Región VI

TUCUMÀN: El deporte amateur sufre por las promesas olvidadas

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Jueves, 03 de Diciembre de 2015 18:41

 

 

03122015Cacho010

La tradicional fiesta del Deporte que anualmente organiza LA GACETA tendrá una nueva edición dentro de pocos días. Las distinciones a los deportistas tucumanos destacados durante el año son un reconocimiento al esfuerzo realizado para alcanzar sus metas. Un esfuerzo que para muchos se multiplica por la falta de apoyo oficial para proyectarse a nivel nacional, por las carencias de elementos necesarios para entrenarse y hasta de escenarios donde poder competir.
La ausencia de deportistas tucumanos en el gran escenario nacional e internacional no es casual. Es el fruto de la falta de una política de Estado que le permita a los deportistas aficionados contar con los elementos mínimos para desarrollar su talento natural, pero que debe ser perfeccionado para poder estar al nivel de la alta competencia.
El Gobierno provincial, en los últimos años, apuntó al deporte social, que puede leerse como un conjunto de esfuerzos destinados a mejorar la calidad de vida de la población. Pero no le interesó el deporte de alto rendimiento. Si bien el deporte es un trampolín que usan políticos para proyectar sus campañas, una vez que alcanzan los objetivos, se olvidan de las promesas. Otros, en cambio, apuntan a apoyar deportes populares porque el rédito es mayor. El fútbol es el preferido. Apostar por el club de la ciudad o del barrio es común por parte de intendentes, concejales y hasta de comisionados rurales.
Durante su gestión, José Alperovich aportó dinero a los clubes de fútbol más populares de la provincia, especialmente a Atlético Tucumán, el equipo de sus amores, pero no tuvo en cuenta las disciplinas que tienen dirigentes que trabajan en el anonimato y que hasta ponen dinero de sus bolsillos para que esos deportes sigan adelante, a pesar de las notables carencias. Ejemplos hay muchos. Desde la natación, por la falta de una pileta para que los nadadores se preparen diariamente y puedan ser escenarios de competencias nacionales, hasta el atletismo, que carece de una pista sintética, fundamental para el desarrollo de los atletas locales. Un caso emblemático es el ciclismo. Tucumán no cuenta con un velódromo y para las carreras locales se arman circuitos callejeros temporales. Esto es posible gracias a la buena voluntad de los funcionarios de municipios que autorizan las competencias y a los vecinos que soportan el corte de calles durante varias horas.
El autódromo, actualmente abandonado, fue durante mucho tiempo el lugar elegido por las autoridades del ciclismo. Hubo promesas de los funcionarios municipales para realizar una serie de trabajos que dejaran la pista en condiciones. Todo quedó en promesas. Actualmente, la mayoría debe entrenarse en rutas, aún corriendo el riesgo de sufrir accidentes, o en lugares donde están expuestos a ser víctimas de robos. Este año, el yudoca Miguel Amargós regresó de los Juegos Panamericanos de Toronto portando la medalla de oro. No fue el éxito de un proyecto a largo plazo o una apuesta de las autoridades competentes. Fue el esfuerzo personal de un deportista que contó, luego de su consagración, que se entrenaba en el fondo de su casa, tirándole patadas a amigos y a familiares porque no tenía los elementos necesarios para su preparación.
Luego de aquél resonante éxito, el yudo tucumano recibió una buena noticia: la Provincia tiene ahora un campo de lucha desmontable traído desde Bélgica y cedido en conjunto por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) y la Confederación Argentina de Yudo.
Hace poco, el profesor de natación Carlos Cánepa recordó que cuando los candidatos de las últimas elecciones participaron en los debates en LA GACETA, antes de los comicios, el deporte era considerado fundamental por todos. “Sería muy bueno que cumplan las promesas y podamos conseguir recursos para trabajar, no sólo en la natación, sino en todas las disciplinas”, señaló. Su deseo es el de todos los que aman el deporte y sueñan con ver a los deportistas tucumanos trascendiendo más allá de nuestras fronteras.

