Día Histórico para los Clubes - LUEGO DE ESTAR OLVIDADA POR 17 AÑOS - Media sanción para la ley de Derecho de Formación Deportiva

PDFImprimirE-mail

 

 

Derecho de formacion-

El proyecto de Ley de Derecho de Formación Deportiva presentado por la Diputada Claudia A. Giaccone, obtuvo por unanimidad media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación. La iniciativa garantiza una compensación económica a las instituciones barriales de las que salen deportistas que luego se convierten en profesionales.

“Es una de las noticias más excelentes para las entidades deportivas, dado que si hablas con cualquier dirigente es una lucha de muchos años para poder tener esta compensación. La ley establece con claridad en un periodo de los 9 a los 18 años que se piensa para todos los deportes”, expresó la diputada santafecina Claudia Giaccone.

“Tener la sanción definitiva de la ley sería haber conquistado una victoria después de muchos años de luchas, en este caso son compensaciones económicas a los que no tiene mucho poder pero son los que trabajan en la formación y la inclusión de los jóvenes a través del deporte”, agregó la diputada.

Este proyecto tiene su origen en el año 1997 cuando el senador nacional chaqueño Hugo Sager lo presentó en la Cámara de Senadores y fue aprobado pero en Diputados la dejaron caer al no ser tratado. Lo mismo ocurrió en varias oportunidades más con proyectos de los senadores Saadi (en dos oportunidades) y Nito Artaza. Quienes siempre se opusieron a este proyecto fueron la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y Futbolistas Agremiados.

Esta es la versión taquigráfica del discurso de la diputada Giaccone y otros legisladores en la Sesión del día 19 de noviembre, sobre el Proyecto:

http://www1.hcdn.gov.ar/sesionesxml/provisorias/132_23.htm

Iniciado:DiputadosExpediente:0646-D-2014

http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=0646-D-2014

http://www4.diputados.gov.ar/dependencias/dcomisiones/periodo-132/132-930.pdf

- 11 - 

Proyectos de ley sin disidencias ni observaciones

Sra. Giaccone.- Señor presidente: hoy venimos a votar, como lo estamos haciendo estos últimos años, un nuevo derecho: el derecho de formación deportiva que queremos instituir y regular para las asociaciones civiles sin fines de lucro con objeto deportivo, es decir, para todos nuestros clubes de barrio, de pueblo, que tanto aporte hacen en la formación de nuestros niños, niñas, jóvenes y adolescentes en todo el territorio nacional.

 - Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta 1ª de la Honorable Cámara, doña Norma Amanda Abdala de Matarazzo.

Sra. Giaccone.- Lo hacemos pensando en que es un día histórico para todo el deporte y todas las entidades deportivas, que realmente están esperando hace mucho tiempo este tipo de legislación, sobre todo por este derecho de formación y también por todos los derechos que vamos a incluir esta tarde cuando sancionemos la ley nacional de clubes de barrio.

          Todos los que estamos aquí, o por lo menos la mayoría, hemos crecido dentro de un club, formamos parte de comisiones directivas, somos socios, sabemos lo que significan estos eslabones sociales de base tan ordenadores de nuestra sociedad, tan participativos, que existen a lo largo y a lo ancho de nuestro país. Son más de 10 mil clubes en localidades y ciudades, por más pequeñas que sean; en éstas siempre existe un club en el que la participación comunitaria de los ciudadanos contribuye a la formación de valores en nuestros niños y jóvenes.

          Quiero celebrar lo que ha sido la subsistencia de estas instituciones a pesar de muchas políticas neoliberales que también han atentado contra ellas. Aun en aquellos momentos en que la dictadura estaba instalada en nuestro país ningún club dejó de votar en sus comisiones directivas para elegir a sus dirigentes.

          Todos los que estamos acá conocemos la necesidad de que existan herramientas importantes que fortalezcan la subsistencia y también el crecimiento de las actividades de nuestros clubes para la formación de las calidades, capacidades y destrezas deportivas de nuestros niños, niñas y adolescentes.

          El derecho de formación deportiva es el reconocimiento de una legítima compensación a esa actividad de formación. En este tema debo reconocer enormemente el trabajo de la Asociación Latinoamericana del Derecho del Deporte, con sus profesionales que hoy están presentes aquí, los doctores Outerelo, Frega Navia y Caudana. Ellos han ayudado a redactar en profundidad la norma, y hemos agregado nuestro trabajo en la Comisión de Deportes con todos los asesores de los diputados de todos los bloques.

claudia hablando

Sra. Presidenta (Abdala de Matarazzo).- Señores diputados

Sra. Giaccone.- Se ha hecho un gran trabajo. Incluso vino a esta Cámara una norma con sanción del Senado que luego cayó. Nosotros pudimos volver a trabajarla haciéndole importantes cambios, algunos trascendentales, como el que establece que esta norma llegue a todos los clubes de nuestro país y no solamente a los reconocidos por organizaciones representativas nacionales.

