después, durante los “Xº Juegos de La Habana 1991”, donde la delegación cubana pudo superar en el medallero final a los EE.UU., que desde los Juegos de México en el año 1955 había encabezado siempre el medallero.

La mejor síntesis de lo ocurrido en Buenos Aires en el año 1951, la podemos encontrar en la nota periodística del diario “La Nación”, al recordar los “50 años de los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos”, desarrollada por el ex tenista Enrique Morea. Este atleta que no precisamente simpatizaba con el Peronismo, escribió: “Para la concreción de los Juegos Panamericanos creo que resultó muy importante lo que hizo el presidente Juan Domingo Perón, que fue un gran promotor del deporte en su época. Un hombre que se ocupaba muchode losdeportistas y les daba un gran impulso. Ojalá muchos políticos hicieran hoy lo que en esos años hizo el general Perón”.

Fuente: Libro “Historia Política del Deporte Argentino” de Víctor Lupo- Ed. Corregidor

Página 266-274 - Capítulo XXXIII

5 Marzo de 2015

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

1 Fundado el 23 de junio de 1894, en París, Francia.

2 El pampeano general Juan Pistarini construyó el aeropuerto internacional, las piletas de Ezeiza, el barrio General Perón, la ciudad Evita, el complejo turístico de Chapadmalal, de Embalse y muchas otras grandes obras, entre las 75.000, realizadas por los planes quinquenales. Un hombre excepcional, eficiente, un verdadero cuadro político de elite de Perón que llevo a cabo una tarea ciclópea con tesón y excelencia.

3 Inaugurada en 1941.

4 Primer Director Nacional del Deporte de la Argentina en el año 1967.

5 Texto entregado al autor, por el básquetbolista rosarino Alberto Lozano, preseleccionado en el plantel del campeón mundial de 1950 e integrante en el equipo panamericano ‘51. Un gran maestro de la Educación Física de la ciudad de Rosario. Fallecido el 18 de mayo del 2001.

6 Fue la gran figura de estos Juegos, en el boxeo, según los especialistas de la época.

7 “A través de su embajador en la Argentina, Joao Luzardo, el presidente de Brasil, Getulio Vargas felicitó a Perón por la actuación de los atletas argentinos. Perón, a través de las conexiones que el peronismo correntino y los políticos "gaúchos" de Río Grande do Sul había ayudado a la campaña electoral de Vargas en 1950, quien ganó y gobernó hasta su suicidio en 1954. En 1950, Perón le propuso a Getulio y al presidente Ibáñez de Chile, el Pacto del ABC (Argentina-Brasil-Chile), una Unión Económica del Cono Sur pero esta posibilidad fue saboteada en Brasil por los residuos de la república oligárquica anterior a la irrupción de Vargas que, apoyándose en el Panamericanismo Pro Norteamericano se opuso a la Integración del Cono Sur, con el argumento de que era subordinarse al Imperialismo Argentino”, cuenta el politólogo Mario Bertellotti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
A 55 años de un triste día para la Argentina: JUAN GALVEZ / El más ídolo del TC

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Domingo, 11 de Marzo de 2018 10:17 Escrito por Administrator Domingo, 11 de Marzo de 2018 00:00

 

galvez coche peron y evita

 

“Juancito” Gálvez, como lo conocía la afición, nació en la Ciudad de Buenos Aires el 14 de febrero de 1916 y murió un accidente en carrera, el 3 de marzo de 1963, al ser despedido de su auto en la primera curva del llamado “camino de los chilenos”, disputando la décima edición de la Vuelta de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires.

De su vigencia, da cuenta la permanencia de sus récords, ya que casi medio siglo después de su desaparición sigue siendo el piloto más ganador en la historia del Turismo Carretera, la categoría más popular de la Argentina. Es hasta la actualidad el piloto que más carreras ganó en la especialidad, el que venció en más grandes premios y el que más certámenes posee en su haber.
Tiene el récord no igualado de 38 por ciento de efectividad. Y de su dimensión como ídolo popular, en tanto, da cuenta que comparte con su hermano mayor Oscar Gálvez, el “Aguilucho”, el podio reservado para los más grandes afectos de todos los tiempos en el corazón de la afición. Silencioso artífice de sus propios autos, era -como Oscar- mecánico, preparador y piloto.