Fuente: La Gaceta –  EDITORIAL

29 noviembre de 2015

http://www.lagaceta.com.ar/nota/662832/opinion/juegos-poder.html

 

 

 

 

 

 

Tucumán: “Sin ayuda del Estado, los clubes morirán”

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 06 de Abril de 2015 13:59

 

06042015Pichi

SU SEGUNDO HOGAR. Alfredo Cozzitorti le dedica muchas horas a Tucumán de Gimnasia, uno de los clubes tradicionales de la provincia.

Gustavo Rodríguez/ Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

“Pichi” es conocido por su actividad dirigencial. Tucumán de Gimnasia es su segunda casa y allí vuelca su pasión por los deportes

“Siempre me interesó más ser dirigente que deportista”, confiesaAlfredo Cozzitorti, directivo de Tucumán de Gimnasia. “Cuando tenía 11 años, con un grupo de amigos, fundamos Sargento Cabral, un equipo de barrio de fútbol que usaba la camiseta de Independiente. Estoy seguro que ahí comenzó todo”, cuenta “Pichi”, como es conocido en el ambiente.

La historia de este directivo del vóley es, como mínimo, extraña. Nacido en Buenos Aires, se instaló en la provincia en 1960, junto a su familia. “El hermano de mi mamá, que era tucumana, me hizo socio de Tucumán de Gimnasia y nunca más me fui”, recuerda con nostalgia, a pesar de que aún sigue siendo dirigente de la entidad. En la sede del club que está ubicado en Córdoba 1.180, Cozzitorti descubrió el mundo del deporte. Allí conoció el voley, el básquet, el waterpolo, la natación, la lucha grecorromana, la esgrima, entre otras disciplinas. También se topó con directivos de la talla de Durzo, Bertini, Ibáñez Parody y Manolo Hernández, por solo mencionar algunos. “Eran otros tiempos. Vivíamos metidos en el club practicando deportes. De allí surgieron los astros de todos los tiempos”, explica “Pichi” en la charla con LG Deportiva.

- ¿Tan importante fueron?

- Me parece que el deporte tucumano ingresó en una crisis cuando la vida social de los clubes de barrio comenzó a desaparecer.

- ¿Por qué?

- Abrían sus puertas a las 9 de la mañana y no cerraban antes de las 24. Allí practicábamos todo tipo de disciplinas, presumíamos, nos poníamos de novio y hasta nos casábamos. Estaban Avellaneda Central, Tucumán de Gimnasia, Redes, All Boys, Estudiantes y Belgrano. Todos tenían una vida social muy grande. Las cantinas de los clubes recibían gente todos los días como si fueran un restaurante de primer nivel y con los bailes de carnaval se juntaba dinero para todo el año. Las finales de los torneos de básquet y de voley se jugaban a estadio lleno. Si uno no se apuraba en comprar las entradas de manera anticipada, se quedaba afuera. Todo eso se perdió. En esos tiempos los tucumanos eran hinchas del deporte y no de un equipo en particular. Por ejemplo, a pesar de que siempre seguía a San Martín, pagaba la entrada para ir a verlo a Atlético en los viejos nacionales. Y eso pasaba en la mayoría de las disciplinas. Ahora es imposible pensar que suceda algo así y ese fanatismo estúpido pone en jaque a los clubes. El “Bambino” Veira siempre cuenta que él le hacía goles a Huracán vistiendo la camiseta de San Lorenzo y a la noche jugaba a la villa en la sede social del “globito”.

“Pichi” Cozzitorti es conocido por ser dirigente de voley. Sin embargo, pocos saben que fue un atleta importante de nuestro medio. Logró varios títulos en la prueba de 100 y 200 metros, aunque también se lo pudo ver practicando diferentes actividades que Tucumán de Gimnasia ofrecía en su menú. “Sigo todos los deportes que puedo, pero es el rugby al que me le saco el sombrero”, recalca en la charla.

- ¿Por qué?

- Le siento una sana envidia. Ellos lograron lo imposible. En los 60 era un deporte que solo se practicaba en el Departamento de Educación Física. Hoy todos los clubes de la Unión tienen sedes más o menos importantes y no dejan de crecer.