          En la comisión también hemos hecho observaciones y enriquecimientos con la ayuda de miembros del Movimiento Social del Deporte y asesores de los diputados. Contamos con la colaboración de la Unión Nacional de Clubes, con la que nos hemos reunido muchísimas veces, intercambiando información sobre la realidad que se vivía y las necesidades que nos demandaban. Por eso decimos que es una ley muy ansiada y sentimos que hoy es un día histórico.

          Este proyecto de ley tiene una amplitud y una profundidad en su temática que realmente hace operativo y de ejecución concreta y automática este derecho de formación deportiva. Afirmamos esto porque no solo considera a los deportes colectivos, como el fútbol, que es el primero en el que pensamos cuando hablamos de este derecho, sino también a los individuales, para los cuales con mucha creatividad se implementa una manera de que las entidades formadoras puedan percibir esta compensación.

          Asimismo, se amplía el período de formación de nueve a dieciocho años.

          Se trata de un derecho irrenunciable, lo cual es fundamental a la hora de defender los intereses de los clubes cuando son presionados por inversores o representantes que por el concepto de negocio logran que estos derechos se cedan o transfieran y no lleguen al club.  Se hace efectivo cuando el deportista firma el primer contrato profesional o cuando se transfieren los derechos federativos de una entidad de origen a otra y se dispone que esa entidad de destino debe entregar el 5 por Ciento del monto a todas las entidades que participaron en la formación del deportista.

          Por medio de este proyecto de ley pretendemos evitar todas las maniobras y artilugios que permiten que este derecho no se concrete, en particular teniendo en cuenta las rescisiones de mutuo acuerdo, ventas a futuro o cesiones onerosas de porcentajes de transferencia.

          Esta norma es plenamente operativa, ni siquiera necesita reglamentación y brinda la oportunidad a las confederaciones, federaciones, ligas y demás entidades representativas a nivel nacional de reglamentarla en sus ámbitos con este concepto. De cualquier modo, si no lo hacen puede acudir a la Justicia ordinaria, a cualquier tribunal arbitral independiente, para hacer efectivo este derecho. A nuestro juicio esto es muy importante dada la demanda que tienen los clubes, pues en definitiva es un derecho abstracto, se pide el recurso pero nunca se contesta o se logra una sentencia favorable.

          Creemos que hay que defender y reparar los derechos de los clubes más pequeños, porque ello implica también reparar los de los más grandes en un círculo virtuoso que se debe considerar sin el concepto de negocio.  Los clubes más grandes se proveen de los deportistas que forman los más pequeños, lo que configura una retroalimentación para tener más y mejores deportistas en nuestro país.

          Este proyecto de ley fortalece un eslabón esencial que es patrimonio cultural, social, deportivo y recreativo de nuestra rica historia deportiva y refuerza la idea de que junto con las escuelas los clubes constituyen los ámbitos de formación de los grandes valores.

          Perón decía que en esta comunidad organizada había que crear clubes por la importancia que ellos tenían en la formación, la inclusión y la contención de nuestros niños y jóvenes.  Por ello hoy les brindamos más herramientas para que puedan seguir subsistiendo, creciendo y desarrollando esta honorable tarea. (Aplausos.)

Sra. Presidenta (Abdala de Matarazzo).- Tiene la palabra la señora diputada por Santa Fe.

Sra. Rasino.- Señora presidenta: quiero hacer referencia al expediente 646-D.-14, orden del día número 930, relacionado con el derecho de formación deportiva.

                Hoy estamos en vísperas de la celebración de un nuevo aniversario de la aprobación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Sin embargo, en este momento hablamos acerca de esos derechos, pero no de los vinculados a la formación deportiva del niño sino del derecho de las instituciones a cobrar dinero por la inserción de ese niño o joven en el mercado deportivo.

                No nos oponemos a que las instituciones reciban una retribución por el trabajo que hipotéticamente hayan hecho con los niños, pero sí nos preocupa que en esta Cámara aludamos al derecho vinculado a los ingresos de las instituciones y no al que tienen los niños de ser efectivamente respetados en su formación deportiva y desarrollo como tales.

                Todo aquel que se ha acercado a una cancha de fútbol infantil, una actividad deportiva que tan frecuente y difundidamente se realiza en nuestro país, sabe lo que ocurre en esos espectáculos deportivos: muchas veces debemos lamentar expresiones y actitudes de los adultos hacia los chicos, que nos duelen.

                También somos conscientes de que no existe una apreciación u orientación –que hubiésemos deseado que el proyecto contemplara- en cuanto a qué debe hacerse con la actividad deportiva infantil a efectos de respetar esos procesos evolutivos, biológicos y psicológicos indispensables para la formación de un deportista.