Juan Gálvez comenzó a cimentar su fenomenal trayectoria en 1941, cuando ganó la segunda etapa de las “1.000 Millas Argentinas” que tuvo como ganador nada menos que al balcarceño Juan Manuel Fangio… y a “Juancito” como escolta. Debido a la falta de repuestos adecuados que se sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, se estuvo sin competir desde 1942 hasta 1947, año en que Juan empezó a correr el Turismo Carretera.

Fue nueve veces campeón de TC. Corrió en 16 Grandes Premios de Turismo Carretera, de los cuales cinco lo tuvieron como triunfador (’49, ’50, ’51, ’58 y ’59) y, además, fue cuádruple campeón en dos oportunidades (’49 al ’52 y ’55 al ’58), más el campeonato del ’60, ganando 31 etapas en total. Participó en 153 carreras con un récord de 59 victorias y 26 segundos puestos. Analítico y minucioso. Fueron famosas sus improvisaciones, reparaciones en ruta, o reemplazo de partes del motor en tiempo récord, que sus conocimientos, planificación e ingenio le permitían.

Juancito, nunca atribuyó sus problemas a otros ni se quejó de nadie, y sus merecidos, transpirados y elaborados triunfos a la suerte o la casualidad.

A comienzos de la década del `60 fue elegido como primer presidente de la Asociación de Volantes de Turismo de Carretera pero con la “humildad” propia de los grandes renunció al cargo, por no encontrarse preparado para el mismo. “Si ese mismo ejemplo siguieran algunos funcionarios gubernamentales, el país de los argentinos sería otro”.

Juancito

En la Vuelta de Tres Arroyos de 1957, de los cuatro primeros puestos, tres fueron para los Gálvez: 1º Juan, 2º Oscar Alfredo y 4º el hermano menor, Roberto. Los dos hermanos mayores Marcelino y Alejandro nunca corrieron; solamente actuaban de mecánicos. Lo que se dice una familia “fierrera”.

Juan, el más grande ganador del TC, que era muy adicto a los dichos, expresó una frase que quedó en la historia de los tuercas argentinos: “Uno tiene que ganar, corriendo lo más despacio posible”.

El auto Ford azul que en muchas ocasiones llevó el número 1 y volante a la derecha indicaba que era Juan Gálvez el que lo piloteaba. Su carrera como conductor, sin contar el tiempo en que acompañó a su hermano Oscar,  fue de 13 años y 4 meses.

“No hubo ninguno igual. Ninguno. Sobre la base de victorias y títulos instaló su apellido en el diálogo popular. Superó los límites deportivos y se convirtió en el referente de una época. Juan, el de la cabeza gacha, la sonrisa tímida y sólo la mano en alto tras las grandes victorias que demandaban miles de kilómetros ”, escribió el periodista Roberto Berasetegui. Un argentino que debería servir de modelo.

20180311Juan-Galvez-corriendo

Cuando falleció tenía 47 años. Un hombre serio, taciturno, concentrado y preciso en el manejo. De bigotito fino y sonrisa tenue se había ganado el cariño de todos los amantes del deporte, cuando pasó a la eternidad.

En el año 2008 se le agregó al de Oscar, su nombre al del Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, que en su inauguración en 1952 se denominaba 17 de Octubre. Es una pequeña manera de empezar a pagar la enorme deuda de memoria que los porteños tenemos aún para este gran ídolo del deporte.

Fuente: Libro “100 Ídolos Porteños” de Horacio del Prado y Víctor F. Lupo

Página 131

Editorial Corregidor

2 de Marzo 2014-

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 
 

Página 1 de 10