-¿Qué hizo el rugby que no hicieron otros deportes?

- Básicamente, dos cosas: tienen objetivos muy claros y además las personas que lo practican y lo practicaron manejan un espíritu de pertenencia muy fuerte, algo que no ocurre con los otros deportes.

- ¿Cómo cuáles?

- El vóley. El jugador no defiende con orgullo el deporte que practica. Es más, después de entrenar se vuelven rápido a sus casas, a lo sumo dos o tres se quedan en el club haciendo vida social.

- Pero el voley fue uno de los pocos deportes que llegó a participar en lo más alto a nivel nacional...

- En el caso de Tucumán de Gimnasia fue un error haber participado en la Liga. Y me hago cargo de lo que digo porque fui el responsable de meter al club en ese certamen. No logró generar nada en materia deportiva, antes, durante y después de la competencia. Lo único positivo fue que haber participado desató una crisis en el club y por ella se acercaron muchas personas para ayudar a salvarlo.

- ¿No hay manera de volver a contar con un equipo en la Liga?

- Hoy es imposible hablar de formar un equipo para participar en una Liga. Y ojo que no solo se trata de tener apoyo privado y estatal. Si Atlético y San Martín tienen problemas para traer jugadores a Tucumán, imaginen el voley.

Cozzitorti, además del deporte, tiene otra pasión: sentarse a tomar un café con toda persona que esté dispuesta a generar una charla constructiva. A sus 70 años no se cansa de aprender o de dar consejos para todos aquellos que lo necesiten. En cada una de las conversaciones él saca sus conclusiones o la información necesaria para dar un paso en el futuro. También cuenta su experiencia y no deja de pasar por alto su amor por San Lorenzo. Para él es tan importante recabar datos que, de entrevistado, en varios momentos pasó a ser el entrevistador. “Aquí hay un problema social que nadie quiere ver: hacen falta dirigentes. Hombres que piensen por la comunidad, por el beneficio de los ciudadanos de los barrios. Esa clase de personas desaparecieron”, comenta con tono firme.

- ¿Cree que la Dictadura le hizo daño al deporte?

- Le hizo mucho daño. No solo hicieron desaparecer una importante cantidad de jóvenes que eran referentes y que podrían haber sido dirigentes en estos tiempos, sino que también quisieron ordenar algunas cosas y terminaron destruyendo otras.

- ¿Cuáles?

- Quién se puede olvidar de los intercolegiales o los interuniversidades. Eran grandes competencias que se hacían anualmente y que convocaban a miles de deportistas y espectadores. Los ganadores se clasificaban a las instancias nacionales, por lo que la competencia era mucho más importante. A muchos les sirvió de fogueo porque jugaban contra los mejores.

- ¿Y en tiempos de democracia?

- Todo se hace a pulmón. Si el Estado no interviene dándole un empujón, los clubes terminarán desapareciendo. Y eso que desde la presidenta, pasando por el gobernador, legisladores, intendentes y concejales dicen que este tipo de entidades son fundamentales para la sociedad. Pero no hacen absolutamente nada para ayudar. Ni siquiera se acuerdan de lo que ocurre en La Costanera, que está a 20 cuadras de la plaza Independencia.

- ¿Sigue tomando café con otros directivos?

- Siempre trato de aprender de otros dirigentes. Lo hice con Ibáñez Parody que ya falleció, y lo hago con Horacio Muratore, Andrés Chavanne y Fernando Bach. Cada vez que me siento con ellos a tomar un café le saco jugo a cada charla.

- ¿Qué conclusiones saca en esas charlas?

- Escucho sus vivencias en determinadas situaciones. Además, ellos tienen en claro que no sólo hay que pensar en el partido de esta noche.

- ¿En qué se diferencian a los otros dirigentes históricos de la provincia?

- Son tiempos diferentes. En los 70, los hermanos Gómez Omil pintaban la pista de atletismo los sábados por la tarde para que se pudiera competir. El domingo, a las 7, ya estaban organizando todo y cuando finalizaban las pruebas salían corriendo a los medios de comunicación para entregar los resultados. Muratore e Ibáñez Parody llegaron lejos porque son buenos profesionales y grandes conocedores del deporte. Esas virtudes les abrieron las puertas, ya que sus disciplinas no ocupan lugares importantes a nivel nacional.