                La Argentina tiene un caudal o capital humanos infinito para la excelencia deportiva, y así se evidencia en la cantidad y calidad de deportistas internacionales con los que contamos; sin embargo, ello no encuentra correlato en una capacitación y desarrollo efectivos en la formación deportiva infantil.

                Cuánto más y mejor sería, entonces, que esta búsqueda del crack pudiéramos hacerla de acuerdo a lo que la ciencia del deporte y la educación física infantil nos indican en lo relativo al respeto de las etapas evolutivas del niño, y a lo que establece la Convención Internacional de los Derechos del Niño en cuanto al derecho del chico a jugar.

                Por lo expuesto, adherimos en términos generales a esta iniciativa, pero aportaremos para su pronta discusión en esta Cámara un proyecto que nos permita acompañar, desde el orden nacional, a todas aquellas instituciones que trabajan en deporte infantil, previendo además la posibilidad de que las provincias, como corresponde ‑respetando el federalismo-, instruyan y promuevan deporte de calidad humana que respete, efectivamente, el derecho a la formación deportiva. (Aplausos.)

con Alade

Sra. Presidenta (Abdala de Matarazzo).- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

Sr. Martínez (Oscar Ariel).- Señora presidenta: quiero expresar mi beneplácito por el tratamiento y seguramente la posterior aprobación del proyecto de ley de formación deportiva.

                Suele decirse que educar es sacar al esclavo; es construir una sociedad de hombres y mujeres libres y sin miedo. En este sentido, considero que respaldar a las instituciones de base que colaboran con la formación de nuestros jóvenes es una forma de ayudar a su educación.

                En función de la formación política que tengo me siento especialmente representado por esta iniciativa que apunta al fortalecimiento de las instituciones dedicadas a la actividad deportiva. Estamos hablando de organizaciones libres del pueblo que se ocupan de que nuestros jóvenes tengan la posibilidad de acceder al deporte.

                Al respecto, me quiero diferenciar de aquellas gestiones en materia deportiva que han implementado los playones deportivos, que nada tienen que ver con el pueblo y que sólo constituyen un cartel de propaganda, ya que no garantizan la posibilidad de que nuestros jóvenes y niños jueguen y accedan al deporte.

                Tengamos en cuenta que la actividad deportiva no es solamente un instrumento para jugar sino que también sirve para formar a nuestros jóvenes en valores, como por ejemplo que en una sociedad con dignidad para el logro del éxito no alcanza con el talento sino que también es necesario el esfuerzo. Justamente por eso nosotros concebimos al deporte más allá del juego, porque también contribuye al desarrollo de la salud pública. Así, basta recordar la fabulosa obra de la Fundación Evita, cuando se aprovechaban los torneos para hacer prevención en materia de salud a cientos de miles de chicos. Reivindico esta iniciativa y la posibilidad de haber podido elaborar un dictamen conjunto con la diputada del Frente para la Victoria, Claudia Giaccone.

                Me siento menos envidioso por lo que vi en el último Campeonato Mundial de Fútbol, ya que Alemania llegó al éxito por haber contado con una política para fortalecer las instituciones que formaban a sus jugadores y deportistas.

                Este Parlamento debe preocuparse por el hecho de tener una agenda para el diseño de políticas públicas que saquen a nuestros chicos de la esquina, los que lamentablemente hoy están con el Poxi-ran, el porro, el porrón, o no haciendo nada, que desde ya constituye un pecado. Creo que hoy estamos dando un paso para lograr un objetivo de bienestar para nuestra juventud.

                Venimos a sanear una injusticia que viene produciéndose por instituciones de base que forman a deportistas que no reciben ninguna compensación cuando éstos logran un éxito.

                Por eso reivindico el derecho humano de formación deportiva para indemnizar a esas instituciones que día a día promueven los talentos de nuestra Argentina. Más allá de algunas disidencias que hemos estado debatiendo, valoro este proyecto porque muy probablemente podamos corregir estas cosas con otro proyecto de ley. Creo que el pago en especies es una situación que podría modificarse. Tampoco existe una cláusula que establezca que parte de lo producido podrá destinarse a los deportes que no tienen posibilidad de un desarrollo profesional. También creo que deberíamos tener una norma que claramente establezca que los recursos de este derecho de formación deportiva sean destinados a la tarea de seguir llevando adelante la formación de nuestros jóvenes.

Fuente: LT3 – Mundo Amateur

21 noviembre 2014

http://www.rosario3.com/deportes/noticias.aspx?idNot=155240

http://lt3.com.ar/media-sancion-para-la-ley-de-derecho-de-formacion-deportiva/

http://www.sinmordaza.com/noticia/272934-avanza-la-ley-de-derecho-de-formacion-deportiva.html

 

 

 

 

 

 

Banner