- ¿Conversa con los directivos de otros clubes de barrio?

- Hablamos y lamentamos al darnos cuenta que muchos de los grandes dirigentes que nos precedieron tuvieron un defecto: no apostaron al futuro, como lo hizo el rugby.

Cozzitorti habla con el peso de la experiencia. Más de la mitad de su vida la dedicó a la dirigencia. Separado hace 15 años y padre de Paola, Carolina y Fabricio y abuelo de ocho nietos, sabe lo que es haber sufrido con su Tucumán de Gimnasia. Un incendio primero y un tornado después, pusieron en jaque a esta entidad de 80 años de vida. “Nuestro caso es especial. Cada vez que nos enfrentamos a una crisis, aparecen personas para sumarse, colaborar y brindar su consejo. Por eso seguimos sobreviviendo”, destaca “Pichi”.

- ¿Por qué se llegó a esta situación?

- Los tiempos cambiaron considerablemente. No solo la televisión y la play están matando a los clubes. No tengo dudas de que el poder adquisitivo de la gente no es el mismo que otros años y se priorizan otras cosas en lugar de la cuota social. Además, el dirigente de un club amateurs es un bohemio. Actualmente es imposible mantener un institución con dos empleados. Te matan los gastos fijos. Tucumán de Gimnasia tiene la suerte que es usado por escuelas, el PAMI y otras instituciones que le permite tener actividades desde las 9 hasta las 2 del día siguiente. Pero no con todos ocurre lo mismo.

- ¿Observa una solución a esta situación?

- Llevo a mi nieto a la cancha de San Martín y me da pena descubrir que hay un baño y eso que hay socios que están ayudando. Sin la colaboración del Estado los clubes se morirán. El deporte necesita de una política agresiva. Tucumán no puede dejar de tener un estadio único, una pista de atletismo y un autódromo.

- ¿Y si no se los ayuda en el corto tiempo?

- La mayoría de los clubes estarán condenados a morir.

Fuente: La Gaceta de Tucumán

Domingo 05 de Abril de 2015

http://lgdeportiva.lagaceta.com.ar/nota/632471/deportes/sin-ayuda-estado-clubes-moriran.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=social&utm_campaign=botondesktop

 

 

 

 

 

 

Entre Ríos: Acludepa celebró que el programa de apoyo a los clubes se convierta en una “política de Estado”

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 24 de Febrero de 2015 13:11

 

 

– El presidente de la Asociación de Clubes de Paraná (Acludepa), Hugo Grassi, dijo que los tomó “por sorpresa” el anuncio del Gobernador sobre convertir en ley el actual régimen de fondos para el deporte federado •

 

“Estamos muy contentos; esto servirá para que se consolide el programa en un marco institucional convirtiéndolo en política de Estado”, celebró en diálogo con APFDigital • También resaltó el incremento del porcentaje que destina el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas) al financiamiento del Fondo Provincial del Deporte (Foproder)

 

24022015apfdigital

El aporte al deporte federado será ley en Entre Ríos (Foto La Paz.gov)

“Estamos muy contentos; esto servirá para que se consolide el programa en un marco institucional convirtiéndolo en política de Estado” declaró el presidente de la Asociación de Clubes de Paraná (Acludepa), Hugo Grassi respecto al proyecto oficial para convertir en ley el actual régimen de fondos para el deporte federado.
La iniciativa hará que “sea quien sea Gobierno, se seguirá aportando a los clubes”, remarcó el dirigente y agregó que se trata “de un gran logro” y cuyo anuncio “los tomó por sorpresa”.
“Realmente los clubes lo estamos necesitando.  Si bien el aporte no cubre todas las necesidades de este nivel, ayuda para programar el presupuesto de cada competencia y tener mayor perspectiva”, explicó a esta Agencia.
En efecto, el aporte económico a través de este programa – vigente desde el 2008 – es para “el deporte de cada club” y no para las entidades en sí mismas, precisó Grassi y comentó que con él se cubre “un 33 por ciento de los gastos de la competencia”.
El régimen en cuestión fue creado por decreto en 2008  e inicialmente apoyó a quienes participaran de competencias nacionales en las disciplinas de futbol, básquetbol y vóleibol.
Al año siguiente otro decreto incluyó al ciclismo entre los beneficiados y en 2013 se hizo lo propio con el atletismo.
“Eventualmente, si hay una participación de algunos clubes en otra disciplina, el Estado acompaña por más que no esté en el espectro de este régimen”, aclaró el titular de Acludepa e informó que el monto es establecido por el Gobierno “tras una evaluación de gastos para la competencia”.
“Nos tomó por sorpresa el anuncio”, señaló Grassi por último.

• Cabe destacar que la iniciativa de fijar por ley la entrega de estos aportes se conoció ayer durante una entrega de fondos a clubes, en donde también se hizo público que mediante otro proyecto de ley se incrementará del 12 al 18 por ciento el porcentaje de las utilidades que destina el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas) al financiamiento del Fondo Provincial del Deporte (Foproder).

Fuente: APFDigital

19 Febrero

http://www.apfdigital.com.ar/despachos.asp?cod_des=247526

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Tucumán: Decadencia de los clubes - El largo peregrinar de San Martín

PDFImprimirE-mail

Última actualización el Jueves, 19 de Febrero de 2015 18:04 Escrito por Administrator Jueves, 19 de Febrero de 2015 17:33

 

G Monti 19022015

Por Guillermo Monti

Se banaliza tanto la muerte en Tucumán que las víctimas, despersonalizadas, se acumulan como NN en el imaginario colectivo. Quienes tuvieron una historia, padres, hermanos, amigos, ideas, alegrías, frustraciones, quedan despojados de su humanidad. Si somos indiferentes al valor de una vida, ¿qué nos queda como cuerpo social? Axel Correa, ahogado en la pileta del club San Martín a los 16 años, encaja en el molde de los que no suelen recibir justicia. Los pobres siguen excluidos de todo sistema, más allá de décadas ganadas o perdidas.

Poner de pie un club institucionalmente degradado como San Martín es una misión titánica. En ese berenjenal se metió la directiva encabezada por Oscar Mirkin. Del amor de su familia por los colores nadie duda: su padre, Natalio, fue el mejor presidente en 105 años de recorrido histórico que registran los “santos”. Mirkin es funcionario de primera línea en el alperovichismo, por su escritorio pasan las obras públicas de la provincia. Que haya decidido entregarle tantas horas a una asociación civil sin fines de lucro en medio de semejantes obligaciones habla bien de él. No debe ser sencillo encontrar tiempo para afrontar ambos frentes a la vez.

Suele señalarse que el clan Ale tomó por asalto la conducción del club. No es cierto. La caída de San Martín había empezado mucho antes, el acceso de los Ale a la directiva fue consecuencia del vaciamiento ocurrido durante los años previos. Los Ale ocuparon los espacios que fueron quedando a medida que San Martín iba perdiendo a sus mejores cuadros dirigenciales. Les abrieron la puerta y ellos se adueñaron de la casa, lo que se inscribe en la lógica con la que funciona todo clan.

A Alperovich le da urticaria cada vez que le muestran la foto junto a Rubén Ale y María Jesús Rivero. El menemismo explícito de “La Chancha” Ale ya era una anécdota. Ahí están los tres, contemplando una maqueta muy linda, la de las reformas en La Ciudadela que nunca se hicieron. Eran años extraños. Ángel Ale le pegaba una trompada a Carlos Roldán a la vista de todo el mundo y las cosas seguían como si nada. En las tribunas ponía orden una patota distinguida por el verde de las remeras. Eran los “coordinadores”, con licencia para sopapear a cualquiera mientras la Policía miraba el partido.

Los negocios se canalizaban a través de la Gerenciadora del NOA, a cuyo frente los Ale pusieron al ex jugador Roberto Dilascio, un hábil delantero que por estos días exhibe sus cualidades de gambeteador en un ámbito mucho más delicado. Dilascio está prófugo de la Justicia, lejos de los barrotes que cada mañana constituyen el paisaje de Ángel Ale y María Jesús Rivero. De Rubén, el ex presidente, se conocen las idas y vueltas de sanatorio en sanatorio, donde cumple la prisión preventiva a la que todo el clan está sometido por delitos económicos.

La saga de los Ale es uno de los capítulos de la caída de San Martín, pero no el libro completo. Emilio Luque, Roberto Sagra y muchos otros directivos de paso también tienen su lugar. Lo que aportan los Ale es la medida más jugosa -y a la vez tenebrosa- del cóctel servido en estos albores de 2015. Entre Primera división y la B Nacional hay 50 clubes, una grosería deportiva que no sorprende tratándose del fútbol argentino. Pero el dato apunta a subrayar que entre los 50 no está San Martín. ¿A dónde quedó entonces? En un campeonato diabólico de 40 equipos que apenas brindará dos ascensos.

Mirkin y su vice, Claudio De Camilo, se equivocaron el año pasado al entregarle la suma del poder futbolístico a Osvaldo Bernasconi, quien armó un equipo a su gusto y fracasó cuando no podía fracasar, en la temporada que invitaba a reacomodarse en el mapa gracias a la proliferación de oportunidades que brindaba. Ahora hay que remar desde el fondo.

Pero el fútbol, se sabe, es la punta del iceberg institucional. Bajo la línea de flotación se mueve la estructura social que debe sostenerse para que un club mantenga su razón de ser. Y justo allí, la venalidad de un sereno -según acusan los familiares de Axel Correa- derivó en tragedia. La pileta se vació, un sacerdote la bendijo y de inmediato volvió a funcionar. Los directivos juran que desconocían el ingreso de los jóvenes del barrio, en plena madrugada, con la anuencia del guardia. La certeza es que fue tan castigado San Martín, que son tantas las prácticas nefastas a corregir, que llevará muchísimo tiempo hasta que recupere el esplendor perdido.

Fuente: La Gaceta

14 febrero de 2015

http://www.lagaceta.com.ar/nota/626755/opinion/largo-peregrinar-san-martin.html

http://www.elmundoamateur.com.ar/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=859:2015-01-30-13-43-29&catid=48:region-vi&Itemid=71

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TUCUMÁN: El penoso estado de un histórico

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Viernes, 30 de Enero de 2015 13:38

El club Argentinos del Norte, un histórico de la provincia, se encuentra en total abandono. Sus tribunas, el campo de juego y otros sectores de la institución muestran un lamentable deterioro.

30012015argentinos 1

La “institución de los curas”, fue fundado un 8 de abril de 1907, por alumnos del “Colegio Sagrado Corazón de Jesús” (fundado en 1989) que pertenece a la congregación de la Virgen de Lourdes, quienes venían participando en el torneo de fútbol “Unión de Don José Fierro (1901-1905) con la ayuda de los curas Dennet, Pragneres y Cardozo.

El Club, ubicado en la zona del Parque 9 de Julio de la ciudad, fue uno de los fundadores de la Liga Tucumana de Fútbol. La institución que tuvo entre sus máximas figuras futbolísticas a Jorge Federico “Coco” Reinoso quien llegó a jugar en el Racing Club y también en Independiente de Avellaneda como asì mismo en un partido en la selección nacional dirigida por Alfio Basile y a Rolando Cermignani, integrante de la selección provincial y que fue probado en San Lorenzo de Almagro que lo eligió para su plantel, pero Cermignani prefirió quedarse en Tucumán.

30012015argentinos 2

Argentinos del Norte obtuvo el título de campeón provincial recién en 1998.

En esta institución a través de más de un siglo de vida se práctico fútbol, atletismo, básquetbol, natación, karting entre otros deportes.

30012015argentinos 3

Hay que salvar a Argentinos del Norte

30012015argentinos 4

Fuente: La Gaceta – Mundo Amateur

28 enero de 2015

http://m.lagaceta.com.ar/nota/625113/sociedad/paseo-parapente-lamentable-estado-historico-tucumano.html

 
 

Página 4 de 6

Banner